Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Archive for diciembre 2011

Feliz año… un poco mejor

with 2 comments

La situación económica ( y social) en esta parte del mundo está llevando a la gente a desearse las felicidades del comienzo del nuevo año con grandes reservas. Como en otras ocasiones, en el tiempo que toma a la Tierra dar la vuelta alrededor del sol, se han sumado catástrofes, desastres, conflictos y malaventuranzas diversas que hacen que, al volver la vista atrás, uno desee que lo que viene sea decididamente mejor. Cuando, además, los medios de comunicación nos asaltan a diario con noticias ominosas, la percepción de desastre no nos abandona. Obviamente y sin embargo, la percepción del pasado reciente está cargada de emociones subjetivas, tanto individuales como colectivas. Cada cual habla según le haya ido y en la rifa de la ventura, cada tiempo suma positivos y negativos sin consideración.

Todavía arrastramos una conceptualización agrícola de los eventos de la vida, contemplando los finales de etapa como las cosechas: un buen año de abundancia apenas compensa otro de penurias. La Biblia los suma de siete en siete, según las vacas esten flacas o lustrosas. Pero siempre habrá los que se conformarían con, por lo menos, tener vacas…

La contabilización de desastres naturales como el terremoto en Japón, y el subsiguiente desastre en la central atómica de Fukushima Dai-ichi, pueden haber cambiado algunas concepciones y, desde luego, para el país que lo ha sufrido dejará un recuerdo indeleble. Pero por aquí, a 18.000 kilómetros de distancia, no se ha notado gran cosa, aparte del tiempo que ha ocupado en los telediarios.

En lo que afecta a este blog, la situación mundial de los derechos de los niños no sólo no ha empeorado sino que, en general está un poco mejor. Los datos de mortalidad infantil van cediendo poco a poco y las peores catástrofes que sonlas de origen humano, como las guerras, se han limitado a lo que se conoce como conflictos locales. Y, por cierto, el más mortífero es el creado por la guerra del narcotrafico en México.

Los principales contribuyentes a las mejorías son los paises emergentes que, además, son los más populosos: China, India, Brasil, Rusia, aunque con diferencias notables.

Mirando a nuestro entorno más próximo, aún quedan por contabilizar los efectos de los recortes en servicios asistenciales como los realizados en Cataluña. La percepción es que, por lo menos, están alargando las listas de espera para muchos procedimientos quirúrgicos. Muchos niños veran probablemente empeorar sus padecimientos en espera de ser atendidos.

Sin entrar en profecías, lo que se nos ocurre es que, pase lo que pase, una parte importante de lo que pueda pasar dependerá de nuestros propios esfuerzos. Con eso es con lo que debemos contar.

Feliz año…un poco mejor

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

31 diciembre 2011 at 10:36

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Emociones negativas y estrés

leave a comment »

Este artículo se publica en “En familia”, la web de la Asocación Española de Pediatria, auspiciado por la inicipiente Sociedad Española de PSIQUIATRÍA INFANTIL

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

28 diciembre 2011 at 16:41

Publicado en 1

Tagged with , , , , ,

200 posts/entradas de Pediatria social

leave a comment »

En poco menos de tres años esta es la entrada número 200. Retrospectivamente nos parece que no es ni poco ni mucho, sino todo los contrario, porque esto de la estadísticas de los blogs es muy arbitrario o, si se quiere, muy irregular.

Los que se escriba depende mucho del ánimo, la disponibilidad y las ganas. Y la frecuencia o periodicidad de la presión a la que uno mismo esté dispuesto a responder. Últimamente hemos entrada en la rutina de intentar publicar una entrada cada lunes y cada jueves porque son los días de más impacto. Cosas de la Internet. La tasa creciente de aceptación es un considerable estímulo. No tanto los comentarios que, como se puede ver son escasos. Nos dicen los expertos en “blogs” que en los temas especializados los comentarios son así de escasos porque sólo se atreven a comentar los que conocen el tema y estos, en su mayoría, suelen tener blogs propios donde expresar su opinión.

Personalmente me sigue sorprendiendo la penetración o aceptación de algunos temas concretos. Que los posts más visitados sean los de “Días mundiales” ya lo he comentado. Que las palabras clave de busca para los motores sean “gordos” o “muertos” o “niños muertos” es otra misteriosa peculiaridad.

En cualquier caso ahí van estos doscientos pequeños ladrillos añadidos a la construcción de la realidad, con la vista siempre puesta en los derechos del los niños que, esperamos, puedan haber servido para algo o alguien. Y con un compromiso de continuidad.

X.Allué (Editor)

Written by pedsocial

26 diciembre 2011 at 12:08

Publicado en 1

Nacer en un pesebre

leave a comment »

La alegoria de la Navidad cristiana pone énfasis en el nacimiento en un lugar muy humilde. Nada menos que en un pesebre, en un establo de animales, que justifique un origen con el que hasta los más pobres puedan identificarse.

Dos mil años después todavía un considerable número de los que llegan al mundo lo hacen en situaciones de similar precariedad, con todos los riesgos que comporta. La mortalidad perinatal se ha reducido extraordinariamente desde que los partos tienen lugar en situaciones de seguridad clínica, como son los hospitales y centros de salud en todo el mundo.

Resultan algo ridículo las propuestas de retornar a unos supuestos partos naturales fuera del medio hospitalario, en aras de evitar una medicalización cuando ésta, por ahora, es la que ofrece mayores garantías para la madre y, por supuesto, para el recién nacido. La excepciones de algunos países europeos que faciltan los partos domiciliarios se asientan en una red de recursos sociosanitarios que muchos otros paises no pueden ni soñar permitirse.

Claro que hay espacio para añadir confort y participación social en el parto normal y en ese sentido, los servicios de obstetricia de los hospitales modernos van introduciendo medidas que lo faciliten.

Desde aquí y en defensa de los derechos de los niños, queremos recordar que a cada uno de los recien nacidos le asiste el derecho a llegar al mundo en las mejores y más seguras condiciones: higiénicas, tocúrgicas y, también, sociales. Hoy por hoy eso es más fácil de conseguir en un centro hospitalario que en un pesebre… o cualquiera otra alternativa menos campestre.

Como mencionaba un experto en enfermedades infeciosas, el verdadero milagro de Belén no es tanto que naciese un hijo de Dios, sino que no muriese de tétanos neonatal a los pocos días.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

25 diciembre 2011 at 10:44

Felices fiestas

leave a comment »

A pesar de que en nuestro entorno la situación económica y también la situación social ligada a ella no es de lo más halagüeño, parece que lo educado es desear a todo el mundo unas felices fiestas.

Hoy es el día más corto del año, el solsticio de invierno, y desde hace siglos se celebra ese acontecimiento astronómico, saludando en re-nacimiento del sol con simbolismos diferentes. Las saturnalia romanas heredaban una tradición antigua, modificada por los ritos mitraicos y, como tantas otras celebraciones, reciclada por el Cristianismo en el nacimiento del hijo de Dios.

Esta año además coincide por el calendario judío con la fiesta de las luces, Janucá (Hanukkah) http://es.wikipedia.org/wiki/Januc%C3%A1 . Otras culturas mueven el año nuevo a la luna de enero como el Tet chino, de manera que más o menos, coincide en la época, lo que los anglosajones denominan season, la época de las fiestas.

Como fiestas dedicadas al nacimiento, todas las culturas hacen a los niños protagonistas de los festejos, cómo ya hemos dicho por el efecto de construir tradición que tienen los recuerdos del hogar donde nos criamos.

Los moralistas hacen llamadas a recordar en estas fechas a aquellos que no las disfrutan, sobre todo los afectados de la pobreza que parece que ahora sean más. Esas buenas intenciones no deben ocultar que nunca como ahora había habido menos pobres, se mire como se mire. Son las diferencias, las distancias y las desigualdades lo que quisiéramos ver reducido. Pero seguro que hace mil años los infelices eran proporcionalmente muchos más, como pudo ser hace cien años, o la tremenda Navidad de hace 75 años, bajo las balas de la guerra.

Las del año pasado fueron lo que fueron y de esta situación nos saldremos pronto o tarde porque, entre otras cosas, tenemos muchísimos más recursos colectivos y, además, parece que con la conclusión de algunos grandes conflictos, casi podemos decir que estamos en paz.

Esa paz que deseamos a los que tienen buena voluntad y que queremos imponer a los que no la tienen.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

21 diciembre 2011 at 21:56

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Es que los niños no paran quietos…

leave a comment »

Bueno, eso es lo natural. Pero en la sociedad occidental no es exactamente así. Muchos niños tienen una actividad reducida.

La vida urbana se ha ido organizando de manera que los esfuerzos físicos se han ido reduciendo gradualmente en el último siglo. Lo más evidente es la automoción. Hace sólo 100 años la gente se desplazaba andando a todas partes. Los primeros transportes colectivos existían únicamente en grandes ciudades y aún así, la red era reducida. El transporte individual en carruajes o caballerías eran patrimonio de unos pocos (los “caballeros”), mientras que las otras bestias eran esencialmente “de carga”.

Hacia mitad del siglo XX en Norteamérica ya empezaba a haber un automóvil por familia, en un país de considerables dimensiones y amplias distancias. En Europa tardó algo más, pero hace ya cuarenta años que vivimos en una sociedad motorizada.

Pero además, las viviendas de pisos disponen de ascensores, los bultos y las maletas se desplazan con ruedas y los accesos al metro tienen escaleras mecánicas. Tan pronto hubo más de un canal de televisión pasó muy poco tiempo para que se dispusiese de un telemando y los domicilios y las empresas están llenas de automatismos.

La consecuencia es el sedentarismo. Y el sedentarismo es la antesala de la obesidad.

Cierto es que muchos padres argumentan que los críos no paran quietos. Tres hermanos en una casa la convierten en una película de los hermanos Marx, y si se juntan unos amiguitos entonces parecen los dibujos animados. Pero la realidad es que si no realizan actividades y ejercicios al aire libre, consumen menos calorías que los niños de hace medio siglo.

Russel Pate profesor de Ciencias de la Actividad Física en la Universidad de South Corolina presenta en Medscape Pediatrics ( http://www.medscape.org/viewarticle/754859?src=0_mp_cmenl_0 ) la iniciativa: Apaga la tele y sal a la calle a jugar . Aporta amplia información sobre las diferencias en masa corporal entre niños de 5 a 8 años según lleven a cabo actividad física vigorosa o no. Además ofrece guías de diferentes estrategias para incrementar el ejercicio físico en los niños. Estas deben extenderse al hogar, la escuela y el medio social de manera continuada. En el hogar pasan por sacar más los niños a la calle o al parque, en las escuelas aumentar los “recreos” con participación del profesorado.

Se proponen, por ejemplo, actuaciones en el trasporte escolar con alguna propuesta original como el “autobús escolar andando”, es decir un servicio de recogida y acompañamiento de los escolares sin vehículo, de manera que los niños caminen hasta la escuela y de regreso a casa. En cualquier caso se requiere una participación de todos: padres, escuelas y de los poderes locales en lo que respecta a instalaciones deportivas y el transporte.

Los responsables de la salud infantil tenemos también la obligación de sensibilizar a los agentes como la escuela o el municipio hacia un incremento de la actividad física si queremos comenzar a controlar la actual epidemia de obesidad de una forma multidisciplinar.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

19 diciembre 2011 at 10:29

Quien canta su mal espanta…¿ o no?

leave a comment »

Las celebraciones festivas del solsticio de invierno (llamadas de Navidad, aunque como estamos en un mundo mediterráneo antiguo recordamos las saturnales y como este mundo es a la vez multiconfesional, puede no reconocerse la natividad) suelen acompañarse de una profusión de cánticos propios de la época. Villancicos, canciones pequeñas de villanos, “nadalas” del Nadal catalán, “Christmas carols” del mundo anglosajón suelen ser cantadas por niños.

La notable participación de los niños en estas fiestas contribuyen a la construcción de la tradición. Al evocar en todos el recuerdo de una infancia de calor familiar.

Enseñar a cantar a los niños es un excelente ejercicio educativo. Y los cantos corales tienen además la ventaja de la participación de todos, incluso de los que cantan mal. Aunque neuropediatras y pedagogos aún no nos han explicado las raíces neurofisiológicas de lo que conocemos como “oído musical” una cualidad que dista de ser universal, hay acuerdo en que también es algo que se puede enseñar y aprender.

La música coral infantil tiene excelentes representaciones como los pequeños cantores vieneses Wiener Sängerknaben http://www.wsk.at/jart/prj3/wsk_website/main.jart.

No hace mucho me sorprendí al ver a un catedrático y al jefe del departamento de mi universidad participando en una agrupación coral de música medieval, junto con media docena de alumnos, varios de ellos alumnos visitantes Erasmus chinos. La fácil explicación era que ambos había formado parte de niños de la famosa Escolanía de Montserrat. http://www.escolania.cat/

Las canciones navideñas suelen representar felicidad y regocijo y son una reiteración de tradiciones, con lo que contribuyen a la cohesión social.

Ahí está también el efecto preventivo de las desgracias y malas experiencias de la vida. Quien pueda cantar en grupo probablemente se aleja de la soledad, de la enemistad, del maltrato, de la marginación o la desdicha.

Desde aquí ponemos la música navideña en la Pediatría social preventiva.

Preguntar en la consulta si un niño sabe cantar algo puede parecer una tontería, pero puede ponernos en la pista de situaciones indeseables que quizá de otra forma no podamos detectar.  El período de adviento, con su profusión musical puede ser una buena oportunidad.

X. Allué (Editor)
Video http://www.youtube.com/watch?v=5jXxnr-FzQU

Written by pedsocial

15 diciembre 2011 at 13:47

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 59 seguidores