Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

A vueltas con las religiones

with 4 comments

En esta ocasión el lapso entre entradas de este blog sí tiene una razón: he estado como lo que se conoce popularmente “más liado que la pata de un romano”, en este verano que han vuelto a popularizarse entre las chicas las sandalias de tiras por toda la pantorrilla….

Mi pobre excusa de ocupaciones tiene que ver con compromisos adquiridos de forma poco consciente de forma consecutiva, y que luego se amontonan porque todo el mundo quiere irse de vacaciones con los encargos terminados.

(Tampoco nadie, si es que alguien se lee este blog, se ha quejado)

Uno de los compromisos me ha llevado a repasar la realidad de las religiones en este país, un poco a la luz del enorme fenómeno migratorio de estos últimos diez años, que ha incorporado a nuestra población contingentes numerosos de personas que profesan religiones diversas. Este fenómeno migratorio coincide en el tiempo con las propuestas del actual gobierno del estado dirigidas a extender la laicidad–o por lo menos así aparece en la prensa–y el desacuerdo un poco inveterado de la Conferencia Episcopal Española, organo superior de gestión de la Iglesia Católica en España en temas como la contracepción de urgencia y la nueva ley sobre la interrupción de embarazo.

Creo que hay evidencia suficiente de que la práctica o el profesamiento de las religiones en general y, algunas muy en particular, ejercen efectos notables sobre aspectos de la salud de los fieles. Y no todos objetivamente beneficiosos. Desde que la dieta primordialmente vegetariana de los adventistas puede promover la longevidad como dice un estudio que publicitó la revista National Geographic, hasta el reciente fallecimiento por no aceptar una transfusión de una mujer accidentada en Andalucía que renunció al tratamiento por ser Testigo de Jehovah, hay un amplio recorrido.

Los pediatras sociales pueden extender sus funciones a la valoración de las religiones en sus efectos sobre la salud infantil. Lógicamente se aceptan comentarios.

X. Allué (editor)

Anuncios

Written by pedsocial

27 julio 2009 a 18:23

Publicado en 1

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Pues es la primera vez que encuentro a un pediatra interesado en este tema. No creo que haya nadie más. Me parece un tema muy interesante pues las creencias religiosas son muy potentes y son la base de muchas actuaciones con consecuencias médicas y sociales: los casos más evidentes la circuncisión, el rechazo a los hemoderivados, el ayuno y abstinencia en diferentes periodos en cristianos y musulmanes, la eliminación de determinados productos en la dieta, etc. Si quieres Xavier me comprometo a ayudarte a revisar el tema pues disfrutaría

    Marta. Pediatria Social

    31 julio 2009 at 12:54

  2. Pues venga. Para eso sirve este blog.
    Por cierto: ¿alguien teme que nos pase como a Don Quijote que se alarme porque “… con la iglesia hemos topado, Hermano Sancho….”?

    pedsocial

    1 agosto 2009 at 17:37

  3. Se me pasó este artículo que, por motivaciones diversas, me interesa mucho.
    Yo distinguiría la espiritualidad de la religión. La espiritualidad supone una dimensión humana que trasciende, y se considera un factor de protección. La religión (del verbo re-ligare) liga a unos compromisos, dogmas y prácticas muy alejados de la realidad de la idea espiritual en que se sustenta una creencia determinada.
    He seguido algunos estudios on-line de teología. En estos momentos, me atrae la teología del pluralismo religioso, basada en la praxis. Ha sido una evolución “natural” desde la teología de la liberación.
    Por lo tanto, me preocupa mucho el vacío espiritual de los adolescentes, como factor de riesgo. Y me preocupa el creciente auge de los fundamentalismos religiosos.
    Como botón de muestra, el ayuno no existe en el Evangelio cristiano, donde Jesús es tachado de “comilón y bebedor” y no seguir las reglas de ayuno de los fariseos…
    Pero como decía el buen papa Juan XXIII, sobre los Evangelios se han depositado grosores de polvo que impiden su lectura fresca y libre de tapujos. Hay que volver a los orígenes…
    También es un tema de interés para mi y, si decides seguir alguna linea de investigación, Xavier, cuenta también conmigo.

    Un fuerte abrazo,

    Josep

    Josep Cornellà

    8 octubre 2009 at 9:14

    • Efectivamente el vacío espiritual de los adolescentes es un conocido factor de riesgo por lo que puede representar de falta de valores. Todos los valores son dignos de respeto–me atrevo a decir que incluso los religiosos, lo que no es poco despues de los largos años de fundamentalismos.
      Me parece muy bien que los cristianos vean necesario volver a los orígenes, con todos los respetos a todos, incluyendo ahora hasta los protagonistas de la última película de Alejandro Amenábar. Hay que verla.

      pedsocial

      8 octubre 2009 at 17:29


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: