Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

El menor y el deporte

with 5 comments

ricky rubioEl texto que sigue es una aportación al grupo de trabajo sobre el menor maduro del Comité de Bioética de Cataluña que creo que puede ser de interés para los pediatras en general:

“De forma creciente las prácticas deportivas de alta competición empiezan más temprano. Parece que para llegar a la élite de los deportes hay que iniciar la práctica a las canteras de los clubes y organizaciones al principio de la vida. La excelente trayectoria de los deportistas catalanes se arraiga al desarrollo del deporte infantil. Incluso algunas instituciones deportivas infantiles tienen prestigio internacional, como la del Barça. En otros deportes se el entusiasmo de los padres y las familias, su constancia en llevar los niños a los entrenamientos y el apoyo continuado que hace que salgan del crisol los actuales héroes sociales que son los deportistas de élite.

Todas las bondades que eso representa merecen empero una cierta vigilancia para que, a veces, el mismo entusiasmo puede no tener cuenta realmente la voluntad de los menores al proseguir una carrera llena de obstáculos y sacrificios. Y tanto más cuando estos obstáculos y sacrificios pueden tener efectos negativos sobre la vida y la salud de los menores implicados.

Algunos deportes concretos, además, tienen su práctica limitada a las edades de la adolescencia, ya que los grandes campeones son necesariamente adolescentes gráciles: tal es la gimnasia rítmica, sobre todo la femenina. Contemplada con un cierto distanciamiento, parece que a los (a las, porque que se un deporte femenino) que lo practican, se les somete a entrenamientos intensivos que ocupan una porción muy sustancial del tiempo de los atletas, sin dejar tiempo para mucho más, para interés y disfrute de unos adultos que nunca podrán hacer estas prácticas. Hay evidencia de que la práctica intensiva de la gimnasia rítmica puede causar retrasos de crecimiento y del desarrollo biológico del área reproductiva, amenorrea primaria y retraso en la aparición de los caracteres sexuales secundarios.

También se puede añadir que la no consecución de éxitos en las prácticas deportivas, en unas personalidades en formación y naturalmente inmaduras como sueño las de los adolescentes, pueden causar frustraciones con repercusión sobre la salud mental de la vida de relación y trastornos del humor y de la autoestima.

Por todo eso, hay que mantener una vigilancia a la que obliga la ética a que asegure la beneficencia y no maleficència de todo este universo y, además, controlar que ningún niño o niña se vea forzado a prácticas deportivas sin su interés y consentimiento explícito.

Las autoridades deportivas, educativas y del bienestar y protección a la infancia tienen que velar para que así sea.”

X. Allué (Editor)

Anuncios

Written by pedsocial

8 octubre 2009 a 7:50

Publicado en 1

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¿ENTRENAMIENTO ABUSIVO COMO FORMA DE MALTRATO?

    Estoy atendiendo una adolescente de 16 años (recién cumplidos), con un cuadro de anorexia. Su IMC es de 15,62.
    Practica la natación desde los seis años. Natación a mar abierta. Desde los 9 años, competiciones nacionales e internacionales. Ha ganado títulos y distinciones. El entrenamiento es diario, y supone unas dos horas DIARIAS, y entre 3 y 6 km. en mar abierta. Existe exigencia por parte del entrenador u autiexigencia en la muchacha. Un hermano de 9 años ya está también entrenando. Ambos padres se consideran deportistas de vocación, y afirman que se sentirían frustrados si no pudieran hacer deporte. La familia apenas comparten comidas. La alimentación, a menudo, se basa en batidos recomendados por el “nutricionista” del equipo.
    Mi paciente empezó con restricción calórica hace 2 años, llegando a los 39 kg. cuando la ví por vez primera en julio pasado.
    Existe autoexigencia en los estudios (1º Bat). Amenorrea desde hace 18 meses.
    Entre el nutricionista y el psicólogo del equipo, restaron importancia al asunto, diciendo que estaba bien alimentada, aunque pesara poco. Batidos y más batidos.
    A raiz de una infección por rotavirus, el médico advirtió una posible anorexia. En dos años, soy el tercer profesional que intenta tratarla. Cuando se exige que NO entrene, deseparece. De momento, a pesar de mi exigencia de no entreno (que sé que se salta a la torera con el consentimiento de la madre), estamos siguiendo.
    Se ha planteado el ingreso. La muchacha dice que antes de dejarse ingresar se va a lanzar desde un puente…
    Mi pregunta es: ¿Hasta que punto no estamos ante un caso de malos tratos psicológicos y, tal vez, físicos, debidos a la dieta desequilibrada y a sus posibles consecuencias?

    Me gustaría conocer opiniones.

    Saludos cordiales,

    Josep

    Josep Cornellà

    8 octubre 2009 at 9:00

    • Caso grave. Pero, de no mediar otros condicionantes, puede motivar una denuncia a la Dirección General de Proteccion a la Infancia.
      La anorexia nerviosa (o quizá deba decirse mental) es una enfermedad psiquiátrica común y es susceptible del mismo manejo que la esquizofrenia o la ideación suicida, que en este caso parece ya anunciada. Si los padres no juegan, se puede considerar una negligencia o un maltrato.
      No va a ser el primer caso de anoréxica que hemos ingresado incluso en contra de la voluntad de los padres y la falta de responsabilidad de la menor.
      Habla con el fiscal de menores.

      pedsocial

      8 octubre 2009 at 17:37

      • Para los que ya hayan visto la entrada del blog antes, acabo de cambiar la foto de Pau Gasol, que no es precisamente un menor, por otra de Ricky Rubio, que justo hace unos días ha dejado de ser menor legal, comiéndose una pelota de basketball, por indicación de un lector. Al fin y al cabo es una figura pública y es una imagen positiva.
        En cambio me he retraido a mostrar una foto de la Comanci u otras gimnastas menores, aunque sigo pensando que, como deporte de élite, está en el límite del maltrato infantil.

        Prueba

        8 octubre 2009 at 18:03

  2. saludos…

    mirko graziani

    25 septiembre 2010 at 18:16

  3. […] para menores, como la gimnasia rítmica. A eso ya nos hemos referido con anterioridad (El menor y el deporte, Octubre de 2009). Otros por el atractivo que ejerce el éxito, que parece sólo puede conseguirse […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: