Pediatría social

20 febrero 2010

El diagnóstico del embarazo adolescente

Archivado en: 1 — pedsocial @ 8:22


En un acontecimiento reciente en el servicio de Urgencias, se nos plantea la actitud ante una adolescente que acude acompañada por los tutores de su escuela que había presentado por la mañana un cuadro de vómitos, que se siguieron más tarde por una crisis de lipotimia, que fue por lo que la trajeron a Urgencias.

Tras una evaluación que no reveló otra sintomatología y el relato entre los antecedentes de una historia de reglas irregulares, se plantea la cuestión de realizar una prueba de embarazo y, con ello, si se puede realizar sin necesariamente decírselo a la menor.

La doctrina actual insiste en que a los menores les asiste el derecho a dar o no su consentimiento sobre cualquier actuación que tenga que ver con su salud. Por otro lado se plantea la argumentación sobre si anunciar que se va a estudiar la existencia de un embarazo puede representar un estrés para la menor o generar alarmas innecesarias.

El dilema es si decirlo o no. Al fin y al cabo la obtención de una muestra de orina puede tener varias justificaciones en el curso de una visita a Urgencias. Se propone que, si la prueba es negativa, simplemente se elimina del registro y se olvida el tema. Y si es positiva, la situación se hace merecedora de otras actuaciones.

Varios pediatras han dado respuestas que no eran concordantes. Mientras que unos aducen que se debe mantener por encima de todo el compromiso ético de informar al paciente de todo lo que le incumbe, otros entienden la practicalidad de una actuación que resuelve unas cuestiones sin crear alarmas o malentendidos.

Evidentemente que las circunstancias pueden dictar las opciones. Y que una interrogatorio cuidadoso, sensible y próximo a la menor puede resolver igualmente la cuestión mientras que respeta los derechos de la menor. Pero la decisión queda abierta a debate.

X. Allué (Editor)

About these ads

1 Comentario »

  1. En mi opinión el dilema no es si decir o no el resultado. No existe conflicto si se le dice a la adolescente que para sesolver su cuadro de vómitos y lipotimias hay que descartar un embarazo. Si ella consiente el análisis de orina, el resultado se le dará a ella. Si positivo abrá que dialogar con ella para hacerle ver la conveniencia de que se lo diga a sus padres. Si no desea decirlo hay que persuadirla para que vaya a su médico de familia.Lo que ella decida es otra cuestión a trabahar.

    Comentario por Marta Sánchez Jacob — 20 marzo 2010 @ 10:26


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Silver is the New Black Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 49 seguidores

%d personas les gusta esto: