Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Familias: formas y modos

with one comment

Hasta hace poco la monumental iglesia de Barcelona elevaba al cielo cuatro hermosas torres. A menudo he utilizado esa imagen para explicar la constitución familiar de cuatro miembros que presenta la Sagrada Familia de los textos cristianos clásicos: San José, la Virgen María, el Niño y, en su periplo egipcio, la mula.

Pero Antoni Gaudí tenía una idea mucho más majestuosa de su templo, com más torres, y nosotros una idea más amplia de la familia. Las formas y modos de las familias en el sur de Europa en los últimos treinta años se han multiplicado y diversificado. Y delante de los niños lo adecuado es promover la normalidad de todas las formas y modos porque no encontramos motivos para entender que un modelo o forma familiar tenga, intrinsicamente, calidades que la hagan superior a las demás.

Aún así, se prodigan los instrumentos para explicar los modelos familiares a los niños, como los que muestra el Centro de Documentación de Servicios Sociales con su listado de Recursos para explicar a los niños los nuevos modelos familiares. La realidad es que no son “nuevos”, más allá del que ahora son, además, legales. Pero lo cierto es que en el pasado las familias han tenido la estructura que buenamente han podido. Sobre todo si recordamos que la tremenda mortalidad puerperal dejaba ( y, lamentablemente aún deja) muchos niños huérfanos.

El tránsito de la vida rural a la mayoritaria vida urbana ha sido uno de los condicionantes más importantes, al tiempo de la simultánea aparición de métodos contraceptivos eficaces que permiten la planificación familiar.

Así, nos paree mucho más universal y trascendental y, sobre todo, desde el punto de vista de los niños, la reducción de número de hijos de las familias que cualquiera de las otras modificaciones de la estructura familiar, familias monoparentales, homosexuales, comunales u otras. Y esto, que los niños tengan pocos o ningún hermano, precisamente no se entiende que merezca explicación para los niños. (Que en la Sagrada Familia no existiesen más hijos es una cuestión demasiado teológica para comentarla aquí).

Y es que las explicaciones a menudo contienen prejuicios e hipocresía. Las familias son como son, no son necesariamente “nuevas” y todos los modelos y formas son perfectamente aceptables. Sobre todo si consideramos que la familia como estructura sigue teniendo validez como forma social.

X. Allué (Editor)

Enhanced by Zemanta

Written by pedsocial

9 abril 2012 a 8:37

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Muy interesante esta entrada y tu análisis Xavier. Quizá el mayor cambio ha sido dar visibilidad, o dar estatuto de familia a núcleos de convivencia no convencionales. En cualquier caso estoy de acuerdo en que un cambio fundamental ha sido la reducción del nº de hijos.
    Saludos postpascuales

    Carmen Martínez

    10 abril 2012 at 8:11


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: