Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Más sobre modelos de familias

with 2 comments

Que Rick Santorum se haya apeado de la lucha por la nominación del Partido republicano (GOP) en las elecciones primarias de ese partido a la presidencia de los Estados Unidos de América (del norte) igual pilla lejos a este blog de Pediatría social. Pero no tanto las referencias continuas de este político a que él representaba la defensa del modelo tradicional de familia.

El señor Santorum, católico practicante y padre de una numerosa familia, mantiene una idea de la familia “tradicional”, un modelo culturalmente limitado a unas circunstancias sociales muy concretas. Quizá sí que sea “tradicional”, pero muy seguramente limitado en el tiempo y en el espacio.

El modelo occidental de familia “nuclear” carece de predominancia en la historia y en la geografía. Amplios períodos históricos y una considerable diversidad geográfica lo muestran. Y probablemente también de ventajas significativas, más allá de la autocontemplación y autosatisfacción. Ni siquiera los modelos que han podido ser la familias de máxima representación como son las familias reales, de las instituciones monárquicas, responden a ideales recomendables. Las monarquías de la historia, que basan su pervivencia en factores biológicos como la procreación de herederos, no se han distinguido precisamente por mantener una familia “nuclear”. Más bien al contrario, han prevalecido los intereses puramente biológcos de concebir varones a la estabilidad de las reales parejas. Mal modelo.

Otra cosa es que para la especie, la especie humana que, según Eudald Carbonell aún no hemos llegado a ser, la procreación en pareja tenga sus ventajas filogenéticas. Pero nos da la impresión que eso sólo resulta válido para cuando la pervivencia de la especie, a la vista de la tremenda mortalidad infantil, podría depender de la multiplicidad de hijos.

La defensa de la familia tradicional, biparental, heterosexual, prolifica y estable parece justificarse en si misma, sin tener en cuenta que muchas de las lacras que todos lamentamos se producen precisamente en su seno; la más llamativa es la de la violencia doméstica que, por estúpidamente obvio, no va a tener lugar en la familia monoparental. O, igualmente, el divorcio.

Los pediatras, y en realidad toda la sociedad, debe esmerarse en la defensa de las familias monoparentales del mismo modo que las familias tradicionales. Y, en cualquier caso, evitar contradicciones como cuando en las consultas de los CAPs y los servicios de Urgencias se exige “un solo acompañante por niño”.

X. Allué (Editor)

Enhanced by Zemanta
Anuncios

Written by pedsocial

12 abril 2012 a 7:50

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ya se que es una friviolidad comentarse a uno mismo, pero me ha venido a la memoria una historia de Maria Aurèlia Capmany, escritora catalana de la que heredé un escritorio, quien comentaba que al hablar con su madre de su futuro, en unos lejanos años 50 del siglo pasado, su madre le decía: “Tu, de gran, soltereta com la teva mare”, cuando seas mayor, solterita como tu madre… toda una tradición familiar.

    Xallue (@Xallue)

    13 abril 2012 at 8:23

  2. […] En secuencia a la entrada anterior y la cita al Papa Bergoglio repasé el blog por recordar alguna otra referencia  propia a las madres solteras, y me reencontré con la entrada de abril 2012 sobre modelos de familias:https://pedsocial.wordpress.com/2012/04/12/mas-sobre-modelos-de-familias/. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: