Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

¡Vacacioooooneeeees!!!!!

leave a comment »

Vacaciones escolares. Final del curso académico. Supongo que el alarido debe tener más de una lectura. El adolescente liberado de las obligaciones escolares seguro que le da un sentido distinto que el escolar de primaria, el universitario o, naturalmente, el profesorado. Y es difícil valorar lo que puede representar para los padres.

La natural función de custodia de los niños que el sistema escolar ejerce durante las horas lectivas se ve modificada sensiblemente por las vacaciones. Para las familias en las que ambos padres (…tienen la fortuna de estar…) están ocupados en tareas laborales por cuenta ajena o propia, qué hacer con los hijos se convierte en un problema.

En nuestra sociedad han proliferado las “colonias veraniegas” o los centros de ocio (en Catalunya, esplai) dependientes de organizaciones diversas, publicas, privadas o de organizaciones no-gubernamentales o religiosas, pero todo ello dista mucho de cubrir a toda la población escolar y casi siempre representan un dispendio añadido para las familias.

En la amplia franja mediterránea, donde la temporada turística ocupa a muchas familias, los horarios prolongados y la extensión de la jornada laboral a los fines de semana en la hosteleria y otros servicios, colocar a los niños entraña dificultades añadidas. La ayuda de la otra generación, la de los abuelos ha sido siempre un gran recurso: irse a pasar el verano al pueblo para muchos fue la solución y, además una gran experiencia de regresar al contacto con el mundo rural y su forma de vida, más próxima a la naturaleza, a los espacios amplios, a los animales y las plantas. Lamentablemente el tremendo éxodo migratorio del campo a la ciudad de los últimos cincuenta años ha dejado los pueblos desiertos, cuando no abandonados y ya no hay familiares de referencia si es que alguna vez los hubo. Con todo, resulta una de las mejores opciones, familiar o surrogada, pues permite a los niños “urbanos” entender lo que es un entorno casi olvidado con enormes posibilidades educativas tanto en materias como en modos de vivir.

Por otro lado, las vacaciones, el ocio y el cierto desorden que las acompaña presentan nuevas oportunidades de riesgos, sobre todo de accidentes. Los de tránsito por la mayor movilidad y porque los niños pasan más tiempo en la calle, expuestos a atropellos. Los ahogamientos por el uso generalizado de piscinas. Y, en general, las caídas, las intoxicaciones y otros favorecidos por el descuido.

Otro tanto puede decirse de la exposición a los agentes meteorologicos por la vida al aire libre y, sobre todo, la exposición a los rayos solares. Además de las cremas protectoras cabe recordar que lo mejor para el sol es la sombra: sombra, sombrilla, sombrero, sombrajo…

En resumen, las vacaciones tienen su lado menos deseable y desde nuestro ámbito reclaman un esfuerzo de vigilancia, consejos y prevención renovados.

X. Allué (Editor)

Anuncios

Written by pedsocial

28 junio 2012 a 8:01

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: