Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

…enterrar a los muertos

with 2 comments

urlFue el Marqués de Pombal, gobernante a la sazón en Portugal, al que preguntaban qué hacer cuando el terremoto de Lisboa de 1755, quien dijo: “Pues enterrar a los muertos y dar de comer a los vivos…”

Enterrar a los muertos es un compromiso que, al parecer, los humanos hemos contraído dede hace más de medio millón de años. Así se datan los hallazgos de la Sima de los Muertos de la excavación prehistórica de la sierra de Atapuerca. Y testimonio de ese compromiso son las pirámides de Egipto, el Taj Mahal o el mausoleo de los Inválidos de París. Aunque, y realmente, la inmensa mayoría de los que nos han precedido han pasado, una vez muertos, a integrarse en la tierra de la que hemos salido de formas mucho menos monumentales, enterramientos o incineraciones.

En nuestra proximidad, el trámite de disponer de los restos mortales de la gente ha encontrado fórmulas diversas pero que, en todos los casos resultan significativamente onerosas. Morirse es bastante caro. Y digo bastante porque el coste de un entierro en mi entorno próximo equivale a el salario medio de tres meses: 3.000 euros. La incineración es algo menos cara: 2.050€. Tasa completa mínima y sin posibilidad de negociar. Igual para todos. También los niños. Si se desean otras ceremonias, funerales, ataúdes diferentes, etc. todo eso se paga aparte.

Esta es una apreciación personal, pues es evidente que quienes controlan las funerarias, han llegado a acordar esas tarifas por su cuenta y, al ser los servicios funerarios una actividad de carácter monopolista en cada ayuntamiento, sin que exista una competencia que pueda matizar los precios. En medio de la actual situación (la crisis !) económica el coste que acompaña la muerte resulta evidentemente oneroso.

La única alternativa es obtener un certificado de beneficencia con lo que las exequias resultan gratuitas pero que, mientras que dan derecho a la inhumación, ésta se hace sin que quede constancia de la identidad del cadáver en un lugar concreto. Es lo que se conoce como “fosa común”. Me ha llamado la atención que cuando haces alguna consulta sobre estas materias, los que te atienden cuando mencionan la fosa común inclinan la cabeza, bajan el tono de la voz confiriéndole tonalidades tenebrosas como si fuese el horror de los horrores. ¿Será que la idea de compartir el lugar con desconocidos durante toda la eternidad, incluso entremezclando los huesos en una macabra intimidad promiscua, resulta impensable?

Son bien conocidos los seguros de entierro desde el siglo XIX, anteriores incluso a los sistemas de seguridad social, pensiones o asistencia médica. Y la voluntad mil veces expresada de ser enterrado en “tierra sagrada” y no como un perro o un infiel.

Sin extendernos más, queremos entender que los entierros, la disposición de los cadáveres de quienes fallecen representan un problema social. Y económico.

Los que se encargan de la salud de los niños y por ello pueden, afortunadamente de manera bastante ocasional, tener que enfrentarse con la muerte de un paciente y con la situación que se produce, deben informarse debidamente de los recursos funerarios existentes en su comunidad, para poder ofrecer a la familia información adecuda para que puedan tomar decisiones y con ello intentar evitar que a la natural tragedia de que un niño se muera, se añada un problema social.

X. Allué (Editor)

Anuncios

Written by pedsocial

4 marzo 2013 a 22:41

Publicado en 1

Tagged with , ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Demasiado negocio hay en esto, algunos nichos cuestan lo que una plaza de garaje y según la altura pues varía el precio, y en algunos cementerios de parroquias pequeñas se ha dado el caso de que los huesos acaben en fosa común, pues quien pagaba mejor se llevaba la mejor parcela y movían restos sin avisar a la familia (un delito), decían no haberlos localizado, verídico y reciente, el año pasado en dónde están mis bisabuelos, mi madre pagó su “espacio” en cómodos plazos, todo a negociar con el señor cura… cuando se enteró de lo que estaba pasando, amenazó con que ella denunciaría que le salía el abogado gratis… la Galica de los Pazos de Ulloa aún pervive.

    Saludos.

    Verónica

    5 marzo 2013 at 11:28

    • No sólo en Galicia perviven modos y métodos que creíamos pasados. Pero es que la alternativa “urbana” y cosmopolita responde como dices a un estupendo negocio. Quienes pretendan celebrar unas exequias con alguna ceremonia verán el coste incrementado notablemente. Entierros de primera, segunda o tercera era una forma de clasificarlos antaño. Ahora todos son de primera y, como te descuides cuestan 10.000€. Lo mismo que un coche.
      Mi opinión personal es que los precios de los entierros son abusivos y que en la aceptación de tales preciso existen elementos de coacción enraizados en las creencias y tabúes culturales de nuestra población. Todo ello preocupante, indeseable y próximo al delito.
      Sensibilizar a nuestra población de la irregularidad que esa realidad representa es una tarea a emprender. Llevarlo ante la justicia sería deseable, aunque y lamentablemente nuestro sistema judicial no suele mostrar sensibilidad por materias de reivindicación social.

      Xavier Allué

      5 marzo 2013 at 23:16


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: