Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Antivacunas asesinos – los problemas sociopolíticos de los fundamentalismos.

with 14 comments

2013-05-28T105536Z_1_CBRE94R0UCS00_RTROPTP_2_PAKISTAN-POLIOEl verano pasado nos hacíamos eco de los esfuerzos de la fundación de Bill y Melinda Gates en la lucha contra la poliomielitis epidémica. No nos podíamos imaginar que un par de meses después unos fanáticos impresentables declaraban la guerra a las vacunaciones antipolio en Pakistan.

Lamentablemente estos hechos se continúan produciendo de manera que las autoridades sanitarias ha interrumpido la campaña de vacunación al producirse otro ataque a un equipo sanitario en Peshawar.

Desde hace tiempo, en otros foros y, también desde este blog, nos hemos ocupado de las diferencias culturales y la necesidad de su consideración en el ámbito de la salud y la asistencia sanitaria. Y, con ello, del respeto que merecen todas las culturas y todas las creencias, políticas y religiosas. Pero ese respeto se detiene ante los fanatismos. Y fanatismos son las actitudes y los actos de quienes basándose en sus creencias religiosas ejercen la violencia sobre los demás. En algún punto hay que poner el límite. Los derechos humanos son valores universales y desde ellos no se puede tolerar que por creencias, tradiciones o costumbres se atente contra la vida o la integridad física de los demás, especialmente de los niños.

Resulta más desesperante que precisamente se den estas incidencias de fanatismo entre miembros de sectas de las religiones mayoritarias del libro: judaísmo, cristianismo e islamismo, donde existe el referente escrito y consultable: la Torah, la Biblia y el Coran. Interpretaciones torcidas (se dicen torticeras, creo) llevan a los integristas a encontrar justificación a lo que no pasa de ser superstición (de super sticio, por encima) a mutilar prepucios, abladir clítoris, asesinar adolescentes, o atacar a profesionales de la salud ya sean en clinicas dedicadas a la prática de la interrupción del embarazo (IVE) o a la administración de vacunas antipolio.

De los desastres humanos somos algo responsables todos. Pero de los que se enraízan en las creencias tienen especial responsabilidad los administradores de las mismas: los clérigos, los hombres de religión.

Y también los políticos. Acaba de llegar a nuestras manos el libro “El drama de la polio, un problema social y familiar en la España franquista” coordinado por Mª Isabel Porras, Mariano Ayarzagüena, J. de las Heras y M.J Báguena (ISBN 978-86-8319-797-4)  que en 12 capitulos recoge la perspectiva histórica que su titulo anuncia.  Agustín Tarrés y yo hemos sometido para publicación una aportación histórica sobre una epidemia de polio con una tremenda tasa de mortalidad en 1969 que fue negada por el gobierno a instancias del entonces ministro de turismo, Manuel Fraga. No hay inocentes.

Los millones de Bill y Melinda Gates podrán poner todas las dosis de vacunas posibles, pero no conseguirán cambiar mentalidades obtusas, equivocadas y perversas. Al próximo majadero antivacunas que me tropiece le voy a invitar a pasarse un verano en Peshawar.

X. Allué (Editor)

(Foto: Mohammad Sajjad/Associated Press. Familiares de un trabajador sanitario asesinado lamentando su muerte, tomada del NYT)

Written by pedsocial

29 mayo 2013 a 5:26

14 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Es tropezarse contra un muro… mi abuelo que era médico rural decía que no entendía esta cerrrazón, pues en sus tiempos moría la gente por enfermedades comunes por falta de medios, y ahora mueren por ignorancia…
    Situaciones muchas veces prevenibles, el otro día hablando con una tía abuela de mi hijo de casi 90 años, decía que no entendía como se habían quitado varias vacunas antes gratuitas para los niños y que ahora en Galicia tenemos que pagar, y como hay padres que pudiendo vacunar se niegan, pues su viviencia personal fue tremenda, en una epidemia de tuberculosis le murieron los padres y 5 hermanos, y sobrevivieron otros 5, de los cuales ella con sólo 19 años y siendo la mayor crió.
    ¿Nos estancamos y retrocedemos a estas alturas? Recortar en salud es recortar en vidas.

    Saludos empáticos.

    Verónica

    29 mayo 2013 at 8:55

    • Lo que necesitan este tipo de paise es mejorar las medidas hiegienicas y tener una mejor alimentacion en vez de tantas vacunas que lo unico que hacen es bloquear el sistema inmunitario de nuestros hijos para que luego estén siempre enfermos con bronquitis y alergias e incluso paralisis cerebral como le ha pasado a dos conocidos mios, eso no te lo dice nadie, y cuando tu hijo se queda hecho un vegetal te dicen que no pueden hacer nada y que te busques la vida. Está documentado que antes de empezar a administrarse masivamente la vacuna de Sabin en el 1963 los casos de polio ya habian empezado a descender rapidamente, como era una vacuna de virus vivos al empezar a introducirse se produjo un incremento de la incidencia de la enfermedad en un periodo de 2 a 4 años, a ver esa epidemia a que fue debida. Lo que ocurre es que mejorar las medidad higienicas y alimentarias en el tercer mundo no hace rico a nadie, al reves, seria demasiado costoso y no tendriamos esclavos que trabajaran para que nosotros podamos mantener nuestro estatus social acomodado. Hay que confiar mas en nuetro sistema inmunologico, es una maquina precisa si se cuida bien. Un saludo.

      maite

      4 junio 2013 at 10:48

      • Sé que mi abuelo como médico nunca me recomendaría nada que me perjudicase, y a lo largo de su vida por experiencia, ha comprobado que las vacunas salvan más vidas que las que perjudican.
        Es como tener un accidente de coche, se sabe que el cinturón de seguridad salva más vidas que las que pueda perjudicar.
        Muchos antivacunas hablan y se respaldan para no vacunar en la inmunidad de grupo, pero para que se mantenga, muchos tenemos que vacunar a nuestros hijos, con el “peligro” que según ellos esto conlleva, para que sus hijos se beneficien de dicha inmunidad grupal, ¿es esto ético?, a parte muchos niños que no están en edad de vacunarse de según que cosas, quedan expuestos a la enfermedad por personas que han decidido no vacunar, y ello también conlleva consecuencias, ¿van asumir el daño que le pueda ocasionar a un bebé el que su hijo más mayor no esté vacunado??, yo también sé de casos de un conocido mío… vamos, yo soy alérgica a la penicilina, pero no por ello reniego de sus propiedades.
        Hablamos de estadísticas y estudios científicos, y los resultados están ahí para comparar los beneficios y perjucios.

        Saludos cordiales.

        Verónica

        20 junio 2013 at 9:14

  2. Lamentablemente en todas partes hay descerebrados.

    Marisol

    29 mayo 2013 at 9:12

  3. -es una pena la sobresimplificación de un problema, justo de “vacunología social”
    -porque justo en Pakistan el problema es complejo, y sin “comprender” a los asesinos conviene saber que

    El problema tiene aspectos culturales y políticos muy importantes. Así, existe oposición ideológica y religiosa a la vacuna contra la poliomielitis en los países donde es endémica y se difunden bulos acerca de su uso para cumplir planes maquiavélicos de los EEUU o efectos adversos tipo impotencia. Lideran la oposición los islamistas y sobre todo los talibán.

    La situación se complicó por la cooperación con la CIA (de EEUU) de un médico de salud pública pakistaní en la operación que llevó al asesinato de Osama ben Laden en 2011. En esa ocasión el médico cambió su actividad normal en la campaña de vacunación oral contra la poliomielitis por una falsa campaña de vacunación contra la hepatitis B, en el pueblo donde los espías de la CIA sospechaban que estaba refugiado el terrorista. El médico pudo conseguir muestras para el análisis de ADN que confirmó la presencia de la familia de Osama ben Laden, lo que llevó a su asesinato por fuerzas armadas de los EEUU. El médico fue detenido y juzgado, pese a que los EEUU reclamaron su extradición (y confirmaron su colaboración con la CIA).

    El suceso dio alas a los talibán, y redobló los problemas para la aceptación de la vacuna de la poliomielitis. Este ejemplo demuestra la interacción entre política, religión y vacunas, que complica el ya enrevesado panorama del impacto de la vacuna de la poliomielitis en la ecología de los virus.
    -en fin
    -un saludo
    -juan gérvas

    Juan Gérvas

    29 mayo 2013 at 21:46

    • Gracias por tu “comment”, pero me parece que hay un par de saltos en el vacío en tu razonamiento. La participación del doctor Shakil Afridi aunque fuese acusado de colaborar con la CIA, no está comprobado que llegase a servir para nada en la identificación de los habitantes del complejo residencial en Abbotabad, donde se alojaba y fue muerto BinLaden.
      Los taliban no necesitan más argumentos que los que han esgrimido siempre tanto en Pakistan como en Afghanistan. En cualquier caso, les sobran argumentos cuando los EEUU esta bombardeando utilizando aviones no tripulados (drones) a la población civil de sus bases en el norte de Pakistan (http://en.wikipedia.org/wiki/Drone_attacks) para enfrentarse con cualquier cosa.
      Pero ningún muerto justifica el siguiente. Los que matan son homicidas, sean talibanes o agentes de un cuerpo militar.
      Lo absurdo es que se confundan los objetivos, sean estos sanitarios haciendo su trabajo o víctimas colaterales inocentes. Ni social, ni tan siquiera militarmente.

      pedsocial

      11 junio 2013 at 18:15

  4. En una charla a la que tuve oportunidad de acudir en Valladolid para saber los motivos y creencias de la liga para la libertad de vacunación”, literalmente tildan de “criminales” a los defensores que no fanáticos de la vacunación infantil. Cuando les dije que retiraran ese adjetivo, que no era correcto fui abucheada por los asistentes (todos menos yo antivacunas). Esto es una importante prueba de fanatismo.
    Marta Sánchez Jacob

    Marta

    30 mayo 2013 at 7:21

    • A mi me parecería fatal que abuchearan a alguien por pedir respeto,pero realmente me cuesta creerlo. Existe mucho fanatismo en ambos lados,todos ellos malos. En un lado están los que vacunan sistemáticamente a sus hijos sin entender en que consisten las vacunas,sus ingredientes,el sistema inmunitario q es diferente en cada persona,….y por otro lado están los que rechazan sistemáticamente todas las vacunas y en cualquier situación. Me parece importante que se lleve este debate a la sociedad para estar mejor informado,dejando de lado los prejuicios, los intereses económicos,más que evidentes que existen.

      yisas

      3 junio 2013 at 16:32

    • Hola . yo estuve en esa charla y nadie te abucheo, es mas a nadie se le critico por vacunarse, solo espusieron su opinión y
      Conocimientos sobre el tema,Hay mucho miedo y poca información.

      Jose vidal

      Jose vidal

      4 junio 2013 at 16:57

  5. […] la bitácora de Pediatría social, de la Sociedad Española de Pediatría Social, han publicado un comentario sobre “antivacunas asesinos“. El título sugiere que todos los “antivacunas”, entendido este concepto como las […]

  6. […] ser un tema superado, pero no lo es. En este blog ya nos hemos referido con anterioridad e incluso denunciado los extremos hasta los que se puede llegar por parte de quienes discuten la eficacia o incluso la conveniencia de las vacunas, desde puntos de […]

  7. […] la bitácora de Pediatría social, de la Sociedad Española de Pediatría Social, han publicado un comentario sobre “antivacunas asesinos“. El título sugiere que todos los “antivacunas”, entendido este concepto como las […]

    • Interpretar un título sin leer o comentar el contenido de un “post” , es un poco ligero, Miguel Jara. En las escuelas de periodismo no lo enseñan así.
      La entrada del blog claramente se refiere a unos asesinos que son antivacunas y en absoluto sugiere que todos los antivacunas sean asesinos o cualquier otra cosa. Lo que se critica son los fundamentalismos, religiosos o de otra índole.
      Los antivacunas, si es que eso es una categoría, porque para mi y por ahora, sólo es un adjetivo, que ponen en riesgo las vidas de sus hijos y de otros por su actitud, son imprudentes. Y si ese riesgo se materializa, son reos de un error y un delito de imprudencia, del que deberán dar cuenta ante la justicia.
      XA

      pedsocial

      28 agosto 2013 at 22:03

  8. […] complicada por conflictos bélicos y la existencia de fanatismos antivacunas que ya hemos comentado en este blog.(ver también los comentarios). Algunos esfuerzos económicos importantes como el que lleva a […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: