Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Verano, rebajas, vacaciones

with 3 comments

2013-06-08 14.14.53En esta parte del planeta el verano meteorológico coincide con el final del curso escolar y con el grueso de los períodos vacacionales que se suelen distribuir en los meses de julio, agosto y buena parte de septiembre.

También suelen iniciarse las rebajas comerciales, sobre todo en los grandes establecimientos y cadenas, de una buena parte de los artículos de invierno, para reducir stocks y preparar la nueva temporada que se inicia con el curso escolar en el otoño. Estos fenómenos socioculturales afectan a poco más del 50% de la población. Para los que no tienen hijos, o recursos o, simplemente trabajo, el verano apenas representa algo más que temperaturas cálidas. El ocio es otra cosa.

Para los niños lo más significativo es la ausencia del compromiso escolar, en un país donde la enseñanza es obligatoria. Sin querer entrar en el debate y, desde luego, sin contar con la opinión de los propios niños, el período vacacional estival es desde muchos puntos de vista un poco prolongado. Así lo afirman pedagogos, muchos padres y también lo creemos nosotros. (Sin embargo aún no hemos olvidado nuestra adolescencia con vacaciones desde el 10 de mayo hasta después del Pilar… obviamente en otros tiempos y circunstancias).

Como entendemos que el tiempo no está hecho para “perderlo”, además de recordar los riesgos que el ocio puede comportar por razones múltiples (más horas de vida al aire libre, menos control, menos ropa, actividades y juegos con más componentes de riesgo, cambios de hábitos, etc.), queremos recordar a padres y profesionales la conveniencia de ser proactivos y planificar las actividades del verano teniendo en cuenta todas las variables y la importancia de hallarle utilidad al ocio vacacional.

Por otro lado y en cualquier caso, también se reducirá la presencia de este blog, coincidente con la habitual disminución de la audiencia en los meses estivales. Por ello deseamos un buen verano a quienes no nos acompañen, esperando recuperarles en septiembre.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

1 julio 2013 a 7:00

Publicado en 1

Tagged with , , ,

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Solo discrepo en que el periodo vacacional “es prolongado para los niños”. ¿Le parece mucho dos meses de vacaciones estivales? Un niño de tres años (ni uno de diez) no puede tener el “horario laboral” de un adulto. Las vacaciones son necesarias, en ellas se asientan los conocimientos y también se aprenden otras cosas, aunque no lo parezca. Se tiene más contacto con la familia y se pasa más tiempo en casa, cosa muy necesaria para los niños. Por no hablar del calor: aquí en Andalucía, cuando entra el calor, los niños entran en OFF en cuanto asimilación de conocimientos se refiere, se les funden los plomos,por decirlo de algún modo. Le invito a que se pase un mes de Junio caluroso por alguna clase de infantil y luego me lo cuente.
    En España tenemos practicamente las mismas vacaciones que en el resto de Europa. ESo sí, distribuidas de otra manera.

    maria

    1 julio 2013 at 20:58

    • Gracias. Buenas son las discrepancias. Pero no quisiera confundir el tiempo cronológico con el tiempo atmosférico, meteorologico. Si el calendario escolar lo va a determinar que haga calor ¿que hacemos cuando hace frío, nieva o llueve y hay que caminar 2 km. hasta la escuela en cualquier distrito escolar en Cantabria, Asturias o Galicia…?
      Hay paraguas para unos y aire acondicionado para otros.
      Casi tres meses desde San Juan al 9 septiembre es un largo intervalo.

      pedsocial

      2 julio 2013 at 21:36

      • En efecto: aire acondicionado teneis en los hospitales. En los colegios públicos verás pocos.
        ¿Para quién es un largo intervalo? ¿Para los niños o para los padres que no saben que no hacer con ellos en casa?
        Hablas de la necesidad de “estructurar el tiempo de ocio”, y yo me pregunto para qué, si están de vacaciones. ¿O los adultos cuando cogemos vacaciones estructuramos nuestro tiempo de ocio también? O sencillamente estamos hasta el gorro del reloj y lo guardamos en un cajón. Yo por lo menos hago eso y es sorprendente lo que cambia la vida al no depender de unos horarios y rutinas preestablecidas. Para eso son las vacaciones, para tomar fuerzas y engancharse mejor a la vuelta.
        Cuando era niña no me parecían largas mis vacaciones escolares, al contrario, me sabían a poco. Y trotando por el campo al aire libre, y jugando con la bici y la pandilla de amigos también se “aprende”.
        Un saludo. Solo quería dejar otra opinión, aunque creo que no nos pondremos nunca de acuerdo.

        maria

        2 julio 2013 at 22:46


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: