Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Archive for septiembre 2013

Deporte escolar

leave a comment »

Jocs del MediterraniEscrito antes del fiasco de la candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos del 2020 y editado después, mencionábamos que una buena parte de los que ganarán las medallas olímpicas el años 2020 está ahora comenzando el curso escolar.

La dedicación al deporte en el sistema escolar español continua siendo limitada. Los sucesivos, lamentablemente sucesivos y bastantee incoherentes planes de estudios de los últimos cuarenta años, siempre relegan el deporte a un lugar secundario, por no decir terciario o cuaternario. No vamos a criticar cada uno de ellos y aún menos el último bodrio del malhadado ministro del Partido Popular, J.I. Wert, pero un factor común de ellos es un cierto desprecio al dictum : Mens sana in corpore sano.

Todo ello contrasta con los éxitos deportivos de muchos atletas españoles, tanto en especialidades individuales como por equipos, de los últimos años. La mayor parte se asocian a esfuerzos de clubs e instalaciones para el fomento de los deportes de ámbitos municipales y privados. Pero todos ellos dispersos y lejos de resultar igualitarios en lo que respecta a la geografía española. No basta con un único centro de alto rendimiento como el CAR  o la excelente dedicación del Club de Natación Sabadell como semilleros de medallas olímpicas.

Muy probablemente para la excelencia en los deportes se precisa, como para las reacciones nucleares, una cierta masa crítica sólo alcanzable con números de magnitudes grandes. Y eso a veces se asocia con poblaciones también grandes: la China, Rusia, Japón, Alemania o Estados Unidos, paises populosos y con recursos económicos amplios. Es una asociación crítica. Otros paises populosos como Indonesia, Nigeria o la India son pobres. Y paises muy ricos como Suiza, Noruega o Luxemburgo, son poca gente para triunfar en el deporte a escala mundial.

Pero todo ello no es realmente necesario. El deporte de élite es eso: para las élites. No todos estamos dotados para la excelencia. Pero si que todos estamos en condiciones de participar. Incluso los que padecen dificultades físicas o intelectuales como demuestran los Juegos Paralímpicos.

Los juegos y el deporte tal y como hoy los conocemos tienen su origen en la orillas del Mediterráneo. Precisamente desde donde escribo celebraremos en 2017 unos estupendos Juegos del Mediterráneo que poco tendrán que envidiar a los olímpicos en cuanto a entusiasmo y participación (aunque persistan dudas de si la financiación, y más concretamente, la aportación del estado central, ahora que no se la gastarán en Madrid, llegará a materializarse).

Pero y en todo caso, poco se podrá esperar si en la educación de los escolares el deporte no ocupa una importante posición. Hay cosas que sólo se aprenden en la escuela. Sobre todo a funcionar en colaboración , a jugar en equipo y a competir con los amigos. A participar en actividades colectivas. Porque sean “juegos” no són menos instructivos o intelectualmente estimulantes. Sin querer jugar con las palabras, en la vida hay mucho de juego. Y mucho en juego.

El deporte escolar merece la máxima atención por parte de educadores y por parte de padres. Y a los pediatras les incumbe velar por la seguridad, reparar los efectos negativos como las lesiones y siempre incorporar el deporte como uno de los hitos en el desarrollo y crecimiento infantil.

X. Allué (editor)

Anuncios

Written by pedsocial

9 septiembre 2013 at 9:09

Uniformes escolares

with 3 comments

Harry-potter-costume1Estos días casi 8 millones de niños incian el curso en España. Y estos días sus familias están ocupadas en la preparación del curso, la compra de libros y otros instrumentos del aprendizaje y, también, de la ropa y zapatos que vestirán al ir a la escuela.

Los medios anuncian que este año, quinto de la tremenda crisis económica que afecta a varios paises del sur de Europa y que está azotando especialmente a las clases populares, el coste medio que deben afrontar las familias se acerca a los 800 euros por alumno. El margen de esta media es lamentablemente muy amplio: desde aquellos que, simplemente, no podrán aportar nada, a los-pocos-privilegiados que podrán permitirse escuelas privadas de élite y equipamientos y servicios de varios miles de euros.

Una parte del gasto lo representan los uniformes escolares. Mientras que la enseñanza pública en este país no incluye el uniforme escolar entre los requerimientos, en la enseñanza privada la uniformidad es más común. Además queda la uniformidad deportiva, “chandals”, camisetas y zapatos deportivos presente en todos los ámbitos escolares.

El debate sobre la conveniencia o no de los uniformes escolares sigue abierto desde hace decenios.

Que sí, que son más igualitarios. Que no, que separa y estigmatiza.

Que sí, que salen más baratos. Que no, que son carísimos

Que sí, que es educativo. Que no, que es sexista, niñas con falda y niños con pantalones

Que sí, que genera sentimientos de pertenencia. Que no, que margina y aisla

Que sí, que estan más “decentes”. Que no, que infantiliza a los adolescentes

Que sí, que mira a Harry Potter. Que no que mira Hannah Montana, que mona

Unos blogs:

Madre reciente: http://blogs.20minutos.es/madrereciente/2011/04/15/%C2%BFuniforme-escolar-si-o-no/

Guia Infantil: http://www.guiainfantil.com/blog/925/eres-a-favor-o-en-contra-del-uniforme-escolar-para-los-ninos.html

Uniformes escolares: http://www.uniformesescolares.es/

La segunda mano en los uniformes escolares: http://eldia.es/afondo/2013-08-30/5-segunda-mano-remiendos-llegan-uniformes-escolares.htm

México: Uniformes escolares gratuitos: http://www.uniforme.gob.mx/index.php/preguntas-frecuentes

Diferencias culturales, sociales, politicas, económicas…

Desde aquí no queremos optar por planteamientos radicales a la vista de la polémica. Sólo se nos ocurre que lo sensato fuera preguntarle a los niños ¿no?

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

5 septiembre 2013 at 11:15

Maltrato infantil: Lesiones o enfermedades inventadas por el propio responsable de los cuidados del niño

with 2 comments

aventures-fantastiques-du-baron-munchhausen-1943-04La Academia Americana de Pediatría publica en su próximo número de la revista PEDIATRICS un artículo sobre las situaciones en las que un niño sufre agresiones en forma de enfermedades inventadas por el propio responsable de su cuidado, padre, madre o cuidador. Como tantas otras veces la gramática inglesa permite comprimir en tres palabras lo que viene a ser una descripción completa: “Caregiver-Fabricated Illness” literalmente se puede traducir como “enfermedad inventada por el cuidador”. Modas y cierta búsqueda de precisión que sea además políticamente correcta (y sexualmente correcta y que contemple cualquier situación social) lleva a utilizar el término “caregiver”, quien proporciona los cuidados habituales, substituyendo “padre” o “madre”, al no ser siempre el caso de que quien se ocupa de los cuidados de un menor sea una persona distinta a los progenitores.

Algo así se ha hecho con la violencia doméstica, al substituir marido o esposo (o esposa) por “intimate partner“, “compañero íntimo” que engloba cualquier tipo de pareja, mujer u hombre, hetero u homosexual que mantenga relaciones íntimas con la víctima.

Fabricated“, del verbo “To fabricate”, es uno de esos “falsos amigos” del idioma inglés pues se debe traducir como “inventado”. Fabricar cosas en una fábrica se dice “manufacture”.

Aunque la situación se conocia comúnmente como síndrome de Munchausen por poder, otra traducción un tanto tortuosa, se han sugerido varios nombres alternativos en los últimos años. Estos han incluido Falsificación de enfermedades pediátrica, trastorno ficticio por poderes, o por delegación, y abuso médico infantil, a cual más imprecisa.

El informe de la AAP es una actualización de uno publicado en 2007 por el subcomité de malos tratos de la AAP, en el que llamó a esta forma de maltrato “abuso de menores en el entorno médico.”

Dice: “Al igual que el nombre ha sido objeto de debate, la definición ha sido motivo de controversia, en parte porque las primeras definiciones incluyen a menudo la motivación del delincuente”, escriben los autores.

“Enfermedad inventada por el cuidador” en un niño se define mejor como un maltrato que se produce cuando un niño ha recibido atención médica innecesaria y perjudicial o potencialmente perjudicial debido a las consultas o signos y síntomas inducidos por el cuidador e inventados”, escriben.

Además de instar a los médicos a estar en alerta por el estado, el nuevo informe pide un acuerdo entre el campo de la terminología adecuada y discute posibles enfoques para la evaluación, el diagnóstico y las intervenciones.

Anteriores revisiones de la literatura han señalado que los síntomas más comunes incluyen hemorragias, diarrea, apnea, vómitos, erupción cutánea y depresión del sistema nervioso central. También se han reportado casos de en fermedades emocionales y de comportamiento, como la psicosis y el trastorno de déficit de atención, y las acusaciones falsas de abuso sexual o malos tratos.” 

No descubrimos nada nuevo, lamentablemente. Quizá este debate sobre un término clínico no sirva más que para llamar la atención sobre su existencia. Catalogado de “síndrome” y asignado un nombre germánico como Munchausen, le confiere un cierto carácter de cosa rara, o infrecuente. Y además demasiado “biomédico”, menos acostumbradas las profesiones asociadas a la medicina, enfermeria, trabajo social o la judicatura, a utilizar y conocer cuadros clínicos, signos o síntomas, con nombre de “sabios” centroeuropeos o japoneses que los descubrieron. Una onomástica de homenaje que sólo ha servido para torturar la memoria de estudiantes, a mi jucio totalmente innecesaria.

Con el debido respeto a quienes nos precedieron en esta profesión, de quienes tanto (o quizá no tanto) aprendimos y a quienes tanto debemos, ya va siendo hora de que esos nombres se substituyan por un vocabulario descriptivo que permita saber de que se está hablando sin recurrir a un diccionario o a ese miembro senior del servicio que tuvo el tiempo, la capacidad y la “manía” de memorizar toda esa nomenclatura.

Cabe añadir, para quienes lo desconozcan, que el nombre de Munchausen lo asignó el Dr. Richard A.J. Asher al trastorno de la simulación de enfermedades del adulto, tomándolo del personaje de la literatura alemana “Barón de Munchausen”,  un redomado mentiroso fabulador. El equivalente en la literatura francesa podría ser el Tartarin de Tarascon de Alphonse Daudet. En la italiana el mentiroso más conocido es Pinocchio. La literatura española está llena de mentirosos, pero no se me ocurre uno que llegase a ser tan popular. Quizá El lazarillo de Tormes. El síndrome de Munchausen por poderes, o por delegación, fue descrito por John Money, un psiquiatra neozelandés en 1976.

O sea que en este caso no se menosprecia la memoria de nadie y cuesta poco abandonar el nombre, sobre todo antes de que alguien por más precisión lo acabe denominando síndrome de Asher-Money (!)

En este blog hemos hecho referencia a los malos tratos que representa la demanda asistencial facticia de forma más o menos directa en la entrada sobre la hiperfrecuentación en los servicios asistenciales. La “enfermedad inventada por el cuidador” tiene como agravante que muchas veces implica lesiones inferidas por el cuidador, ya sean traumáticas, intoxicaciones medicamentosos u otras. Los niños afectados deben ser objeto de atención inmediata, probablemente hospitalización para estudio de otros daños no evidentes y separados del cuidador responsable con las medidas judiciales pertinentes.

Pero no se debe olvidar que el agresor, el cuidador, padre o madre o lo que sea, con toda seguridad padece un trastorno psiquiátrico, sociopático, también merecedor de atención.

La simulación y la patología inventada no puede dejarse sóla en sus implicaciones judiciales, policiales o sociales. Requiere. como tantas otras cosas, un enfoque multidisciplinar. Y que unos y otros compartamos una nomenclatura común.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

2 septiembre 2013 at 6:46