Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Archive for septiembre 2014

Padres incompetentes

with 3 comments

images-1En la cosa esta de la perpetuación de la especie hacen falta dos. Por ahora, lo mismo “in vivo” que “in vitro” y mientras esa perversidad de la clonación no esté operativa, para que una mujer conciba hace falta la aportación de un hombre. Pequeña aportación pero esencial.

En muchos modelos de sociedad, no precisamente modélicas, esa puede, y a menudo suele, ser la única y última aportación del varón al proceso de reproducir eficazmente seres humanos. Lo que viene después de la incorporación del espermatozoide al óvulo, nueve meses, 40 semanas, de embarazoso embarazo, con sus vómitos, insomnios, acideces de estómago, hinchazones diversas, ecografías y dolores de parto, sólo para empezar. Y los siguientes 25 años o más de pañales, chupetes, carteras, yogures, primeras comuniones, varicelas, trompazos en bicicleta, sustos de media noche, primeras reglas, borracheras iniciáticas, suspensos, novietas inaguantables, novietes chulos, guardias a la puerta trayendo al descarriado, nueras histéricas, consuegros pelmazos y toda esa pléyade de malandanzas parecen esencialmente construidas para las madres. Las madres sufren. ¡Cuánto sufren las madres!

Mientras tanto, los responsables de la puesta en marcha del proceso, al mismo tiempo que se abrochan la bragueta tras su faena, inician un largo período de despreocupación que muchos prolongan de por vida.

Algunos, pocos, no. Se desvivirán por acompañar a la preñada esposa, le prepararán tisanas para su hiperemesis gravídica, jurarán castidad durante la gestación, sostendrán su mano en el trago de parir con cara de memo, levantarán el nuevo nacido al aire con orgullo y progresarán en su ruina pecuniaria dejándose la nómina en potitos de farmacia, cochecitos de bebé con ABS, dirección asistida y elevalunas eléctrico, libros escolares destinados a la papelera, videojuegos odiosos, vestiditos de puntillas inmediatamente arruinados por un helado de chocolate, comuniones con presupuesto de cumbre europea, bicicletas de dos, tres, seis o infinitas ruedas siempre pinchadas, matrículas escolares a precio de máster en Harvard, o másters en Harvard a precio de viaje a la luna, vestidos de novia para una boda con divorcio a menos de seis meses, interrupción de un embarazo loco de la hija de la portera, motos de dieciséis cilindros y toda la otra juguetería a la que les aboca el dios Consumo.

Unos y otros no llegarán nunca a saber que la paternidad no es eso. En la ignorancia o en el barullo no descubrirán que un edificio que toma más de veinte años para construirse tiene la complejidad de una catedral. Necesita un diseño previo, unas bases sólidas y una ejecución exquisita si se ha de mantener erguido casi un siglo, que es lo que está viniendo a durar una vida humana. Hay que proveer y prever. Acompañar cada momento con intención.

Amar con amor de padre que no puede ser totalmente desinteresado porque interesa que el niño proyecto de hombre se consolide. Amor que no puede ser ciego porque entonces no verá los numerosos obstáculos del camino.

Conducir, sobre todo en los trayectos largos, y evitar que se desvíe de un camino que nunca será recto, ni falta que hace, pero del que no debe salirse. Y conducirse, que de su conducta sacará el hijo los ejemplos y modelos para su vida.

Tampoco en la paternidad hay inocentes. Los padres de todos los culpables saben, aunque simulen que lo ignoran, donde sus incompetencias desorientaron al hijo y le condujeron a su desdicha.

X. Allué (Editor)

 

 

Written by pedsocial

29 septiembre 2014 at 6:13

Publicado en 1

Tagged with , ,

Madres incompetentes

with 2 comments

imagesSeguro que las habéis visto como yo. En un paso de peatones, con un cochecito de bebé, un par de bolsos y quizá un paraguas, se queda encima del bordillo pero empuja el cochecito como para amenazar a los conductores con un infanticidio, mientras que el pobre bebé, ignorante de la utilización bastarda de su inocencia y de su vida, succiona el chupete con fruición.

O en una cola de la Caixa, igualmente con un cochecito vacío, la niña con rizos cogida de la mano, media docena de bolsos, más algún achiperre de Prenatal, sujetando un cigarrillo encendido en los labios e intentado embutir a la niña con cucharadas de un potito o un flan, mientras exhibe un redondo trasero enfundado en unos tejanos y espera que el resto de los componentes de la cola se muestren comprensivos y la dejen colarse.

O en el parque cotorreando con una amiga por el móvil mientras coquetea con un papá con turno de noche que tiene que asumir el paseo de su nene, al tiempo que sus niños se descabezan en algunos de los peligrosos componentes del mobiliario de juegos del parque.

Es evidente que estas descripciones entran dentro de lo que se suele denominar como políticamente incorrecto. Las críticas a modelos femeninos en este saludable resurgir del feminismo, rápidamente se adscribe a machismos recalcitrantes. Pero no voy a pedir perdón, a fuer de pediatra. Por profesión y por ejercicio me considero parcialmente liberado de trágalas públicos porque, en mi profesión y ejercicio soy testigo de excepción de las consecuencias de los fracasos en la crianza y desarrollo de los niños. No quisiera dedicar estos comentarios y admoniciones solamente a las madres porque padres incompetentes abundan, pero ellos merecen otra ocasión: la próxima.

Lo cierto es que, como dice la copla, madre no hay más que una por biológicas razones y por más que comparta responsabilidades con canguros, niñeras, abuelas o maridos, la cruda realidad es que a la madre le corresponde por diseño biológico la parte gorda y dura de la crianza de los niños. Y las actitudes irresponsables y las majaderías comportan la porción mayor del contingente de fracasos en los niños y adolescentes.

En la crianza de los niños no hay inocentes y las astillas son a los palos lo que los niños a sus progenitoras para lo bueno y lo malo. Así trastornos del comportamiento, vicios y malandanzas, anorexias, adiciones, fracasos escolares o matrimoniales se empiezan a construir en las tiernas infancias de los protagonistas bajo la presidencia de la madre que los parió.

La vida es dura y al final los hijos te meten en un asilo. Ablandarla con contemplaciones, mimos, chuches y zarandajas no ayuda nada. Encontrar el justo medio entre la educación oprobiosa y dictatorial y el relajo y los consentimientos es difícil, pero existe. La tarea es buscarlo cada día.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

25 septiembre 2014 at 6:42

Publicado en 1

Tagged with ,

Comer en el cole …y 3 ¿Qué comer?

leave a comment »

AlhamademurciaEstos días se están reuniendo los claustros de las escuelas con las asociaciones de padres para poner en marcha el nuevo curso. Uno de los temas de segura discusión va a ser el comedor y las comidas de los alumnos.

Sin ninguna duda habrá temas y argumentos para todos los gustos. Y uno no menor será el coste de las comidas, si están o no subvencionadas, si la subvención alcanza para todos, etc. Una vez resuelto o encaminado, el siguiente tema será la composición de las comidas, la calidad, el contenido calórico o nutricional y todo lo que lo rodea.

No es cierto que “sobre gustos no hay nada escrito“. Es un lugar común para dar a entender que puede haber muchos (me gusta más el de: “para gustos, colores“. Mi impresora de tinta tiene 16 millones…). Pero de gustos se ha escrito mucho y muy bueno: desde el banquete de Trimalcio del Satiricón, escrito por Petronio en el siglo I, pasando por Brillat-Savarin, Manolo Vazquez Montalban y hasta los nuevos y galardonados hermanos Roca. Otra cosa es que hayamos aprendido algo. Pero resulta algo vergonzoso que en un país que alardea de tener los mejores cocineros del mundo, se coma mal. Aquí queremos echar nuestro cuarto a espadas por las abuelas (!!!), mantenedoras de tradiciones y expertas en apaños nutritivos de cuando no había nada para comer.

Las comidas institucionales siempre tienen el inconveniente de la rutina y la escasa imaginación. Los que hemos trabajado en hospitales sumamos por miles los condumios que nos hemos visto obligados a traginar para aguantar guardias interminables, con hambre o sin ella, a horas intempestivas porque la cesárea de las 9 de la noche se prolongó hasta las 3 de la madrugada, y menos mal que las enfermeras del office de la 4ª planta siempre tenían comida de sobra… La ensalada sabe a papel, el bistec es de cartón, los tomates no saben a nada… Se salvan el arroz, la pasta y las frutas del postre.

Las fotos de la entrada anterior (https://pedsocial.wordpress.com/2014/09/18/comer-en-el-cole-por-paises/) resulta ilustrativa de las diferencias culturales, pero no dice mucho de lo sabrosa que pueda estar la salchicha o el pescado frito. Y luego está la controversia de la procedencia de los alimentos.

Por donde yo vivo, hace un par de años se desató una crisis alrededor de conocerse que el pescado que servían en alguna escuelas era panga, un pez de río procedente del delta del Mekong, en VietNam. Es un sitio que no suele figurar en las guías turísticas como paraíso impoluto; más bien al contrario. En otro lugar de este blog ya nos referimos al contenido en mercurio de los atunes (https://pedsocial.wordpress.com/2012/10/01/mercurio-un-enemigo-metalico/). Y nos hemos contenido de comentar sobre los vegetales transgénicos, más que nada por falta de información fiable.

Otra cosa es llevarse la comida desde casa. En una fiambrera (se llaman fiambreras porque servían para hacer fiambres, cerradas herméticamente y al baño maría), aunque luego se usasen para llevar la comida. En Cataluña a las fiambreras las llaman “carmanyolas“, y el Departamento de Salud ofrece unas recomendaciones de cómo cocinar y preparar los alimentos para llevar (http://goo.gl/CslkTY). GastronomíayCia y EroskiConsumer te reenvian a esa página, aunque está en catalán. La palabra carmanyola procede del francés, pero indicando la cosa equivocada, porque en francés se les llama “gamelle”. La carmagnole es una danza y una canción de cuando la Revolución Francesa. Alguien tomó la palabra de los contenedores de comida de los ejércitos franceses cuando andaban invadiendo Cataluña cada dos por tres. Hay otros sitios que el contenedor de la comida también tiene un nombre femenino. El ejército expedicionario Australiano-Neozelandés en la I Guerra Mundial le adjudicó el nombre de “Matilda”, la danzante protagonista de la canción “Waltzing Matilda“. Con esto  sólo queremos hacer una referencia a que eso de llevarse la comida al cole puede muy bien ser como llevársela a la guerra…

Lo que haya dentro dependerá de cada casa y cada caso. Pero el contenedor también merece atención. Los ubicuos contenedores de plástico que inventó Earl Tupper hace 70 años, hay que lavarlos a conciencia. Y mis amigos de Valira, fabricantes responsables de material para cocina, me advierten de la escasa calidad de los utensilios metálicos fabricados en la China y sus potenciales riesgos.

El pediatra sensible debe estar al corriente de cómo y con qué se alimentan los escolares. Para ello nada mejor que preguntarlo en las revisiones rutinarias. Y los padres deben también estar al corriente de que la alimentación de los niños en el cole también es su responsabilidad.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

22 septiembre 2014 at 6:16

Publicado en 1

Tagged with , ,

Comer en el cole, por paises

with 3 comments

  y Ailbhe Malone nos ofrece esta fantástica colección de comidas de colegio que reproducimos a continuación. La composición e ingredientes así como los créditos de las fotos están en inglés.

16 School Lunches From Around The World

1. Japan

Japan

Flickr: goldfish_bowl / Via Creative Commons

Fried fish, dried seaweed, tomatoes, miso soup with potatoes, rice in a metal container, served with milk.

2. Austin, Texas

Austin, Texas

Flickr: bookgrl / Via Creative Commons

Turkey taco salad, mashed potatoes, peach cobbler, and iced tea.

3. South Korea

South Korea

Pickled sesame leaves, kimchi, doenjang (a soybean paste) stew served with rice and a side of grapes.

4. Shanghai German School

Shanghai German School

Flickr: msittig / Via Creative Commons

Hot dog, french fries, carrot salad, slice of cake.

5. Israel

Israel

neverseconds.blogspot.co.uk / Via Martha Payne/Never Seconds

Falafel, pitta chips, yoghurt and cucumber sauce, with green leaves.

6. Finland

Finland

Salad, chicken curry and pudding, string beans and carrots, served with milk.

7. Czech Republic

Czech Republic

neverseconds.blogspot.co.uk / Via Martha Payne/Never Seconds

Semolina and vegetable soup, beef with garlic, spinach and potato dumplings, an orange.

8. Brazil

Brazil

neverseconds.blogspot.co.uk / Via Never Seconds/ Martha Payne

Meat in BBQ sauce, rice, green salad, pudding, and a strawberry juice.

9. Ukraine

Ukraine

Soup, bread, sliced hot dog, and pasta.

10. Barcelona, Spain

Barcelona, Spain

neverseconds.blogspot.co.uk / Via Never Seconds/ Martha Payne

Tomato fusilli, deep fried fish, salad, bread, and an apple.

11. Singapore

Singapore

Meat, rice, crunchy vegetables, and melon.

12. United Kingdom

United Kingdom

Peas, baked potato, cake, and custard. (This is a veggie option).

Update: A commenter adds that the third item might be cauliflower cheese.

13. Chennai, India

Chennai, India

neverseconds.blogspot.co.uk / Via Never Seconds/ Martha Payne

Lentil soup, snake gourd, rice, curd, and kesari, served with buttermilk.

14. Canadian International School, Bangalore

Canadian International School, Bangalore

neverseconds.blogspot.co.uk / Via Never Seconds/ Martha Payne

Fish nuggets, spring roll, salad, veggie noodles.

15. France

France

Fries and nuggets with broccoli, bread, pasta salad, and a slice of cake.

16. Sweden

Sweden

Potatoes, cabbage, and beans, served with a cracker and lingonberry juice.

If you’re particularly interested in school lunches around the world, read the brilliant blog Never Seconds, which also works with the charity Mary’s Meals to “provide daily meals to chronically hungry children in a place of learning”.

CORRECTION

Thanks to a commenter, the third item on the British lunch plate has been identified as possibly cauliflower cheese. Sept. 16, 2014, at 2:34 p.m.

CORRECTION

An example from the UAE was removed as it was a lunch brought from home, not supplied by the school. Sept. 16, 2014, at 5:03 p.m.

Written by pedsocial

18 septiembre 2014 at 18:22

Publicado en 1

Tagged with , ,

Analfabetismo parental y mortalidad infantil

leave a comment »

NYHQ2011-1770Nadie nace sabiendo y, aunque esto de tener hijos se remonte literalmente al origen del género humano, no parece que la experiencia acumulada de cientos de miles de años haya servido para mejorar la supervivencia de los hijos. Al menos hasta los últimos cien años. Y, valga la pena decirlo, en los países social y económicamente avanzados. Las comunidades que no lo están mantienen cifras de mortalidad infantil como las de hace 100 años.

Existen estudios observacionales que ligan la mortalidad infantil en diferentes comunidades a familias concretas. No todos los miembros de una comunidad parecen ser igualmente competentes en cuidar y criar sus hijos. Pero incluso hay diferentes interpretaciones de fenómenos similares. Los estudios que comparan la alfabetización con las tasas de mortalidad suelen representar una relación notable. Así lo mantiene UNICEF a lo largo de lo últimos decenios. Pero sorprende que comparativamente en países de similar situación social, se da más importancia a factores sociales diversos que a la propia alfabetización. En la India se dice que la alfabetización es determinante, mientras que en Pakistán, país musulmán, se da más importancia a otros factores que no que las mares sepan leer y escribir. En los paises ricos, el énfasis se pone en la desigualdad, que es la descripción del “Cuarto Mundo”, los pobres de los países ricos.

En algún recóndito lugar de mi memoria figura un estudio sobre mortalidad infantil (años 60 del siglo pasado) de las familias reales europeas durante la segunda mitad del siglo XIX. Con la salvedad de mis deficiencias memorísticas, las familias reales europeas constituían una contingente lo suficientemente numeroso como para que los datos pudiesen tener significado. Pues mientras en Europa por esa época, la mortalidad infantil estaba alrededor del 150-200 por mil nacidos vivos, las familias reales soportaban una mortalidad de menos del 50 por mil. Esa cifra sólo empezó a alcanzarse en los países europeos casi 80 años después, cuando ya había agua corriente, sulfamidas y vacunas. Obviamente la diferencia tenía que ver con el estatus económico y social.

La mortalidad infantil se empieza a combatir en la escuela.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

16 septiembre 2014 at 6:07

Publicado en 1

Tagged with , ,

Evitemos el cierre de la Unidad de Pediatría Social del Hospital Niño Jesús

leave a comment »

Cristina y JaimeRecibimos esto de la plataforma Change, una de las más importantes en Internet para la recogida y difusión de apoyos  causas de alta sensiblidad

Hay niños especiales que necesitan médicos especiales. Mi hijo Jaime es uno de ellos.

Por eso, cuando me he enterado de que peligra la Unidad de Pediatría Social del Hospital Niño Jesús en Madrid, el centro de refrencia en España, me he decidido a crear esta petición. Ahora pido tu ayuda y tu firma para salvarla.

La pediatría social es una disciplina pediátrica que no solo se ocupa de la atención sanitaria, sino que también del contexto social que rodea al niño y su dimensión psicológica.

La Unidad de Pediatría Social del Hospital Niño Jesús de Madrid fue pionera en España y hoy es el centro de referencia en Madrid y toda España para chicos que necesitan una “atención médica especial”: chicos con Síndrome de Down como mi hijo, pero también niños o niñas que han sido víctimas de maltrato psicológico o de abuso sexual.

De cumplirse la amenaza de cierre que los profesionales de la Pediatría Social en Madrid temen, niños como mi hijo y otros tantos que lo requieren perderán esa atención médica. Porque los pediatras convencionales, pese a su buena preparación, no disponen del tiempo necesario para ofrecer la atención que estos niños necesitan ni cuentan con la estrecha colaboración diaria de trabajadores sociales.

Tenemos que evitar que, tras más de 20 años de actividad y atención, esta Unidad de Pediatría Social de referencia se cierre por criterios puramente económicos. Vivimos en un momento de problemática social, donde a menudo los que más sufren son los más pequeños y en el que la demanda de atención médica por este tipo de patologías aumenta cada día… ¿Cómo van a cerrar ahora el centro de referncia que atiende estos casos de forma específica?

Ayúdame a evitarlo. Porque igual que hoy mi hijo Jaime, en algún momento el hijo o hija de algún familiar o amigo podría necesitar de estos centros especializados. 

¡Protejamos a quienes más lo necesitan! ¡Salvemos la Unidad de Pediatría Social del Niño Jesús!

Lo firma Cristina Hidalgo, de Pozuelo de Alarcon, España (79.542 firmas alcanzadas!!!)

 

X. Allué (Editor)

(En la foto: Cristina y Jaime)

 

Written by pedsocial

12 septiembre 2014 at 12:03

Publicado en 1

Tagged with , ,

11 de septiembre

leave a comment »

11 sept

Hoy es fiesta en Cataluña. La efemérides conmemora un desastre: la caída de Barcelona ante el ejército borbónico después de 14 meses de sitio. Y las consecuencias que tuvo.

En Chile conmemoran otra tragedia: el asalto al palacio de la Moneda y la muerte de su presidente, Salvador Allende, pediatra de profesión. En los Estados Unidos y, particularmente, en la ciudad de Nueva York recuerdan el tremendo atentado que destruyó las Torres Gemelas del World Trade Center, llevándose la vida de varios miles de personas.

Las conmemoraciones, además de las connotaciones históricas tienen, sobre todo, un carácter político. Muy notable en Cataluña donde hoy tienen lugar demostraciones de la voluntad política de su pueblo, de amplio respaldo y eco sonoro. La Pediatría social suele mostrar una reticencia a incluir la política en su discurso, principalmente por no incurrir en discrepancias que puedan parecer partidistas y, con ello, limitadoras y divisorias. Es algo común en el mundo científico y académico: no mezclar la política con la ciencia.

Pero nosotros ya hemos sostenido en otros foros que renunciar a la política representa también una forma de hacer política. Y en esto no estamos solos. Renunciar a la política viene a ser acceder a un mantenimiento del status quo, a una estabilidad que, de una forma u otra, limita el progreso: estarse quieto significa no avanzar.

El ámbito de la Pediatría social incluye múltiples circunstancias, experiencias, actuaciones y propuestas que requieren una conciencia claramente política. Una infinidad de problemas sociales de los niños se enraízan en situaciones de carácter netamente político, y no querríamos limitarlo a las más dramáticas, como las guerras. Que Von Clausewitz definiera la guerra como “otra forma de hacer política”, presupone que la política puede tener consecuencias similares, con mayor o menor violencia. El hambre, las dificultades en la educación, las migraciones, las deficiencias asistenciales, las epidemias y su control, hasta las mismas vacunas, reconocen un determinante político. Como políticas acaban siendo sus posibles soluciones. Institucionalmente, la Sociedad de Pediatría Social dedica sus mayores y mejores esfuerzos a influenciar los poderes públicos, políticos, en el beneficio de los niños y sus familias, promoviendo políticas que contribuyan a ello.

De ahí que, con los debidos respetos y consideración, como reza una antigua fórmula de cortesía, entendemos que incluir la política en el discurso de la Pediatría social es, simplemente, natural.

Recordar, en las efemérides, eventos históricos que tienen carácter político, también nos parece natural. Y ello sin pretender una aquiescencia de todos. El ataque a las Torres Gemelas no tiene la misma lectura en Kabul o en los suburbios de Baghdad que en Manhattan. Quienes dieron apoyo al asalto del palacio de la Moneda en Santiago y seguidamente a la dictadura de Pinochet, quisieran recordarlo de otra manera. Que los habitantes de viejas naciones como Cataluña o Escocia deseen cambiar la relación que hasta ahora mantienen con los estados que las acogen, va a tener partidarios y opositores. Algo que sólo puede dirimirse consultando libre y democráticamente a la población.

Que los niños y las familias recuerden las efemérides también sirve para que, en el recuerdo, entiendan que conquistar el futuro requiere avanzar. Que de un hito al del año siguiente podamos, puedan, comprobar si se ha progresado, mejorado. Y que hay que seguir esforzándose para el bien de todos.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

11 septiembre 2014 at 1:36

Una evaluación de salud antes de comienzo del curso

with one comment

Board certFue hace ya un montón de años que quien esto escribe se tenía que enfrentar al examen para la titulación de pediatra en los Estados Unidos. Lo que se conoce como el “Board of Pediatrics”. Vivía ya en otro país (Canadá) y tuvo que desplazarse a la capital, Washington, en el Distrito de Columbia para la parte oral y de entrevista del examen. Los ejercicios se hacían en un gran hospital y con diferentes miembros de la plantilla de Pediatría. En uno de los ejercicios, a primera hora de la tarde, después de comer, tocaba en la consulta de un pediatra ya algo mayor y de muy conocido prestigio. Tras una breve conversación “la” pregunta trataba de las revisiones escolares. Interesaba conocer la opinión y conocimientos del candidato sobre la utilidad y práctica de las revisiones médicas en las escuelas.

Ni que decir tiene que la respuesta fue una entusiástica y detallada defensa de lo que representaban las revisiones de los escolares para la salud, el control y diagnóstico de enfermedades y malformaciones, la vigilancia de la integridad neurosensorial y el desarrollo y crecimiento físico y mental. Todo ello con la aportación de ejemplos concretos y referencias. Al concluir el examinador simplemente dio por terminado el ejercicio y con un gesto indicó la puerta de salida sin más comentarios.

A la salida, otro colega que se presentaba a los exámenes inquirió:

–¿Que tal? ¿Te ha preguntado lo de los exámenes escolares?

Algo sorprendido por la pregunta tan directa, preguntó por qué y la respuesta fue:

–Es que el Dr. XXX (por el examinador) acaba de publicar un artículo en PEDIATRICS en el que argumenta que los exámenes escolares, en una sociedad en la que los niños tiene un pediatra de cabecera, son una completa inutilidad y un dispendio de recursos…

Uffff!

Afortunadamente todo esto no influyó en el resultado del examen y con el título del Board en el bolsillo, la anécdota pasó al olvido.

Pero de vuelta a este lado del charco y al cabo de unos años, desde la experiencia de un servicio de Urgencias pediátricas, la realidad comprobable era que, cuando quiera que se llevaban a cabo revisiones escolares en el entorno, el servicio de Urgencias se colapsaba con padres en demanda de la comprobación de si el “soplo” que la habían detectado en el “cole” era algo malo o no. De nada servían las recomendaciones de consultar con el pediatra de cabecera. Ningún padre se iba a ir a la cama y esperar al día siguiente bajo la amenaza ominosa de algo que pueda llevarse la vida de un hijo en un “soplo”…

Poco a poco las revisiones de niños en las escuelas, en las que una cola interminable de escolares eran sometidos una exploración sucinta y desenfocada, han ido despareciendo de los programas de salud preventiva.

Pero ello no debe distraernos de la realidad. La reincorporación a la escuela tras las vacaciones estivales puede ser un buen momento para revisar, desde la consulta de pediatría general, algunos extremos que pueden tener su importancia para la salud del niño y, también la de sus compañeros estudiantes.

Como recordatorio se nos ocurre que vale la pena revisar:

– La aparición de defectos sensoriales, visuales o auditivos, no detectados previamente

– La pediculosis capitis, los puñeteros piojos, tan ubicuos, que la diáspora estival ha alejado

– La infeccion/contaminación por clamydia en mozas que iniciaron su actividad sexual en el verano azul…

– El cumplimiento/certificación de las correspondientes dosis de vacunas para cada grupo de edad

– La integridad mantenida del entorno sociofamiliar (muchos divorcios tienen lugar en verano) o sus cambios

Mientras, las revisiones escolares masivas sólo continúan teniendo sentido en países en vías de desarrollo con niveles de salud deficientes como la India, Africa y el Sudeste asiático.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

8 septiembre 2014 at 6:05

Egoismo infantil

leave a comment »

Pequeño mosntruo egoistaLos niños son ego-ístas. O sea partidarios de su ego, de si mismos. Y cuando apenas crecen, además, son egocentristas.

Y eso es, simplemente natural. A todos los efectos, cuando acabas de llegar al mundo no conoces a nadie. Ni siquiera tienes la conciencia establecida de que haya nadie más en el mundo. Sólo tú. Y tu sólo. Debe ser como si un astronauta cae en un mundo, en un planeta nuevo y desconocido y que no conseguirá entender hasta que lo haya explorado.

En ese principio, la realidad se divide en “yo” y “todo lo demás”. Eventualmente “todo lo demás” se dividirá en lo que es del interés propio, que me aporte algo para provecho propio, o que simplemente pueda ser ignorado. Desde ese pequeño punto de vista es tremendo todo lo que se ignora y no se tiene en cuenta. Por eso el egoísmo tiene ese carácter de mezquino.

Pero hay que tener en cuenta que el único y principal instinto y obligación en ese comienzo de la vida es la propia supervivencia. Con tal principio rector es natural que toda la realidad se quiera poner al servicio del propio yo.

Además, también resulta natural que el niño pequeño se sienta el (o lo) más importante, lo más bonito, lo mejor y lo más guapo. Sólo faltan todas las abuelas y tías diciéndole, aunque aún no lo entienda, qué mono y que rico es y cuánto se parece a … su padre cuando era pequeño, a su abuelo,  a su madre o a quien quiera que ocupe una puesto relevante en la tribu familiar.

Creo que fue Sigmund Freud (y digo creo porque no me he visto con ánimos de confirmar la cita bibliográfica) quien describió esas pulsiones en las primerías de la vida como “narcisismo primario”, a sumar al egoísmo de la supervivencia.

Yo soy.

Ante semejante pequeño monstruo amoral, todo el propósito de la educación se debe dedicar a desmontar la idea, con cuidado de no destruir con ello la autoestima mínima necesaria para afrontar los peligros de éste pícaro mundo, que no son pocos. Debe ser la construcción de la empatía, cuya ausencia convierte a los humanos en sociópatas con escaso remedio.

La disminución de la natalidad, ligada además con la garantía de la supervivencia que la sociedad occidental actualmente ofrece, precisa que se regule con buena conciencia la modulación del egoísmo. No nos lo ponemos fácil, ni se lo ponemos fácil a los niños, cuando convertidos en el rey de la casa, el centro de todos los mimos y las atenciones, debemos establecer límites y generar pequeñas frustraciones para ayudarles a entender la realidad, cruda o no. Fomentar el egocentrismo es contraproducente y dificultará la educación.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

4 septiembre 2014 at 6:00

Caca, pedo, culo, pis…

with one comment

Peluche en el waterLa escatología infantil es un fenómeno de común ocurrencia que puede provocar desde hilaridad hasta rechazo, a veces sin solución de continuidad. Depende de la ocasión, el lugar y el contexto. Pero eso, claro, a los niños les da igual.

Verbalizar deyecciones o áreas de la anatomía habitualmente ocultadas suele provocar entre los más pequeños una curiosa mezcla de vergüenza e hilaridad incontenida.

El descubrimiento de que el cuerpo produce residuos que no tienen recuperación ni utilidad acontece a partir del año de vida, generalmente por inducción de los adultos. La natural exploración que todo genera en los niños, que despierta su interés y curiosidad, es rápidamente coartada por los padres o cuidadores. Con el pis o la caca no se juega.

Sesudos psicopedagogos llevan decenios explicando con mayor o menor fortuna la original descripción de Sigmund Freud de la fase precoz del desarrollo a la que asignó el adjetivo de anal. Las fases de evolución de la libido requieren una cierta credibilidad en la teoría psicoanalítica, comenzando por la propia idea de la libido. No resulta tan fácil conjugar la teoría con la observación científica bien documentada, pero no es menos cierto que “se non è vero è ben trovato“.

Cuánto hay de espontáneo y cuánto de inducido por la educación y la urbanidad no es diferenciable en cada niño concreto pero, en general, la adquisición de hábitos higiénicos, acompañados de la percepción de que las deyecciones pertenecen al ámbito privado, sucede de forma gradual y, quisiéramos creer que, naturalmente.

Las desviaciones o los retrasos, especialmente en el control de esfínteres, promueven inquietud en los padres y deben ser motivo de atención por parte de pediatras y educadores. Pero no antes de transcurrido el tiempo de evolución de los primeros cuatro o cinco años.

El uso jocoso de referencias escatológicas sin embargo, van a seguir produciendo hilaridad y risotadas a cualquier edad de la vida. Los humanos somos así de “naturales”

X. Allué (Editor)

 

 

 

Written by pedsocial

1 septiembre 2014 at 9:05