Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

La política, la ministra, los niños y la Pediatría social

with 5 comments

Ana MatoEn varias ocasiones no hemos referido a la política de éste país y su relación con los niños, casi siempre en tonos críticos. Y sin demasiada contención hemos criticado de forma específica a la política del actual gobierno que, en materia de salud, viene protagonizada por la ministra del ramo en diversas entradas ( Ebola, enfermedades y ministras raras, evidencia científica o vacunaciones ). También la hemos personalizado en la titular, Ana Mato, cuya incompetencia, ignorancia y peculiar comportamiento siempre ha resultado demasiado evidente. Pero la crítica debería extenderse al presidente del gobierno que la ha nombrado y mantenido en el cargo. Como en “otras cosas”, no ha estado muy acertado.

Aunque aparezca en los medios oficiales como una dimisión, resulta palmario que ha sido cesada y en relación a los asuntos de corrupción en los que se ha visto envuelta y en vísperas del anuncio gubernamental de una serie de iniciativas para el control y posible erradicación de la corrupción política. El señor Rajoy no puede presentarse ante el Parlamento a hablar de corrupción justo cuando un juez investigador señala a la ministra como beneficiaria de bienes y servicios procedentes de la mafia del entramado llamado “Gurtel”. El tema es complejo y aparentemente la señora Mato no viene a ser más que el chivo expiatorio del momento.

No es tarea de este blog adentrarse en la vorágine de la actual situación política de España en particular y el mundo que nos rodea en general. Pero si lamentar, una vez más, cómo los niños pueden verse envueltos en las actuaciones ilícitas de los irresponsables responsables de su cuidado. Que el motivo número 32 del cese de la ministra tenga que ver con el dinero sucio empleado en las fiestas del cumpleaños de sus hijos y unas facturas burdas de “confetti”, de alguna forma pesará sobre esos hijos y, quizá, muchos otros que igual se preguntarán quien ha pagado por el confetti en las fiestas de sus amiguitos. Mientras, la salud de muchos otros niños, del ámbito que era competencia de la ministra, se han visto privados de servicios o prestaciones por la mala gestión ministerial.

Ni los niños ni nosotros vamos a perdonar que un personaje tan lamentable como Ana Mato haya formado, de alguna manera, parte de nuestras vidas. Ni tampoco a los que la han apoyado y mantenido a sabiendas de su trayectoria corrupta y su innegable incompetencia.

La Pediatría social se ejerce desde dondequiera que haya niños con problemas que afecten a su salud y, además tengan raíces y consecuencias en la situación en que se encuentran en la sociedad. Los niños están en la calle, los parques, las vías de comunicación, las escuelas, ocasionalmente en los centros sanitarios, en los lugares de ocio y en sus casas. Que esos espacios sean adecuados, suficientes, inocuos, y provechosos para su salud y desarrollo es una competencia que afecta a muchos ámbitos e instituciones. El ministerio de Sanidad, si existe para algo, es para garantizarlo y además ejercer la vigilancia sobre las instituciones a las que algunas de las funciones se hayan delegado. Los niños comen, juegan, aprenden, hacen deporte, actividades lúdicas o descansan. Que tengan acceso a una alimentación sana y nutritiva, que no tengan límites a su actividad, que se diviertan para desarrollarse y que estén debidamente protegidos, también es una competencia de muchos. Pero un ministerio de Sanidad que sirva para algo debe promover políticas y legislación que contribuya a garantizar adecuadamente todo lo dicho.

Lo recordamos porque los pediatras sociales no dejaremos de exigirlo.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

27 noviembre 2014 a 12:00

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Olé!
    Decía G.Orwell, que en tiempos de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario.

    Carmen Martínez

    28 noviembre 2014 at 10:42

    • Aún queda un poco para la revolución…pero pasito a pasito…:-)

      Xallue

      28 noviembre 2014 at 18:44

  2. Anda que no le tenías ganas a la ministra ¿eh Xavier? Jajaja, muy bien todo lo que dices, ya era hora que echaran a esa incompetente. Me encanta que aún te quede compasión por sus hijos. Yo en estos casos (la Infanta/Urdangarín, y tántos otros)siempre me pregunto: ¿qué les cuentan a sus hijos cuando los están viendo en todos los medios como auténticos chorizos? ¿Estos niños se sentirán injustamente tratados por los demás?¿Por venganza tomarán un camino aún peor que el de sus padres?¿Es esto una cadena sin fin? Aisssss…

    peña Loren

    28 noviembre 2014 at 18:30

  3. Gracias por el enlace, muy bueno. Interesante lo de la epigenética. Pero en el que caso que nos ocupa (y que nos preocupa mucho menos), son niños hipermimados y consentidos sin traumas aparentes, a los que “la sociedad”de golpe les quita buena parte de sus privilegios y los avergüenza delante del mundo (o eso me creo yo).Su huella epigenética ¿los llevará a cometer delitos como sus padres o más gordos?, o si de verdad sienten vergüenza ¿intentarán limpiar el buen nombre familiar? (a los Pujol & family ya los ha pillado tarde, eso sí,muy ricos, a ver los nietos).

    peña Loren

    29 noviembre 2014 at 11:19


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: