Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Un niño en brazos

with 4 comments

Reflejo de Perez-CMe ha costado encontrar el titular, porque originalmente y en secuencia a la entrada del 26 de marzo, iba a titularlo “Cómo coger un niño en brazos”, pero nuestros lectores iberoamericanos podían contrariarse porque los niños no se “cogen”🙂. “Tomar un niño en brazos” podía ser más aceptable, pero en España es un término que se usa poco y “tomar” también tiene otras acepciones.

Con las licencias debidas y, escribiendo en español castellano:

Para explorar adecuadamente a un niño, pocas cosas como levantarlo, por lo menos mientras lo permita su peso, más o menos hasta lo 20 kilos.La mejor exploración neurológica empieza tomando un lactante o niño pequeño en brazos. En parte, que esto se produzca sin resistencias y/o llantos dependerá de la posición en que esté el niño y, también, de nuestro plano de aproximación y la suavidad con que maniobremos.

A mi me enseñó a levantar un recién nacido sólo con la mano izquierda Nelson K. Ordway, neonatólogo de cuando aún apenas se había inventado la Neonatología. La mano en pecho del bebé, el pulgar debajo de la axila izquierda y el dedo medio en la derecha, utilizando el índice para sujetar o mover la cabeza, la espalda del niño hacia arriba. Te queda la mano derecha libre para movilizar, auscultar o realizar esa maniobra de Pérez-Carbonell tan útil para asegurarte de la integridad neurológica del neonato. Claro que el Dr. Ordway era un hombretón con un cierto parecido al actor Lee Marvin, cuyas manos enormes podían perfectamente con un neonato incluso aunque fuera un macrosómico de 4.5kg. Los varios miles de veces que lo he hecho siempre me han servido para asegurarme de que el niño estaba bien.

Tomar un niño, ya más mayor, de los brazos de su madre puede provocar una resistencia inmediata y llanto. El bebé gira la cabeza hacia la espalda de la madre y se inician las dificultades. Generalmente a mi me da la sensación de que las madres transmiten a los bebés una información negativa sólo con el tacto. A veces noto que la madre dice: “Ande, vete con este señor…” al mismo tiempo que lo sujeta con firmeza porque no quiere dejártelo. Son reflejos naturales del “bonding” del apego madre-hijo. Si pasa, es que has empezado mal. Además de ponerte a la altura de la madre hay que obtener su colaboración por acuerdo verbal o gestual. Estoy convencido que los niños “que no se sueltan” es porque, en su fuero interno, la madre teme que algo indeseable le suceda al niño, que se caiga o que se lo quiten. Y eso lo transmite al bebé.

Como a todo el mundo, me he topado ocasionalmente con niños que no se dejan tocar y con escándalos considerables de llantos y pataletas. Pero me atrevería a asegurar que la causa no es el niño: o soy yo que no lo he hecho bien, o es la madre que no está cómoda con la situación, angustiada o temerosa.

Mirar al niño a los ojos, dirigirse de palabra a él, evitar gestos violentos y rápidos, acercarse de lado, sentarse en la camilla junto a él son todos movimientos prudentes y eficaces. En cuanto el niño tenga capacidad de entendernos, a partir de los 3-4 años, lo mejor es dirigirse directamente y pactar, negociar todo el contacto con todas las explicaciones necesarias. Y no engañarle. La fundamental confianza se pierde en cuanto la realidad se oculta. Tampoco valen los sobornos. Piruletas o chismes carecen de interés para cualquier niño que no confíe en los que le rodean. Y mucho menos las amenazas. A los niños hay que hablarles con un lenguaje natural, simple y comprensible y aunque los padres o acompañantes intenten traducirlo a lenguaje infantil facticio de diminutivos ridículos y vocecillas, hay que mantenerse lejos de todo ello. Los niños son niños e inmaduros, pero no son bobos.

Pero, claro, todo esto son recomendaciones “teóricas” y nada hay mejor como aprender a manejar a los niños con alguien experto y hábil.

X. Allué (Editor)

 

 

Written by pedsocial

20 abril 2015 a 7:34

Publicado en 1

Tagged with , ,

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Esa forma de tomar en brazos a los bebés recién nacidos, siempre ha tenido un efecto en los padres,para mí sorprendente ,pues mientras nosotros los pediatras lo hacemos de una forma natural, en los padres primerizos, observas una cara de terror pensando que su niño de cristal y plumas va a sufrir algún daño, seguida de otra de admiración al ver que el niño está tranquilo sin llorar como diciendo: uau, ¿cómo lo hace?

    En la consulta yo tuve muchos años una escalerita que hice construir a los carpinteros del hospital, solo tres pequeños escalones que se pintaron de colorines, y que eran para acceder a la camilla de pediatria y poder explorarlos (entre dos y diez años más o menos). Tuvo un éxito impensable: nada más entrar por la puerta, se dirigían directamente a la escalerita, lo que facilitaba mucho seguir con la exploración, ya que la misma se producía en un lugar dónde ellos habían llegado solos.

    peña Loren

    20 abril 2015 at 12:40

    • Mi escalerilla sólo tenía dos escalones y era del estilo de mobiliario clínico: tubo de acero y escalones con cobertura de goma negra. Muy segura y muy “fría”. A los niños había que invitarles a usarla. Debo aclarar que en una consulta especializada los niños no venían más que un par de veces y no les daba tiempo a familiarizarse con el entorno. Pero compro la escalerita de colorines de la Dra. Loren. Buena aportación.

      pedsocial

      20 abril 2015 at 19:12

  2. alzarlo dicen algunos amigos… Alzarlo en brazos, alzarlo aupa.
    También en Asturias y Galicia lo cogen al cuello, no en brazos. Y se refieren a que el infante abraza-.

    clara

    23 abril 2015 at 7:47

    • Gracias por la aportación. Alzar también se utiliza en catalan: “alsa” o “alça” se les dice a los niños para que se levanten o para que levanten los brazos para cogerlos. “Aupa” es arriba en euskera, incoporado al español por los cientos de amas de cría vascas que amamantaron españolitos con posibles por toda la geografía durante la primera mitad del siglo pasado. Por cierto, ama es también madre en euskera.

      pedsocial

      23 abril 2015 at 18:42


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: