Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Estupidez parental

with 3 comments

Not her cup of teaPadres estúpidos sería un mejor titular, pero he preferido dejarlo como genérico. Y todo sea sin ánimo de ofender, aunque si quiero recordar el refranero: “El que se pica, ajos come“.

La cuestión no es que haya padres estúpidos, ni que se vuelvan estúpidos por la paternidad. Es que, como dice la Biblia, el número de los estúpidos es como el de las arenas del desierto. Hay muchos. Y no existe una forma legal de impedir que tengan hijos.

Como a cualquier otro profesional me ha tocado lidiar con la proporción de estúpidos correspondiente a mi ocupación, para mi desesperación y para la desgracia de los niños. Me los he topado de ambos sexos y del otro, de todas las edades: primerizos y veteranos, que ya es dolor. Incluso transgeneracionales cuando abuelos acompañan a la familia a la consulta, con la tremenda carga hereditaria que todo eso representa.

Debo aclarar que he tratado a todo el mundo con la mayor consideración y la mejor educación posible, me he comido mi indignación y sólo en muy escasas y extraordinarias ocasiones he actuado punitivamente contra la estupidez. Sólo cuando la salud, la integridad y posiblemente la vida del niño estaba en peligro. Por acción punitiva debe entenderse poner el caso en conocimiento del juzgado correspondiente o de los servicios sociales de protección a la infancia. Siempre me he resistido a darle un mamporro al estúpido o estúpida por más que se lo mereciese.

También debo aclarar que mi criterio de selección de estúpidos se centra en eso que se conoce como sentido común, a pesar de ser el sentido común, como dice el antropólogo Clifford Geertz, una construcción cultural. Digamos que el mío se enraíza en lo que así se entiende en las sociedades occidentales urbanas en relación con la crianza y atención de los niños. No siempre es fácil y no tengo la seguridad que fuera siempre justo. La definición que aporto de estupidez no se refiere a limitaciones básicas intelectuales como la oligofrenia o el retraso mental. Entiendo la estupidez parental como aquellos aspectos de comportamiento, de la conducta, de ausencia de criterio, coherencia, consistencia y elemental prudencia. De alejamiento de la realidad, egoísmo insustancial (e insustanciable), insensatez, tendencia a los errores repetidos y contumacia en ellos.

El anecdotario podría ser ilustrativo, pero no me atrevo a aportarlo pues, al ser diverso, podría dar lugar a interpretaciones múltiples por no haber expuesto los detalles con suficiente claridad por mi parte. Bueno, uno sólo:

Un preescolar de 18-20 meses es ingresado por unas quemaduras leves, al parecer accidentales. Al revisar la historia resulta ser el tercer ingreso por problemas traumáticos a esa corta edad. Cuando me dirijo a ver al niño me encuentro al padre en la sala de juegos de la planta jugando con el niño con un mechero de gas, encendiéndolo con la llama al máximo. Tras reprenderlo mínimamente, inquiero por el origen de las quemaduras motivo del ingreso y el personaje me explica que al niño lo ha quemado la madre que fuma mucho y que justo en ese momento ha salido a fumar al pasillo. Entra la dama, una “barbie” con todas la pinturas de guerra, quien al hacerle notar los riesgos repetidos responde que el niño es suyo y que ellos hacen lo que quieren con él.
Al juez. Les retiran la patria potestad y se inicia un procedimiento judicial.
A la mañana siguiente me anuncian la presencia de un señor (un señor muy señor, dice la administrativa) que quiere verme. Este tercer personaje, un prestigioso abogado local, elegantemente vestido con un terno de raya diplomática y portando un carterón, se identifica como el abuelo paterno del niño y en la misma frase incluye ese consabido “…y usted no sabe con quien está hablando…

 

Supongo que a esta altura del relato alguno puede preguntarse por cual de las ventanas del hospital pensaba tirarlos a los tres. No fue ese el final de la historia y tampoco hace al caso. Sólo señalar que el niño fue debidamente protegido. Pero, y lamentablemente, esos grados de estupidez no tienen remedio.

Conviene mantener la vigilancia y la serenidad en todos los casos. Hay que pensar sobretodo en qué es lo mejor para el niño. En caso de entender que éste precisa protección fuera del ámbito familiar, recoger cuidadosamente todas las pruebas y los testigos que puedan conducir a una solución efectiva del contencioso que indudablemente ocurrirá. Y atrincherarse para la siguiente ronda, que habrá más.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

27 abril 2015 a 6:27

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. La pena es que en ocasiones el miedo a las amenazas, a la agresion verbal/fisica, a reclamaciones, esas que debes evitar a toda costa para que te “acrediten” o no te penalizen la productividad ( pese a que el padre reclame ” se le informe por escrito en que articulo de la constitucion pone que a un bebe de 2 meses no puedan darte de comer pucheros , o hacer con su hijo lo que quiera”, literal) pueden hacer que no iniciemos acciones para proteger al menor , sin mas intencion que esa, protegerlo. Potejer a los menores es obligacion de todos, pero los profesionales de salud con mas carga de responsabilidad. Ningun menor deberia quedar desprotegido por miedo a reclamaciones, agresiones o amanezas, por lo que el profesional tambien deberia estar protegido y respaldado.

    ana

    27 abril 2015 at 19:26

    • Mis simpatías. Lo que se le puede decir es que el artículo 9 apartado 2 dice que los niños tienen derechos propios, además y por encima de los derechos de sus padres. Y que, por cierto, si ese padre no los respeta, seremos nosotros los que le llevaremos ante el juez.
      Que como le den “pucheros” a un bebé de 2 meses y el niño vomite o enferme, también lo llevaremos ante el juez por malos tratos. Y que la interpretación de si el trato que se le da al niño es bueno o malo es un privilegio que me da la constitución que defiende mi ejercicio profesional.
      A cara de perro.
      Eso y un montón de paciencia…

      XA

      pedsocial

      27 abril 2015 at 21:48

  2. Muy bien Xavier, gracias por la información, siempre está bien eso de tener respuestas legales a mano, pues tal como cuenta Ana más arriba esas situaciones se dan con más frecuencia de la que desearíamos y la proporción de padres estúpidos es la misma que la de estúpidos que hay en la población general, osea, muchos.

    peña Loren

    30 abril 2015 at 8:50


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: