Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Cómo explicar el terrorismo… a los niños (París 13N)

with 3 comments

PSNo es fácil explicarnos el terrorismo a nosotros mismos. Se puede parafrasear a Clausewitz cuando se refería a la guerra, como que es la forma de proseguir la política por otros medios. Tampoco es un invento moderno. En la plaza dónde estaban los juzgados en la ciudad donde viví mi infancia, había una estatua de bronce con la inscripción “Terror romanorum“, apelativo que dedicaron a un guerrero lusitano que dos siglos antes de la era cristiana combatía al imperio.

Lamentablemente se repite la tendencia de llamar terrorismo cualquier acción violenta de minorías contra grandes poderes establecidos, mientras que se llama “guerra” a las acciones violentas entre poderes más o menos equiparables. A ello se le puede añadir toda suerte de circunstancias que complican la realidad. No, no es fácil explicar el terrorismo.

Cuando suceden sucesos luctuosos como los ocurridos en París el pasado viernes, en lo que respecta a los niños, la tendencia es a evitar su exposición a ese tipo de noticias: ojos que no ven… Sin embargo, la profusión de las noticias en medios de comunicación a los que los niños tienen acceso habitual, puede hacer eso imposible. No sólo del cuadro general, sino de algunos detalles que se destilan y llegan a los niños, como puede ser el empleo de los terroristas de sistemas de comunicación basados en juegos electrónicos de consolas. O que los ataques se hayan dirigido contra un estadio de fútbol como al que ellos pueden acudir cualquier fin de semana con la máxima ilusión de seguir a su equipo favorito. Es inevitable que en el patio de recreo se intercambien este tipo de informaciones.

Padres y educadores pueden encontrar dificultades para responder a preguntas de los niños sobre estos temas. Lo que no se puede hacer es eludir el tema con evasivas porque la realidad es muy tozuda.

Evidentemente que a los más pequeños se les debe informar con respuestas concretas a preguntas concretas, aunque ese esquema pueda sonar a leninismo, tiene la virtud de ser muy útil ante cuestiones más o menos comprometidas o embarazosas como el sexo, la religión o la justicia. Pero a ellos y a los más mayores, se les debe insistir en reforzar la idea de seguridad. Que se trata de acciones puntuales y que es muy improbable que exista un riesgo concreto para ellos. De otra manera sólo contribuiríamos a continuar el propósito atemorizador de los perpetradores de los ataques.

También puede ser conveniente reducir la cuestión de “buenos” y “malos” a “violentos” y “no violentos”, en la idea de que todo el mundo tiene derecho a defender y expresar sus ideas siempre que lo haga pacíficamente y sin intentar imponerlas por la fuerza. Y que, sin embargo, las fuerzas del orden tienen la autoridad de utilizar precisamente esa fuerza en nuestra defensa.

Igualmente conviene aclarar que no hay razones religiosas en los conflictos, aunque tal pueda resultar especialmente difícil en las circunstancias actuales cuando las religiones son utilizadas por diferentes actores como justificaciones de sus actos.

Con todo, las declaraciones bélicas de algunos dirigentes y sus actuaciones, como el actual presidente de la República francesa, no ayudan mucho a poder explicar planteamientos pacifistas. Y todo ello va a ser más difícil de explicar.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

17 noviembre 2015 a 10:30

Publicado en 1

Tagged with , ,

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ayer tuvimos animado debate sobre el tema en casa. Cuatro niños de 11-10-10-9 años.
    1. E., 10 años.
    – Mamá, pero cómo se puede estar tan pirado como para ponerse un cinturón de explosivos y explotar.
    – Pues porque les prometen que serán mártires y en el paraíso tendrán 11.000 mujeres desnudas moviendo las tetas.
    – Pero si van a estar muertos, mamá, qué más da cuántas mujeres haya. ¡Van a estar muertos!
    – Hija, pues tú que tienes diez años eres capaz de razonarlo. Ellos no.
    2: G., 11 años
    – ¡Pero si eran franceses! ¡No eran marroquíes! (dice marroquíes porque en su cole no hay sirios, vaya; hace un megamix de nacionalidades)
    – De tercera generación, sí. Pero creen que la situación de pobreza en la que viven, de falta de oportunidades, es culpa de que sus abuelos se vinieran a Europa. Y piensan que atacando Europa y volviendo a Siria tendrán más oportunidades, vivirán mejor, no sé.
    – ¡Pero eso les pasa por no haber estudiado! ¿Y cómo piensan que van a vivir mejor si se explotan?
    – Pues ya ves. Eso pasa por ignorancia, por creer las cosas que les prometen.
    3. S., 10 años.
    – Mamá, ¡pero es que los franceses han bombardeado Siria esta noche! ¡¿Y si había mucha gente normal viviendo allí?! (esto es capaz de razonarlo una niña de diez años; un presidente francés, no)
    4. L, 9 años.
    – Pero ¿por qué no se pueden llevar todos bien?

    No obstante, el mayor no quería ir al colegio por si aparecía un yihadista a la hora del patio. Nosotros les hemos dichos que tú puedes echar la primitiva toda tu vida y que no te toque jamás, o echarla una vez y que te toque. Y que esto es igual. Puedes esconderte en tu casa y que te toque justo el día que vayas a hacer la compra, o puedes hacer tu vida normal y que (lo que es lo más probable) no te toque jamás encontrarte con un yihadista.
    Y a una de mis hijas le han dicho que podían hacer una redacción (voluntaria) sobre el tema, y no sabes el wasap del curso… que les parecía fatal, que era un tema muy macabro… Yo les he dicho que no me parece mal. Que hablan del tema en el patio, a la salida de clase, en casa. Que no está mal que puedan poner por escrito sus miedos y los que les preocupa y su visión de las cosas.
    Y no. Mis hijos no han visto ni una sola imagen del tema. Hasta los doce años no se ve el telediario en casa.

    Marisol

    17 noviembre 2015 at 12:04

    • …tus niños son unos niños normales. Confío que serán también unos adultos normales. Hay muchos, pero no se dejan ver…

      pedsocial

      25 noviembre 2015 at 9:16

  2. […] este blog nos hemos ocupado brevemente en indicar cómo se puede explicar el terrorismo a los niños. Pero eso sólo vamos a poder hacerlo si somos capaces de explicárnoslo a nosotros mismos. Para […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: