Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Acoso escolar y ciberacoso

with 4 comments

images-2El acoso escolar todos sabemos lo que es. El ciberacoso es una palabra nueva pero también la hemos incorporado al vocabulario. Miles de niños son víctimas a diario de actos de violencia verbal, psicológica, mental, moral, social en el ámbito escolar–, ocasionalmente, fisica–o a través de los sistemas de comunicación que proporcionan las nuevas tecnologías TIC ( o TRIC, con la “r” por relacional que son las redes sociales).

La organización Save the Children en su capítulo español acaba de publicar un extenso informe sobre el tema con el título de “Yo a eso no juego” disponible en formato .pdf https://www.savethechildren.es/sites/default/files/imce/docs/yo_a_eso_no_juego.pdf. Exhaustivo en señalar la incidencia por sexo (niñas o niños) y por regiones geográficas. En este blog ya hemos publicado varias entradas bajo el epígrafe inglés de “bullying” revisables en este enlace.

La violencia entre iguales contiene dos sujetos que requerirán atención desde nuestro punto de vista: el acosado, la víctima, y el acosador. Curioso es que en el informe de Save the Children los informantes dicen que no saben porqué ni para lo uno ni para lo otro. Difícil cuestión cuando sucede sin explicación.

El caso es que existe y la obligación de todos: familias, escuela, profesionales dedicados a los niños es identificarlo y combatirlo por tdos los medios.

Lo primero es, sin embargo, conocerlo: leed el informe de STC.

 

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

25 febrero 2016 a 6:57

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Recomiendo también, no solo para el ciberacoso sino para todas las formas de acoso en la red (que son muchas y muy espeluznantes) el curso online de red.es “Seguridad TIC y menores de edad” que se abre varias veces a lo largo del año (http://formaciononline.chaval.es/) y los contenidos formativos que comparten (http://formacion.chaval.es/contenidos). Yo hice el curso el año pasado y se te ponen los pelos de punta de todo lo que pueden encontrarse nuestros hijos por ahí.

    Marisol

    25 febrero 2016 at 8:26

  2. En el acoso escolar existen, desde mi punto de vista, tres elementos y no dos, y como docente trabajo tres elementos y no dos.

    (Usaré neutro, que en español coincide con el masculino, pero acosadoras y acosadas también existen)

    El primero sin duda es la víctima, es a quien más atención y apoyo dedico. Hay que protegerla lo primero, y además dotarle de nuevas estrategias de relaciones sociales, asertividad y autodefensa (no me refiero a kárate)
    El segundo de los obvios es sin duda el acosador ( o acosadores) Hay que evitar que acose a esta víctima, pero también hay que trasmitirle la necesidad de abandonar la vía del acoso como autoafirmación. La intervención educativa en estos casos es muy complicada, pero también pasa por habilidades sociales y asertividad. Muchas veces esta intervención está muy muy reñida con la educación en casa. Muchos de los acosadores son hijos de acosadores. El objetivo es romper la cadena.
    El tercero es menos obvio pero no menos importante. El acoso escolar se produce en un entorno atestado de personas que no lo evitan, por estar de acuerdo, por no meterse en líos, por falta de capacidad de reacción, por inercia social… Es muy importante ser consciente de que sin la aquiescencia y a menudo aplauso de una mayoría, el acosador no es nadie. Si conseguimos que la masa de chavales esté firmemente en contra de las prácticas abusivas y esté dispuesto a intervenir, a apoyar al que interviene y a estigmatizar más al acosador que a la víctima habremos ganado mucho no sólo en un caso concreto sino en prevención futura.

    clara, profe de secundaria.

    27 febrero 2016 at 11:52

    • Buena aportación. Entiendo que parte de nuestro trabajo (de pediatras, enseñantes, trabajadores sociales, familias) es vigilar, educar y dejar bien claro que el acoso no es aceptable desde ningún punto de vista a los niños.
      Otra cosa es el medio ambiente cultural. Muy lamentablemente se escucha a adultos comentar que “eso ha pasado siempre”, recordar “novatadas” de la mili o el colegio mayor o bromas más o menos pesadas con una peligrosísima condescendencia. Y, también, la escasa condena del acoso por parte de opinadores y editorialistas de los medios de comunicación. El acoso y el ciberacoso son maldades, plagas que afectan a nuestra sociedad y que hacen más daño que la gripe o el virus zika. Y reto a los epidemiólogos a demostrar lo contrario.
      Gracias, Clara.

      pedsocial

      27 febrero 2016 at 14:11

      • A eso me refiero con que la intervención educativa contra el acoso va en oposición al ambiente familiar en más de un caso. En algunas familias las relaciones son violentas en lo físico y/o en lo psicológico y el patrón de abusar del débil es asumido como natural. Con esas familias te topas muchas veces en caso de acoso escolar, porque son esos niños educados en la violencia los que más veces juegan a ello. También pasar por un partido de fútbol infantil da pistas de dónde nace la violencia

        clara, profe de secundaria.

        27 febrero 2016 at 19:59


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: