Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Archive for diciembre 2017

Dangerous words/Palabras peligrosas

leave a comment »


La prestigiosa revista The Lancet se hace eco en su editorial de la semana pasada de una información sobre palabras que se van a excluir en los informes del Centro para el Control de las Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, en Atlanta, Georgia. Segun ha difundido el Washington Post Journal  del 15 de diciembre, las palabras excluidas eran: “vulnerable,” “entitlement,” “diversity,” “transgender,” “fetus,” “evidence-based” and “science-based.”  

Como cualquiera que lo lea, y nosotros desde este rincón, nos movemos entre la perplejidad y la incomprensión, preguntándonos si es que algo se ha perdido en la traducción, ya sea entre el lenguaje oficial y el corriente o entre el inglés y el español. Aparentemente esa prohibición se origina en las Oficinas del control de gasto y de vigilancia para la protección de los derechos del consumidor, teniendo en cuenta los que pueedan ser la spreferencias de los ciudadanos (!!).

De alguna forma refleja la predominancia de ideologias ultraconservadoras y creacionistas de la era Trump en los Estados Unidos. O quizá sólo sea el epítome de la estupidez. La imposición del lenguaje supuestamente “conveniente” o correcto, la denunció hace 80 años George Orwell cuando acuñó en su novela distópica “1984” la idea del “newspeak”, un lenguaje controlado por la dictadura totalitaria representada en el texto. Ya han pasado más de 30 años de esa referencia ominosa y lo que ha sucedido, y muy a pesar de totalitarismos diversos, es la Internet. Si alguien cree que en la era de la Internet modificando el lenguageva a controlar la realidad, está tan equivocado como los promotores eclesiásticos del Index Librorum Prohibitorumque con tanto entusiasmo emplearon los inquisidores del Santo Oficio. (Ya hemos publicado paralelismos entre la aparición de la Imprenta y la de la Internet)

Los que defendemos los derechos de los niños, especialmente sus derechos a la salud, de caracter universal, nos unimos a la denuncia de estas actitudes (o quizá estas majaderías abstrusas) por lo que puedan afectar a la libertad de investigación y la promoción de la salud de todos.

Y también con el convecimiento que en este próximo año de 2018 que comenzamos, con un poco de suerte, veremos alejarse un poco más en el olvido las profecías de 1984…

FELIZ AÑO NUEVO…and a very Happy New Year

X. Allué (Editor)

(La foto que acompaña este texto es de Jim West/Science Photo Library)

 

Anuncios

Written by pedsocial

26 diciembre 2017 at 13:07

Felices fiestas-Bones festes-Season’s greetings

leave a comment »

Felices fiestas del solsticio

Written by pedsocial

23 diciembre 2017 at 7:17

La tercera pata de la salud

leave a comment »

La tercera pata de la salud

Ya son casi setenta años de la definición de salud acordada por la Organización Mundial de la Salud en su constitución. Se definió la salud como el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Además se definió que la salud es un derecho humano fundamental.

El mundo ha dado muchas vueltas, somos el triple de gente que entonces y, en general, la salud ha mejorado para casi todos.

Los esfuerzos, sin embargo, no se han ido desarrollando de forma homogénea. El progreso de las ciencias biomédicas ha aportado enormes avances de la medicina que, aplicados a la salud, han salvado millones de vidas, curado incontables enfermedades y evitado o prevenido muchos millones más. La medicina de los últimos cincuenta años ha estado caracterizada por su eficacia. Por primera vez en la historia los médicos han visto recompensados sus esfuerzos con la curación y resolución de múltiples problemas de salud, después de siglos de dedicarse a contemplar la evolución de sus enfermos sin nada que ofrecer más allá de apoyo y consuelo. Nuevos métodos diagnóstico por la imagen o análisis bioquímicos han permitido precisar diagnósticos con exactitud. Antibióticos, cirugía resolutiva, hormonas que reponen las deficientes, anestesia, vitaminas, agentes quimioterápicos… ofrecen soluciones eficaces a lo que antes fue incurable.

A ello se suma la ingente labor realizada por los profesionales de los cuidados, enfermeras y técnicos, cada vez más competentes y dispuestos.

La salud mental también ha recibido atención y se ha beneficiado de los avances de la bioquímica y la farmacología. Y de una percepción más realista y humana de los trastornos mentales, antes sólo sometidos a la reclusión manicomial.

Sin embargo, tanto la salud física como la mental, han visto fallar su eficacia cuando las condiciones, el entorno social, no ha acompañado las soluciones a las enfermedades. La pata social de la salud ha sido la que menos se ha beneficiado del progreso.

Hasta cierto punto, la medicina ha mantenido la tendencia de ocultar su ineficacia atribuyendo a condicionantes sociales sus fracasos o impotencias. Cuando no se dispone de un buen remedio, se afirma que se trata de un problema social. Los ejemplos son múltiples, pero uno reciente y flagrante fue la eclosión de la infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) al final de los años 70 del pasado siglo. Hasta que no se descubrió el agente causal se consideró un problema sociocultural o incluso étnico (las cuatro “haches”: heroinómanos, homosexuales, hemofílicos y haitianos). La enfermedad de Alzheimer o la obesidad son problemas sociales (¡).

No se puede negar que considerables avances sociales han contribuido a la salud y el bienestar de los ciudadanos de todo el mundo. El acceso a la vivienda digna, la sanitarización de las ciudades, las medidas de prevención de accidentes o la alimentación adecuada, han alcanzado a una parte cada vez más mayoritaria de la población mundial. En lo que se conoce como el primer mundo, Occidente, todos esos soportes a la salud de la población están prácticamente garantizados, aunque la recesión económica de los últimos pocos años lo haya puesto en crisis.

Es más bien en el manejo, diagnóstico y tratamiento de los aspectos sociales del enfermo donde se aprecian defectos, huecos, desfases, brechas que, de no salvarse, la atención a la salud se resiente.

Si se contempla la larguísima tradición, de siglos, de los profesionales de la medicina y la quizá formalmente no tan larga, pero indudablemente desarrollada ampliamente de los profesionales de la enfermería, la diferencia con profesionales auténticos y dedicados del trabajo social sanitario, no cabe duda que las diferencias de magnitudes son abismales. La proporción de profesionales de la salud en relación con profesionales del trabajo social sanitario dedicados a la atención sanitaria rara vez es de más de 1/250, aún en los países más desarrollados.

Desde aquí apostamos por ponerle remedio a esas diferencias desde el convencimiento de que es y será un factor determinante de la salud de las gentes en los años venideros. Esa es la razón de ser del Máster de Trabajo Social Sanitario que lleva a cabo la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Xavier Allué (Editor)

Written by pedsocial

20 diciembre 2017 at 6:13

Homework

leave a comment »

Homework is a social issue all through childhood. We have addressed the matter at least three times in the past https://pedsocial.wordpress.com/?s=Deberes. It is not just educational. It is social as involves, of course, the children, the parents, the teachers, the school system (advisors, authorities, and regulators), the home environment and planning and, eventually, the health universe of children, parents, and teachers. Its complexity may, indeed, drive you crazy.

Pros and cons abound and have evolved over the years. Some are related to changes–improvements–in schooling and some other in changes in the family settings, the number of children per family, the access to employment of mothers and huge developments in cyber-access to information through the Internet. Also the perception of homework by the main subject: the children.

Cultural differences may get lost in translation. Whereas in English speaking countries homework is understood, literally, as work you do at home, out of the school, or grown-ups out of the office o whatever job they may have, in Spanish homework is called “deberes“, that is duties, a definite form of obligation or also debt, something you owe to the school, a much more negative perception. All in all, most children, if given the choice, would vote homework down.

Homework also collides with the always growing set of extracurricular activities, those being music, sport, ballet, church or community affairs, as well as many others not contemplated by the school curricula.

It is absolutely necessary to assure that homework is work for the children, but very often ends up as work for the parents. The contribution of parents to formal education should be as encouragement, providing tools, books, and space, but should not force the parents to go back to school once more again with each child.

Of course, the amount of homework varies with age. Some experts have advised to grow by 10 minutes for grade-year. Therefore first graders would do 10 minutes, second graders 20, and so on. Teens could take up to two hours. We feel that should be a very MAXIMUM.

Or nothing at all. The argument of parents implication in their children education should take some other path. It should be taken into account many parents may not be up to the job of helping their children, they themselves lacking the skills o the educational level. Recent immigrants may bump into language difficulties and cultural distance.

At any rate, homework should be limited, appropriate to age and family settings and never, ever, be used as “punishment”.

We are not making homework a clinical category to be included as a potential psychosocial problem. But health professionals and educators ought to be aware it is an activity that might weigh onto some other difficulties a child may have, and give it proper consideration.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

18 diciembre 2017 at 7:01

Publicado en 1

Tagged with , ,

Tabaco y prematuridad

leave a comment »

Mi amigo Manuel Sobrino recordaba hace unos días la repercusión que estaba teniendo la disminución del consumo de tabaco sobre la incidencia de prematuridad en los embarazos. Parece haber una relación directa y de ello nos congratulamos. En comentarlo, nos hemos referido a que esa disminución del consumo de tabaco durante el embarazo tiene también otros efectos positivos indirectos.

Al fin y al cabo, fumar, que es un placer, como dice el cuplé, y lo mismo que otras toxicomanías, es un fenómeno cultural. La historia del consumo de tabaco durante el siglo XX, que es cuando sus efectos negativos se han hecho más patentes, es la de un movimiento cultural directamente concebido y promovido por las grandes empresas tabaqueras internacionales, sobre todo, las norteamericanas. Junto a ello, al haberse decidido que era un tóxico legal, los gobiernos lo han favorecido ampliamente por los considerables ingresos fiscales que generaba (y genera). Y no menos todos los beneficios económicos ilegales de su tráfico por fuera de los canales controlados. Todavía en este país el 50% del tabaco que se consume es de contrabando.

Fumar cigarrillos comenzó un “boom” notable a partir de la 1ª Guerra Mundial, al incluirse las cajetillas de tabaco entre las provisiones de los soldados en conflicto. El discreto efecto tranquilizante de la nicotina era su principal motivo de consumo. Que fuese una costumbre mayoritàriamente masculina contenía no pocos elementos simbólicos, algunos tan atávicos como el hombre era el que “poseía el fuego”. La imagen del fumador se confundía con una masculinidad icónica, desde Humphrey Bogart hasta el hombre del Marlboro Country. “El que espera a una muhé, con el “sigarro apagao“…cantaba, creo que, el inefable Manolo Caracol hace ya 12 lustros.

En el último tercio del siglo pasado se generalizó el consumo de cigarrillos–y no otras formas de fumar como la pipa o los cigarros puros–entre las mujeres. Así han ido tomando el relevo de los hombres, que empezaban a notar la incidencia de enfermedades pulmonares y, especialmente el carcinoma broncógeno y los carcinomas de vejiga urinaria. A mi modesto entender, ha sido la conciencia de que el tabaco es el causante de tales enfermedades graves y mortales lo que ha conducido al abandono del tabaco entre los hombres, mucho más que las campañas antitabaco y las prohibiciones de su consumo en locales e instalaciones. Las mujeres fumadoras aún no han vivido lo suficiente con el hábito como para que manifiesten los efectos deletéreos del tóxico, aunque los indicios son de que ese es el camino.

La conciencia de que el embarazo es un momento de especial riesgo de que los tóxicos puedan afectar al feto es antigua. Se ha llegado a afirmar que la hiperemesis gravídica es un atavismo protector para que la embarazada no ingiera frutos u otros alimentos que puedan afectar al feto. Lo del tabaco sólo ha comenzado a figurar entre las prevenciones y admniciones que se hacen a las embarazadas, tanto por parte del personal sanitario, como del entorno familiar y social recientemente. Pero está costando.

En este blog no hemos referido al problema del tabaquismo en varias ocasiones: como parte de los riesgos ambientales, en relación con las toxicomanías maternas, con la epigenética, la legislación antitabaco, el tabaco y los niños, incluso la consideración de que el consumo de tabaco durante el embarazo podría considerarse una forma de maltrato infantil o negligencia.

El consumo de tabaco ha sido y es una actividad con un claro componente social y cultural. Queremos entender, y así se lo comentábamos al Dr. Sobrino, que la concienciación de que el tabaco es una causa de prematuridad puede llevar a las mujeres embarazadas que eran fumadoras, también a adoptar otras medidas preventivas y de evitación de riesgos en ámbitos diversos como la dieta, el ejercicio, la actividad sexual, la propia actividad laboral, los viejes y tantos otros factores que forman parte de las causas de riesgos para el embarazo, especialmente el parto prematuro. Limitando el tabaco se conciencia también a las embarazadas a extremar sus precauciones, todas sus precauciones. Un efecto social, incluso cultural, cuando resulta de mal ver que una embarazada encienda un cigarrillo en público.

X. Allué (Editor)

La imagen que acompaña ese texto fue publicada por el periódico inglés The Sun

 

 

Written by pedsocial

14 diciembre 2017 at 7:26

Publicado en 1

Tagged with ,

Eugenesia

leave a comment »

En algun deliri vuitcentista va aparèixer la idea que es podia millorar al gènere humà optimitzant la seva dotació genètica. Probablement originada pel desenvolupament de la ramaderia, que cercava millorar rendiments amb la manipulació de les mescles genètiques dels animals, va néixer la idea que es podia crear una raça superior promovent la procreació dels exemplars més afavorits i eliminar els que ho eren menys o els tarats.

Alguna cosa va haver de la interpretació de les teories de Darwin, que va dur a Herbert Spencer a encunyar la idea de “la supervivència dels millor dotats”. I, tot barrejat, a la cerca d’exemplars millors de l’espècie humana, fiant-ho a la selecció genètica. Prou però que ho va desmuntar Albert Einstein quan una bella dama li va dir que ajuntant la seva bellesa amb la intel·ligència del físic podrien produir uns fills extraordinaris. Einstein va replicar que també podien sortir amb la intel·ligència de la dama i la bellesa del físic, que sempre cal posar als imbècils al seu lloc.

Esgarrifa però, que aquestes alçades de la història, l’eurodiputat pel partit dels Ciutadans i segon a la llista del senyor Rivera, Javier Nart, hagi afirmat que els pares de nens amb discapacitats s’haurien d’esterilitzar. Tal com sona. Els seus votants o la seva representant a Catalunya, senyora Arrimadas ¿ho deuen tenir igual de clar? Només un detall perquè us imagineu cap on us poden portar els falangistes reconstituïts.

A banda de passar per sobre la libèrrima decisió que tenen tots els pares en la decisió de tenir-ne fills, ignora les múltiples oportunitats que el consell genètic pot oferir avui dia i les diferents formes de paternitat disponibles a la nostra societat. Interferir amb la integritat del cos de la gent està més enllà dels límits del respecte a la individualitat i la llibertat de les persones.

La procreació té notables components i repercussions socials. Però per sobre de tot està la lliure voluntat d’endegar la no petita responsabilitat de criar fills. Els que ens dediquem a l’atenció dels infants i les famílies i defensar els seus drets hem d’estar amatents i sortir al pas d’ideologies amb propostes que, a banda de desaforades, ofenen el més elemental respecte a la llibertat.

X. Allué (Editor)

NOTA: Hem evitat fer-ne cap referència als antecedents d’aquestes ideologies a la meitat del segle passat a Europa. La “reductio ad hitelerum” fa perdre contundència als plantejaments per la seva obvietat. Però ja veieu per on van.

 

 

Written by pedsocial

11 diciembre 2017 at 6:51

Publicado en 1

Tagged with , ,

Los niños y la constitución española

leave a comment »

Que mañana miércoles, 6 de diciembre, sea dia festivo a todos los efectos para conmemorar la aprobación de la actualmente vigente constitución española, motiva esta reflexión.

En otras varias oportunidades nos hemos referido a esta circunstancia con la crítica a los festivos intersemanales https://pedsocial.wordpress.com/2015/09/28/los-festivos-intersemanales-y-los-ninos-2/ que, con la coincidencia dos días después con una fiesta religiosa de reciente y escasa tradición, deja una semana troceada para desesperación de casi todos: empresarios, trabajadores autónomos, padres trabajadores con hijos, gestores de personal de servicios públicos (médicos, enfermeras, bomberos, etc.), que tienen que hacer mangas y capirotes para cuadrar calendarios y agendas. Sólo los funcionarios menos necesarios y los ricos que puedan ir a esquiar, le sacan algún provecho. Y todo eso teniendo en cuenta que son muy pocos los que conocen el verdadero contenido de la tan traida y llevada constitución y aún menos, incluyendo los católicos practicantes, que sepan que el dia 8 celebra las coyundas de San Joaquin y Santa Ana y la concepción subsiguiente.

Igualmente nos hemos referido a la escasa representación que tienen los niños en el texto constitucional (https://pedsocial.wordpress.com/2014/12/04/la-constitucion-y-los-ninos/). Apenas se refiere a unos derechos que protegen los convenios internacionales que, de no existir, dejaría sin presencia al colectivo infantil. Y también nos hemos quejado que en la CE figure el derecho a la vivienda y, en cambio, no el derecho a los alimentos (https://pedsocial.wordpress.com/2016/12/20/seguridad-alimentaria-la-seguridad-del-acceso-a-los-alimentos/) o la inexistencia de una regulación de la filiacióny/o adopción que mantiene en la precariedad miles de niños sin padres válidos (https://pedsocial.wordpress.com/2016/07/11/la-compleja-situacion-de-la-adopcion-en-espana/).

Animamos a los constitucionalistas, y a los otros que esten desocupados con los festivos, a que repasen estos textos y, si les apetece, nos los comenten. Que siempre serán bienvenidos en esta página.

X. Allué (Editor)

 

Nota: La imagen elegida, con el escudo del pajarraco y los otros símbolos, el vetusto y anticuado ribete decorativo, y el solemne texto inicial, sirven para recordar de dónde sale ese texto legal. Por si se os ha olvidado o no lo sabíais.

 

 

Written by pedsocial

5 diciembre 2017 at 11:33