Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Archive for mayo 2018

Quemaduras

leave a comment »

El otro día estuve visitando una unidad de Grandes Quemados en un gran hospital terciario, por un motivo que no viene al caso (Bueno, los que me conocen, a mi y a mi hermana, ya saben del “caso”). En mi curiosidad pude apreciar que, en aquel momento, habia cuatro niños pequeños ingresados. Tres por accidentes domésticos y un cuarto por un incendio en un domicilio que también se podría interpretar como accidente en el hogar. Tal no debe sorprender porque es en el hogar que, como su origen etimológico refiere, es un sitio donde hay fuego. En la Catalunya antigua, las estadísticas de población se hacían contando “fogars”: el número de fuegos u hogares en un territorio. Quienes no tuviesen ni un fuego, un hogar, donde acogerse, no formaban parte de la realidad.

Y en el hogar es donde más tiempo pasan los niños pequeños, antes de la escolarización. O sea que esa coincidencia: fuego y niños, es el escenario de las quemaduras infantiles. En otras entradas ya nos hemos referido a estas cuestiones. (Ver Accidentes) Y hemos llamado la atención sobre los aspectos sociales de las causas de los accidentes.

En mi visita a la Unidad de Quemados no pude dejar de notar que los cuatro pacientes ingresados eran de familias de emigrantes extracomunitarios recientes. (Sí, ya sé que esto es un eufemismo que, en otros tiempos, se definirían con referencias étnicas o incluso raciales. Pero vamos a dejarlo así.) Con ello, se podría añadir otra categoría: pobres. Pocas dudas ahí.

Esa es la constelación social de las causas de las quemaduras infantiles: familias emigrantes, niños pequeños, pobres o incluso en los límites de la marginación. Seguro que las viviendas no son adecuadas, que el hacinamiento es común, que los recursos para elaborar alimentos suelan ser de fuego vivo y no vitrocerámica, que puede haber más de un niño pequeño en la familia, etc. Luego vienen algunos condicionantes culturales pues las madres suelen traginar con los churumbeles pegados a sus faldas o incluso en brazos o colgados de una pieza de tela (toto wrap o sling) que los acercan a fuentes de calor o llama. O, más comunmente, moviendo liquidos calientes de un lado a otro.

Me comentan las enfermeras de la Unidad: “El maldito té, quema más niños que ninguna otra cosa”. Efectivamente, las escaldaduras son las quemaduras más frecuentes. Las culturas de paises cálidos descubrieron mucho antes que Pasteur, que la única garantía de que el agua fuese potable era hervirla. Pero como Pasteur aún no les había dicho porqué, hervirla sólo no tenía demasiado sentido. Así que la justificación del hervido es la infusión: de hierbas, de raices y otras plantas. Aunque el agua del grifo sea aquí potable, no les va a cambiar el gusto por las infusiones.

No son, por tanto, accidentes. Son incidencias de situaciones sociales que, en si mismas, representan riesgos para la población vulnerable infantil. La prevención pasará por medidas sociales que, a su vez, favorezcan la culturalización que les aproxime al siglo XXI occidental. Eso de la integración de los emigrantes es un poliedro con muchas caras a tener en cuenta.

X. Allué (Editor)

Anuncios

Written by pedsocial

31 mayo 2018 at 7:05

Publicado en 1

Tagged with , ,

“Mindfulness” en Pediatría

leave a comment »

De l’àmbit de psicologia clínica ens arriba el concepte de mindfulness (pronunciat “maindfulnes“) com a contribució als recursos terapèutics i de suport. Manllevat de les cultures asiàtiques hindús, de fa segles que es considera que una consciència plena contribueix al benestar i estabilitat de la persona. Tradicions filosòfiques, espirituals i psicològiques antigues assenyalen la importància de la qualitat de la consciència per al manteniment i millora del benestar. Així i tot, és fàcil no tenir en compte la importància de la consciència sobre el benestar humà perquè tothom en la vida vigil, manté les funcions primàries d’atenció i consciència. No tant però, és que es doni importància a la qualitat y amplitud de la consciència.

Qui tingui temps, pot aprofundir en el significat de mindfulness, tant en el seu origen als textos de Buddha i el mot “sati” que significa alhora atenció i recordar i les pràctiques de meditació, com la seva aplicació actual en psicoterapèutica. La bibliografia és extensa.

Ha estat més recentment que han sorgit veus que troben utilitat en la utilització de mindfulness per a reduir l’estrès i modular les respostes emotives d’infants en situacions diverses. Així s’han realitzat experiències moderadament exitoses en infants amb asma greu perenne, trastorns de conducta o estrès post-traumàtic.

Tampoc ho entenem com a teràpia miraculosa, però sí que estem oberts a què s’estudiïn les possibilitats de l’aplicació en mans expertes i sota els necessaris controls en situacions en les quals la resposta a les tècniques psicodinàmiques no acaben d’aportar resultats eficients. Només cal desproveir-lo de l’exotisme del seu origen i mantenir-lo dins del mètode científic. I contrastar experiències.

Els que ens ocupem de l’atenció als nens farem bé de mantenir una mentalitat oberta i “be mindful” a l’hora de recórrer a tots els recursos que ens puguin ser d’utilitat pel be dels nens.

X. Allué (Editor)

 

(L’image que acompanya aquest text és de mindful.org)

 

 

Written by pedsocial

28 mayo 2018 at 7:26

Publicado en 1

Tagged with , ,

Situación legal y Protección de Datos

leave a comment »

A esta alturas todos los lectores habituales de este blog deben haber recibido docenas de comunicaciones de empresas y organizaciones notificando puestas al día en cumplimiento al nuevo Reglamento de Protección de Datos (RGPD), que será de obligado cumplimiento a partir de este viernes, 25 de mayo, aunque todo el mundo ha tenido dos años para adaptarse a la normativa desde que la Unión Europea (UE) la aprobase en 2016.

Desde este blog no nos sentimos obligados por ese reglamento ya que NO recogemos, almacenamos, gestionamos o transmitimos los datos personales de NADIE. Las comunicaciones, generalmente comentarios o sugerencias, que podamos recibir se tratan de manera individual y para el propósito concreto que las motivase. Los datos que puedan acompañar, si acaso permanecen inseparablemente en la comunicación y no son objeto de registro, almacenamiento o tratamiento alguno.

En cualquier caso, nuestros lectores pueden estar seguros de que: 1) Respetamos su privacidad y sus elecciones. 2) No enviamos comunicaciones de marketing de ningún tipo. Los anuncios que ocasionalmente pueden ver los lectores son los que introduce el gestor de comunicaciones que usamos de soporte: WordPress, y es su sola responsabilidad. 3) Nunca ofrecemos ni cedemos sus datos, ni aunque tuviésemos su consentimiento expreso. 4) No utilizamos sus datos como no sea en respuesta a una petición o comentario. 5) La gestión de subscripciones, seguimiento de Twitter y RSS de entradas y comentarios  es automática y no está bajo nuestro control. Cualquiera puede darse de baja igual que se da de alta de forma autónoma.

Con ello creemos que respetamos los derechos según lo establecido en la normativa y de acuerdo con nuestras propias responsabilidades legales y de funcionamiento.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

25 mayo 2018 at 17:36

Las vías de administración de medicamentos en los niños

leave a comment »

Hace ya unos años publicamos un breve ensayo sobre la consideración social de las vías de administración de los medicamentos en el tratamiento de los niños. La gente da en considerar unas vías más o menos eficaces en función de propuestas de caràcter cultural, costumbres más o menos ancestrales y el propio folklore (cultura “folk”) familiar.

El ensayo, por su extensión, estaba repartido en tres entradas del blog, que reproducimos aquí, entendiendo que no ha perdido vigencia:

La consideración social de la vía de administración de los medicamentos (1)

La consideración social de la vía de administración de los medicamentos (2)

La consideración social de la vía de administración de los medicamentos (3)

 

A ver si os animáis a comentarlo.

 

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

22 mayo 2018 at 18:32

Notificación y denuncia de malos tratos y abusos infantiles

leave a comment »

En secuencia a la anterior entrada, aportamos a nuestros lectores la normativa de la Generalitat de Catalunya, en efecto en el Principado desde 2013: https://goo.gl/ksvqPh 

y el sistema de formación en la utilización del recurso alrededor del RUMI, Registro Unificado de Maltratamiento Infantil 

La impresión de los profesionales es que el número de casos de malos tratos y abusos infantiles ha aumentado notablemente en los últimos cinco años.

Mi impresión personal es que ha aumentado el número de casos evidenciados y denunciados.

Tenemos constancia de situaciones de conflicto de interpretación en algunos casos e incluso de actuaciones judiciales contra facultativos, pero sin constancia de que ninguna haya sido fallada en contra de los médicos o profesionales.

Quien sabe (sabía, porque creo que se ha jubilado) más de todo ello es el Dr. Jordi Pou, del Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona. A su bibliografía os remito, aunque hay otra extensa: la entrada en el Google Scholar para “Child sexual abuse” recoge 1.790.000 entradas en sólo 0.11 segundos. Aquí mismo nos hemos referido a los abusos sexuales en unas cuantas ocasiones

A los profesionales, facultativos, pediatras en primera linea: No Estáis Solos. Contad con nuestro apoyo, por el bien y los derechos de los niños víctimas. Y por la dignidad y profesionalidad de los que dedican su vida a protegerlos.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

17 mayo 2018 at 16:56

Abusos sexuales infantiles: denuncias, responsabilidades y su divulgación

leave a comment »

Estos dias se ha aireado la actuación judicial contra una pediatra que denunció un caso de abusos sexuales de una menor, que luego, al parecer, no pudo substanciarse. Como se trata de una situación compleja y actualmente en proceso judicial no vamos a extendernos en los pormenores de la misma. Pero sí comentar las dificultades con las que se enfrentan los profesionales de la medicina para ejercer su profesión con dignidad.

Los abusos sexuales son un delito infradiagnosticado, poco denunciado y con muchas aristas. Es un delito grave en el que el bien a proteger es de un valor extraordinario. La defensa de los menores convierte una sopecha en una obligación de todos de su detección y denuncia. Y tal obligación debe ser, a su vez, protegida.

Hace ya muchos años, tantos como 45, que publicamos que el diagnóstico de enfermedades de transmisión sexual (ETS) en un o una menor son evidencia de la existencia de abusos sexuales: Gonococcal infections in infants and children. Lessons from fifteen cases”, X. Allué, T. Rubio, H.D. Riley. ClinPediatr (Phila197312:584-588. No hemos cambiado de opinión.

Que el diagnóstico diferencial puede ser dificultoso y que diversos procesos pueden simular ETS forma parte de la realidad. Pero en tanto no se demuestre otra cosa, la sospecha, y con ello, la denuncia de abusos sexuales a un menor debe mantenerse. Los errores diagnósticos existen. Pero su persecución penal solo se sostiene en el dolo y la negligencia culpable. Es por ello que la prudencia debe ser exquisita.

La judicialización de la realidad de las dis crepancias se está convirtiendo en una lacra contra la que se debe luchar. Los que la estamos padeciendo por la incuria de unos y la incapacidad de otros lo sabemos.

Aún más indeseable es su tratamiento mediático. Cuando a divulgadores o periodistas se les amarillean las uñas por convertir en noticiable materias cuya realidad es debatible, se ponen en riesgo derechos, prestigios y honorabilidades que luego es imposible de restituir.

Lamento que la divulgación de la noticia y, sobre todo su tratamiento, proceda de un periódico, el ABC de Sevilla, con el que, sin compartir su linea editorial, me vinculan relaciones familiares antiguas. Mi abuela materna, Ana Finch, publicaba artículos de opinión al principio del siglo XX, y en el salen críticas de su obra literaria. Sus editores actuales deberían ser más cautos al tratar estas materias.

Si el maltrato periodístico puede desincentivar a profesionales de la medicina, pediatras o médicos de urgencias a diagnosticar y denunciar sospechas de abusos sexuales a menores, los perjudicados serán especialmente las víctimas. Por eso y desde aquí, les animamos a proseguir con su vigilancia, su dedicación y su sensibilidad, en el convencimiento que están cumpliendo con su deber profesional, social y, también legal.

X. Allué (Editor)

(Yo si tengo abuela: la imagen que acompaña este texto muestra a Ana Finch a los 17 años en una foto del ABC de Sevilla)

 

 

 

Written by pedsocial

14 mayo 2018 at 16:43

En todas partes cuecen habas

leave a comment »

faves…menos en Cieza, Murcia, que se las comen crudas, de aperitivo.

Las habas (Vicia fava) son unas leguminosas que han formado parte de la dieta mediterráea desde hace milenios. Se ha dicho que el Imperio Romano se hizo a base de habas, alimento esencial y altamente proteico que formaba parte principal de la dieta de los legionarios.

Tiernas, en su tiempo, hacia el final del invierno, o secas, que pueden conservarse hasta el año siguiente. Con poco aderezo constituyen un plato excelente. Si además se les añade morcilla (o butifarra) negra, unos trozos de panceta y unas hojas de menta, habas a la catalana, se obtiene una delicia. Ahora se han puesto de moda una especie más pequeña (habas mini) que frescas, parece como un condumio más ligero, al estilo de los guisantes.

En catalá se las llama “faves”, con uve. No confundir con las “fabes” asturianas (Phaseolus vulgaris) de la popular “fabada”, una delicia que merece otro comentario.

Los componentes sociales de las habas, junto con alguno de sus componentes proteicos han llevado a los periódicos la noticia del percance que ha sufrido una ciudadana de aquí cerca que la ha llevado a la UCI (https://www.diaridetarragona.com/tarragona/Una-mujer-de-Valls-en-la-UVI-por-comer-habas-20180506-0031.html).

Los pediatras ya deben saber porqué (ha sido pregunta de MIR varias veces): las habas afectan a las personas que carecen del enzima G-6PD (glucosa-6-fosfato-deshidrogenasa) en sus hematíes, que con su ingesta, y también de otras substancias o medicamentos (AINE, sulfamidas, antimalariales, etc.), se desencadena una anemia hemolítica que puede ser grave. La carencia es una patología hereditaria, ligada al cromosoma X y relativamente común. En el Mediterráneo hasta un 1% de la población. En todo el mundo puede haber más de 400.000.000 de afectados portadores del gen. Y no es broma porque hace un par de años en Lancet publicaron el informe GBD (Global Burden of Disease: Carga Global de las Enfermedades) que cifra las muertes en 33.000 para el año 2015.

Interesante es también que la mutación genética que determina la deficiencia de G-6PD se considera que se asocia con la incidencia de la malaria: una mutación epigenética que se ha transmitido a través de las generaciones que protege contra la terrible parasitosis, pues los plasmodios no pueden reproducirse en los hematies de los G-6PD deficientes, como sucede en otras hemoglobinopatías.

Que el caso publicado en los medios se origina cuando la víctima, que nunca había comido habas, accedió a consumirlas en una comida familiar, con las habas acabadas de recoger en un huerto de sus parientes. Compromisos sociales que saltan sobre procesos biológicos, genéticos y personales. Que se publique en un diario de “provincias” forma parte de los compromisos sociales de la prensa local. En cualquier caso sirve para ilustrar la constante social de cualquier patología.

X. Allué (Editor)

(Nota: la imagen que acompaña este post procede del repositorio Wikimedia Commons)

Written by pedsocial

8 mayo 2018 at 6:27