Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Abusos sexuales infantiles: denuncias, responsabilidades y su divulgación

with one comment

Estos dias se ha aireado la actuación judicial contra una pediatra que denunció un caso de abusos sexuales de una menor, que luego, al parecer, no pudo substanciarse. Como se trata de una situación compleja y actualmente en proceso judicial no vamos a extendernos en los pormenores de la misma. Pero sí comentar las dificultades con las que se enfrentan los profesionales de la medicina para ejercer su profesión con dignidad.

Los abusos sexuales son un delito infradiagnosticado, poco denunciado y con muchas aristas. Es un delito grave en el que el bien a proteger es de un valor extraordinario. La defensa de los menores convierte una sopecha en una obligación de todos de su detección y denuncia. Y tal obligación debe ser, a su vez, protegida.

Hace ya muchos años, tantos como 45, que publicamos que el diagnóstico de enfermedades de transmisión sexual (ETS) en un o una menor son evidencia de la existencia de abusos sexuales: Gonococcal infections in infants and children. Lessons from fifteen cases”, X. Allué, T. Rubio, H.D. Riley. ClinPediatr (Phila197312:584-588. No hemos cambiado de opinión.

Que el diagnóstico diferencial puede ser dificultoso y que diversos procesos pueden simular ETS forma parte de la realidad. Pero en tanto no se demuestre otra cosa, la sospecha, y con ello, la denuncia de abusos sexuales a un menor debe mantenerse. Los errores diagnósticos existen. Pero su persecución penal solo se sostiene en el dolo y la negligencia culpable. Es por ello que la prudencia debe ser exquisita.

La judicialización de la realidad de las dis crepancias se está convirtiendo en una lacra contra la que se debe luchar. Los que la estamos padeciendo por la incuria de unos y la incapacidad de otros lo sabemos.

Aún más indeseable es su tratamiento mediático. Cuando a divulgadores o periodistas se les amarillean las uñas por convertir en noticiable materias cuya realidad es debatible, se ponen en riesgo derechos, prestigios y honorabilidades que luego es imposible de restituir.

Lamento que la divulgación de la noticia y, sobre todo su tratamiento, proceda de un periódico, el ABC de Sevilla, con el que, sin compartir su linea editorial, me vinculan relaciones familiares antiguas. Mi abuela materna, Ana Finch, publicaba artículos de opinión al principio del siglo XX, y en el salen críticas de su obra literaria. Sus editores actuales deberían ser más cautos al tratar estas materias.

Si el maltrato periodístico puede desincentivar a profesionales de la medicina, pediatras o médicos de urgencias a diagnosticar y denunciar sospechas de abusos sexuales a menores, los perjudicados serán especialmente las víctimas. Por eso y desde aquí, les animamos a proseguir con su vigilancia, su dedicación y su sensibilidad, en el convencimiento que están cumpliendo con su deber profesional, social y, también legal.

X. Allué (Editor)

(Yo si tengo abuela: la imagen que acompaña este texto muestra a Ana Finch a los 17 años en una foto del ABC de Sevilla)

 

 

 

Anuncios

Written by pedsocial

14 mayo 2018 a 16:43

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] enorme problema de los abusos sexuales infantiles recobra actualidad en los medios por diferentes acontencimientos que lo vuelven a las portadas. El […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: