Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Demanda reiterada de asistencia – Hiperfrecuentadores

leave a comment »

En las redes sociales de vez en cuando surge el tema de la gente que se pasa la vida yendo al médico y lo que eso distorsiona el sistema asistencial. En las redes sociales se encuentran más quejas que análisis de los problemas y, mucho menos, soluciones. El equilibrio entre la demanda asistencial y la oferta se rige por criterios que en economía adscriben al mercado. Hace años escribimos un libro sobre eso, antes de que existieran las redes sociales y cuando la Internet era un territorio que solo lo ocupábamos unos pocos. O sea que no creemos que nadie de ahora lo haya leído.

Desde la edad que disfrutamos nos es muy fácil constatar que en las salas de espera se congregan muchos ciudadanos coetáneos que, uno piensa, bien podían ocupar su tiempo en otra cosa. Pero ese en un juicio superficial y muy probablemente injusto. Seguro que cada caso tiene su mérito.

La demanda asistencial de los adultos es autónoma. Van al médico cuando les parece. En Pediatría, quien decide demandar asistencia no es el paciente sino sus padres, y esa intermediación incluye que a veces sea porque lo necesita el niño paciente y otras porque son los padres los que la necesitan.

Los sistemas informáticos de los centros asistenciales, ambulatorios, Urgencias o consultas, permiten detectar fácil y objetivamente los hiperfrecuentadores. La mera opinión de los profesionales no vale ni basta porque hay gente que por su actitud, su atuendo o su comportamiento siempre nos parece que “los tenemos demasiado vistos”. Pero los sistemas informáticos se tienen que revisar periódicamente. Y cuando se detecta un hiperfrecuentador lo correcto es investigar la causa.

Desde aquí podemos afirmar categóricamente que detrás de cada hiperfrecuentador hay un problema social. Incluso cuando se trata de pacientes pediátricos crónicos con patologías complejas. En esos casos porque quizá no se han arbitrado pautas de seguimiento lo suficientemente eficaces. En otros igual se oculta una distocia familiar o una enfermedad mental materna. Un poco más lejos queda el síndrome de Munchausen por delegación, que es una forma de malos tratos.

El hiperfrecuentador requiere asistencia. Muy probablemente social.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

12 noviembre 2019 a 20:09

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: