Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Buscar resultados

No a la guerra

leave a comment »

OMRAnApenas un par de semanas de que el presidente de nuestra sociedad firmase un contundente alegato contra la guerra, publicado en este blog, el Ejército de Tierra español tiene la ocurrencia de citar a Camilo J Cela, en una etapa suya de literatura grabancera, en la red social Twitter promoviendo la guerra. Para arreglarlo y ante la avalancha de críticas desde todos los espacios, se limita a musitar una excusa lamentando haber herido “sensibilidades”. Que la defensa de un estado puede recaer en la proximidad de imbéciles psicópatas como el autor del “twit”, queda por fuera de sensibilidades. Probablemente también queda fuera de la inteligencia, la denostada realidad que el destinatario del texto de Cela, un inválido necrófilo de cortas luces, consideraba merecedora de la muerte.

Que la responsabilidad de la comunicación de organismos de la administración del estado como es el departamento de Defensa tiene una lectura política es indudable. Que esto suceda mientras llevamos meses con un gobierno en funciones por la incapacidad de unos y otros, no limita las responsabilidades. Claro que si se tiene en cuenta que el titular del ministerio es un conocido fabricante de armas y que el anterior jefe del estado se iba de safari pagado por un traficante de armas sirio, le lleva a uno a preguntarse donde han confundido la defensa con la guerra. Cierto que, dijera lo que dijera Clausewitz, me quedo con la cita de Clemeceau de que la guerra es algo demasiado serio para dejarlo en manos de militares. Si ya resultó malo en Trafalgar, Cavite o Annual,  aún peor debe ser dejarlo en manos de traficantes.

La imagen que ilustra esta entrada de blog ha impactado todos los medios gráficos este fin de semana, como lo que hace la guerra, en esta ocasión en Siria, pero no distante de otras publicadas anteriormente aquí. Ya sean de Gaza, en la propia Siria, VietNam, o Barcelona 1938, las imágenes de la guerra y los niños se explican solas.

Hasta hace un siglo, algunos militares podían argumentar que, en las guerras, ellos ponían los muertos. Pero a estas alturas de la historia es más que evidente que los muertos son la gente: en Guernika, en Dresde, en Hiroshima o en Alepo. Los que matan ya sabemos quienes son.

Que los daños de los conflictos bélicos se alargan mucha más allá que el final de las hostilidades es también una evidencia. Las víctimas como Omran llevaran consigo toda la vida la tristeza de la guerra. Y nosotros la tristeza de no haber hecho lo suficiente para evitarlo.

X. Allué (Editor)

 

Anuncios

Written by pedsocial

22 agosto 2016 at 6:10

Contar los muertos en la guerra

leave a comment »

TerrorismPor lo menos dos estados europeos han dicho que se encuentran en “estado de guerra” como consecuencia de los recientes atentados ocurridos en capitales como París y Bruselas. Otros países no lo dicen pero, si se tiene en cuenta sus situaciones, es evidente que están en guerra: Siria, Iraq, varios estados africanos… Y también se oyen voces de que lo que ocurre es la Tercera Guerra Mundial por la diversidad de incidentes violentos en países e incluso continentes distintos. El modelo de guerra se considera que no es “convencional” por cuanto no hay frentes establecidos ni ejércitos enfrentándose, ni la realidad se aproxima a las descripciones clásicas de Carl von Clausewitz (1874), el teórico de la guerra más comúnmente citado. En lo que llevamos de siglo los conflictos armados no han cesado. Más de 30 llevan años de actividad. Por lo menos cinco causaron más de 10.000 muertos cada uno el pasado año (las guerras de Iraq, Afghanistan, Siria y los conflictos de Boko Haram en Africa y la guerra de la droga en Mexico). Todos  sumados más de 165.000 muertos en 2015.

Pero lo que tiene a todos, medios de comunicación y gobernantes, preocupados son las muertes próximas, las que causa el terrorismo y, más concretamente, el terrorismo llamado islámico o jihadista. Los ataques protagonizados por radicales de origen islámico no han comenzado ahora, aunque se hayan incrementado. Hasta el año 2000 se registraron unos 40 ataques. En lo que va de siglo ya van 503, de los cuales 121 tuvieron lugar el año pasado. En lo que va de año, el 2016, llevamos 26, que han causado aproximadamente 612 muertos, veinte veces más que las 31 víctimas de los atentados de Bruselas del mes de marzo. Lo que pasa es que suceden en otros sitios, lejos de Europa: Pakistan, Costa de Marfil, Estambul, BurkinaFaso…y eso no le importa a nadie.

La respuesta en las sociedades occidentales no es ni ordenada ni racional. Los gobiernos sitúan el origen de la violencia en los países actualmente en guerra y lo más inmediato parece ser contribuir a esas guerras con armamento del llamado convencional: bombas, tanques y aviones. Y en el ámbito de la defensa doméstica incrementar la vigilancia, los controles y las limitaciones a la libertad. Unas y otras medidas son reactivas, mal proporcionadas y mal orientadas. Eso lo reconocen todos los expertos en defensa y, a pesar de ello, son las que se arbitran.

Desde este blog nos hemos ocupado brevemente en indicar cómo se puede explicar el terrorismo a los niños. Pero eso sólo vamos a poder hacerlo si somos capaces de explicárnoslo a nosotros mismos. Para ello es preciso tener información, procesarla y digerirla, crearnos un criterio y organizarnos una explicación a nosotros mismos. Pero además debemos procurar influir en nuestros gobernantes para que se acerquen a soluciones viables y eficaces. Y eso, que es crear opinión pública, no es una responsabilidad que adoptemos con facilidad. No podemos esperar a que cuando haya que votar, hacerlo por opciones más o menos pacifistas. Ya no hay tiempo ni podemos esperar. Además, la promoción de la paz y el ejercicio adecuado de la defensa no es patrimonio de los pacifistas; nos incumbe a todos y a todos los gobernantes de todos los colores y facciones.

Esto es una llamada a la conciencia de todos porque nos lo debemos a nsotros mismos, pero y sobre todo, se lo debemos a los niños; a todos los niños, los nuestros y los de los otros que están muriendo por esos mundos de Dios–o no de Dios–junto a sus padres y hermanos. No se va a parar solo. Tenemos que pararlo entre todos.

Se aceptan sugerencias e iniciativas.

X. Allué (editor)

Written by pedsocial

31 marzo 2016 at 7:00

Publicado en 1

Tagged with , ,

UNICEF hace una llamada- Paremos la guerra en Siria

leave a comment »

M-3356-6982449-Siria_evitemos_una_generacion_perdidaHace ya tres años comenzó el horror para millones de niños Sirios a consecuencia del conflicto armado.
Desde el primer día el equipo de expertos de UNICEF ha estado trabajando en la zona para salvar sus vidas. Sólo en 2013 hemos conseguido dar acceso a agua potable a 10 millones de personas. También hemos vacunado a más de 6 millones de niños contra el sarampión evitando epidemias dentro de Siria y en los campos de refugiados, entre otras cosas.
Pero tres años después, los niños sirios siguen sufriendo una violencia indiscriminada y atroz. Siguen viendo bombardeos a sus casas, escuelas y hospitales. Su mundo sigue siendo destruido.
Si este conflicto no acaba ya puede significar la pérdida de toda una generación de niños sirios, con consecuencias devastadoras para el futuro de Siria y de la región.
Hoy varias organizaciones hacemos un llamamiento urgente a personas comprometidas como tú para que juntos alcemos nuestra voz ante la terrible perspectiva de que una generación entera se pierda.
Queremos llamar la atención de todos aquellos que tienen la responsabilidad y la capacidad de acabar con el sufrimiento de la infancia y salvaguardar su futuro. Nuestro objetivo es conseguir un millón de firmas en el mundo antes de que se cumpla el tercer año del conflicto, el próximo 15 de marzo.
Firma ahora esta petición porque:
Los #niñosdeSiria no deben morir.
Los #niñosdeSiria no deben soportar ni un día más de sufrimiento físico y emocional.
Los #niñosdeSiria no pueden pasar más tiempo sin la oportunidad de aprender y sin opciones de futuro.

 

Únete con tu firma a este movimiento global para acabar con el derramamiento de sangre de los #niñosdeSiria y evitar la pérdida de esta generación.

 

Written by pedsocial

26 febrero 2014 at 20:17

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Los niños con riesgo V. Las guerras

with 3 comments

Se suele decir que la primera víctima de las guerras es la verdad. El recuento de las víctimas es una de las verdades más distorsionada. Los contendientes se atribuyen las bajas del enemigo y minimizan las propias. Y, a la vez, exageran las víctimas civiles propias para demostrar la maldad de sus oponentes.

Resulta difícil saber lo que sucede o lo que sucedió y los llamados ”expertos” son contribuyentes directos a la confusión, difícilmente exentos de partidismos.

Ni siquiera se ponen de acuerdo en las proporción de víctimas civiles y militares. De forma más o menos convenida se calculaba que en las guerras anteriores al siglo XX el número de muertos en combate, de combatientes, en relación con la población civil venia a ser de 8/1. Y que a partir de la introducción de armas de destrucción mas potentes y el bombardeo indiscriminado de pueblos y ciudades, paradigmáticamente iniciado con el bombardeo de Guernika durante la Guerra civil española, la proporción se fue invirtiendo hasta ser equiparable o hasta de 1/3, tres civiles por cada baja en combate.

Según un articulo de A. Roberts, investigador de la Universidad de Oxford, publicado en Survival (2010, 52:115-136) las víctimas pueden incluir:

  1. Los muertos por el efecto directo de la guerra
  2. Los heridos por el efecto directo de la guerra
  3. Los que mueren durante o después del conflicto por efectos indirectos como enfermedad, malnutrición o desordenes varios
  4. Las víctimas de violencia originada por uno de los contendientes sobre su propia población
  5. Las víctimas de violación y otras formas de violencia sexual durante el conflicto bélico
  6. Los refugiados y desplazados por la guerra
  7. Los que, tiempo después de que la guerra haya terminado, mueren prematuramente debido a lesiones, heridas u otros daños padecidos durante la guerra

De cada una de estas categorías todos podemos recordar ejemplos dolorosamente numerosos y próximos. Como resulta evidente, la suma siempre será superior a los que se acostumbra a admitir, alargándose en el tiempo y durante toda la vida de los que se vieron envueltos en un conflicto bélico. Y no menos aquellos que participan en la guerra activamente como son los “niños soldados

Por eso TODOS los niños que han vivido una guerra se deben considerar víctimas, sujetos a riesgos diversos y merecedores de especial atención. Y a todos ellos desearles que el tiempo y su resiliencia permita curar las heridas del cuerpo y del alma que indudablemente habrán padecido.

X. Allue (Editor)

Written by pedsocial

13 agosto 2012 at 6:04

Publicado en 1

Tagged with ,

Florence Nightingale

leave a comment »

3060828One of my granddaughters just told me she was studying about Florence Nightingale. She is six and she can barely read. She knows I am a doctor and sort of guessed I would be interested in knowing about it. She attends a public school in Camden, London, and she said they were working on famous women. No doubt Florence Nightingale marks a big milestone in the history of womanhood. As you all may know, FN was an English social reformer and statistician, and the founder of modern nursing. Born in a wealthy family, in Florence, Italy (then the Great Duchy of Tuscany), the city she was given her name, was educated by her father in a time young girls were not supposed to get a formal education. She excelled in math amb spoke five languages. Despite her family opposition she chose to pursue nursing at a young age. In her early twenties, she became the superintendent of a London-based women’s hospital.

As the Crimean war,  a stupid bloody conflict between a loose alliance of French, British and Turkish armies against the Russians over the Crimean peninsula, raged on, the U.K. war secretary Sidney Herbert, a friend of Florence’s family, gave her permission to organize a team of 38 volunteer nurses to care for and treat the wounded at a field hospital in Scutari, on the Asian side of the Bosphorus, nearby Istambul. A filthy place full of garbage and with rats scampering about, she implemented strict hygiene rules, cleaning up the place, and it is said to reduce a staggering mortality rate of the wounded of about one of every two to a mere 2% in a few weeks. Florence was reported to make rounds all the time and, at night, checking up the patients with the help of a little lamp, a fact that inspired the nickname of “Lady with the Lamp.”

Returned to England she created the first Nursing training school and through the Florence Nightingale Fund introduce nursing in the workhouse system.

A little-known fact is her knowledge of mathematics and statistics. She is said to be one of the first to use the now ubiquitous pie charts as a statistical tool.

Her birthday, May 12, is celebrated around the world as the “International Nurses Day.

Social pediatricians and Community doctors know well how little could be accomplished without the help of nurses, both in hospitals and in the community.

X. Allué (Editor)

 

(NOTE, to the Catalan readers. Re. The Crimean war, said to be a “notoriously incompetent international butchery”. Farmers in Catalonia used to say the secret of a good harvest would be “Aigua, sol i guerra en Sebastopol” Water, sun and a war in Sebastopol, as the conflicts there interfeared with the large wheat exports from Ukraine and Russia, so the prices this side of the Mediterranean would go up…)

Written by pedsocial

9 febrero 2018 at 13:28

Publicado en 1

Tagged with , ,

La grip, un tema social – La grip de l’any 18

with one comment

Els tractats clàssics de Pediatria social, això que als països anglosaxons es coneix com a “Community Medicine”, acostumaven a començar amb uns capítols d’epidemiologia. Gaire bé tots incloïen un gràfic sobre mortalitat infantil, mostrant el considerable descens de la mortalitat infantil al llarg del segle XX i, de seguit, la relació sobretot amb el progrés social i cultural de les poblacions. El que veieu aquí al costat n’és un exemple que mostra el descens durant la primera meitat del segle passat, però encerclades en vermell, dues fites, dues puntes significatives: una al voltant dels anys 17-18 i l’altre als 36-41. La segona correspon a la terrible Guerra civil espanyola. La primera però, correspon a la grip de l’any 18.

Cada hivern l’aparició del fenomen epidèmic de les infeccions pel virus de la grip en les seves diferents soques (“Influença virus” tipus A, el més comú) genera dificultats que es generalitzen en tots els àmbits socials: malaltia, pèrdua d’hores de feina, pèrdua d’hores d’escola, mancances de recursos humans, cues als centres sanitaris, sobrecàrrega dels hospitals i, fins i tot, morts, directes o indirectes. Ja hem explicat que les epidèmies són una forma social d’emmalaltir. Perdent-se en la memòria de la gent pels pas del temps, queda el record de la grip de l’any 18. Entre la primavera de 1917 i l’estiu de 1918 al món es va produir una tremenda epidèmia que va causar més de 60 milions de víctimes mortals. Sembla molt fàcil de dir en una frase: 60 milions de morts. Moltíssims més que els que va causar la terrible I Guerra Mundial, en aquells moments arribant als seus episodis finals. Els historiadors bèlics diuen que la grip i l’afectació dels soldats combatents va ser un factor decissiu per a arribar a l’armistici. Han passat 100 anys i cap altre fenomen ha causat tanta mortaldat en tan breu període, si bé si se sumen tots els episodis bèl·lics que històricament es compten com a part de la no menys terrible II Guerra mundial serien més, però més allargats en el temps i l’espai.

A penes deuen quedar alguns supervivents, centenaris o no tan grans, que recordin d’algun familiar mort en aquella terrible epidèmia. Ara fa uns anys, el 2009 va haver-hi una gran alarma mundial per la por a que una nova epidèmia mundial tingués les mateixes conseqüències. El virus que causa la grip varia d’any en any. Els virus de la grip es classifiquen segons que portin uns enzims concrets: l’hemaglutinina i la neurominidasa, reduïts en la nomenclatura a les inicials H i N, i d’un tipus específic que rep un número: 1, 2, 3, etc. La grip del 18 la produí el virus de la grip H1N1. El que es va detectar l’any 2009 també era l’H1N1, raons biològiques com per a témer que es podia tractar del mateix. L’epidèmia es va originar a Mèxic i es va estendre aviat als Estats Units. Això i la reacció un xic histèrica de la directora general de l’OMS, Margaret Chan, van generar una alarma mundial considerable. La carència al començament d’una vacuna eficaç en quantitats suficients i la disponibilitat d’uns agents antivirals com l’oseltaminvir (Tamiflu) i el zanamivir (Relenza) van motivar que s’aixequessin sospites de què l’alarma s’havia creat artificialment per a beneficiar l’indústria químic-farmacèutica.

Aquests incidents a banda, la grip ens visita cada any i de fa 100 anys que els científics lluiten per trobar solucions enfocades a una fenomen que té considerables costos en vides humanes i també socials, econòmics i fins i tot polítics. Una bona part de la història de la investigació de la grip i la seva causa fou relatada en el “best seller” escrit per la periodista especialitzada en temes de salut del New York Times Gina Colatta, titulat “Flu”. “Flu” és el nom col·loquial de la grip en anglès. Deriva del fet que els símptomes de febre, mucositat, tos, malestar general, etc. de la grip es consideraven relacionats amb el mal temps hivernal i en deien que “estaves sota la inFLUència” del temps. Aquest nom es va assignar a un microbi, l’Hemophilus influenzae, al que es va fer responsable la grip ara fa cent anys i que ja era identificable a les hores. Després es va veure que només era un agent complicant. El virus de la grip del 1918 no es va poder identificar. El llibre de Gina Colatta explica la fascinant història de la recerca que va portar a la identificació i aïllament del virus tres quarts de segle després, quan es va trobar en els cadàvers de víctimes de la grip enterrats al gel a l’Àrtic que havien romàs congelats.

Qui vulgui endinsar-se en les complexitats dels avenços de la ciència té, en la grip, un amplíssim camp d’estudi allargat 100 anys i que manté tota la, bé que estacional, actualitat.

La resta, més preocupats pel dia a dia, hem d’activar les mesures preventives elementals, evitar el contagi que és principalment per contacte amb les mans, amb rentades freqüents, fer servir mocadors d’un sol ús, defugir de les aglomeracions en espais tancats, cobrir-se la cara quan tossim amb el colze per comptes de la mà o el puny, i, si emmalaltim, fer servir mesures generals com la hidratació, els analgèsics-antitèrmics i el repòs. Els grups que així ho tenen recomanat: persones grans, quitxalla, grups de risc com sanitaris i servidors públics, deuen vacunar-se amb la vacuna recomanada per cada any, tot i que, l’eficàcia és variable i, enguany, no ho és tant.

Amb una mica de sort no tornarem a viure una pandèmia com la de fa cent anys, el terrible any 1918.

X. Allué (Editor)

 

Afegitó. Així comença “El Quadern Gris” d’en Josep Pla, aviat farà cent anys:

“1918, 8 de marzo. Como hay tanta gripe, han tenido que clausurar la universidad. Desde entonces, mi hermano y yo vivimos en casa, en Palafrugell, con la familia…”

XA

Written by pedsocial

18 enero 2018 at 7:04

Publicado en 1

Tagged with , ,

Tabaco y prematuridad

leave a comment »

Mi amigo Manuel Sobrino recordaba hace unos días la repercusión que estaba teniendo la disminución del consumo de tabaco sobre la incidencia de prematuridad en los embarazos. Parece haber una relación directa y de ello nos congratulamos. En comentarlo, nos hemos referido a que esa disminución del consumo de tabaco durante el embarazo tiene también otros efectos positivos indirectos.

Al fin y al cabo, fumar, que es un placer, como dice el cuplé, y lo mismo que otras toxicomanías, es un fenómeno cultural. La historia del consumo de tabaco durante el siglo XX, que es cuando sus efectos negativos se han hecho más patentes, es la de un movimiento cultural directamente concebido y promovido por las grandes empresas tabaqueras internacionales, sobre todo, las norteamericanas. Junto a ello, al haberse decidido que era un tóxico legal, los gobiernos lo han favorecido ampliamente por los considerables ingresos fiscales que generaba (y genera). Y no menos todos los beneficios económicos ilegales de su tráfico por fuera de los canales controlados. Todavía en este país el 50% del tabaco que se consume es de contrabando.

Fumar cigarrillos comenzó un “boom” notable a partir de la 1ª Guerra Mundial, al incluirse las cajetillas de tabaco entre las provisiones de los soldados en conflicto. El discreto efecto tranquilizante de la nicotina era su principal motivo de consumo. Que fuese una costumbre mayoritàriamente masculina contenía no pocos elementos simbólicos, algunos tan atávicos como el hombre era el que “poseía el fuego”. La imagen del fumador se confundía con una masculinidad icónica, desde Humphrey Bogart hasta el hombre del Marlboro Country. “El que espera a una muhé, con el “sigarro apagao“…cantaba, creo que, el inefable Manolo Caracol hace ya 12 lustros.

En el último tercio del siglo pasado se generalizó el consumo de cigarrillos–y no otras formas de fumar como la pipa o los cigarros puros–entre las mujeres. Así han ido tomando el relevo de los hombres, que empezaban a notar la incidencia de enfermedades pulmonares y, especialmente el carcinoma broncógeno y los carcinomas de vejiga urinaria. A mi modesto entender, ha sido la conciencia de que el tabaco es el causante de tales enfermedades graves y mortales lo que ha conducido al abandono del tabaco entre los hombres, mucho más que las campañas antitabaco y las prohibiciones de su consumo en locales e instalaciones. Las mujeres fumadoras aún no han vivido lo suficiente con el hábito como para que manifiesten los efectos deletéreos del tóxico, aunque los indicios son de que ese es el camino.

La conciencia de que el embarazo es un momento de especial riesgo de que los tóxicos puedan afectar al feto es antigua. Se ha llegado a afirmar que la hiperemesis gravídica es un atavismo protector para que la embarazada no ingiera frutos u otros alimentos que puedan afectar al feto. Lo del tabaco sólo ha comenzado a figurar entre las prevenciones y admniciones que se hacen a las embarazadas, tanto por parte del personal sanitario, como del entorno familiar y social recientemente. Pero está costando.

En este blog no hemos referido al problema del tabaquismo en varias ocasiones: como parte de los riesgos ambientales, en relación con las toxicomanías maternas, con la epigenética, la legislación antitabaco, el tabaco y los niños, incluso la consideración de que el consumo de tabaco durante el embarazo podría considerarse una forma de maltrato infantil o negligencia.

El consumo de tabaco ha sido y es una actividad con un claro componente social y cultural. Queremos entender, y así se lo comentábamos al Dr. Sobrino, que la concienciación de que el tabaco es una causa de prematuridad puede llevar a las mujeres embarazadas que eran fumadoras, también a adoptar otras medidas preventivas y de evitación de riesgos en ámbitos diversos como la dieta, el ejercicio, la actividad sexual, la propia actividad laboral, los viejes y tantos otros factores que forman parte de las causas de riesgos para el embarazo, especialmente el parto prematuro. Limitando el tabaco se conciencia también a las embarazadas a extremar sus precauciones, todas sus precauciones. Un efecto social, incluso cultural, cuando resulta de mal ver que una embarazada encienda un cigarrillo en público.

X. Allué (Editor)

La imagen que acompaña ese texto fue publicada por el periódico inglés The Sun

 

 

Written by pedsocial

14 diciembre 2017 at 7:26

Publicado en 1

Tagged with ,

La dieta mediterrània, una responsabilitat nostra

leave a comment »

Només en un parell d’ocasions ens hem referit en aquest blog a la multiesmentada, popular i reinventada dieta mediterrània. Una vegada per enllaçar amb una infografia presentada per uns fabricants de cervesa i un altre per a relacionar-la amb uns Jocs del Mediterrani 2017. L’enllaç de la infografia ha desaparegut i els Jocs no s’han celebrat el 2017, havent-hi dubtes de què es facin al 2018. Pot ser que sí, que toca parlar-ne, des de la responsabilitat d’un país que si geogràficament alguna cosa és, és mediterrani. La història diu que també, des de Barcelona a Atenes i Neopàtria, durant un bon grapat d’anys, el Mare Nostrum era ben bé nostre.

Un amic meu acaba de tornar de Nàpols d’un viatge que originàriament era turístic y arqueològic, però que ell ha dedicat exclusivament a provar restaurants i cuines. Val a dir que el meu amic és cuiner. Li és fàcil resumir que la dieta mediterrània és la que fem els pobles que vivim a les seves ribes, tan rica i variada com les cultures que hem compartit l’espai els darrers 5.000 anys.

La nomenada dieta mediterrània és un invent del 1950, quan el doctor Ancel Keys, que estudiava les relacions entre les malalties coronàries, el colesterol i la dieta, va difondre la dieta mediterrània, descrivint-la com a caracteritzada per:

« “abundants vegetals (fruita, verdures, pa i altres derivats dels cereals, llegums i fruits secs), amb la fruita fresca com a postres habituals, oli d’oliva com el greix principal, lactis (sobretot llet i iogurt) i peix, consumits en quantitats de baixes a moderades, de zero a quatre ous per setmana, sota consum de carns vermelles, i consum entre baix i moderat de vi. És una dieta amb baix contingut en greixos saturats (entre 7 i 8% de les calories) amb un consum de greix total entre el 25% fins a poc més del 35%.” »

El que Keys va acabar formulant va ser, una dieta pràcticament vegetariana, complementada mínimament amb carn i peix. De fet el que va cridar l’atenció era la dieta de la Itàlia del sud empobrida després de la II Guerra Mundial. Una dieta de gent pobre. La dieta “pobra” de la gent del Mediterrani meridional, composta principalment per fruites i hortalisses, fesols i fruits secs, cereals saludables, peixos, oli d’oliva, petites quantitats de productes lactis i vi negre, va demostrar ser molt més probable que condueixi a bona salut permanent.

L’Escola de Salut Pública de Harvard i l’Institut Europeu de Salut de l’Organització Mundial de la Salut van presentar la dieta mediterrània clàssica el 1993 en una conferència a Cambridge, MA, juntament amb una gràfica Piràmide Dieta Mediterrània per representar-la visualment. La piràmide de la dieta mediterrània inicial es va crear amb la recerca nutricional més actual per representar una dieta mediterrània saludable i tradicional.

S’ha de tenir en compte però, altres elements vitals de la Dieta Mediterrània com són l’exercici quotidià, compartir els àpats amb altra gent i fomentar un reconeixement pels plaers de menjar.

El 2013, la UNESCO va afegir la dieta mediterrània a la Llista de Patrimoni Cultural Immaterial de la Humanitat, essent Itàlia el país promotor, i incloent França, el Marroc, Espanya, Portugal, Grècia, Xipre i Croàcia. Faig de menys cuines excel·lents com la libanesa, potser no tant la mistificada cuina israelià i estic disposat a considerar que la cuina turca com una resum, o potser compendi, de les cuines dels que foren països de l’imperi otomà.

Tot plegat parlem de la dieta que s’adapta als productes de la terra i que admet totes les variacions que cuiners i cuineres han desenvolupat al llarg de segles i, especialment, als darrers anys. (“El Bulli” està al costat del mar). Però reivindiquem que als nens, la cuina, la dieta mediterrània els hi és molt favorable, tant des del punt de vista nutricional, que també, com des del punt de vista cultural i educatiu. Que convertir l’acta de menjar, de nodrir-se en una participació social, és el que millor contribueix a un bon creixement i desenvolupament.

X. Allué (Editor)

 

 

Written by pedsocial

24 noviembre 2017 at 14:22

Publicado en 1

Tagged with ,

Elna

leave a comment »

La Maternidad de Elna, también conocida como Maternidad Suiza (en francés Maternité Suisse d’Elne) fue una institución fundada en 1939 por la enfermera suiza Elisabeth Eidenbenz en la comuna francesa de Elna, que permitió el nacimiento de 400 niños cuyas madres, refugiadas de la Guerra Civil Española, se encontraban internadas en campos de concentración del sureste de Francia. También hizo lo propio con 200 más, hijos de mujeres judías perseguidas por el nazismo, durante la Segunda Guerra Mundial. Fue cerrado por la Gestapo en 1944, tras haber ayudado a nacer a 597 bebés.

Hace pues setenta y ocho años que alguien se preocupó por la asistencia al parto en un centro hospitalario, en medio de unas circunstancias terribles y unas penurias de difícil descripción. Cuando ahora se oyen propuestas de partos domiciliarios nos entran algunas dudas sobre su oportunidad. Sí, ya sé que yo nací en el dormitorio de mis padres, en un primer piso, enfrente de Correos, en una pequeña ciudad y por aquí sigo, con una buena parte de mis neuronas intactas. Pero sin la iniciativa de frau Eidenbenz, probablemente pocos de esos casi seiscientos niños hubiesen tenido una oportunidad de supervivencia.

Ah!, por cierto: en Elna es donde estaban las urnas del referendum catalán, que anduvieron buscando policias y guardias civiles varias semanas, sin éxito. Mira que cosas.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

5 octubre 2017 at 6:01

Publicado en 1

Tagged with , ,

Por una ley de Protección integral a la Infancia

leave a comment »

Como nos anuncia Save the Children en el Pleno del Congreso del martes se votaba la Proposición No de Ley en la que todos los grupos parlamentarios exigen al Gobierno que, en el plazo máximo de un año, inicie los trabajos necesarios para la aprobación de una Ley Orgánica por la Erradicación de la Violencia contra la Infancia en esta legislatura.

Ya va siendo hora aunque, francamente, tal como se presentan los próximos meses, tengo mis dudas que tal proposición se lleve a cabo. Este gobierno, cuya dedicación principal hasta ahora ha sido la de ocultar e intentar soslayar todas la denuncias y querellas por corrupción, mientras favorecía los negocios de sus afines en la construcción de AVEs innecesarios, autopistas que no van a ningún sitio, submarinos que no flotan o la venta de armas de tapadillo a países en guerra, no me parece que se vaya a distraer de su última complicación existencial centrada en Cataluña. No por la protección a los niños, al menos.

La legislación española, el cuerpo legal dedicado a la protección a la infancia data, por lo menos, de 1904, con la ley de protección a madres y niños, especialmente introducida para proteger a las madres que tenían que trabajar fuera de casa y continuar criando a sus hijos. Como gran parte de la legislación de protección social, arrancaba de las doctrinas de Bismark que, en realidad, sólo pretendían preservar la fuerza de trabajo, la protección y la salud de la mano de obra. Eso y algunas medidas de carácter benéfico incentivadas desde el filantropismo anglosajón. Luego pasó lo que pasó y unas cuantas revoluciones, dos o tres guerras espantosas y el crecimiento de la conciencia social bajo la aviesa amenaza de las divisiones del ejército rojo al otro lado del Elba, dieron paso a la, desde otros paises, envidiable situación de la protección social europea.

Y como por leyes, que no falten, se han promulgado un buen puñado que abarcan desde la educación obligatoria y gratuita, la vacunación universal y la aprobación de las convenciones internacionales sobre derechos de los niños. Pero con todo eso, y para vergüenza de toda una sociedad considerada madura y moderna, los niños siguen siendo víctimas de desafueros, violencias, malos tratos, abusos y otras maldades, protagonizados por miembros de esa sociedad: los propios padres, clérigos pedófilos, jueces venales machistas y toda una caterva de perversos que se resisten a reconocer que los niños són lo único que nos garantiza el futuro. Especialmente el futuro de nuestras pensiones.

Bienvenida sea la proposición, que no es de ley sino para que escriban una mejor. En un año, si seguimos aquí, lo comentamos.

Mientras tanto, vigilad. Que la protección de los niños ha de estar en todas partes.

X. Allué (Editor)