Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Buscar resultados

No a la guerra

leave a comment »

OMRAnApenas un par de semanas de que el presidente de nuestra sociedad firmase un contundente alegato contra la guerra, publicado en este blog, el Ejército de Tierra español tiene la ocurrencia de citar a Camilo J Cela, en una etapa suya de literatura grabancera, en la red social Twitter promoviendo la guerra. Para arreglarlo y ante la avalancha de críticas desde todos los espacios, se limita a musitar una excusa lamentando haber herido “sensibilidades”. Que la defensa de un estado puede recaer en la proximidad de imbéciles psicópatas como el autor del “twit”, queda por fuera de sensibilidades. Probablemente también queda fuera de la inteligencia, la denostada realidad que el destinatario del texto de Cela, un inválido necrófilo de cortas luces, consideraba merecedora de la muerte.

Que la responsabilidad de la comunicación de organismos de la administración del estado como es el departamento de Defensa tiene una lectura política es indudable. Que esto suceda mientras llevamos meses con un gobierno en funciones por la incapacidad de unos y otros, no limita las responsabilidades. Claro que si se tiene en cuenta que el titular del ministerio es un conocido fabricante de armas y que el anterior jefe del estado se iba de safari pagado por un traficante de armas sirio, le lleva a uno a preguntarse donde han confundido la defensa con la guerra. Cierto que, dijera lo que dijera Clausewitz, me quedo con la cita de Clemeceau de que la guerra es algo demasiado serio para dejarlo en manos de militares. Si ya resultó malo en Trafalgar, Cavite o Annual,  aún peor debe ser dejarlo en manos de traficantes.

La imagen que ilustra esta entrada de blog ha impactado todos los medios gráficos este fin de semana, como lo que hace la guerra, en esta ocasión en Siria, pero no distante de otras publicadas anteriormente aquí. Ya sean de Gaza, en la propia Siria, VietNam, o Barcelona 1938, las imágenes de la guerra y los niños se explican solas.

Hasta hace un siglo, algunos militares podían argumentar que, en las guerras, ellos ponían los muertos. Pero a estas alturas de la historia es más que evidente que los muertos son la gente: en Guernika, en Dresde, en Hiroshima o en Alepo. Los que matan ya sabemos quienes son.

Que los daños de los conflictos bélicos se alargan mucha más allá que el final de las hostilidades es también una evidencia. Las víctimas como Omran llevaran consigo toda la vida la tristeza de la guerra. Y nosotros la tristeza de no haber hecho lo suficiente para evitarlo.

X. Allué (Editor)

 

Anuncios

Written by pedsocial

22 agosto 2016 at 6:10

Contar los muertos en la guerra

leave a comment »

TerrorismPor lo menos dos estados europeos han dicho que se encuentran en “estado de guerra” como consecuencia de los recientes atentados ocurridos en capitales como París y Bruselas. Otros países no lo dicen pero, si se tiene en cuenta sus situaciones, es evidente que están en guerra: Siria, Iraq, varios estados africanos… Y también se oyen voces de que lo que ocurre es la Tercera Guerra Mundial por la diversidad de incidentes violentos en países e incluso continentes distintos. El modelo de guerra se considera que no es “convencional” por cuanto no hay frentes establecidos ni ejércitos enfrentándose, ni la realidad se aproxima a las descripciones clásicas de Carl von Clausewitz (1874), el teórico de la guerra más comúnmente citado. En lo que llevamos de siglo los conflictos armados no han cesado. Más de 30 llevan años de actividad. Por lo menos cinco causaron más de 10.000 muertos cada uno el pasado año (las guerras de Iraq, Afghanistan, Siria y los conflictos de Boko Haram en Africa y la guerra de la droga en Mexico). Todos  sumados más de 165.000 muertos en 2015.

Pero lo que tiene a todos, medios de comunicación y gobernantes, preocupados son las muertes próximas, las que causa el terrorismo y, más concretamente, el terrorismo llamado islámico o jihadista. Los ataques protagonizados por radicales de origen islámico no han comenzado ahora, aunque se hayan incrementado. Hasta el año 2000 se registraron unos 40 ataques. En lo que va de siglo ya van 503, de los cuales 121 tuvieron lugar el año pasado. En lo que va de año, el 2016, llevamos 26, que han causado aproximadamente 612 muertos, veinte veces más que las 31 víctimas de los atentados de Bruselas del mes de marzo. Lo que pasa es que suceden en otros sitios, lejos de Europa: Pakistan, Costa de Marfil, Estambul, BurkinaFaso…y eso no le importa a nadie.

La respuesta en las sociedades occidentales no es ni ordenada ni racional. Los gobiernos sitúan el origen de la violencia en los países actualmente en guerra y lo más inmediato parece ser contribuir a esas guerras con armamento del llamado convencional: bombas, tanques y aviones. Y en el ámbito de la defensa doméstica incrementar la vigilancia, los controles y las limitaciones a la libertad. Unas y otras medidas son reactivas, mal proporcionadas y mal orientadas. Eso lo reconocen todos los expertos en defensa y, a pesar de ello, son las que se arbitran.

Desde este blog nos hemos ocupado brevemente en indicar cómo se puede explicar el terrorismo a los niños. Pero eso sólo vamos a poder hacerlo si somos capaces de explicárnoslo a nosotros mismos. Para ello es preciso tener información, procesarla y digerirla, crearnos un criterio y organizarnos una explicación a nosotros mismos. Pero además debemos procurar influir en nuestros gobernantes para que se acerquen a soluciones viables y eficaces. Y eso, que es crear opinión pública, no es una responsabilidad que adoptemos con facilidad. No podemos esperar a que cuando haya que votar, hacerlo por opciones más o menos pacifistas. Ya no hay tiempo ni podemos esperar. Además, la promoción de la paz y el ejercicio adecuado de la defensa no es patrimonio de los pacifistas; nos incumbe a todos y a todos los gobernantes de todos los colores y facciones.

Esto es una llamada a la conciencia de todos porque nos lo debemos a nsotros mismos, pero y sobre todo, se lo debemos a los niños; a todos los niños, los nuestros y los de los otros que están muriendo por esos mundos de Dios–o no de Dios–junto a sus padres y hermanos. No se va a parar solo. Tenemos que pararlo entre todos.

Se aceptan sugerencias e iniciativas.

X. Allué (editor)

Written by pedsocial

31 marzo 2016 at 7:00

Publicado en 1

Tagged with , ,

UNICEF hace una llamada- Paremos la guerra en Siria

leave a comment »

M-3356-6982449-Siria_evitemos_una_generacion_perdidaHace ya tres años comenzó el horror para millones de niños Sirios a consecuencia del conflicto armado.
Desde el primer día el equipo de expertos de UNICEF ha estado trabajando en la zona para salvar sus vidas. Sólo en 2013 hemos conseguido dar acceso a agua potable a 10 millones de personas. También hemos vacunado a más de 6 millones de niños contra el sarampión evitando epidemias dentro de Siria y en los campos de refugiados, entre otras cosas.
Pero tres años después, los niños sirios siguen sufriendo una violencia indiscriminada y atroz. Siguen viendo bombardeos a sus casas, escuelas y hospitales. Su mundo sigue siendo destruido.
Si este conflicto no acaba ya puede significar la pérdida de toda una generación de niños sirios, con consecuencias devastadoras para el futuro de Siria y de la región.
Hoy varias organizaciones hacemos un llamamiento urgente a personas comprometidas como tú para que juntos alcemos nuestra voz ante la terrible perspectiva de que una generación entera se pierda.
Queremos llamar la atención de todos aquellos que tienen la responsabilidad y la capacidad de acabar con el sufrimiento de la infancia y salvaguardar su futuro. Nuestro objetivo es conseguir un millón de firmas en el mundo antes de que se cumpla el tercer año del conflicto, el próximo 15 de marzo.
Firma ahora esta petición porque:
Los #niñosdeSiria no deben morir.
Los #niñosdeSiria no deben soportar ni un día más de sufrimiento físico y emocional.
Los #niñosdeSiria no pueden pasar más tiempo sin la oportunidad de aprender y sin opciones de futuro.

 

Únete con tu firma a este movimiento global para acabar con el derramamiento de sangre de los #niñosdeSiria y evitar la pérdida de esta generación.

 

Written by pedsocial

26 febrero 2014 at 20:17

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Los niños con riesgo V. Las guerras

with 3 comments

Se suele decir que la primera víctima de las guerras es la verdad. El recuento de las víctimas es una de las verdades más distorsionada. Los contendientes se atribuyen las bajas del enemigo y minimizan las propias. Y, a la vez, exageran las víctimas civiles propias para demostrar la maldad de sus oponentes.

Resulta difícil saber lo que sucede o lo que sucedió y los llamados ”expertos” son contribuyentes directos a la confusión, difícilmente exentos de partidismos.

Ni siquiera se ponen de acuerdo en las proporción de víctimas civiles y militares. De forma más o menos convenida se calculaba que en las guerras anteriores al siglo XX el número de muertos en combate, de combatientes, en relación con la población civil venia a ser de 8/1. Y que a partir de la introducción de armas de destrucción mas potentes y el bombardeo indiscriminado de pueblos y ciudades, paradigmáticamente iniciado con el bombardeo de Guernika durante la Guerra civil española, la proporción se fue invirtiendo hasta ser equiparable o hasta de 1/3, tres civiles por cada baja en combate.

Según un articulo de A. Roberts, investigador de la Universidad de Oxford, publicado en Survival (2010, 52:115-136) las víctimas pueden incluir:

  1. Los muertos por el efecto directo de la guerra
  2. Los heridos por el efecto directo de la guerra
  3. Los que mueren durante o después del conflicto por efectos indirectos como enfermedad, malnutrición o desordenes varios
  4. Las víctimas de violencia originada por uno de los contendientes sobre su propia población
  5. Las víctimas de violación y otras formas de violencia sexual durante el conflicto bélico
  6. Los refugiados y desplazados por la guerra
  7. Los que, tiempo después de que la guerra haya terminado, mueren prematuramente debido a lesiones, heridas u otros daños padecidos durante la guerra

De cada una de estas categorías todos podemos recordar ejemplos dolorosamente numerosos y próximos. Como resulta evidente, la suma siempre será superior a los que se acostumbra a admitir, alargándose en el tiempo y durante toda la vida de los que se vieron envueltos en un conflicto bélico. Y no menos aquellos que participan en la guerra activamente como son los “niños soldados

Por eso TODOS los niños que han vivido una guerra se deben considerar víctimas, sujetos a riesgos diversos y merecedores de especial atención. Y a todos ellos desearles que el tiempo y su resiliencia permita curar las heridas del cuerpo y del alma que indudablemente habrán padecido.

X. Allue (Editor)

Written by pedsocial

13 agosto 2012 at 6:04

Publicado en 1

Tagged with ,

Notre-Dame de París y la atención sanitaria a los niños del mundo

leave a comment »

La iglesia catedral de Notre-Dame de París ha sufrido un pavoroso incendio (los incendios son “pavorosos”, como los terremotos son terribles, y las inundaciones devastadoras) que ha destruido una parte importante de la estructura de la cubierta y ha destrozado la aguja central. Tremendo. Lamentable.

Pero en menos de una semana se han recaudado (o comprometido, que eso del dinero va lento) más de 600 millones de euros para su reconstrucción. No está mal.

Se trata de un templo católico, la sede de la archidiócesis de París. Construida entre 1163 y 1245 en la Île de la Cité, la catedral de Notre Dame de París es una de las catedrales góticas más antiguas del mundo.

Pero en Francia las iglesias, desde la Revolución francesa, son propiedad del estado. De manera que a la Iglesia católica la reconstrucción no le va a costar ni un euro.

La llamada en petición de ayudas del presidente Macron ha sido atendida por múltiples donantes pero, y muy especialmente, grandes empresas e industrias. Como donación , fácilmente lo incluirán en sus cuentas de gastos deducibles, así que probablemente además de quedar bien, se van a ahorrar dinero. Por otro lado, el incendio muy fácilmente relacionable con las obras que se estaban llevando a cabo en el edificio, casi seguro que cuenta con alguna cobertura de seguros. O sea que algo pagarán los seguros. Todos contentos.

Esta cosa de quemar edificios o, más concretamente, iglesias tiene su historia. Durante la revolución de 1936 en donde vivo no se quemaron muchas. Principalmente un convento de clarisas. Lo reconstruyeron y aún sirvió de hospital de sangre durante parte de la Guerra civil, hasta que lo bombardearon los cruceros italianos desde el mar porque nuestra ciudad era centro de suministros para la batalla del Ebro. Hubo que derruirlo y durante la última dictadura construyeron en su sitio un flamante hotel con las ayudas al turismo.

Lo que desde aquí entendemos, con toda la sensibilidad hacia edificios góticos religiosos o no, es que con 600 millones de euros se pueden construir y atender el funcionamiento al menos durante una año, de más de mil Centros sanitarios en los países menos favorecidos. La construcción por ahí está barata y el personal sanitario acostumbra a sobrevivir con estipendios modestos.

Una catedral gótica nos habla del pasado y de la vida perdurable. Mientras que un centro asistencial nos habla del presente, Y de que la vida perdure al menos un tiempo razonable y no se extinga antes de los 5 años por el hambre, la pobreza, las enfermedades infecciosas y la malnutrición.

A la hora de recabar recursos no parece que todos pensemos lo mismo.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

22 abril 2019 at 7:43

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Pederastia y abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica

with 2 comments

Cuando la actualidad sitúa en nuestra proximidad acontecimientos luctuosos no es fácil substraerse de contemplarlos con mayor espíritu crítico y contribuir a su denuncia pública. Esa proximidad también moviliza pues nos acerca a una realidad que ya no es remota y lejana, sino inmediata.

En este blog ya hemos dedicado entradas al tremendo problema de los abusos sexuales de niños por parte de quienes se daría por supuesto que ejercían una función de custodia y educación como es el caso de los clérigos católicos. Y también de la escasa y oblicua respuesta a esa realidad por parte de las autoridades eclesiásticas.

Después de los casos de los colegios de los Hermanos Maristas, estos días han alcanzado los titulares de los noticiarios las denuncias de casos de pederastia en el monasterio benedictino de Montserrat, en alguna parroquia rural de Girona y, más específicamente, en la de un pequeño pueblo muy cercano a la ciudad desde donde escribimos, del que era responsable el cura párroco que ejerció allí durante más de treinta años.

El monasterio de Montserrat es una centenaria institución de enorme prestigio en Catalunya, prestigio no solo religioso sino también político por su carácter simbólico y por ser un núcleo de la defensa de las realidades culturales catalanas, especialmente en los años de plomo de la dictadura. Muchas familias catalanas católicas conservadoras tenían a gala integrar a sus vástagos más pequeños para su educación primaria en el monasterio. Muy significativamente tenía importancia la participación en la “Escolania”, Scola cantorum, coro infantil de gran prestigio. Varios de mis más prestigiosos colegas en mi universidad fueron “escolans” de Montserrat. La denuncia pública, diferida varias décadas, de casos de pederastia atribuidos a un monje encargado de las actividades de excursionismo, ha hecho tambalear los cimientos del monasterio asentado en la montaña sagrada del macizo de Montserrat, de tan peculiar paisaje.

El caso del pueblo cercano contiene la circunstancia que una de las víctimas sea un popularísimo miembro de una banda de rock, quien ya en su día creó una canción cuya letra aludía a la experiencia de la víctima de abusos siendo menor.

Hace ya tiempo que la dureza de las estadísticas ha descartado que los abusos a menores por parte de clérigos católicos se tratase de casos aislados. En los Estados Unidos la extensión y amplitud de la casuística ha conducido a numerosos procesos judiciales y a una extraordinaria cantidad de dineros para compensaciones a las víctimas que ha puesto en jaque la economía de las diócesis americanas.

La entrada de la Wikipedia en inglés sobre Casos de Abuso Sexual en la Iglesia Católica aporta 342 referencias bibliográficas sobre el tema. La versión en español contiene 181 referencias. Sin embargo, llama la atención que en las referencias por países no aparecen ni España ni Mexico, países com amplias mayorías católicas en su población. Ello queda abierto a interpretaciones, pero la más plausible es que se trata de países en los que la influencia de la misma Iglesia católica ha impedido la denuncia de casos.

Si se me permite una referencia personal, en mi ciudad había solamente dos instituciones dedicadas a la enseñanza media: un colegio católico de Hermanos de La Salle y un Instituto estatal. Yo realicé mi bachillerato en el instituto. Los críos de una y otra institución jugábamos juntos en la calle. Entre juegos y chanzas sí puedo recordar lo que corría entre nosotros en relación con los hermanos de la La Salle. Una definición, con la crudeza y el lenguaje soez de la chiquilleria era, a la pregunta de “¿Qué es un hermano?”, la respuesta era: “Un maricón con una bragueta que le llega desde el cuello hasta el suelo” (sic!). Todos sabíamos que algunos hermanos “tocaban” a los niños.

A estas alturas de la historia creemos que, pese a las protestas interesadas de lo contrario, la pederastia en el seno de los miembros del clero católico se relaciona directamente con las restricciones canónicas a una vida sexual común entre los clérigos. El celibato no forma parte de las prescripciones evangélicas y se introduce en la tradición católica cuatrocientos años después de la muerte de Jesucristo. La controversia sobre el celibato de los clérigos forma parte substancial de lo que fue la Reforma protestante y las guerras de religión de la Edad Moderna en Europa. Es muy probable que existan otras motivaciones de carácter psicosocial, pero la resistencia al reconocimiento de lo que es palpablemente un crimen, por parte de las autoridades eclesiásticas, deja a la jerarquía católica en una situación poco defendible.

Como cerrábamos el primer escrito sobre este tema, hace ya nueve años: “A los pediatras sociales nos incumbe la atención no sólo del 4% de los abusados por clérigos, sinó del 100% de los abusados. A los perpetradores de los abusos les corresponde enfrentarse a la justicia ordinaria. A las autoridades vaticanas sólo se me ocurre recomendarles que se lean de nuevo los evangelios.”

X. Allué (Editor)

 

 

Written by pedsocial

4 febrero 2019 at 20:10

La gripe del año 18

leave a comment »

Hoy empieza la campaña de vacunación contra la gripe de este año. La vacuna debe contener las cepas 

  • A/Michigan/45/2015 (H1N1)pdm09-like virus
  • A/Singapore/INFIMH-16-0019/2016 A(H3N2)-like virus (updated)
  • B/Colorado/06/2017-like (Victoria lineage) virus (updated)

Hace cien años, a estas alturas del 1918, la gran epidemia de gripe que asoló una buena parte del mundo desde la primavera de 1917, empezaba a remitir.

Los tratados clásicos de Pediatría social, eso que en los países anglosajones se conoce como “Community Medicine“, solían empezar con unos capítulos de epidemiología. Casi todos incluían un gráfico sobre mortalidad infantil, mostrando el considerable descenso de la mortalidad infantil a lo largo del siglo XX y, seguidamente, la relación sobre todo con el progreso social y cultural de las poblaciones. Lo que veis aquí al lado es un ejemplo que muestra el descenso durante la primera mitad del siglo pasado pero, rodeados en rojo, dos hitos, dos puntas significativas: una alrededor de los años 17-18 y el otro a los 36- 41. La segunda corresponde a la terrible Guerra civil española. La primera sin embargo, corresponde a la gripe del año 18.

Cada invierno la aparición del fenómeno epidémico de las infecciones por el virus de la gripe en sus diferentes cepas ( “Influenza virus” tipo A, el más común) genera dificultades que se generalizan en todos los ámbitos sociales: enfermedad, pérdida de horas de trabajo, pérdida de horas de escuela, carencias de recursos humanos, colas en los centros sanitarios, sobrecarga de los hospitales y, incluso, muertes, directas o indirectas. Ya hemos explicado que las epidemias son una forma social de enfermar.

Perdiéndose en la memoria de la gente por el paso del tiempo, queda el recuerdo de la gripe del año 18. Entre la primavera de 1917 y el verano de 1918, en el mundo se produjo una tremenda epidemia que causó más de 60 millones de víctimas mortales. Parece muy fácil de decir en una frase: 60 millones de muertos. Muchísimos más que los que causó la terrible Guerra Mundial, en aquellos momentos estaba llegando a sus episodios finales. Los historiadores bélicos dicen que la gripe y la afectación de los soldados combatientes fue un factor decisivo para alcanzar el armisticio. Han pasado 100 años y ningún otro fenómeno ha causado tanta mortandad en tan breve periodo, si bien si se suman todos los episodios bélicos que históricamente se cuentan como parte de la no menos terrible II Guerra Mundial serían más, pero en este caso más alargados en el tiempo y el espacio.

Apenas deben quedar algunos supervivientes, centenarios o no tan mayores, que recuerden de algún familiar muerto en aquella terrible epidemia. Hace unos años, en 2009 hubo una gran alarma mundial por el miedo a que una nueva epidemia mundial tuviese las mismas consecuencias. El virus que causa la gripe varía de año en año. Los virus de la gripe se clasifican según que lleven unas enzimas concretos: la hemaglutinina y la neurominidasa, reducidos en la nomenclatura a las iniciales H y N, y de un tipo específico que recibe un número: 1, 2, 3, etc . La gripe del 18 la produjo el virus de la gripe H1N1. La que se detectó en 2009 también era el H1N1, razones biológicas como para temer que podía tratarse del mismo. La epidemia se originó en México y se extendió pronto en Estados Unidos. Esto y la reacción un poco histérica de la directora general de la OMS, Margaret Chan, generaron una alarma mundial considerable. La carencia al comienzo de una vacuna eficaz en cantidades suficientes y la disponibilidad de unos agentes antivirales como el oseltaminvir (Tamiflu) y zanamivir (Relenza) motivaron que se levantaran sospechas de que la alarma se había creado artificialmente para beneficiar la industria químico-farmacéutica.

Estos incidentes en parte, la gripe nos visita cada año y hace 100 años que los científicos luchan por encontrar soluciones enfocadas a una fenómeno que tiene considerables costes en vidas humanas y también sociales, económicos e incluso políticos. Una buena parte de la historia de la investigación de la gripe y su causa fue relatada en el “best seller” escrito por la periodista especializada en temas de salud del New York Times Gina Colatta, titulado “Flu“. “Flu” es el nombre coloquial de la gripe en inglés. Deriva de que los síntomas de fiebre, mucosidad, tos, malestar general, etc. de la gripe se consideraban relacionados con el mal tiempo invernal y decían que “estaba bajo la influencia” del tiempo. Este nombre se asignó a un microbio, el Hemophilus influenzae, al que se hizo responsable la gripe hace cien años y que entonces ya era identificable. Después se vio que sólo era un agente complicante. El virus de la gripe de 1918 no se pudo identificar en aquel entonces. El libro de Gina Colatta cuenta la fascinante historia de la investigación que llevó a la identificación y aislamiento del virus tres cuartos de siglo después, cuando se encontró en los cadáveres de víctimas de la gripe enterrados en el hielo en el Ártico que habían permanecido congelados.

Quien quiera adentrarse en las complejidades de los avances de la ciencia, tiene en la gripe un amplísimo campo de estudio, alargado 100 años y que mantiene toda, aunque estacional, actualidad.

El resto, más preocupados por el día a día, tenemos que activar las medidas preventivas elementales, evitar el contagio que es principalmente por contacto con las manos, con lavados frecuentes, usar pañuelos desechables, rehuir de las aglomeraciones en espacios cerrados, cubrirse la cara cuando tosemos con el codo en vez de la mano o el puño, y, si enfermamos, utilizar medidas generales como la hidratación, los analgésicos-antitérmicos y el reposo. Los grupos que así lo tienen recomendado: personas mayores, chiquillos, grupos de riesgo como sanitarios y servidores públicos, deben vacunarse con la vacuna recomendada por cada año, aunque, la eficacia es variable y, este año, no lo es tanto. Con un poco de suerte no volveremos a vivir una pandemia como la de hace cien años, el terrible año 1918.

Vacunaos. Consultad vuestra autoridad sanitaria local.

 

X. Allué (Editor)

Republicando: una buena parte de este texto ha sido ya publicado, en catalán, en enero de este año.

Written by pedsocial

22 octubre 2018 at 7:21

El canvi horari. L’hora de Franco

leave a comment »

Ara fa un parell d’anys vam publicar un articlet a un diari local amb el títol d'”Horaris” per parlar del canvi d’hora d’hivern i estiu. Just ara la Comissió Europea ha decidit recomanar l’abandonament del canvi horari bianual, sembla que per la seva inutilitat i el minso estalvi energètic que originàriament el va motivar.
A Catalunya s’ha generat una iniciativa promoguda des de diferents instàncies, la Iniciativa per la reforma horària http://www.reformahoraria.cat/i que compta amb el suport del Parlament i el govern de la Generalitat. Alguns mitjans ja apunten detalls sobre les propostes més o menys imaginatives, però posant èmfasis en l’homologació amb els països del nostre entorn i la necessària coordinació entre àmbits socials diversos com el comerç, les empreses, el món laboral, l’ensenyament i, també, els mitjans de comunicacions de masses com la televisió.

Tenint en compte que el meridià de Greenwich no arriba a passar per Catalunya, amb prou feines queda a l’esquerra, segons es mira el mapa, no sembla molt coherent que l’hora que fem servir ens quedi a 120 minuts del que el gir de la terra posa al sol cada matí. Això d’una banda. Però per un altre, sotmetre les dietes a dejunis perllongats o, al contrari, sobrecarregar-se de calories per a una digestió pesada i tornar a la feina, no sembla saludable. Mentrestant, els milions de visitants europeus que cada any arriben a les nostres costes, encara que sigui per oci, no arriben a trobar mai la paella a punt al migdia, ni el descans per la “jarana” nocturna diària. I mil coses més.

Els vigilants de la Memòria Històrica no han parat compta del que encara pesa “l’hora de Franco”. Per arrenglar-se amb l’Alemanya de Hitler, el general sublevat va canviar l’hora, avançant-la 60 minuts. A finals de l’estiu de 1936, l’emissora de “Radio Nacional” emetia des de Burgos el “parte de guerra” a les 14.00 hores. El general, que tenia més mentalitat de coronel de regiment que altra cosa, tenia per costum fer la prova de ranxo abans de servir-se el dinar, que havia de començar a les 14.00 h. Encabat se n’anava a dinar ell. La secretaria del seu gabinet va advertir a l’emissora que Franco volia sentir el “parte” i en consonància, el van retardar fins a dos quarts de tres. El parte anava precedit d’una sintonia característica, un toc militar d’ordenança o “generala” adaptat per un capellà músic, el P. José Maria Otaño, per a una fanfàrria de pifres. La coincidència amb la hipoglucèmia preprandial, la gana abans de dinar, és possible que hagi generat reflexes pavlovians al voltant de l’hora de seure a taula.

És curiós que encara Radio Nacional i la Cadena SER, vuitanta anys després, continuen donant el seu noticiari del migdia a dos quarts de tres. I, el que és més fotut, també ho fa TV3.

A l’estat espanyol i, ara per ara, a Catalunya el que cal és una reforma integral dels horaris. Això ha d’incloure la fixació de l’hora al fus horari que geogràficament correspon: GMT, o UTC 00, el que se’n deia meridià de Greenwich que tothom que hagi passat per l’autopista A-2, ha vist que passa per Bujaraloz, a l’Aragó. Als Països Catalans ja ens estaria bé. A l’estat genera controvèrsia: en part per les diferències que produeixen les distàncies geogràfiques entre Maó i Fisterra, que són de més d’una hora. I també per fosques raons polítiques atàviques del centralisme madrileny. (Una estúpida a la cadena de televisió La Sexta s’exclamava dient que, amb el canvi, a Mallorca sortiria el sol mitja hora abans que a Madrid, cosa que seguirà passant sigui l’horari que sigui mentre la Terra continuï girant sobre si mateixa). Als cercles funcionarials a Madrid encara es recorda que a un ministre matiner li deien “el abominable hombre de las nueve“(!)

La conciliació de la vida laboral y la (personal) familiar ens hauria de portar a ajustar els nostres horaris al sol. És clar que això faria matinar una mica més als dormilegues, sobretot als acostumats a allò que en espanyol té una accepció: “trasnochar“. Els horaris del que es coneix a l’argot televisiu com “prime time” s’ha de modificar. S’ha de sopar més d’hora i mirar de dormir almenys 8 hores rodones.

Són canvis culturals y la resistència als canvis forma part del conservadorisme. També hi ha interessos econòmics múltiples d’una resistència important que s’haurà de vèncer. Però si no es fan els canvis, no arribarem a entrar en el segle XXI amb suficiència. I els nens ho patiran.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

3 septiembre 2018 at 8:08

Publicado en 1

Tagged with , ,

Inmigración, inmigrantes, diversidad y atención sanitaria

leave a comment »

Algunos incidentes han motivado noticias este verano en relación con los fenómenos migratorios. Los naufragios de embarcaciones precarias en el Mediterráneo y los rescates subsiguientes, los desacuerdos políticos entre gobiernos europeos sobre la acogida de emigrantes, las decisiones administrativas en fronteras entre México y los EEUU separando niños y padres y otros, parece que estan construyendo un relato que convierte la emigración en un conflicto global.

Algunos pueden interpretar que todo ello es un problema reciente, actual, incluso que va a ser un componente del futuro de las sociedades occidentales. Y con ello una preocupación para esas sociedades y una materia a ocupar el espacio de la política y las políticas en busca de “soluciones” a un “problema”.

Los profesionales sanitarios, que estan incluidos en la sociedad, testigos habituales de la realidad de la emigración representada en la diversidad social y cultural de quienes precisan atención sanitaria, también incorporan la emigración a una categoría de situaciones a las que dedicar una parte sustancial de sus ocupaciones y esfuerzos. Un “nuevo problema”.

En esta tribuna nos hemos ocupado en algunas ocasiones de estos temas (https://pedsocial.wordpress.com/?s=Inmigraci%C3%B3n), desde la experiencia que hemos ido construyendo del fenómeno de las migraciones y su signifcado en el ámbito de la salud, en el departamento universitario con el que mantenemos vinculación. El DAFITS desde hace más de veinte años. Y, más recientemente, el MARC (Medical Anthropology Researc Center)  que dedica estudios, investigaciones y publicaciones al conocimiento de los fenómenos migratorios y su realidad. Con ello queremos significar que hace ya tiempo que estudiamos el tema y, sobre todo, que entendemos que no es una materia “reciente”. Como ya hemos escrito: “…La emigración, sobre todo la emigración por motivos económicos y de supervivencia, es tan antigua como desde que los primeros homínidos se fueron de un espacio a otro en busca de alimentos. Emigró el Homo antecessor, como emigraron los judíos de Egipto, los visigodos a Iberia, los asiáticos a Alaska, los europeos a América y los españoles a Europa cuando aún no éramos europeos…”

Casi no es necesario recordar que el país más importante del mundo actual, los Estados Unidos de América del Norte, se ha construido con la constante emigración desde los cinco continentes a lo largo de un par de siglos. Inmigración voluntaria, inmigración forzada como la africana esclava, inmigración de refugiados de las iniquidades de la primera mitad del siglo XX en Europa y más adelante en Iberoamérica o Asia. Los movimientos migratorios en Europa durante el siglo pasado han llevado a que la actual alcaldesa de París hubiese nacido en San Fernando de Cádiz, o que el alcalde de Londres sea un musulmán de origen indo-pakistaní de segunda generación. Ambos elegidos natural y democráticamente por sus conciudadanos.

Estos ejemplos dan una idea de la diversidad ya actual en nuestro entorno más próximo. Ciertamente el fenómeno migratorio de lo que se conoce como de origen extra-comunitario en el estado español, por lo que a la diversidad cultural respecta, es más reciente. Y también lo es su magnitud, de varios millones en un período de pocos años. Igualmente, la distribución no afecta por igual a los territorios. La emigración reciente se centra en las grandes ciudades, Madrid y Barcelona y sus entornos metropolitanos, en Andalucía, en el Levante y en Catalunya. Y mucho menos en las áreas rurales del norte y centro de la península.

En cualquier caso, la diversidad cultural tiene su expresión en el ámbito de la salud y debe tenerse en cuenta. Posiblemente se pueda hacer una distinción entre los inmigrantes recientes y las personas de orígenes diversos que ya están establecidas en el territorio y, al menos socialmente, integradas. Lo que sí que se puede apreciar es que, en lo que resulta más fácil y rápida la integración, es en el uso del sistema sanitario. Aparte de la natural importancia de la salud, algunas decisiones administrativas lo han favorecido. Por ejemplo, la disponibilidad de una tarjeta sanitaria y la consiguiente universalidad de la atención para todos los habitantes. Aunque pueda haber discrepancias, sobre todo de origen político, a estas alturas el consenso es que la sanidad en este país sea universal. Y gratuita en cuanto los costes se pagan con los impuestos. Y, en lo que respecta a la inmigración, desde el día cero. Cualquier otra segregación, aparte de la cuestionable ética, no cuenta con justificaciones ni económicas ni epidemiológicas ni tampoco sociales que se sostengan.

Aparte de esto, no vamos a entrar en la política migratoria del estado ni de la Unión Europea, ambas actualmente afectadas de una considerable confusión. Sólo añadir que, desde nuestro punto de vista conviene tener claro que las tragedias que se van produciendo en el mar Mediterráneo son intolerables. Como los son las tragedias que originan los desplazamientos: guerras, hambre y destrucción y, también el periplo migratorio de abusos, malos tratos, esclavitud, violaciones, y tráfico humano que sufren sus protagonistas. Hay que recordar que náufragos y refugiados no son “inmigrantes” y deben ser objeto de otro tipo (y mejor) de atención.

De regreso a la primera línea de la atención sanitaria, recordamos a todos la importancia de tener en cuenta las peculiaridades de, y claro está, los problemas que plantea la diversidad. Si las migraciones son un fenómeno que tiene milenios de existencia, hay que estar convencidos que es una fenómeno natural. Que podrá tener altos y bajos, origenes distintos y variaciones puntuales, pero que no va a desaparecer. Como no lo va a hacer la consecuente diversidad de la población a atender. Por consiguiente la respuesta profesional–y la ética–debe contemplar la adaptación de los recursos sanitarios y personales a esa diversidad. La distancia cultural nos exige que intentemos crear los puentes nosotros. Entre otras cosas porque estamos en mejores condiciones de hacerlo. Pero es que, además y como ya hemos postulado anteriormente, la distancia cultural entre etnias y orígenes diversos no es mayor que la distancia cultural en el mundo sanitario y la gente, entre médicos y pacientes. Y que hay formas de afrontarlo. La competencia cultural no nos viene dada: hay que adquirirla, desarrollarla y ejercerla. La distancia cultural entre sanitarios y la población a atender es real. Incluye conocimientos, lenguaje, costumbres que aún son distintos. Y hasta tiene una historia diferente, diversa, que, además, se desarrolla cada día. Conviene recordar que lo que los médicos hace años vendíamos a la población como dogma de fe, conocimiento “científico” y verdad incuestionable, la evolución de la historia y de la ciencia, nos han llevado a a cambiar radicalmente. Los ejemplos abundan. En el ámbito de la Pediatría, es paradigmático el uso de la lactancia materna. Y no podemos esperar que toda la población lo asimile al mismo ritmo que lo intentamos hacer los que tenemos acceso al conocimiento actualizado. ¡Que fácil es criticar a las abuelas, cuando mucho de lo que se les atribuye lo aprendieron de los médicos de hace dos generaciones!  Esa también es la diversidad de nuestra “clientela”.

Igual que parece que les pedimos a los inmigrantes, que se adapten, que se integren, o nos adaptamos a la realidad actual diversa, o nos “adaptarán”. Todos somos inmigrantes en el futuro.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

20 agosto 2018 at 9:13

Aquarius: ¿naúfragos, emigrantes, refugiados, o qué? MENAS (ó MINAS)

leave a comment »

Este fin de semana ha concluido la aventura de 630 naufragos rescatados frente a las costas de Libia por el barco de SOS Mediterranèe Aquarius. Rechazado su desembarco en Italia por el gobierno de ese país, finalmente han navegado, repartidos también en otros dos navíos de la Guardia costera italiana, el Dattilo un barco de rescate y el Orione, una patrullera de altura, hasta Valencia: 700 millas marinas de nada. Ello ha sido posible por la decision del nuevo gobierno socialista español de ofrecer acogida en España a todos los ocupantes del Aquarius. Entre ellos hay más de 80 menores no acompañados (MENAS), cuyo destino está aún por decidir. Se trata de un episodio más de la continuada tragedia del intento de llegada a los paises europeos de gentes proviniendo de los peores lugares del mundo en busca de una nueva vida, de una oportunidad que les es negada en sus lugares de origen. Y que está transformando el Mare Nostrum de los romanos en el Mare Mortum de la actualidad.

No podemos aquí entrar en las complejidades del problema ni en la preocupante actitud de los gobiernos europeos y las instituciones que supuestamente los mantienen politica y economicamente unidos. La eclosión de movimientos populistas, nacionalistas xenófobos en varios países, en España protagonizado por el partido Ciudadanos, hace el problema más complejo.

Sobre el tema de la emigración hemos escrito en este blog ( y 2) anteriormente, así como en otros sitios (Bibliografía propia), Y alguna cosa sobre los “MINAS”, Menores Inmigrantes No Acompañados, que incluye MINA (Menores Inmigrantes No Acompañados), MEINA (Menores Extranjeros Indocumentados No Acompañados), y MMNA (Menores Migrantes No Acompañados). O sea que alguna idea nos hemo hecho sobre el tema.

Desde el momento que tomen tierra y salvadas las exploraciones sobre su salud física, la principal cuestión va a ser su estatuto legal. La legislación separa, más o menos arbitrariamente, los emigrantes, generlmente por motivos económicos, de los refugiados que huyen de situaciones de conflicto bélico más o menos activo que ponen en peligro sus vidas. En cada clasificación se ocultan numerosas trampas legales. Por ejemplo los refugiados se pueden quedar cinco años. Pero no más. Y durante esos cinco años no pueden tener un empleo asalariado porque se les da una ayuda!! Los menores podrán ser acogidos, pero en cuanto cumplan los 18 años, lo que puede estar a la vuelta de la esquina, recibirán el mismo tratamiento que otros inmigrantes.

Lo que es cierto es que la totalidad de los que llegan por medios irregulares a las costa de Europa huyen de situaciones de extraordinaria dureza: hambre, carencias, guerra, muerte y desolación. Y por eso se juegan la vida en una patera o un cayuco después de haber superado infinitas penalidades hasta llegar a la costa.

Son náufragos. Y las leyes del mar son muy explícitas sobre el derecho que les asiste y la obligación de socorro que tienen los navegantes. (Por cierto, ¿alguien se cree que los potentísimos radares de los navíos del VI Flota de los Estados Unidos desplegada en el Mediterráneo no detectan todas y cada una de las embarcaciones que parten de las costas de la Cirenaica? Son náufragos sacados del mar, emigrantes porque se van de su tierra y refugiados porque huyen de la muerte, sea la causa la violencia, el hambre o la enfermedad.

Podríamos felicitar al gobierno español por su decisión de acogida, pero en realidad no hace más que cumplir una obligación.

Esperamos que todos los menores desembarcados reciban el tratamiento y el cuidado al que son acreedores.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

18 junio 2018 at 7:51

Publicado en 1

Tagged with , , , ,