Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Buscar resultados

Aquarius: ¿naúfragos, emigrantes, refugiados, o qué? MENAS (ó MINAS)

leave a comment »

Este fin de semana ha concluido la aventura de 630 naufragos rescatados frente a las costas de Libia por el barco de SOS Mediterranèe Aquarius. Rechazado su desembarco en Italia por el gobierno de ese país, finalmente han navegado, repartidos también en otros dos navíos de la Guardia costera italiana, el Dattilo un barco de rescate y el Orione, una patrullera de altura, hasta Valencia: 700 millas marinas de nada. Ello ha sido posible por la decision del nuevo gobierno socialista español de ofrecer acogida en España a todos los ocupantes del Aquarius. Entre ellos hay más de 80 menores no acompañados (MENAS), cuyo destino está aún por decidir. Se trata de un episodio más de la continuada tragedia del intento de llegada a los paises europeos de gentes proviniendo de los peores lugares del mundo en busca de una nueva vida, de una oportunidad que les es negada en sus lugares de origen. Y que está transformando el Mare Nostrum de los romanos en el Mare Mortum de la actualidad.

No podemos aquí entrar en las complejidades del problema ni en la preocupante actitud de los gobiernos europeos y las instituciones que supuestamente los mantienen politica y economicamente unidos. La eclosión de movimientos populistas, nacionalistas xenófobos en varios países, en España protagonizado por el partido Ciudadanos, hace el problema más complejo.

Sobre el tema de la emigración hemos escrito en este blog ( y 2) anteriormente, así como en otros sitios (Bibliografía propia), Y alguna cosa sobre los “MINAS”, Menores Inmigrantes No Acompañados, que incluye MINA (Menores Inmigrantes No Acompañados), MEINA (Menores Extranjeros Indocumentados No Acompañados), y MMNA (Menores Migrantes No Acompañados). O sea que alguna idea nos hemo hecho sobre el tema.

Desde el momento que tomen tierra y salvadas las exploraciones sobre su salud física, la principal cuestión va a ser su estatuto legal. La legislación separa, más o menos arbitrariamente, los emigrantes, generlmente por motivos económicos, de los refugiados que huyen de situaciones de conflicto bélico más o menos activo que ponen en peligro sus vidas. En cada clasificación se ocultan numerosas trampas legales. Por ejemplo los refugiados se pueden quedar cinco años. Pero no más. Y durante esos cinco años no pueden tener un empleo asalariado porque se les da una ayuda!! Los menores podrán ser acogidos, pero en cuanto cumplan los 18 años, lo que puede estar a la vuelta de la esquina, recibirán el mismo tratamiento que otros inmigrantes.

Lo que es cierto es que la totalidad de los que llegan por medios irregulares a las costa de Europa huyen de situaciones de extraordinaria dureza: hambre, carencias, guerra, muerte y desolación. Y por eso se juegan la vida en una patera o un cayuco después de haber superado infinitas penalidades hasta llegar a la costa.

Son náufragos. Y las leyes del mar son muy explícitas sobre el derecho que les asiste y la obligación de socorro que tienen los navegantes. (Por cierto, ¿alguien se cree que los potentísimos radares de los navíos del VI Flota de los Estados Unidos desplegada en el Mediterráneo no detectan todas y cada una de las embarcaciones que parten de las costas de la Cirenaica? Son náufragos sacados del mar, emigrantes porque se van de su tierra y refugiados porque huyen de la muerte, sea la causa la violencia, el hambre o la enfermedad.

Podríamos felicitar al gobierno español por su decisión de acogida, pero en realidad no hace más que cumplir una obligación.

Esperamos que todos los menores desembarcados reciban el tratamiento y el cuidado al que son acreedores.

X. Allué (Editor)

Anuncios

Written by pedsocial

18 junio 2018 at 7:51

Publicado en 1

Tagged with , , , ,

Emigración: emigrantes e inmigrantes

with 2 comments

gran-pateraSerá reiterativo, pero no hay duda que todos estos textos (“Inmigrantes”) publicados en este blog a lo largo de los años continúan vigentes. La llegada a la oficina de la presidencia de los Estados Unidos de América, país creado y mantenido por inmigrantes, de un energúmeno perverso acentúa la actualidad. Pero aquí no vamos mejor…

Reproducimos algo de ellos aquí:

…”Parece como ocioso recordar que todos somos inmigrantes. Claro que hay que volver la vista bastante atrás, pero, total hace 400.000 años aquí no había nadie. Fuimos viniendo poco a poco. Los libros de historia que estudié de pequeño hacía escasa referencia a la prehistoria. Daba por sentado que los habitantes de esta parte del mundo “ya estaban aquí” y que luego vinieron los Iberos por el sur y los Celtas por el norte. Y luego “vinieron” los fenicios, los griegos, los cartagineses, los romanos, los visigodos, los suevos, los vándalos y los alanos. Y después los árabes (y los moros, almohades, almorávides y benimerines). Y que después se les echó (?) y aquí se quedaron “los de siempre”.  Lo que no fue óbice para que los monarcas fueran extranjeros (Carlos I nació en Flandes y no hablaba español, Felipe V era francés, y el más reciente JuanCarlos I nació en Roma y se educó en Portugal) y sucesivas llegadas de ciudadanos nacidos en otros lugares y otras culturas: japoneses en Sevilla (siglo XVI), austriacos e italianos en Madrid, holandeses y alemanes en La Carolina o en San Carles de la Rápita. En las zonas más abiertas o próximas a las fronteras, siempre imprecisas, recogemos en los apellidos orígenes foráneos: Anglés, Francés, Alemany, Moro, Milanés, etc. Y los nacidos aquí emigraron a millones a América (antes) y a Europa (hace 40 años) en busca de una vida mejor.

Todos somos emigrantes/inmigrantes….”

“…Las leyes de acogida y asistencia que los países aplican establecen diferencias entre quienes se acercan a sus fronteras desde el exterior. Turistas e inversores serán habitualmente bienvenidos, pero emigrantes o refugiados ya no tanto.
Inmigrantes somos todos argumentábamos hace unos años quizá cuando el pico de llegada de nuevos inmigrantes a este país. Luego la crisis económica ha cambiado algunas cosas pero una buena parte se han quedado e integrado. Ya “son de aquí”, menos para algún energúmeno del Partido Popular como el anterior alcalde de Badalona y algunos otros recalcitrantes.

De las migraciones se ha escrito mucho. Nosotros mismos en la primera década del siglo y dentro del ámbito de migraciones y salud hemos contribuido con algunos trabajos de investigación y varias publicaciones. La linea argumental aparece resumida en la entrada del blog enlazada más arriba en el sentido de que las migraciones son la parte de la historia de la humanidad más constante, probablemente incarnada en el ADN primitivo que promovía el nomadismo. Quizá la característica más “humana” de los homínidos fuese su tendencia a viajar, a cambiar de asentamiento según sus necesidades. Los otros simios son más territoriales y viajando se aprende. La teoría paleontológica del “out of Africa” sostiene que los homínidos más modernos y especialmente el sapiens, son originarios del este africano y que migraron hacia el norte, a través del Sinaí, hacia Eurasia.

Las religiones del libro consagran las migraciones (Exodus) y los viajes (Hejira). La historia de la Europa medieval es una sucesión de migraciones desde oriente. Los europeos ocuparon América, casi siempre en busca de algo mejor, aunque a menudo huyendo de algo peor, insoportable. La Guerra civil española llevó medio millón de republicanos a Francia. Mediado el siglo XX hasta 60 millones de personas se desplazaron o los desplazaron los horrores de la guerra.

Refugiados y emigrantes no se van de donde vienen: les empujan. Les empuja la miseria, la inseguridad, el hambre, la desesperanza, el miedo y la muerte, aunque luego lo vuelvan a encontrar por el largo camino hasta encontrar sosiego y acogida en otros lugares. Por eso la diferenciación entre emigrantes y refugiados, al menos en el momento actual, me parece más bien retórica. Cierto es que las legislaciones de los países occidentales están llenas de argumentaciones  y que el derecho internacional público contempla las situaciones de forma diferenciada. Así lo hace la ONU también. Pero las razones suelen ser meramente instrumentales. Por ejemplo suponen que los refugiados por una causa concreta, puntual, como un conflicto bélico, cuando este concluya es posible que quieran regresar a sus lugares de origen. Pero todo el mundo entiende que lo más común es que a la conclusión de una guerra suele quedar muy poco a lo que regresar.

El caso es que la estúpida idea de que todo el mundo debe quedarse en su casa y no molestar, parte de la concepción de un mundo fraccionado por fronteras físicas o sociales. Y eso, en el siglo XXI ya no va a ser. Los “parias de la tierra” a quienes canta La Internacional ya no aguantan más y las distancias cada vez son más cortas. Pero aunque no lo fuesen: las barcazas de los mares del sudeste asiático, las pateras del estrecho o los flotadores delante de Lampedusa son versiones de lo mismo. Como en su día lo fueron los artilugios flotantes de los “balseros” cubanos. O andando como hacen desde esta mañana los que estaban retenidos en la estación Keleti en Budapest.

Todavía no me he recuperado de la visión de la imagen del niño Aylan que mostramos en el post anterior. Y sigo sin palabras para comentarlo. Pero desde este rincón queremos recordar a nuestros lectores que, cada uno desde el suyo, actúen hacia sus respectivos representantes y gobiernos para que empiecen a comprender  el problema y arbitrar medidas, no sólo para resolver lo inmediato como pueda ser un tren de Budapest a Viena o unos ferris en la isla de Cos, sino para orientar las políticas hacia las causas que, todos sabemos, son del orden mundial y de la responsabilidad social de los que tenemos ante los que no tienen nada….”

 

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

6 marzo 2017 at 7:11

Publicado en 1

Tagged with , ,

El rescate de un niño muerto

with one comment

Las desgracias, como acontecimientos, tienen la tendencia a convertirse en sucesos. Y los sucesos, a su vez, en noticias. Años de pasarnos por redacciones de periódicos y emisoras de radio nos han enseñado que hay un espacio para los sucesos: las crónicas de sucesos, en su mayoría de carácter luctuoso. Pero también nos enseñaron que no todos los sucesos son noticia. Y que, en general, los sucesos dejan de ser noticia en cuanto aparecen otro nuevos.

Pero las cadenas de televisión tienen otros principios. A pesar de la enorme ventaja o complemento de las imágenes y, aún más, de las imágenes en movimiento que ofrece la televisión en directo o en diferido, la exposición de las noticias no ha conseguido separarse de la parte de espectáculo que la televisión tiene heredada del cine. Los noticiarios en el cine, que habitualmente aparecían como complemento del espectáculo cinematográfico, perdieron su espacio con la aparición de la televisión. De memoria más o menos infausta por su parcialidad y culto al estado nacional-católico del franquismo estuvieron los Noticiarios y Documentales, el No-Do, que durante décadas parasitó nuestra atención en los tiempos en blanco y negro de la dictadura.

La mezcla de la batalla por la audiencia con la necesidad de cubrir todos los horarios durante las 24 horas del día han conducido al esperpento de convertir en noticia cualquier suceso  y, como su evolución se prolongue en el tiempo por la razón que sea, instalar el suceso como acontecimiento histórico de continuidad, genere o no hechos noticiables. Los canales generalistas privados extienden sus programas de noticias intercalados con paneles de coloquio, transmitiendo la actualidad desde corresponsalías como si de un evento continuo, como un partido de fútbol, se tratara.

Lamentable y vergonzante ha sido el tratamiento concedido al rescate de un niño pequeño precipitado en un pozo de pequeño diámetro abandonado, durante las dos semanas que ha tomado la recuperación del cadáver. Algunas cadenas mantenían una imagen continua en un recuadro incluso cuando era evidente que no había actividad alguna en el lugar, mientas los contertulios pontficaban desde su habitual ignorancia sobre el hecho, sus orígenes y su evolución.

Todo ello coincidía en el tiempo con las lamentablemente tremendas situaciones de los emigrantes africanos ahogándose en las aguas del Mediterráneo, junto con los impedimentos administrativos gubernamentales a autorizar la salida al mar de los barcos de organizaciones dedicadas al rescate de náufragos.

Un niño muerto bajo tierra origina una atención que varias docenas de niños ahogados no tienen porque filmar las olas de mar que los ha engullido tienen poco atractivo. Solo si esas olas empujan un cadáver a la orilla como el de Aylan Kurdi, el niño sirio hallado muerto en una playa del mar Egeo hace dos veranos, alcanzan el espacio de los noticiarios.

En catalán se emplea la frase “…deberíamos hacérnoslo mirar“, mejor o peor traducida de la idea de que ciertas realidades merecerían atención facultativa. Quizás lo que debemos es precisamente no mirar. No regalar nuestra atención a las truculencias del morbo televisivo. A lo mejor conseguimos que, al disminuir las audiencias, los desalmados directivos de las cadenas y los malos periodistas que les obedecen renuncien a su perversidad interesada. Especialmente cuando se trata del dolor y la muerte de niños.

X. Allué (Editor)

 

(Imagen de archivo de la Guardia Civil)

Written by pedsocial

29 enero 2019 at 6:18

Publicado en 1

Tagged with , ,

Los trastornos de la comunicación

leave a comment »

En el mundo de la Pediatría social, la comunicación entre personas es un importantísimo factor al considerar la normalidad y el desarrollo infantil adecuado. De los diferentes problemas que pueden plantearse en la atención pediátrica el tema del lenguaje y sus trastornos reviste especiales dificultades. La percepción de su existencia puede retrasarse o incluso pasar inadvertida durante años y, muy probablemente, son los retos de la escolarización y, por tanto, de la socialización del niño fuera del ámbito familiar los que ayudan a ponerlos de manifiesto.

En un intercambio de pareceres en una red social (Twitter) con un prestigioso profesional aparecía esta afiirmación: “Sólo hay 5 inventos humanos que han tomado una topografía cerebral: lenguaje, lectura, escritura, cálculo, orientación derecha-izquierda. El primero es el único que viene de manera innata y el único, por tanto, “patologizable” en el desarrollo…”

A eso respondía yo: “Discrepo: el lenguaje articulado no viene de manera innata. Se aprende de quienes te crían. (Trazán sólo emitiria ladridos de mono. Nada de “Yo Trazán, tu Chita” y hablar en infinitivos) TODO es patologizable” 

El DSM-V Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales incluye como TRASTORNOS DE LA COMUNICACIÓN (58) F80, unos cuantos diagnósticos: 1 Trastorno del lenguaje expresivo (58) F80.2 Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo (61) F80.0 Trastorno fonológico (64) F98.5 Tartamudeo (66) F80.9 Trastorno de la comunicación no especificado (69)

Conviene repasar las definiciones, las características y las consideraciones que se ofrecen en el DSM-V para diferenciarlos de otros trastornos como los del Espectro Autista o los retrasos mentales de otra índole. Y en caso de dudas propiciar una consulta temprana con los especialistas, esencialmente neuropediatras y psiquiatras infantiles. Todo ello después de descartar las causas clínicas como la hipoacusia y otras.

La única discrepancia es la anotación referida a la situación de estos trastorno asociada al bilingüismo que se menciona en un par de ocasiones en texto del DSM-V. Hay que recordar que el texto de la American Academy of Psychiatry se origina y redacta en los Estados Unidos de América donde todavía se entiende que el bilingüismo no es una ventaja, un don, sino una complicación. Es curioso que un país que se ha creado con las aportaciones de cientos de millones de emigrantes retenga el monolingüismo en inglés y menosprecie cualquier otro idioma. Sólo en los últimos años, el enorme influjo de la inmigración hispanoamericana parece estar abriendo camino a un eventual bilingüismo.

A nuestro entender el bilingüismo no es un problema añadido al aprendizaje. Después de haber trabajado en cinco países distintos y todos ellos, como la gran mayoria de los países del mundo con más de una lengua oficial, no puedo recordar ni un solo caso en el que el biingüismo haya sido un factor que complique los trastornos de la comunicación o que haya determinado un retraso académico significativo. Y eso tal y como hemos comentado varias veces en este blog. El estado español, con cuatro (o cinco si se cuenta el aranés) lenguas cooficiales es un buen banco de pruebas.

X. Allué (Editor)

(NOTA: como curiosidad parte de mi experiencia con más de una lengua oficial se incluye una larga estancia en el estado de Oklahoma, en el sudoeste americano, donde las lenguas oficiales son el inglés, por descontado, y el cherokee, que se habla en la mitad este del estado, donde letreros y señales de tráfico están escritas en ese idioma nativo americano,)

 

Written by pedsocial

19 noviembre 2018 at 20:57

Publicado en 1

Tagged with , ,

Inmigración, inmigrantes, diversidad y atención sanitaria

leave a comment »

Algunos incidentes han motivado noticias este verano en relación con los fenómenos migratorios. Los naufragios de embarcaciones precarias en el Mediterráneo y los rescates subsiguientes, los desacuerdos políticos entre gobiernos europeos sobre la acogida de emigrantes, las decisiones administrativas en fronteras entre México y los EEUU separando niños y padres y otros, parece que estan construyendo un relato que convierte la emigración en un conflicto global.

Algunos pueden interpretar que todo ello es un problema reciente, actual, incluso que va a ser un componente del futuro de las sociedades occidentales. Y con ello una preocupación para esas sociedades y una materia a ocupar el espacio de la política y las políticas en busca de “soluciones” a un “problema”.

Los profesionales sanitarios, que estan incluidos en la sociedad, testigos habituales de la realidad de la emigración representada en la diversidad social y cultural de quienes precisan atención sanitaria, también incorporan la emigración a una categoría de situaciones a las que dedicar una parte sustancial de sus ocupaciones y esfuerzos. Un “nuevo problema”.

En esta tribuna nos hemos ocupado en algunas ocasiones de estos temas (https://pedsocial.wordpress.com/?s=Inmigraci%C3%B3n), desde la experiencia que hemos ido construyendo del fenómeno de las migraciones y su signifcado en el ámbito de la salud, en el departamento universitario con el que mantenemos vinculación. El DAFITS desde hace más de veinte años. Y, más recientemente, el MARC (Medical Anthropology Researc Center)  que dedica estudios, investigaciones y publicaciones al conocimiento de los fenómenos migratorios y su realidad. Con ello queremos significar que hace ya tiempo que estudiamos el tema y, sobre todo, que entendemos que no es una materia “reciente”. Como ya hemos escrito: “…La emigración, sobre todo la emigración por motivos económicos y de supervivencia, es tan antigua como desde que los primeros homínidos se fueron de un espacio a otro en busca de alimentos. Emigró el Homo antecessor, como emigraron los judíos de Egipto, los visigodos a Iberia, los asiáticos a Alaska, los europeos a América y los españoles a Europa cuando aún no éramos europeos…”

Casi no es necesario recordar que el país más importante del mundo actual, los Estados Unidos de América del Norte, se ha construido con la constante emigración desde los cinco continentes a lo largo de un par de siglos. Inmigración voluntaria, inmigración forzada como la africana esclava, inmigración de refugiados de las iniquidades de la primera mitad del siglo XX en Europa y más adelante en Iberoamérica o Asia. Los movimientos migratorios en Europa durante el siglo pasado han llevado a que la actual alcaldesa de París hubiese nacido en San Fernando de Cádiz, o que el alcalde de Londres sea un musulmán de origen indo-pakistaní de segunda generación. Ambos elegidos natural y democráticamente por sus conciudadanos.

Estos ejemplos dan una idea de la diversidad ya actual en nuestro entorno más próximo. Ciertamente el fenómeno migratorio de lo que se conoce como de origen extra-comunitario en el estado español, por lo que a la diversidad cultural respecta, es más reciente. Y también lo es su magnitud, de varios millones en un período de pocos años. Igualmente, la distribución no afecta por igual a los territorios. La emigración reciente se centra en las grandes ciudades, Madrid y Barcelona y sus entornos metropolitanos, en Andalucía, en el Levante y en Catalunya. Y mucho menos en las áreas rurales del norte y centro de la península.

En cualquier caso, la diversidad cultural tiene su expresión en el ámbito de la salud y debe tenerse en cuenta. Posiblemente se pueda hacer una distinción entre los inmigrantes recientes y las personas de orígenes diversos que ya están establecidas en el territorio y, al menos socialmente, integradas. Lo que sí que se puede apreciar es que, en lo que resulta más fácil y rápida la integración, es en el uso del sistema sanitario. Aparte de la natural importancia de la salud, algunas decisiones administrativas lo han favorecido. Por ejemplo, la disponibilidad de una tarjeta sanitaria y la consiguiente universalidad de la atención para todos los habitantes. Aunque pueda haber discrepancias, sobre todo de origen político, a estas alturas el consenso es que la sanidad en este país sea universal. Y gratuita en cuanto los costes se pagan con los impuestos. Y, en lo que respecta a la inmigración, desde el día cero. Cualquier otra segregación, aparte de la cuestionable ética, no cuenta con justificaciones ni económicas ni epidemiológicas ni tampoco sociales que se sostengan.

Aparte de esto, no vamos a entrar en la política migratoria del estado ni de la Unión Europea, ambas actualmente afectadas de una considerable confusión. Sólo añadir que, desde nuestro punto de vista conviene tener claro que las tragedias que se van produciendo en el mar Mediterráneo son intolerables. Como los son las tragedias que originan los desplazamientos: guerras, hambre y destrucción y, también el periplo migratorio de abusos, malos tratos, esclavitud, violaciones, y tráfico humano que sufren sus protagonistas. Hay que recordar que náufragos y refugiados no son “inmigrantes” y deben ser objeto de otro tipo (y mejor) de atención.

De regreso a la primera línea de la atención sanitaria, recordamos a todos la importancia de tener en cuenta las peculiaridades de, y claro está, los problemas que plantea la diversidad. Si las migraciones son un fenómeno que tiene milenios de existencia, hay que estar convencidos que es una fenómeno natural. Que podrá tener altos y bajos, origenes distintos y variaciones puntuales, pero que no va a desaparecer. Como no lo va a hacer la consecuente diversidad de la población a atender. Por consiguiente la respuesta profesional–y la ética–debe contemplar la adaptación de los recursos sanitarios y personales a esa diversidad. La distancia cultural nos exige que intentemos crear los puentes nosotros. Entre otras cosas porque estamos en mejores condiciones de hacerlo. Pero es que, además y como ya hemos postulado anteriormente, la distancia cultural entre etnias y orígenes diversos no es mayor que la distancia cultural en el mundo sanitario y la gente, entre médicos y pacientes. Y que hay formas de afrontarlo. La competencia cultural no nos viene dada: hay que adquirirla, desarrollarla y ejercerla. La distancia cultural entre sanitarios y la población a atender es real. Incluye conocimientos, lenguaje, costumbres que aún son distintos. Y hasta tiene una historia diferente, diversa, que, además, se desarrolla cada día. Conviene recordar que lo que los médicos hace años vendíamos a la población como dogma de fe, conocimiento “científico” y verdad incuestionable, la evolución de la historia y de la ciencia, nos han llevado a a cambiar radicalmente. Los ejemplos abundan. En el ámbito de la Pediatría, es paradigmático el uso de la lactancia materna. Y no podemos esperar que toda la población lo asimile al mismo ritmo que lo intentamos hacer los que tenemos acceso al conocimiento actualizado. ¡Que fácil es criticar a las abuelas, cuando mucho de lo que se les atribuye lo aprendieron de los médicos de hace dos generaciones!  Esa también es la diversidad de nuestra “clientela”.

Igual que parece que les pedimos a los inmigrantes, que se adapten, que se integren, o nos adaptamos a la realidad actual diversa, o nos “adaptarán”. Todos somos inmigrantes en el futuro.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

20 agosto 2018 at 9:13

Quemaduras

leave a comment »

El otro día estuve visitando una unidad de Grandes Quemados en un gran hospital terciario, por un motivo que no viene al caso (Bueno, los que me conocen, a mi y a mi hermana, ya saben del “caso”). En mi curiosidad pude apreciar que, en aquel momento, habia cuatro niños pequeños ingresados. Tres por accidentes domésticos y un cuarto por un incendio en un domicilio que también se podría interpretar como accidente en el hogar. Tal no debe sorprender porque es en el hogar que, como su origen etimológico refiere, es un sitio donde hay fuego. En la Catalunya antigua, las estadísticas de población se hacían contando “fogars”: el número de fuegos u hogares en un territorio. Quienes no tuviesen ni un fuego, un hogar, donde acogerse, no formaban parte de la realidad.

Y en el hogar es donde más tiempo pasan los niños pequeños, antes de la escolarización. O sea que esa coincidencia: fuego y niños, es el escenario de las quemaduras infantiles. En otras entradas ya nos hemos referido a estas cuestiones. (Ver Accidentes) Y hemos llamado la atención sobre los aspectos sociales de las causas de los accidentes.

En mi visita a la Unidad de Quemados no pude dejar de notar que los cuatro pacientes ingresados eran de familias de emigrantes extracomunitarios recientes. (Sí, ya sé que esto es un eufemismo que, en otros tiempos, se definirían con referencias étnicas o incluso raciales. Pero vamos a dejarlo así.) Con ello, se podría añadir otra categoría: pobres. Pocas dudas ahí.

Esa es la constelación social de las causas de las quemaduras infantiles: familias emigrantes, niños pequeños, pobres o incluso en los límites de la marginación. Seguro que las viviendas no son adecuadas, que el hacinamiento es común, que los recursos para elaborar alimentos suelan ser de fuego vivo y no vitrocerámica, que puede haber más de un niño pequeño en la familia, etc. Luego vienen algunos condicionantes culturales pues las madres suelen traginar con los churumbeles pegados a sus faldas o incluso en brazos o colgados de una pieza de tela (toto wrap o sling) que los acercan a fuentes de calor o llama. O, más comunmente, moviendo liquidos calientes de un lado a otro.

Me comentan las enfermeras de la Unidad: “El maldito té, quema más niños que ninguna otra cosa”. Efectivamente, las escaldaduras son las quemaduras más frecuentes. Las culturas de paises cálidos descubrieron mucho antes que Pasteur, que la única garantía de que el agua fuese potable era hervirla. Pero como Pasteur aún no les había dicho porqué, hervirla sólo no tenía demasiado sentido. Así que la justificación del hervido es la infusión: de hierbas, de raices y otras plantas. Aunque el agua del grifo sea aquí potable, no les va a cambiar el gusto por las infusiones.

No son, por tanto, accidentes. Son incidencias de situaciones sociales que, en si mismas, representan riesgos para la población vulnerable infantil. La prevención pasará por medidas sociales que, a su vez, favorezcan la culturalización que les aproxime al siglo XXI occidental. Eso de la integración de los emigrantes es un poliedro con muchas caras a tener en cuenta.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

31 mayo 2018 at 7:05

Publicado en 1

Tagged with , ,

No vienen a Europa, se van de África

leave a comment »

Ya va siendo hora de que clarifiquemos algunas cosas. La realidad de los movimientos migratorios es tan antigua como la misma Humanidad. A estas alturas supongo que todo el mundo sabe que los humanos de nuestro género (Homo sapiens sapiens, aunque a veces no parece tan “sapiens”) son originarios del continente africano, que migraron a través de Suez y el Sinaí hacia la masa continental de Eurasia y que hace menos tiempo, cruzaron a América por el norte y a Australasia por el sureste, para acabar ocupando todo el planeta. Migrar es lo que venimos haciendo con más constancia desde el origen de nuestros tiempos. Grandes migraciones más recientes han sido determinantes de la historia. Estos días se cumplen 525 años de cuando Colón zarpó en busca de las Indias y se topó con América. Como les dieron mala vida a los que entonces vivían allí, todo el continente se repobló con emigrantes europeos y africanos, unos voluntarios y otros llevados a la fuerza.

En los últimos 25 años se ha acentuado un flujo migratorio desde África a Europa que, entre el desorden y la maldad de los traficantes de seres humanos, está costando miles de vidas, básicamente por los impedimentos que se ponen en la última etapa de sus viajes migratorios que supone cruzar el Mediterráneo. (Nota: hace dos mil años, el Mediterráneo no era un elemento de separación sinó que, muy al contrario, era un medio de comunicación compartido: el Mare Nostrum)

Enmedio de continuo goteo de tragedias que aquejan a los que intentan cruzar el mar en medios precarios, veo dos informes que ponen el acento en la casus del  fenómeno migratorio, especialmente en lo que se refiere a los niños. Ambos coinciden en explicarlo. Instituciones de prestigio y experiencia, UNICEF, y Save the Children coinciden en el diagnóstico: no vienen, se van. Se marchan de donde la vida se les va haciendo insostenible por una miríada de razones sociales. Cierto, el hambre y la pobreza son determinantes, pero también las privaciones, los abusos, los malos tratos, la esclavitud, los matrimonios forzados o , en general la guerra o los conflictos armados de menor intensidad.

Los problemas de los niños emigrantes-inmigrantes no los vamos a resolver aquí. Hay que resolverlos allí.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

7 agosto 2017 at 7:01

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Ahogamientos, cierre de campaña…

leave a comment »

Simulacro en El sardineroHace cinco años defíníamos los ahogamientos como accidentes sociales. No se si por la penuria de noticias o porque me fijo más, parece como si este verano el número de ahogamientos ha sido superior. O más noticiado.

También es posible que haya más gente cerca del agua cuando habitualmente no lo estan. Sin embargo vemos que se repiten los patrones: coincide la edad, entre el año y los cinco, la hora del día, generalmente la tarde, un sábado, el agua dulce, o sea, piscinas, el primer día de las vacaciones y, en nuestro entorno, los niños de veraneantes europeos, sensiblemente de la Europa del Este.

Nos cuentan los responsables de emergencias en nuestro entorno que se han rescatado con vida más niños este verano. Lo que lamentablmente ha sucedido ha sido que la supervivencia sólo ha sido por un tiempo con soporte vital en una UCI, falleciendo después por daño cerebral por la anoxia. El seguimiento de la noticia del ahogamiento se extiende entonces varios días añadiendo dramatismo a los noticiarios.

Es obvio que lo único que puede hacerse es extremar las medidas de prevención tantas veces repetidas, y de las que la más importante es no perder nunca de vista a los pequeños. Socorristas y salvavidas viene ya después y no siempre se puede hacer nada.

Hace cinco años también decíamos que, comparativamente el mar se cobra menos víctimas. Pero en lo que respecta al Mediterráneo la tremenda tragedia de las muertes de emigrantes y refugiados estan cambiando el Mare nostrum por el Mare mortum. Y esos si que son accidentes sociales, de una sociedad, unas naciones, que no son capaces de encontrar una solución a las causas y una prevención a las consecuencias.

X. Allué (Editor)

(La foto que acompaña este post es de un simulacro realizado en El Sardinero, en Cantabria. Eldiario.es)

Written by pedsocial

30 agosto 2016 at 6:16

Publicado en 1

Tagged with , ,

MENAS: menores extranjeros no acompañados

with one comment

En la fronteraLos  “MINAS”, Menores Inmigrantes No Acompañados, incluye MINA (Menores Inmigrantes No Acompañados), MEINA (Menores Extranjeros Indocumentados No Acompañados), y MMNA (Menores Migrantes No Acompañados). Se trata de un colectivo lamentablemente cada día más numeroso y visible en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, al margen de las leyes y de las reglas de convivencia que hace muy difícil su tratamiento y acogida.
Una fuente de información puede ser este estupendo documento de Cristina Goenechea de hace algún tiempo.

http://weib.caib.es/Documentacio/jornades/Web_I_Cong_Medit/PDFs/menors2.pdf

El documento, como digo, me parece estupendo. Por añadir un comentario, echo de menos alguna reflexión (obtenible o no del trabajo de campo) sobre la obvia connivencia con, pasividad ante y complicidad para el fenómeno de la emigración ilegal por parte de los gobiernos de los países emisores de emigrantes, que se deshacen de mano de obra excedentaria, se benefician del tráfico mafioso del transporte ilegal en cayucos y, sobre todo, descansan en las remesas económicas en divisas de los emigrantes para mejorar su balanza exterior de pagos.

El problema aparece ocasionalmente en los medios de comunicación, generalmente asociado a la peripecia de algún menor que atraviesa las fronteras sur de este país de alguna forma peculiar y casi siempre peligrosa, como el que lo hizo en el interior de una maleta el mayo pasado, o hace unos días en los bajos de un autobús. Por la evidente vulnerabilidad que padecen unas personas que por su edad no disponen de autonomía legal, la maraña legislativa que les envuelve les crea notables dificultades, de las cuales la menor puede ser su deportación al país de origen, para que lo vuelvan a intentar al cabo de poco tiempo.

Sin documentación y sin protección se encuentran expuestos a toda clase de abusos que ponen en riesgo no sólo su integridad sino a menudo su vida.

Los pediatras sociales pueden encontrarse con este tipo de situaciones cuando enferman o ante consultas forenses sobre la edad cronológica. Conviene recordar que los derechos del menor deben prevalecer por encima de cualquier otra consideración y que un tratamiento exquisito de las situaciones es mandatorio.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

11 abril 2016 at 19:05

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Zika

with 2 comments

imgresEl virus Zika es un agente infeccioso emergente que transmiten los mosquitos, identificado por vez primera en Uganda en 1947, en unos macacos procedentes de la India, mientras se evaluaba una incidencia de fiebre amarilla selvática en la zona conocida como selva Zika. Posteriormente, en 1952, se identificaron los primeros casos en seres humanos en Uganda y Tanzanía. Se han registrado brotes de enfermedad por virus Zika en África, las Américas, en Asia y Oceanía.

Es un virus del género Flavovirus (de flavus: amarillo en latín), un género de la familia de las Flaviviridiae que incluye el de la fiebre amarilla, de la fiebre del Nilo, el dengue, la encefalitis viral trasmitida por garrapatas y otros más. La mayor parte se trasmiten por la picadura de algún artrópodo, mosquito o garrapata, por lo que se llaman también arborvirus (arthropod borne, en inglés). El reservorio no es conocido.

El periodo de incubación de la enfermedad por el virus de Zika no está claro, pero probablemente sea de unos pocos días. Los síntomas son similares a los de otras infecciones por arbovirus, como el dengue, con fiebre, malestar y cefaleas,dolores musculares y articulares, exantemas cutáneos y conjuntivitis. Los síntomas suelen durar entre 2 y 7 días. También se ha asociado al desarrollo de sintomatología neurológica de evolución prolongada del tipo del síndrome de Guillain-Barré.

La infección por el virus Zika es una enfermedad infecciosa emergente y, de momento, no hay evidencia de transmisión entre humanos. No es pues una enfermedad “social”.

Hasta que empiezan a registrarse casos en lugares alejados de los de su origen y motivados por la movilidad de las personas: los viajes, la emigración y el retorno de emigrantes, condicionantes sociales que le han dado actualidad en nuestro medio.

El otro aspecto preocupante es la evidencia inicial de que la transmisión vertical de madre a feto en las embarazadas puede dar lugar a malformaciones fetales, siendo la más llamativa el desarrollo de microcefalia y daño cerebral grave en los niños según informes epidemiológicos de America del Sur. La evidencia clínica se está aún evaluando, pero esta semana pasada el New England Journal of Medicine publica un caso detallado http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMoa1600651.

La difusión en los medios de comunicación y las escasamente tranquilizadoras manifestaciones de ese personaje que es la presidenta de la OMS han generado una alarma social notable. Especialmente cuando se menciona la amenaza que puede representar para mujeres en un momento de sus vidas tan sensible como es el embarazo.

El Institut Català de la Salut, el Insalud catalán, ha incluido en su estación clínica de Atención Primaria un protocolo asistencial para el virus Zika https://ecapics.wordpress.com/2016/02/28/protocol-obstetric-del-virus-del-zika/.

Como de costumbre, desde este blog os animamos a informaros convenientemente y con ello contribuir a moderar alarmas innecesarias. De paso lamentamos que los medios de comunicación hayan utilizado imágenes infantiles de niños con microcefalia para intentar ilustrar el problema, sin que exista evidencia de que las imágenes mostradas correspondieran a víctimas de Zika.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

3 marzo 2016 at 17:52