Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Buscar resultados

Notificación y denuncia de malos tratos y abusos infantiles

leave a comment »

En secuencia a la anterior entrada, aportamos a nuestros lectores la normativa de la Generalitat de Catalunya, en efecto en el Principado desde 2013: https://goo.gl/ksvqPh 

y el sistema de formación en la utilización del recurso alrededor del RUMI, Registro Unificado de Maltratamiento Infantil 

La impresión de los profesionales es que el número de casos de malos tratos y abusos infantiles ha aumentado notablemente en los últimos cinco años.

Mi impresión personal es que ha aumentado el número de casos evidenciados y denunciados.

Tenemos constancia de situaciones de conflicto de interpretación en algunos casos e incluso de actuaciones judiciales contra facultativos, pero sin constancia de que ninguna haya sido fallada en contra de los médicos o profesionales.

Quien sabe (sabía, porque creo que se ha jubilado) más de todo ello es el Dr. Jordi Pou, del Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona. A su bibliografía os remito, aunque hay otra extensa: la entrada en el Google Scholar para “Child sexual abuse” recoge 1.790.000 entradas en sólo 0.11 segundos. Aquí mismo nos hemos referido a los abusos sexuales en unas cuantas ocasiones

A los profesionales, facultativos, pediatras en primera linea: No Estáis Solos. Contad con nuestro apoyo, por el bien y los derechos de los niños víctimas. Y por la dignidad y profesionalidad de los que dedican su vida a protegerlos.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

17 mayo 2018 at 16:56

Malos tratos infantiles – republicando

leave a comment »

En este enlace ( https://pedsocial.wordpress.com/?s=malos+tratos) se pueden encontrar 10 artículos sobre malos tratos infantiles desde diferentes perspectivas o ángulos publicados en este blog. Vale la pena revisarlos. Y si os apetece, comentarlos.

X. Allue (editor)

Written by pedsocial

23 enero 2018 at 17:52

Los malos tratos conducen a la pobreza en la vida adulta

leave a comment »

imgresEsa es la afirmación que se deduce del artículo de Snehal M. Pinto Pereira, PhD, Leah Li, PhD, Chris Power, PhD del Great Ormond Street Institute for Child Health de Londres (http://pediatrics.aappublications.org/content/pediatrics/early/2016/12/15/peds.2016-1595.full.pdf) que publico la revista de la American Academy of Pediatrics el lunes pasado online, y que saldrá en el número de enero próximo.

Los autores examinaron el estado socioeconómico de los adultos de 8.076 personas nacidas en 1958, para ver cómo se comportaron como adultos, observando marcadores como las bajas por enfermedad de larga duración, desempleo e inseguridad financiera. De sus hallazgos se deduce que el maltrato infantil se asocia con malos resultados socioeconómicos en la mitad de la edad adulta, con un riesgo mayor para aquellos que experimentaron múltiples tipos de maltrato. Esto sugiere que el impacto del maltrato infantil persiste durante décadas y es un determinante negativo en la vida de las víctimas.

No creo que sorprenda a nadie, pero es una buena cosa que quede cientificamente demostrado. Con esta evidencia en la mano se puede instar a la justicia que sea más rigurosa con los maltratadores. Y a los responsables de la atención social a las víctimas de malos tratos a mantener su vigilancia y apoyo extendido a la vida adulta.

Los malos tratos no son sólo un episodio. Hacen daño a corto, medio y largo plazo. Y hasta, como hemos sugerido, pueden incorporarse como genes negativos en la dotación epigenética de las víctimas y, con ello, trasmitirse a las siguientes generaciones.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

22 diciembre 2016 at 7:04

Publicado en 1

Tagged with , ,

Nueva guía de evaluación de fracturas en los malos tratos

leave a comment »

Femur fractureLas lesiones óseas en las víctimas de malos tratos constituyen parte de las pruebas fehacientes de la existencia de tales malos tratos. En lamentables ocasiones son las únicas que se admiten como evidencia judicial. Forman parte del diagnóstico diferencial con lesiones de otros orígenes.

En general se trata de lesiones repetidas, en estadios de evolución diferentes, con forma de presentación improbable par la edad y la actividad física del niño, con desprendimientos epifisarios o afectación de partes del esqueleto distantes entre si, difícilmente simultáneas.

Aún así, a menudo surgen dudas y los abogados defensores de los presuntos culpables de las lesiones pueden argumentar inconsistencias en los hallazgos forénsicos que dificulten la imputación. Por otro lado la sospecha de posibles malos tratos puede ser una situación extraordinariamente difícil para las familias, generando suspicacias, culpabilizaciones y angustias diversas .

Esta semana la Academia Americana de Pediatria ofrece la primicia online de la actualización de los criterios diagnósticos http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2014/01/22/peds.2013-3793.full.pdf+html

El abstract ( traducido) dice

Las fracturas son las lesiones comunes causadas ​​por el maltrato de menores. Aunque las consecuencias de no diagnosticar una lesión de maltrato en un niño pueden ser graves, diagnosticar incorrectamente el maltrato infantil en un niño cuyas fracturas tienen otra etiología puede ser angustiante para una familia. El objetivo de este informe es revisar los avances recientes en la comprensión de la especificidad de la fractura, el mecanismo de las fracturas, y otras enfermedades médicas que predisponen a las fracturas en los bebés y los niños. Este informe clínico pretende ayudar a los médicos en el desarrollo de un diagnóstico diferencial basado en la evidencia y la realización de la valoración apropiada en la evaluación de un niño con fracturas.

Ref: Evaluating Children With Fractures for Child Physical AbuseEmalee G. Flaherty, Jeannette M. Perez-Rossello, Michael A. Levine, William L. Hennrikus, and the AMERICAN ACADEMY OF PEDIATRICS COMMITTEE ON  CHILD ABUSE AND NEGLECT, Pediatrics; originally published online January 27, 2014;

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

3 febrero 2014 at 6:20

Publicado en 1

Tagged with , ,

Malala, no ya malos tratos sino tiros contra blogs

with one comment

Una jovencísima activista pakistaní, Malala Yusufzai fue víctima de un tiroteo esta semana pasada por parte de fanáticos radicales islamistas por defender el derecho de las niñas paquistaníes a recibir una educación, también en su comarca, el valle del Swat, al noroeste del país. Malala escribia un blog en urdu desde hace tres años en el que relataba sus experiencias diarias. Ahora se recupera en un hospital del Reino Unido.

Para los que defendemos a los niños y, esta semana intensamente también las redes sociales (PediaTIC) resulta especialmente indignante este ataque a unas libertades que entendemos esenciales. La represión contra niñas, mujeres, y usuarios de las redes sociales tienen ahí su expresión más cruel. Quisiéramos también que fuese la más inútil. La repercusión mundial que ha tenido la noticia es un indicio del poder de las propias redes.

Lamentablemente la violencia intransigente no va a desaparecer en un plazo previsible, pero va a seguir siendo una tarea de todos denunciarla y combatirla con todos los medios a nuestrao alcance, evidentemente pacíficos. También nos atrevemos a decir que, aunque la intolerancia machista contra niñas no reconce demasiadas fronteras, la invocación a principios religiosos por parte de los perpetradores de monstruosidades como el atentado contra Malala, lo convierte en un problema de especial gravedad en lo que hemos conocido como Dar-el-Islam. Especialmente a los que ahí se incluyen y con todos los respetos, apelamos a reordenar pensamientos e ideas e interpretar las enseñazas de sus mayores en un sentido que permita la libertad de las niñas y las mujeres.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

17 octubre 2012 at 6:06

El niño, la madre, la policia, el juez, los servicios sociales y los malos tratos institucionales

with one comment

Esta semana es la de PediaTIC, y vamos a intentar recordarlo cada día.

Temas no faltan. probablemente casi todo el mundo habrá visto ya el vídeo de la policia italiana abduciendo un niño de 10 años de los brazos de su madre, tras una orden judicial emitida por un conflicto de custodia.

Los gritos de la madre subrayan las torpes maniobras de unos servidores de la ley que parece obvio que no saben hacer su trabajo, aparte de la cuestión de que si ese es el trabajo que deben hacer.

Ya nos hemos topado con actitudes y comportamientos de los responsables de la defensa de la ley que, cuando tienen que tratar con menores, pierden todos los modos, las referencias y el sentido común. La incomptencia es extensa y carece de límites. Y no reconoce niveles. Donde vivo he tenido que padecer la incuria y manifiesta incompetencia de la máxima responsable de la protección de los menores, una funcionaria estúpida e incapaz, para ver que acaban de encaramarla al segundo puesto de las listas electorales, con lo que muy probablemente se convierta en parlamentaria en las próximas elecciones. Cosas.

Pero la actitud de los policías italianos que se puede observar en el vídeo más arriba mencionado (y enlazado) supera muchos records de incompetencia. Afortunadamente la difusión de las imágenes va a impedir que, al menos de momento, estas situaciones permanezcan ocultas al gran público y, quizás así, se pueden evitar otras parecidas. O al menos eso es lo que desde aquí deseamos.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

16 octubre 2012 at 10:00

La detección de los malos tratos en la consulta

with 3 comments

La excelente publicación “Evidencias en Pediatria” explora en un artículo del número de junio de 2010 (twiteado recientemente)la cuestión de si un niño ha sido o no maltratado cuando se le visita en Urgencias.

El artículo escenifica una situación, por lo demás habitual en Urgencias de los hospitales docentes en la que un facultativo en formación se plantea la diferenciación entre unas lesiones que puedan ser accidentales o inferidas.

Cuando se repasa la información publicada encuentran dos revisiones sistemáticas recientes (2010), una en los Países Bajos y otra en el Reino Unido que coinciden en reconocer que no existe una forma simple, un baremo que facilite la distinción entre accidentes y malos tratos.

A uno le viene a la mente la actual profusión de series televisivas procedimentales dedicadas a la policía forense (CSI en sus tres localizaciones, BonesNCIS  etc.) y la brillantez y celeridad con que se resuelven los casos y sus controversias. Obviamente la distancia entre la realidad y la ficción se acrecienta cuando aparecen instrumentos altamente sofisticados que, además, ofrecen resultados en escaso tiempo, más próximos a la fantaciencia (SciFi) que a la dura vida de los investigadores policiales.

Jóvenes profesionales pueden sentirse frustrados ante las habituales avalanchas de pacientes en los Servicios de Urgencias, el polimorfismo y variedad de la patología y la incertidumbre que preside la premura y el ambiente.

En la consulta de Atención Primaria la situación cambia algo, el profesional suele conocer—al menos al cabo de un tiempo—a su clientela y, como en tantas otras cosas, la experiencia, la veteranía es un grado. Sin embargo el compromiso de la incerteza puede a veces jugarnos malas pasadas y añadir dificultades al diagnóstico.

Cuando tengo que ilustrar a los residentes sobre el drama de los malos tratos ofrezco un listado de realidades y recomendaciones que procuro repasar en cada ocasión que el diagnóstico se plantea.

Con eso, me atrevo a ofrecer éste listado. Por ejemplo:

– Como dice la publicación mencionada, no hay una regla simple ni un score diagnóstico de los malos tratos.

– Sólo el 3% de los malos tratos llegan a Urgencias.

– Los malos tratos ocurren en todas las clases sociales y en todas las situaciones familiares.

– La forma más común del maltrato es la negligencia. Los accidentes repetidos son un indicio de negligencia.

– Los niños con dificultades añadidas (retraso mental, hiperactividad, defectos físicos o sensoriales, etc.) son más a menudo víctimas de malos tratos.

– Los bebés de menos de 6 meses no se caen solos.

– Alto grado de sospecha ante cualquier lesión inexplicada.

– La propia explicación y su verosimilitud es esencial en la sospecha

– La suma de los factores sí altera el resultado: una vez, una lesión, un accidente, es una casualidad. Dos veces es una coincidencia. Tres veces… malo, malo.

– Las lesiones—heridas, quemaduras—en lugares poco accesibles como las axilas o la cara interior de los muslos tienen que estar muy bien explicadas para creérselas como accidentales.

– El fondo de ojo dice muchas cosas, incluso antes que una TAC.

– Al forense hay que darle toda la información y, además, nuestra interpretación—con todas las “c”: clara, corta, concisa, concreta y completa.

– La obligación del clínico es saber que ha pasado; no averiguar quien hizo qué a quién.

Pero no se debe olvidar que

– Mejor un culpable libre que un inocente procesado.

Y que, afortunadamente,

– La resiliencia de los niños juega a favor.

X. Allué (Editor)

Enhanced by Zemanta

Written by pedsocial

12 enero 2012 at 8:42

Maltratar a un niño hasta volverlo loco: malos tratos y psicopatología

with one comment

Intuitivamente parece lógico y lamentablemente esperable que un niño sometido a malos tratos durante su infancia sufra los efectos en la propia estructura de su personalidad y de forma más o menos permanente. Si llevamos más o menos un siglo entendiendo lo que significan los “traumas” infantiles, desde que Sigmund Freud nos lo explicó, no es menos cierto que la objetivación de tales daños no ha podido constatarse de forma clara.

En alguna ocasión nos hemos preguntado si una parte de lo que se ha descrito como “traumas” no han sido más que los efectos de una pobre traducción del alemán del clásico libro de Freud “Der Traum”, cuando la palabra “traum” significa sueño en el idioma germánico.

Hace un tiempo explicamos las experiencias de la afectación del propio genoma por los malos tratos cuya huella epigenética era susceptible de trasmitirse a generaciones posteriores.

Por otro lado siempre hemos hecho votos para que la conocida resiliencia infantil, la extraordinaria capacidad de recuperación que tienen los niños, y la conocida como plasticidad neuronal, pudiesen permitir a las víctimas de malos tratos recuperar una estabilidad y normalidad perdida.

Ahora sin embargo, desde el University College of London, el Dr Eamon McCrory Senior Lecturer, Psicólogo Clinico Consultor del Anna Freud Centre, nos aporta una información objetiva del incremento de la reactividad neuronal ante las amenazas, reales o supuestas, entre los niños víctimas de malos tratos comparados con un grupo de sujetos sin tales experiencias. Ello es appreciable en los estudios de Resonancia Nuclear Magnética Funcional (fMRI) de areas como la insula anterior y las amígadalas cerebrales. Los estudios de neuroimagen le dan el valor de las mil palabras proverbiales. (McCrory, E., De Brito, S., Sebastian, C., Mechelli, A., Bird, G., Kelly, P., Viding, E. (2011). Heightened neural reactivity to threat in child victims of family violence. Current Biology (http://www.cell.com/current-biology/fulltext/S0960-9822%2811%2901139-0 )

El Dr. McCrory presentará a principios del próximo año una revisión resumiendo varios estudios anteriores sobre la relación de los malos tratos y la psicopatología que esperamos incorporar pronto a nuestra bibliografía. (McCrory, E., De Brito, S., Viding, E. (2012). The link between child abuse and psychopathology: A review of neurobiological and genetic research. Journal of the Royal Society of Medicine. Pendiente de publicación.

El daño que produce la violencia contra los menores no tiene perdón.

X. Allué (Editor)

Enhanced by Zemanta

Written by pedsocial

12 diciembre 2011 at 8:21

Publicado en 1

Tagged with , , ,

El papel del pediatra en la prevención de los malos tratos

with 2 comments

No vamos a dejar de insistir en el tema de los malos tratos. Nadie es inocente ante los malos tratos. Los propios pediatras tenemos que esmerarnos más.

La Academia Americana de Pediatria publica este mes una revisión con el mismo título que esta entrada de este blog (The Pediatrician’s Role in Child Maltreatment Prevention. Emalee G. Flaherty, MD, John Stirling, Jr, MD, The Committee on Child Abuse and Neglect. PEDIATRICS Vol. 126 No. 4 October 2010, pp. 833-841 (doi:10.1542/peds.2010-2087) que merece atención . Al final incluye unas recomendaciones que aparecen a continuación, traducidas al español:

RECOMENDACIONES DE LA AAP- MALOS TRATOS

1. A lo largo de la infancia, periódicamente se debe obtener una historia social completa, así como en la primera visita. La herramienta de Bright Futures y el kit de recursos contiene una herramienta de padres y de detección que pueden facilitar la detección de factores de riesgo y los problemas familiares, así como el reconocimiento y la mejora de los puntos fuertes de la familia, la resiliencia y factores de mediación. Además, este instrumento puede ayudar a identificar y abordar las preocupaciones de los padres y reforzar a los padres eficaces, lo que mejora la fuerza y los sentimientos de competencia.
2. Los médicos deben reconocer que los padres pueden invocar como causa del tratdoque dan a los niños a sentimientos de frustración e ira, y deben por lo tanto aconsejar a los padres sobre las etapas de desarrollo que puede causar estrés o poner en marcha el maltrato infantil. Este asesoramiento puede ser incorporado a la visita de supervisión de salud o se programarán según lo recomendado por el programa de asesoramiento.
3. Los médicos deben preguntar a los padres acerca de su percepción de porque su bebé está llorando, cómo están haciendo frente a ello, y qué estrategias que utilizan para hacer frente al problema. El pediatra debe ayudar a explicar el comportamiento del niño a los padres y aconsejarles sobre las respuestas alternativas.
4. Reconociendo que los niños con discapacidad son más vulnerables a ser maltratados, los pediatras deben educar a las familias respecto a la condición del niño, mediante folletos o instrucción en grupos según el caso, y debe validar los padres tensiones e informarles acerca del estrés y técnicas de gestión de servicios de cuidados temporales. Los niños mayores deben ser informados acerca de cómo protegerse de los malos tratos y sobre la importancia de comunicarlo a un adulto de confianza acerca de las experiencias incómodas, abusivas, o experiencias indeseables
5. Los pediatras deben estar atentos a señales de alerta que sugiere la violencia infligida por la pareja parental y la depresión posparto. La depresión en los padres puede ser detectada mediante instrumentos clínicos disponibles. Los médicos deben ser conscientes de los recursos apropiados de la comunidad y la intervención necesaria si un médico elabora informes de violencia en la pareja o la depresión.
6. Los pediatras deben educar a los padres acerca de la disciplina efectiva y alternativas a los castigos corporales, incluidas las técnicas de tiempo de espera y el refuerzo positivo. Para complementar este análisis, los médicos pueden proporcionar folletos, tales como los utilizados para el programa Connected Kids y Bright Futures.
7. Los padres deben ser advertidos sobre el desarrollo sexual normal y acerca de cómo prevenir el abuso sexual. La AAP ha desarrollado un kit o herramienta educativa para facilitar esas conversaciones y brindar a los padres con los materiales educativos y otros recursos.
8. Los pediatras deberían alentar a padres y cuidadores a utilizar su centro de salud como un recurso que brinda conocimientos necesarios y medios para la remisión a servicios apropiados.
9. Los pediatras deben abogar por programas de la comunidad y ofreciendo servicios eficaces de prevención, intervención, investigación y gestión para el maltrato infantil, así como para los programas que abordan cuestiones que aumenta el riesgo de maltrato infantil, como la pobreza, el abuso de sustancias, problemas de salud mental, y los pobres habilidades de los padres.
10. Los médicos también deben abogar para que las escuelas proporcionen intervenciones conductuales positivas y apoyos y para poner en práctica las expectativas de conducta eficaces y de apoyo e intervenciones.
11. Los médicos deben reconocer los signos y síntomas de maltrato y denunciar la sospecha de maltrato infantil a las autoridades correspondientes.

Pues yo estoy muy de acuerdo.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

12 octubre 2010 at 15:18

Publicado en Sin categoría

El diagnóstico radiológico de los malos tratos

with 2 comments

El inicio del mes de septiembre nos aporta nuevas e interesantes informaciones sobre el siempre peliagudo universo del diagnóstico preciso de los malos tratos a los menores.

Dos prestigiosas revistas norteamericanas: el American Journal of Roengenology y PEDIATRICS, el órgano oficial de la Academia Americana de Pediatria, incluyen en sus números de septiembre artículos relativos a las dificultades diagnóstica y las aportaciones de los nuevos métodos de diagnóstico por la imagen.

La Dra. Jannette Perez-Rossello, cuyos apellidos nos resultan muy próximos, junto con otros colegas del Children’s Hospital de Boston y la Harvard Medical School, aportan una revisión de casos de malos tratos evaluados mediante Resonancia Nuclear Magnética de todo el cuerpo (MRI-WB) en la que ponen de manifiesto que, mientras que la RNM no pone en evidencia fractura menores, sí que aporta información sobre tumefacciones de partes blandas que pueden ser cruciales en la detección de los abusos y malos tratos.

En PEDIATRICS aparece otro artículo, éste de Catherine Adamsbaum y colaboradores del Hospital Sant Vincent de París con uan excelente revisión de casos combianado la información clínica con el reconocimiento judicial por parte de los agresores, recalcando la importancia de completar las evaluaciones sobre todo en los casos de niños zarandeados violentamente (Shaken baby syndrome) y las subsiguientes lesiones intracraneales, sobre todo derrames subdurales, en coordinación con las autoridades judiciales.

Y otro más, de Joanne Wood del Children’s Hospital de Philadelphia, sobre las disparidades en el diagnóstico radiológico según se trate de pacientes que tengan cobertura sanitaria por un seguro comparados con los que no lo tienen. Esta peculiar situación de los Estados Unidos, al menos hasta que la iniciativa del presidente Obama cambie las cosas, determina que hasta ahora, se hagan más radiografías a los que no están asegurados (paga la beneficiencia) que no entre los asegurados (cuyas pólizas restringen el uso de métodos diagnósticos) resultando en un infradiagnóstico entre los más pudientes y, quizá, un sobrediagnóstico entre los menos favorecidos. (No me voy a privar de decir que a eso es a lo que nos puede llevar el traido y llevado copago).

La Academia Americana de Pediatria ya publicó el año pasado un amplio informe reclamando la máxima atención en la práctica de estudios de imagen en los niños sspechosos de ser víctimas de malos tratos.

Hay mucho camino que recorrer. Preocupan los casos consumados–muertos–en los que los estudios necrópsicos distan mucho de la precisión y calidad deseable.

Hay que seguir trabajando.

X. Allué (Editor)

(Nota: las referencias bibliográficas disponibles en la Internet aparecen enlazadas en color)

Written by pedsocial

8 septiembre 2010 at 17:44

Publicado en Sin categoría