Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Buscar resultados

La estatura como valor social, II

leave a comment »

cont/.

Todos los niños quieren ser más altos. Seguro que ya apenas lo recordamos, pero la sensación propia de que se está creciendo es una percepción que nunca más volvemos a tener. Como los niños no suelen escribir sus memorias, sobre todo los que no saben escribir, no existe el relato del fenómeno del crecimiento que, desde mi pequeño y propio punto de vista, es algo fascinante. Eso de que haya un día que puedas alcanzar la manilla de la puerta para abrirla, es un logro tan absolutamente natural que es extraordinario en si mismo. Cuando tienes dos años te tienes que poner de puntillas, agarrar la manija con un esfuerzo de prensión que ya está muy desarrollado al nacer, como en todos los primates, y tirar hacia abajo a veces colgando todo el peso del cuerpo…Y oiremos ¡Uy! ya llega a abrir la puerta!. Alcanzar, ese es el objetivo. No, aún no alcanzo, no llego, esa es la frustración, que se espera sea temporal. Y se espera que un adulto te levante…”Aúpame“, ese vasquismo, de aupa, tan interiorizado en el español.

Crecer permite sentarse a la mesa a comer en una silla sin cojines o alzas, y sin que el plato te toque la barbilla. Crecer es poder mirar por encima del alféizar de la ventana o de la ventanilla del coche. ¿Alguien se acuerda de la sensación de estar enmedio de una muchedumbre y sólo alcanzar a ver los culos de los adultos que te rodean? ¿De como hay que colarse entre las piernas de unos y otros para ponerse delante, en primera fila, para ver pasar el desfile o la procesión.

Crecer es poder tener asiento propio en los transportes. O, por fin, poder acceder a las atracciones “de mayores” en los parques temáticos. Aquí al lado, en Port Aventura, si no mides 130cm no eres nadie…

Algunos adolescentes, en el brote de crecimiento, cuando vuelven al lugar de los veraneos de antaño advierten: “Lo veo más pequeño todo…“. Lo miran “desde más arriba”.

El slogan olímpico “Citius, altius , fortius“, más rápido, más alto y más fuerte, parece marcar unos standard a los que llegar con el crecimiento. Y luego viene aquello de que para jugar a basquet hay que ser muy alto. Ahí tienes a los hermanos Gasol. Bueno, y para lo demás también. Que sí, que Rafa Nadal no es bajito, mide 1,85. Y Maria Sharopova es una moza de 1.88!. O Michael Phelps, que mide 1,93 cm y así ya puede ganar medallas de natación.

Las constantes referencias, así como las experiencias, en lo que se refiere a la estatura de los niños ejercen un injusto efecto sobre  los humanos que están creciendo, los niños, y eso no siempre somos lo suficientemente ecuánimes para entenderlo. Y, al vigilarlo, entrar en valoraciones que los niños–y a veces también los padres–pueden no interpretar adecuadamente.

El crecimiento secular de la población es un fenómeno que en este país se ha hecho evidente en los últimos cincuenta años. Todos lo atribuimos a las mejoras en las condiciones sociales y a la alimentación, sobre todo proteica. Pero las estaturas medias se refieren a eso, a la media, o si se quiere, a la mediana. Pero hay un montón de gente, a todos los efectos la mitad, que estan por debajo.

Conceder a la estatura, como efecto del crecimiento, su justa valoración y evitar interpretaciones que puedan parecer negativas, es una responsabilidad de los que trabajan con niños y vigilan su crecimiento.

 

X. Allué (Editor)

 

 

 

 

Anuncios

Written by pedsocial

16 marzo 2017 at 18:19

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Rankings, listados y clasificaciones

leave a comment »

Las agencias e instituciones de ámbito internacional publican listados y clasificaciones de paises en función de su situacion ante diversos valores, en lo que nos concierne, los relacionados con la salud y el bienestar infantil. Como en todas las evaluaciones, se representa una foto fija de un momento concreto, lo que tiene un interés relativo. Más interés tiene observar la evolución en el tiempo y ver progresos o deterioros.

A poco que se observen, aparecen escasas sorpresas: los ricos van bien, los pobres van mal y los de enmedio hacen lo que pueden. Los extremos suelen mantenerse, en especial por la parte de abajo, protagonizado desde hace demasidado tiempo por los paises africanos del Sahel. Los mejores de la lista, aparte de los micropaises que, por su tamaño, son poco valorables: Andorra, Liechtenstein, San Marino o Monaco. Son la mayor parte de los paises europeos, menos España, Italia, Hungría o Grecia, que están más allá del lugar 40, de los 196. Siguen Japón, Chile o Australia.  Los Estados Unidos, lamentablemente para ellos, nunca ocupan un lugar que sea paralelo a su riqueza y desarrollo, por debajo del 56.

Uno de los “rankings” que hemos visto recientemente, de la ONG Humanium, se refiere a los derechos de los niños. Los factores que evaluan han formado parte de entradas de este blog en más de una ocasión:

 

Mortalidad de menos de 5 años;
Esperanza de vida al nacer ;
Educación;
Pobreza ;
Bajo peso al nacer ;
VIH;
Trabajo infantil ;
Matrimonio infantil ;
Mutilación genital femenina ;
Registro de nacimientos;
Impacto ecológico en el futuro de los niños;
Derechos y libertades;
El sentimiento de satisfacción con la vida;
Guerra y otras situaciones violentas

Obviamente no todos los factores son idénticos ni igualmente trascendentes. Unos son causas y otros consecuencias. Unos son biológicos, al menos hasta cierto punto, y otros son sencilla y llanamente SOCIALES, culturales o políticos. Pocos escapan a la responsabilidad de los estados, por lo que estos resultan determinantes a la hora de proteger el futuro de su población: la población infantil.

 

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

16 junio 2017 at 12:29

“Preemies”, recién nacidos prematuros

leave a comment »

premieLos recién nacidos prematuros, los que nacieron antes de tiempo, antes de las 36 semanas de un embarazo, son un montón de gente.

Según la OMS/WHO un 9.6% de los nacidos en todo el mundo (http://www.who.int/bulletin/volumes/88/1/08-062554/en/), casi tres millones de bebés en el año 2005, según ese informe de 2009. Ahora son aún más.

En los países menos desarrollados sube hasta un 12.5% de los nacimientos mientras que en los países desarrollados baja a un 7.1%. El grueso de las muertes infantiles ocurre entre este grupo de recién nacidos, con mortalidades de hasta la mitad de los nacidos con menos de 27 semanas de edad gestacional.

Las unidades neonatales en los países occidentales hacen verdaderos milagros consiguiendo la supervivencia con integridad de la inmensa mayoría de los recién nacidos prematuros por encima de las 28 semanas y 1.000 gramos de peso al nacer. La atención a los prematuros es un reto constante sobre el que se abocan recursos humanos y materiales. Vale la pena.

Cada vez más se va haciendo evidente que la supervivencia y el cuidado de los niños prematuros mejora con la creciente participación de la familia en los cuidados. El método canguro como estímulo de la lactancia materna y la utilización de lactancia con leche humana de los bancos de leche han sido de capital importancia en los últimos diez años. Como lo fue el decenio anterior la incorporación del surfactante pulmonar y los métodos de asistencia a la ventilación para superar los problemas que la inmadurez pulmonar plantea. Todo ello más el control de las infecciones y el manejo de las malformaciones cuando existen.

Las unidades neonatales más modernas se organizan en habitaciones individuales donde las familias pueden compartir la hospitalización con el recién nacido prematuro. Las salas abiertas van cediendo el paso como hace cien años lo hicieron las salas abiertas de los antiguos hospitales, con docenas de camas alineadas contra la pared.

Pero lo que resulta más evidente es que los prematuros son seres que generan durante bastante tiempo una gran dependencia. Mientras que la legislación sobre la dependencia en España está siendo criticada por sus aspectos restrictivos, apenas hace referencia a la tremenda dependencia que general los prematuros cuando son dados de alta.

La Resolución de 25 de julio de 2013, de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad sobre criterios comunes, recomendaciones y condiciones mínimas de los planes de atención integral a menores de tres años en
situación de dependencia o en riesgo de desarrollarla ,  en el preámbulo dice:

Objetivo 3.2: Garantizar la detección precoz de los menores de 0-3 años en situación
de dependencia, o en riesgo de desarrollarla.
Acciones a desarrollar:
— Mejora de los protocolos diagnósticos existentes e incorporar pruebas diagnósticas
específicas para conseguir una detección temprana en los controles pediátricos.
— Colaboración en «Programas de Cuidados Centrados en el Desarrollo», desde las
Unidades de Neonatología.
— Potenciación y colaboración en programas sanitarios, sociales y educativos, de
detección de niños o niñas con alteraciones del desarrollo (detección de metabolopatías
congénitas, detección de defectos congénitos, detección precoz de la hipoacusia, etc).

pero a lo largo de sus prolijas 63 páginas de BOE,en donde se explica con todo lujo de detalles, tablas y cuadro sinópticos lo que se pretende, en ningún momento se menciona a los recién nacidos prematuros. Hay referencias a la sordera, la ceguera, el retraso del desarrollo… Un prematuro puede tener todo eso y más. O nada más que su prematuridad y no parece claro que ello se considere una dependencia.

En este país se asume que los cuidados los debe asumir la madre “porque todos los niños son dependientes”. La referencia a los programas de la Unidades de Neonatología resulta esperanzadora si éstas unidades contemplan las dificultades en los tiempos posteriores al alta y, especialmente, si disponen de recursos sociales para el seguimiento. La ampliación del periodo de baja maternal es un requisito esencial, en todo caso. La diversidad de los recursos en los diferentes centros asistenciales y entre Comunidades Autónomas muestran que las iniciativas pueden materializarse también de forma diversa o, lamentablemente, incompleta. Como tantas directivas estatales, está llena de buenos deseos pero sin referencias presupuestarias precisas que les den realidad, cosa a la que nos tiene ya muy acostumbrados el gobierno del estado. En inglés dicen “put your money where your mouth is“: ponga su dinero donde ponga su boca(palabra). La diferencia entre la palabra y la realidad está en el soporte presupuestario.

Algo más de un cuarto de millón de solicitudes de prestaciones por dependencia recibieron atención en 2012. A ellas se dedicaron 1.404 millones de euros. Cifras que, por absolutas, no son fáciles de detallar. La media nos lleva a unos 5.000 euros al año o 443€ al mes. Lo que ocurre es que ahí se incluye todo y, a menudo, no llega.

Mientras, las familias y, especialmente, las madres de niños prematuros continuarán realizando esfuerzos incontables para sacar adelante sus preciosos niños que se adelantaron en su llegada la mundo. Y los demás estamos obligados a ofrecer el máximo soporte posible.

X. Allué (editor)

Written by pedsocial

23 octubre 2014 at 6:00