Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Universal Children’s Day, 20 November

leave a comment »

United Nations Universal Children’s Day was established in 1954 and is celebrated on November 20th each year to promote international togetherness, awareness among children worldwide, and improving children’s welfare.

November 20th is an important date as it is the date in 1959 when the UN General Assembly adopted the Declaration of the Rights of the Child. It is also the date in 1989 when the UN General assembly adopted the Convention on the Rights of the Child.

Since 1990, Universal Children’s Day also marks the anniversary of the date that the UN General Assembly adopted both the declaration and the convention on children’s rights.

Mothers and fathers, teachers, nurses and doctors, government leaders and civil society activists, religious and community elders, corporate moguls and media professionals, as well as young people and children themselves, can play an important part in making Universal Children’s Day relevant for their societies, communities and nations.

Universal Children’s Day offers each of us an inspirational entry-point to advocate, promote and celebrate children’s rights, translating into dialogues and actions that will build a better world for Children.

To celebrate this year’s Universal Children’s Day, UNICEF has invited children from around the world taking over key roles in media, politics, business, sport and entertainment to voice their support for millions of their peers who are unschooled, unprotected and uprooted on 20th November.

(November 20th may commemorate some other historical events such as the “physical ” end of Spain’s Franco dictatorship, or the assassination of an honest pediatrician, Santiago Brouard in 1984, as mentioned occasionally in this blog (https://pedsocial.wordpress.com/?s=20N). But, then again, those are grown-ups things to remember.

We want children to campaign in their schools and communities to help save children’s lives, fight for their rights and fulfill their potential, as Justin Forsyth UNICEF Deputy Executive Director said.

It’s a fun day, with a serious message:

 

Xavier Allué (Editor)

Anuncios

Written by pedsocial

20 noviembre 2017 at 8:36

Cambios

leave a comment »


Desde hoy podréis notar algunos cambios en el blog. De entrada el título aparece bilingüe. O trilingüe porque en español y en catalán Pediatria social se escribe igual, con la sutil diferencia de la tilde de la “i”, aunque me dicen eruditos filólogos que sin tilde también es correcto. Las entradas aparecerán indistintantamente en cualquiera de las tres lenguas que, por lo que parece son las comunes para una buena parte de nuestros lectores.

Ya explicaremos porqué en siguientes entradas.

__________________________________

From today on you can notice some changes on the blog. To start with, the title appears bilingual. Or trilingual because in Spanish and Catalan Social Pediatrics is spelled the same, with the subtle difference of the accent of the “i”, although I am told by philological scholars that without a tilde it is also correct. The entries will appear indistinctly in any of the three languages that, for what it seems, are the common ones for a good part of our readers.

We will explain why in subsequent entries.
__________________________________

Des d’avui podreu notar alguns canvis al bloc. D’entrada el títol apareix bilingüe. O trilingüe perquè en espanyol i en català Pediatria social s’escriu igual, amb la subtil diferència de l’accent de la “i”, encara que em diuen erudits filòlegs que sense titlla també és correcte. Les entrades apareixeran indistintantamente en qualsevol de les tres llengües que, pel que sembla són les comunes per a una bona part dels nostres lectors.

Ja explicarem per què en següents entrades.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

18 noviembre 2017 at 0:46

Publicado en 1

XXIII Congreso de Pediatría Social-Terrassa, 17 de noviembre de 2017

with one comment

Estimadas compañeras y compañeros:

Estamos a dos días de iniciar nuestro XXIII Congreso de Pediatría Social. Es el evento más importante de nuestra querida Sociedad, y como sabéis se celebra cada dos años.

En el momento en que os escribo esta misiva, hay ochenta y ocho personas inscritas. De las cuales, solo catorce vienen de fuera de Cataluña. Sí, ¡catorce!

Desde que los Dres. Gloria Estopiñá y Abel Martínez, junto con el resto de sus colaboradores, asumieron la organización de este Congreso, trabajaron de manera denodada, con inteligencia, perseverancia e ilusión, en poder ofrecer a todos los profesionales que nos dedicamos a la atención a la Infancia, un Congreso que favoreciera nuestro desarrollo profesional y por tanto, una mejora en nuestras habilidades y fortalezas, con respecto a nuestra siempre estimulante actividad.

A través de estas líneas, os animo a que intentéis hacer un esfuerzo, bien acudiendo a  Terrassa, o bien favoreciendo la inscripción de algún/a compañero o compañera en nuestro Congreso. Aún estáis a tiempo.

Somos una Sociedad pequeña pero que sin duda en el futuro, y dada la evolución de la Sociedad actual, seremos un elemento fundamental en la protección y promoción de una infancia cada día más saludable.

Hagamos entre todos una auténtica promoción de la Pediatría Social, y demostremos con nuestra presencia y trabajo en Terrassa, que somos profesionales implicados en conseguir objetivos que favorecen una auténtica atención, desde sus aspectos biológicos, psíquicos, y sociales de la Infancia.

Un fuerte abrazo.

Fdo.: Antonio Gancedo Baranda
Secretario General de la Sociedad Española de Pediatría Social.

Written by pedsocial

15 noviembre 2017 at 10:54

Publicado en 1

Tagged with

Adecuación del esfuerzo terapéutico

with 2 comments

Hace unos meses ya nos referimos al desgraciado caso de Charlie Gard en este blog. En Anales de Pediatria aparece ahora como carta al director el texto de mis estimadas colegas Marta Sanchez Jacob y Carmen Martínez, junto con  Inés del Río Pastoriza e Isolina Riaño Galán, aportando el término de “Adecuación del Esfuerzo Terapéutico” para desproveer de connotaciones negativas la idea de la limitación de tales esfuerzos, ante situaciones sin remedio.

Los médicos, los Pediatras sociales, cada vez debemos ser más precisos y cuidadosos en el uso del lenguaje porque nuestras aportaciones son objeto de escrutinio  público. Y no siempre bienintencionado. Mantener nuestro, en general, reconocido prestigio profesional precisa de una defensa contínua, a medida que nuestras actuaciones son más públicas y menos privadas de la simple y directa relación médico-paciente.

Algunos buenos profesionales del periodismo me reconocen la fascinación que los temas de salud, y los de la enfermedad, tienen para el público en general. Y de cómo los profesionales de la información se ven llevados a tratarlos, a menudo saltándose intimidades o promoviendo los aspectos truculentos que a veces rodean las actuaciones médicas. Me confiesan que los temas de salud superan a los deportivos o del “corazón” (el símbolo, no la víscera) en su interés por los consumidores de noticias. Enfrentados cada día a la tiranía de la tasa de difusión o el “share” de los espacios televisivos, ninguno quiere perderse un “scoop” o una portada rutilante, aunque trate del sufrimiento ajeno. El compromiso con la ética se situa muy a menudo en el filo de la navaja.

A mi entender, poco cabe hacer, como no sea extremar la precisión en el lenguaje y respetar la ética profesional. Y recordar algo tan antiguo como que “quien practique este arte diga cosas intelegibles para los profanos” que figura en los Tratados Hipocráticos de hace 2400 años y que tan a menudo se olvida.

Otro aspecto sobre el que llaman la atención las autoras es la indeseable judicialización de este y otros casos. Siempre he tenido presente la vieja maldición gitana de “Pleitos tengas. Y los ganes” que rara vez sale nada bueno de pedir a otro, por más juez que sea, que medie en la relación entre humanos.

En esta parte del mundo desde dónde escribo, estamos padeciendo de forma dramática la judicialización de las diferencias políticas y la falta de entendimiento entre  unos poderes y otros. Tal és “…el fracaso que supone en la relación…” como se indica en el texto referido. Cuando encima algún dirigente desalmado pretende llevar ante el juez a maestros o padres por unos supuestos adoctrinamientos de niños que no coinciden con los suyos, vemos acercarse el desastre de la incomprensión.

En cualquier caso, la adecuación de las actuaciones debe presidirla el tiento, el buen sentido, la generosidad y el respeto. Y también el rigor científico que el estudio, la observación y la experiencia siempre ayudarán por dramática que sea la situación de un paciente terminal, niño o adulto.

X. Allué (Editor)

(La foto que acompaña este texto la publicó el DailyMail este verano pasado con consentimiento de la familia Gard)

 

 

Written by pedsocial

13 noviembre 2017 at 20:26

Un programa para un congreso – XXIII Congreso Nacional de la SEPS

leave a comment »

Una breve conversación con la presidenta del Comité Organizador del XXIII Congreso de la Sociedad Española de Pediatría Social, Gloria Estopiñá Ferrer, Pediatra del Consorci Sanitari de Terrassa, me comenta que está costando un poco conseguir un número suficiente de inscripciones. No será por que el programa no sea interesante. El lema es Tejiendo alianzas Por una infancia libre (de incomprensión, violencia, ignorancia…) 

Se inicia el jueves 16 de noviembre de 2017 a las 18:00h con el SIMPOSIUM Sanofi Genzyme sobre Enfermedades metabólicas: un tema también de la consulta del pediatra, que presenta Mireia del Toro, Neuropediatra del Hospital Universitario Vall d’Hebron. Sigue el SIMPOSIUM Alexion sobre elSíndrome hemolítico-urémico atípico (SHUA) en Pediatría que presenta Gema Ariceta, Jefa de Servicio de Nefrología Pediátrica del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona.

El viernes 17 de noviembre tiene lugar por la mañana la primera mesa titulada FORTALECIENDO A LA INFANCIA Y A LA FAMILIA: Ayudar al entorno como estrategia para conseguir un desarrollo correcto, actuando como moderadora Teresa Vallmanya, Pediatra del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Arnau de Vilanova. Lleida. Los temas son:  Parentalidad positiva Carmen Álvarez Sandoval, Psicóloga en la Asociación Murciana de Apoyo a la Infancia Maltratada (AMAIM). Polivictimización, psicopatología y resiliencia por Alba Pérez González, Psicóloga sanitaria, Profesora asociada de psicopatología e Investigadora del Grup de Recerca en Victimització Infantil i Adolescent (GReVIA) de la Universitat de Barcelona. Y Estructuras familiares no tradicionales a cargo de Clara Linares Alegret, Psicóloga infanto-juvenil y terapeuta familiar del Ayuntamiento de Barcelona

Sigue  la CONFERENCIA MAGISTRAL  Cómo las niñas y los niños sienten que son escuchados y sus opiniones tenidas en cuenta en casa, en la escuela y en el municipio donde viven  por Ferrán Casas Aznar, Psicólogo del Institut de Recerca sobre Qualitat de Vida.

La siguiente mesa ADOLESCENTES: ESA ETAPA… actúa de Moderador José Casas Rivero. Pediatra de la Unidad de Adolescencia delHospital Infantil Universitario La Paz. Madrid. Y los temas son Bullying, cyberbullying: “Yo a eso no juego” por Emilie Rivas, Representante de Save the Children. Violencia de género en la adolescencia. Una realidad por Leonor Cantera Espinosa, Profesora titular del Departamento de Psicología Social de la UAB. Barcelona. Conductas auto agresivas: fenómeno social o enfermedad psiquiátrica por Joaquim Puntí Vidal, Psicólogo Clínico, del Hospital Universitario de Sabadell. Diversidades de género en la infancia. Reflexiones y retos por Miquel Missé, Sociólogo y activista trans. Violencia filio-parental. Concepto, detección y prevención desde el ámbito socioeducativo y sanitario por Daniel Ortega Ortigoza, Educador social, Doctor en Educación por la Universitat de Barcelona.

A la tarde sigue CONFERENCIA del MINISTERIO SANIDAD, Servicios sociales e igualdad, que presenta Sagrario Mateu Sanchís. Jefa de Servicio de Salud de la Mujer y de la Infancia de la  Subdirección General de Promoción de la Salud y Vigilancia en Salud Pública.

También se celebram TALLERES sobre DIVERSIDAD CULTURAL: CONOCER, RESPETAR Y CONVIVIR – Conocer lo desconocido de diversas culturas – El trabajo de la mediación  con la participación de M.ª Soledad Platas Jiménez, Mediadora cultura gitana de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Terrassa; Khadija Sahli El Bouhssini. Mediadora cultura árabe del Servicio de Educación también del Ayuntamiento de Terrassa. Chia Ning Chung Huang, Mediadora intercultural en el ámbito de salud, Mediadora del idioma chino mandarín en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Hospital Universitario Vall d’Hebron y Hospital German Trias i Pujol. Barcelona.

Y TENEMOS QUE SEGUIR HABLANDO DEL ABUSO SEXUAL… – La exploración normal y sus variantes – Patología no traumática y lesiones accidentales no abusivas – Hallazgos sugestivos de abuso sexual – El abuso sexual, ¿delito o problema de salud?  con la aprticipación de Antoni Natal Pujol, Pediatra, Pediatría Social, Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona. Anna Fàbregas Martori, Pediatra del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona. Marta Simó, Pediatra de la Unidad Funcional Abuso del Menor del Hospital Sant Joan de Déu. Esplugues de Llobregat, Barcelona.

EL PEDIATRA Y LA JUSTICIA: SUMANDO FUERZAS – Nuevas Leyes – Cómo realizar informes, definir pronóstico de lesiones – Los profesionales, ¿estamos amparados por la ley?  en el que participan Xavier Puigdollers Noblom, Abogado, Presidente de la Sección de los Derechos de la Infancia y adolescencia del Colegio de Abogados de Barcelona. Josep Arimany Manso, Médico Forense, Presidente de la Sociedad Catalana de Medicina Legal y Toxicología. Juan Gil Arrones, Pediatra EBAP del Centro de Salud “Santa Ana” en Dos Hermanas, Sevilla.

CONVIVIENDO CON NUEVAS TENDENCIAS EN EDUCACIÓN Y SALUD – Alimentación – Vacunas – Educación que presentan Anna Gatell Carbó y Pepe Serrano Marchuet. Pediatras del Equipo territorial Atención Primaria Pediatría Alt Penedès-Garraf. Diego Van Esso. Pediatra. SAP Muntanya. Àmbit Barcelona Ciutat.  Carlos Cabo González. Doctor en Pedagogía. Catedrático de Secundaria. Oviedo, Asturias.

Cierra la tarde la mesa INFANCIA EN ALOJAMIENTO ALTERNATIVO. DIVERSAS VISIONES. Moderadora: María Lurdes Torre. Hospital Fernando Fontseca. Lisboa, Portugal. Presidenta de la Sociedad Portuguesa de Pediatría Social. Joan Mayoral Simon. Subdirector de la DGAIA La Dirección General Atención Infancia y Adolescencia. El Pediatra de Centro penitenciario para mujeres y menores a cargo. Paloma Araujo. Pediatra CST/ Centro penitenciario Wad Ras. Transición a la vida adulta de jóvenes en centros de protección o en situación de acogimiento residencial.  Iriana Santos González. Psicóloga y Profesora Área de Psicología Evolutiva y de la Educación. Universidad de Cantabria. La figura del defensor del pueblo (en Cataluña: Síndic de Greuges) María Jesús Larios Paterna. Adjunta de Infancia del Síndic de Greuges.

El sábado 18 de noviembre se presenta la mesa ATENCIÓN A LA COMPLEJIDAD Y A LAS NECESIDADES PALIATIVAS. TRABAJO INTERDISCIPLINAR Moderador: Sergi Navarro Vilarrubí. Responsable Cuidados Paliativos. Hospital Sant Joan de Déu. Esplugues de Llobregat, Barcelona. Javier Zamora Blasco. Psicólogo. EAPS Valencia. Aspanion (Asociación de Padres de Niños con Cáncer de la Comunidad Valenciana), en la que participan Marta Barceló Escario. Enfermera. Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos. Hospital Universitario Niño Jesús. Madrid. Esther Lasheras Soria. Trabajadora social. Programa PRINCEP. Hospital Sant Joan de Déu. Esplugues de Llobregat, Barcelona.

Siguen SESIONES SIMULTÁNEAS / TALLERES sobre Diversidad cultual, Abusos sexuales, el Pediara y la justicia y las nuevas tendencias en educación y salud.

A la tarde dos mesas más. Una sobre LA EXPERIENCIA DEL PACIENTE Y DE LA FAMILIA COMO PALANCA DE TRANSFORMACIÓN: BUENA PRÁCTICA EN PRIMERA NOTICIA  a cargo de David Nadal Miguel, Miembro del equipo de Experiencia Paciente y Jefe del Servicio de Trabajo Social. Hospital Sant Joan de Déu. Esplugues de Llobregat, Barcelona y  Gemma Claret Teruel. Adjunta del Servicio de Urgencias. Hospital Sant Joan de Déu. Esplugues de Llobregat, Barcelona. Y otra sobre  EXPERIENCIAS, PROYECTOS O PROGRAMAS,  Moderador: Antoni Martínez Roig. Pediatra. Consultor de los Servicios de Pediatría. Hospital del Mar y Hospital de Nens. Barcelona.  “Padres yo no me separo” por Esther Vallbona i Borgas y María Carbonell Martínez del Equipo de Asesoramiento Técnico Civil en el Ámbito de la Familia (EATAF) y Atención y prevención de la Violencia de género en adolescentes  por Julia Almansa López. Fundación Luz Casanova, Madrid.  El Programa LIMITS (Programa de actuación preventiva familiar de la transgresión y del consumo de drogas en menores y jóvenes que pasan por el circuito de la justicia juvenil) Toni Cano Martín. Psicólogo. Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya. La Validación de Escala de Resiliencia / Resilience across cultures por Linda Liebenberg. Investigadora en el campo de la resiliencia de los jóvenes. Profesora adjunta Facultad de Estudios Graduados, Universidad de Dalhousie. María Llistosella Piñero. Enfermera pediátrica. CAP Nord. Terrassa, Barcelonapresenta los Beneficios de la intervención asistida con animales en adolescentes con bloqueo emocional Javier Vallejo Bermejo. Educador Social. Madrid. La prevención del Abuso Sexual Infantil: una escuela de formación especializada para cada colectivo Pilar Polo Polo. Cap de Relacions Institucionals. Fundació Vicki Bernadet. Barcelona.

La SESIÓN DE CLAUSURA tratará sobre La infancia vulnerable: niños y niñas refugiados a cargo de Rubén Cano Revillas. International Federation of Red Cross and Red Crescent Societies (IFRC).

Todo un contenido de consideración. En Terrassa, dentro de 10 días.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

6 noviembre 2017 at 19:38

Publicado en 1

Tagged with , ,

Los husos y los usos horarios

leave a comment »

El tiempo además de ser una realidad, una constante física, es una constante social y ofrece un amplio campo de consideraciones. No menos en la vida de los niños, tanto más cuando la condición de “niño” tiene una evidente connotación temporal. Se es niño durante un tiempo, aunque algunos mantienen con contumacia comportamientos que, de niño, sólo tienen la inmadurez.

Pero los niños viven en el tiempo social en que las convenciones han dado en asignar medidas y establecer límites. Aparte de unas más o menos metafísicas dimensiones de pasado, presente y futuro, las convenciones han diseñado medidas en función de ciertas constantes universales, cósmicas, como son las determinadas por la gravitación universal para los cuerpos celestes, que incluyen este nuestro pícaro mundo. Así, se atribuyen porciones de tiempo a fenómenos, como las vueltas que da la tierra alrededor de nuestro astro más próximo como una especie de pleitesía gravitacional, que llamamos años. O a la pirueta danzarina de dar vueltas sobre sí misma que tiene la tierra, y a cada vuelta llamamos día. Como la apariencia de unas y otras es que lo que se mueve es el sol y en el principio del holoceno había demasiado trabajo cazando mamuts–o conejos–para pensar en otra cosa, ya vino bien adaptar la vida a la luz y a los cambios de estación que el hallarse más cerca o más lejos del sol viene a determinar. Luego se dio en fraccionar años y días según conveniencias, en ocasiones demasiado veleidosas, hasta que hace unos dos mil años, un hombre prudente aunque autoritario, decidió poner un cierto orden que sirviera para todos. Cayo Julio César era un político que, también, ejerció de militar. Cuando alcanzó cierto poder, se hizo nombrar Pontífice Máximo. “Pontifex” viene de los que hacen, o mejor, controlan los puentes, que con el tiempo se habían adscrito el control de los puentes entre éste y el otro mundo. Y, con ello, formado una cierta casta o congregación organizada para un negocio de gran rendimiento, puesto que vendía intangibles. O sea los clérigos. Como tal organización y en normal evolución de las organizaciones, dieron en servir mejor sus propios intereses que los de la gente, y con ello produjeron irregularidades e inconveniencias. Cuando Cayo Julio tuvo la oportunidad, y harto de que las fiestas movibles alterasen sus planes o sus proyectos de campañas militares, decidió cortarles las sesudas cabezas a los clérigos y con unos cuanto técnicos asesores, respetando las festividades que eran populares, organizó la distribución del tiempo de la manera que le pareció racional: empezando por el principio, que en latín es kalendas. De ahí el calendario que, como era suyo, acabó denominándose Juliano. Los romanos eran gente práctica y habían denominado los meses, los cambios de luna, por números. Pero los curas habían asignado algunos a ciertos dioses por las cosas de la devoción y eso se hacía difícil de cambiar. Para cuadrar las lunas con el giro de la tierra sobre el sol, se inventó un par más de los diez que existían: uno con su nombre Julio. Y luego su sobrino Octavio hizo lo mismo con el siguiente, agosto, por Augusto. Los que sobraban siguieron con numerales. El séptimo, septiembre. El octavo, octubre. El noveno mes, ese dichoso que /comienza en los Santos /y acaba con San Andrés , noviembre. Y el décimo, diciembre. Dió al año 365 días y así nos ha servido hasta ahora, con discretas modificaciones, al menos en esta mitad del mundo tardo-romano en el que vivimos. En otras partes, notablemente los chinos, que son muy suyos, o los musulmanes que hicieron otras cuentas, usan los propios. Pero para los negocios, se han adaptado al calendario de Julio César.

Las horas del día para los romanos era una división un tanto arbitraria. Se nombraban por ordinales: primera, segunda, etc., hasta doce. Pero como mediterráneos al fin y al cabo y gente sin prisas, sólo las contaban de dos en dos: prima, tercia, sexta, nona, etc. San Benito, un abad con unos cuantos frailes desocupados o perezosos, estableció que las horas eran para cumplirlas con rezo o ocupación y, a toque de campana, reguló la jornada.

Cuando el mundo se hizo más pequeño y unos intrépidos marinos se empeñaron en darle la vuelta en barco, se fue haciendo evidente que los tiempos de los dias se iban moviendo según el giro de la tierra, y que la división en horas fijas sólo servía para sitios concretos. Es esta tozuda tirania del espacio, que no se mueve aunque lo haga el tiempo. Para cuando consiguieron relojes de precisión y se anunciaba el siglo de las luces, se pudo distribuir el mundo en veinticuatro zonas, que pintadas en el globo terráqueo, adquieren forma de huso: los husos horarios.

Esa veleidad de la gramática española que permite que fonéticamente suene igual “huso” que “uso”, también debiera permitir que cada cual hiciese el uso del huso que más le conviniese. No es así, sin embargo y la pasada noche del sábado hemos vuelto a ser víctimas de una arbitrariedad: el cambio de hora. De los horarios ya hemos comentado en más de una ocasión) https://pedsocial.wordpress.com/?s=Horarios ) en este blog. Pero es que fue en los años setenta del pasado siglo que los propietarios de los principales yacimientos de petroleo del planeta, unos señores vestidos como los Reyes Magos, decidieron cambiar, o sea subir, el precio de su principal riqueza. Como ya habían ganado dinerillo, sus niños habían ido a estudiar a Princeton, a Harvard o a Oxford, y ya sabían de ese misterio de la oferta y la demanda, y de que el precio de las cosas y el valor no es lo mismo. Así que con un gesto contable pusieron en un Ay! las economías occidentales , todas ellas opulentas y grasas, de mantequilla y también de petróleo. Las respuestas histéricas de lo que llamaron “el shock del petróleo” llevaron a reacciones diversas. Entre ellas la de intentar cambiar las costumbres de la gente cambiando los horarios del día y de la noche. La suposición era que con ello se ahorraba luz del día: “Daylight Saving Time“, una majadería inmensa porque la gente enciende o apaga la luz según se vea o no.Y todo ello desde las culturas del norte del hemisferio norte, que en invierno se levantan de noche y se acuestan cuando hace horas que ha oscurecido, sin tener en cuenta que hay mucha gente civilizada, que vive en las proximidades del trópico y que tienen dias y noches formales y regulares de 12 horas. El ahorro lo valoraron en unos 80 céntimos de dolar USA por persona. En aquella época yo no era precisamente rico, pero 80 céntimos al año me pareció una miseria y estaba dispuesto a dárselo a quien fuera y que me dejasen en paz. Recientemente se ha valorado en unos 13 cents. Por 13 cents. me tengo que aguantar y llegar tarde al partido de fútbol, o demasiado pronto a una cita incierta, o perder el bus al trabajo un lunes somnoliento de primavera, que además llueve.

A eso se suma la arbitraria distribución de los usos de los husos horarios. Eso lleva a compartir la hora a gente muy diversa y muy distante. Resulta que Varsovia y Vigo tiene la misma hora, a 3200 km. de distancia, mientras que hay una hora de diferencia entre Vigo y Viana do Castelo que está allí al lado. Los navegantes ingleses impusieron en la época del imperio británico que la hora se midiese desde un barrio de Londres. Greenwich es una zona muy agradable de la gran ciudad, y en Blackheath Avenue tienen el Royal Observatory, que es desde donde se marca el inicio de los tiempos…! Luego resulta que, en realidad el día comienza en un remoto archipiélago polinesio, pero como alli no vive nadie, pues ni caso.

El meridiano de la hora cero pasa por aquí cerca, concretamente por Bujaraloz, que yo lo he visto cruzar la autopista, y se sale de la península por el Grao de Castellón, hacia abajo en el mar Mediterráneo. Eso hace que la mayor parte del territorio peninsular esté al Este (ojo a los acentos!!) y lo lógico es que le correspondiera el huso horario GMT. Pero el último dictador que andaba en líos con los nazis de Alemania, decidió que era mejor alinearse con Hitler en vez de con el Madrid republicano o con Londres, y cambió la hora. Y así andamos. Ya veremos qué sucede cuando se den cuenta de que, y en realidad, llevan la hora catalana, porque sólo Cataluña y Baleares están realmente en el huso horario de GMT +1. “Lo” de Canarias es como una especie descuento sin significado porque siempre es “menos”, sólo para liar a los locutores de radio noveles.

A los niños todo este lío les deberia tener sin cuidado. Pero entre todos hemos decidido someter a los más jóvenes a una férrea disciplina, a la tiranía de lo que marcan artilugios mecánicos (ahora electrónicos) como son los relojes y la credibilidad que les damos los adultos. Los tiempos biológicos tienen su propio desarrollo. y su ritmo ciertos misteriosos condicionantes que hemos llamado ritmos, que con la manía de las esferas del reloj, de las manillas que dan vueltas, circadianos porque dan vueltas cada día. Los animalicos de costumbres, si se les alteran sus ritmos, se les alteran ciertos estímulos, acaban resintiéndose. Esto de los cambios de hora molestan y hasta desazonan a los niños más allá de lo deseable, siendo lo deseable que los dejen en paz. Algo menos en otoño que en primavera, que se les obliga a dormir una hora menos, pero siempre más allá de lo necesario, en aras de un supuesto ahorro que sólo cuantifican las empresas de suministro eléctrico, que ya tienen más que calculado como sacar cada día más beneficio, con cambios horarios o sin ellos.

A ver cuando se acaba esta broma.

X. Allué (editor)

Written by pedsocial

30 octubre 2017 at 8:00

“Zona escolar”

leave a comment »

Speed limitUna revisión en el entorno próximo de las causas de mortalidad infantil en este ya adentrado siglo XXI destacan de nuevo los accidentes de tránsito y, entre ellos, los atropellamientos. La colisión de un vehículo a motor manejado por un conductor con, o contra, el delicado cuerpo de un niño suele tener consecuencias catastróficas. Siempre para el niño. Al cambio, pocas veces llegan noticias sobre las consecuencias legales sobre el conductor. La notoria movilidad e impredictibilidad de los niños favorece la calificación de “accidente” a esos acontecimientos. Como los conductores suelen estar protegidos por compañías aseguradoras, el tratamiento del accidente acaba con una valoración actuarial y la consiguiente indemnización económica. Me dicen la gente de las aseguradoras que un niño muerto suele salir por 80.000€. 100.000 si median algunas circunstancias.

Volved a leerlo: a 100.000€ el niño.

No tengo estómago para comentarlo. Hace un tiempo ya publicamos una entrada sobre “Porqué los niños no pueden ir al cole andando“. Era el dia después de los Reyes de 2015 y se ofrecían unas claves sociales de que ir al cole en este país sea un riesgo para la salud y la supervivencia infantil. No ha cambiado nada.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

24 octubre 2017 at 7:51

Publicado en 1

Tagged with , ,