Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Posts Tagged ‘adolescentes

Greta Thunberg y Malala Yousafzai: girl power

with 2 comments

En algún sitio he leído que en situaciones de catástrofes con víctimas múltiples, los más probables supervivientes son la niñas, adolescentes, de 12 a 16 años. Se teoriza como que las fuerzas de la naturaleza apuestan por la supervivencia de quienes tienen más futuro y mejores perspectivas para la pervivencia de la especie. En algunos otros informes, especialmente modelos matemáticos, no se confirma esta teoría, pero me resulta una propuesta bonita. A mi me cuesta poco apostar por las chicas jóvenes y a ello contribuyen algunas figuras que recientemente han ocupado las primeras planas de los medios de comunicación.

Malala Yousafzai ya ha sido protagonista de varias páginas de este blog. Es la adolescente que comenzó de muy chiquita a promover la educación de las niñas en su Pakistan nativo, en contra de un contexto social notablemente adverso. Tanto que fue víctima de un tiroteo por sus ideas. El Premio Nobel de la Paz de 2014 reconoció su heroicidad y dedicación.

Más recientemente Greta Thunberg, una joven activista sueca, ha conseguido que millones de jóvenes se unan a su llamada para salvar el planeta de la catástrofe que el cambio climático nos anuncia. Que aparentemente Greta haya sido diagnosticada de una forma de Trastorno del Espectro Autista añade interés a su figura.

Si fuese francés, a estas alturas ya habría construido un Sindrome de Jeanne d’Arc que explicara estas figuras. La joven campesina lorenesa que cambió la historia de Francia en el siglo XV fue algo más que una influencer. El jueves que viene se celebra el aniversario de su muerte, quemada en la hoguera el 30 de mayo de 1431.

Quienes nos dedicamos a los cuidados de la infancia y la adolescencia debemos mantener una especial sensibilidad para entender a las jóvenes adolescentes, porque en lo que puedan parecer sus fantasías, a veces se encuentran las respuestas a preguntas eternas. Atención!

X.Allué (Editor)

Written by pedsocial

27 mayo 2019 at 7:05

El sueño de los adolescentes – II

with one comment

La entrada anterior no ha tenido mucha acogida. Ni comentarios. Pero el sueño de los adolescentes sí los merecen.

Desde aquí hamos hablado un par de veces del sueño de los niños (https://pedsocial.wordpress.com/2017/07/03/dulces-suenos/)  y de los desayunos (https://pedsocial.wordpress.com/2018/02/02/desayunos-breakfast-at-tiffanys/) que en secuencia condiciona la actividad diaria.

Pero el sueño de los adolescentes y, de hecho, de todo el mundo, está sometido a condicionantes sociales que suelen ir a contrapelo de la biología. Los que estudian los ritmos circadianos insisten en que no coinciden necesariamente con las 24 horas en que hemos decidido dividir el día desde que Julio César ordenó el calendario hace 2000 años y Gregorio XIII lo actualizó hace 500. Las horas romanas, adaptadas por San Benito en una época en que no había relojes, tenían más o menos minutos según la época del año.

La variación en el hemisferio norte de la duración del día y la noche dependiendo de la estación condiciona la actividad por la existencia o no de luz natural. No es igual madrugar en enero que en julio. O retirarse a dormir cuando aún es de día.

Pero desde que hay relojes, los horarios sociales son determinantes de los períodos de sueño y vigilia por encima de la biología. La absurda asignación del huso horario al estado español a GMT +1 en lugar de GMT que es el que corresponde por la geografía, tiene su origen en la voluntad del último dictador español de alinearse con en Tercer Reich, y es otro condicionante. A lo que se suma la no menos absurda decisión de aplicar el cambio de una hora de invierno a verano y viceversa, demostradamente inútil como ahorro energético.

Todo ello incide sobre las decisiones políticas (y, por tanto, sociales) de los horarios laborales, comerciales y escolares. Ningún gobierno ha sido capaz de introducir una racionalidad que pudiese consensuarse entre todos.

Los medios de comunicación y, especialmente, la televisión, también deciden de forma arbitraria como repartir los horarios de programación. Supuestamente se adaptan a horarios sociales, pero realmente son los condicionantes de la actividad de las familias al final del día.

Y no menos social es la hispánica siesta. Los biólogos aseguran que dormir un rato a mitad de la jornada tiene notables efectos de regeneración neuronal y sináptica. Unos veinte minutos o media hora. Otra cosa es la siesta de pijama, orinal y palmatoria de la burguesía decimonónica. Pero los adolescentes escolarizados no tienen dónde.

En cualquier caso, racionalizar horarios puede hacer más por el sueño de los adolescentes y, con ello, el aprendizaje de un ritmo de sueño y vigilia para el resto de la vida.

Indagar en la composición del sueño en las entrevistas con adolescentes que acuden a la consulta puede revelar las claves de numerosos problemas y comportamientos. Una tarea a realizar.

 

X. Allué (Editor)

( La imagen que ilustra esta entrada es de Wikipedia)

 

 

Written by pedsocial

16 mayo 2019 at 8:02

Publicado en 1

Tagged with , , ,

El sueño de los adolescentes

leave a comment »

La neuropediatra MariaJosé Mas publica en su blog una excelente aportación sobre el sueño de los adolescentes:

https://neuropediatra.org/2019/05/13/el-sueno-en-la-adolescencia/

¿Comentarios?

 

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

13 mayo 2019 at 9:06

Publicado en 1

Tagged with , ,

Qué hacer si te sale un hijo terrorista

leave a comment »

Las familias de los miembros de la célula terrorista de Ripoll han mostrado su dolor y desesperación ante los acontecimientos de la pasada semana. Han manifestado su repulsa a las acciones violentas, han lamentado las muertes y otras víctimas y han proclamado que todo ello no tiene nada que ver con el Islam, que es una religión de paz. Algunos de los relacionados con ese grupo por razones de vecindad o de negocios próximos, se han declarado víctimas, unas víctimas más de los ataques. Como comunidad se han distanciado de todas las iniciativas violentas. Las madres que han podido, incluso exhortaron a sus hijos mientras aún estaban en busca y captura, que se entregasen a las autoridades. Lamentablemente no ha sido así. El último terrorista buscado simuló ser portador de un cinturón con falsos explosivos en un gesto que sólo le condujo a ser muerto por la policía.

Ahora sólo quedan los lamentos.

No vamos a ser tan osados como para pretender ofrecer recetas o soluciones a situaciones tan dramáticas y, a la vez, tan complejas. Una simplificación puede ser considerar el terrorismo y la participación de individuos jóvenes como cualquier otra desgraciada deriva delincuencial de post-adolescentes. Muchas de ellas contienen un germen de autodestrucción propiciado por un aislamiento de la sociedad y de un menosprecio de los valores de convivencia más elementales. Tal sucede con el consumo de drogas, especialmente las menos recreativas y más adictivas que, además, por la ilegalidad, conducen a la marginación y como consecuencia del tráfico, al crimen o al suicidio más o menos disfrazado de sobredosis.

Tampoco se puede incluir el terrorismo entre los fenómenos de vinculación dependiente como a las sectas destructivas. Aunque la metodologia de captación y el enredo de la adscripción, exclusión social y marginación pueden ser similares, los objetivos o propósitos suelen quedar reducidos al ámbito más próximo.

El terrorismo sectario contiene algunos de esos elementos de clandestinidad, dependència y autonegación, pero y sobre todo, el propósito es la destrucción de otros, su muerte y aniquilación en aras de unos objetivos casi siempre desdibujados, situados en un universo del más allá trascendente.

Si un hijo “sale” terrorista, de la clase que se está produciendo actualmente con un substrato religioso islamista, probablemente ya haya poco que hacer porque  la manifestación suele anteceder muy poco a la muerte.

La prevención puede encontrarse en la educación en valores trascendentales como el respeto a la vida humana, el respeto a los otros, a la diversidad y pruralidad social, política o religiosa. La educación en la tolerancia, la generosidad, en la evitación de las discriminaciones cualquiera que sean sus motivos: raza, sexo, ideas, creencias, orígenes o culturas. La del respeto a la libertad, tanto la propia como la de los demás que es, en realidad, donde comienza la propia. Tal es una tarea que nos incumbe a todos.

X. Allué

(Una parte de este texto aparece ampliada en una publicación propia: La percepción selectiva)

Written by pedsocial

28 agosto 2017 at 19:35

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Trapicheos

with one comment

ConcertaTrapiche en América es un molino. En este lado del agua se usa trapicheo para denominar el comercio de menudeo: comprar una cantidad y luego distribuirla comercialmente en cantidades pequeñas. En los últimos tiempos su uso se ha referido, esencialmente, a la compra y venta de substancias psicoactivas ilegales. O sea las drogas que trafican los “camellos“. ¿Sabemos de qué estamos hablando?

Un ámbito donde el trapicheo “campa por sus respetos“, esa ininteligible expresión antigua que quiere decir que está por todas partes, es en las escuelas. Y también básicamente, entre los escolares. Es un tema de menores de edad. Y, que yo sepa, no suele figurar en el aprendizaje de educadores y pediatras como una realidad.

Pues bueno, que quede constancia: existe. Es común. En todas partes: escuelas públicas, privadas, confesionales, de niños, de niñas, rurales o urbanas, en zonas de juego, gimnasios, estadios deportivos, parques, playas, salas de fiestas o cualquier otro lugar donde se junte gente joven. Y si no lo vemos es porque no miramos.

Pues el Journal of Pediatric Psychology nos aporta en un artículo reciente de un grupo de la universidad de Michigan que comenta Lisa Rapaport en Medscape, desde la agencia de noticias Reuters. Con el título de ADHD Drugs May Be a Prescription for Bullying, se relaciona el trapicheo de la medicación para el TDAH con el acoso escolar (bullying). O sea que no es ya el trapicheo de psicofármacos ilegales de uso recreativo, sino que fármacos con una indicación precisa pasan a formar parte de la cadena de la ilegalidad por su efecto estimulante y se negocian para evitar los acosos y la violencia.

De manera que se recomienda una vigilancia sobre el destino de los fármacos prescritos entre adolescentes y su utilización. Una responsabilidad de los padres, como siempre, pero también de educadores y médicos prescriptores.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

10 diciembre 2015 at 6:17

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Violencia machista en adolescentes

with one comment

GUia madres de adolescentes maltratadasEl Instituto Andaluz de la Mujer publica una interesante Guía para padres y madres con hijas adolescentes que sufren violencia de género que ahi queda enlazada. (Via José Luis Iglesias)

Es un texto amplio y detallado que han elaborado Juan Ignacio Paz Rodríguez Asesor Técnico del Gabinete de Estudios y Programas del IAM, y Paola Fernández Zurbarán Coordinadora del Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas de Violencia de Género en Andalucía.

En su presentación indican que “La violencia de género es un problema social, de carácter estructural, que tiene su raíz en el machismo y la desigualdad que se reproducen y perpetúan generación tras generación en toda sociedad, a través de múltiples vías: la cultura, la moda, la música, la literatura, la publicidad, los medios de comunicación, la religión, los videojuegos, las redes sociales… Hablamos de un problema presente en toda sociedad, en todas las esferas sociales y, por supuesto, en todas las capas de población, incluidas las más jóvenes”, y parten de que  en diciembre de 2012 el Instituto Andaluz de la Mujer puso en marcha el Programa de Atención Psicológica a mujeres menores de edad víctimas de Violencia de Género en Andalucía.

En el centenar largo de páginas se exponen los aspectos más esenciales del fenómeno y se aportan indicaciones sobre actitudes y remedios antes situaciones de tan considerable trascendencia. Lectura recomendada.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

28 octubre 2015 at 19:34

Más sobre drogas y adolescentes. Dinero

leave a comment »

sniffing outLos tóxicos recreativos cuestan dinero. Los adolescentes–la gran mayoría–no lo tienen. La percepción de que necesitan “más” dinero para su vida diaria puede ser una señal de alarma para padres, familia o educadores. Pero eso no va a ser fácilmente perceptible.

Si habláis con cualquier experto, sobre todo de las fuerzas de orden público, os dirán enseguida que en lo que se refiere a tóxicos ilegales, una buena parte de los usuarios que no sean ocasionales, mantiene su hábito con tráfico, con menudeo, creándose una red de clientes. Ahí radica el enorme impacto económico del tráfico de drogas (a mi lo de “estupefacientes” me suena viejuno): funciona como una pirámide de distribución y conexiones en red. Eso ligado al enorme valor añadido creciente con los sucesivos cortes desde el productor original hasta que llega al consumidor final. No puede fallar.

En el ámbito de la adolescencia, en colegios o institutos y los lugares de ocio, el “camello” no va a ser  un personaje siniestro, con tatuajes y “piercings”, mal afeitado, de mirada huidiza y aspecto deplorable. Lo más probable es que sea un “colegui” vestido con ropa de marca y que, como mucho, ha repetido un curso de la ESO. O el tendero de las chuches de la esquina. Los estereotipos no valen. Y la “omertá” de la gente joven que proteje de indagaciones.

Por todo eso, desde las perchas de las consultas de pediatras y médicos, los despachos de trabajadores sociales o desde la aulas hay que espabilar cuando se quiera indagar sobre el consumo. Cuando se tenga una cierta confirmación pueden ser útiles algunos instrumentos de conversación como el conocido con las siglas CROSFT (CRAFTT en inglés)

C – ¿Alguna vez te has subido a un COCHE conducido por alguien (incluyéndote a ti mismo) que iba “colocado o había consumido alcohol o drogas?
R – ¿Alguna vez has utilizado alcohol o drogas para RELAJARTE, sentirte mejor contigo mismo, o encajar mejor con tus amigos?
O – ¿Alguna vez se te OLVIDAN las cosas que hiciste mientras consumías alcohol o drogas?
S – ¿Alguna vez has usado alcohol / drogas mientras te encontrabas  SOLO?
F – ¿En tu FAMILIA o tus amigos siempre te dicen que debes reducir el consumo de alcohol o drogas?
T – ¿Te has metido en PROBLEMAS, en líos, mientras que estaba usando alcohol o drogas?

Una respuesta positiva a alguna de las preguntas merece profundizar en el tema o consultar con un especialista.

Que no, que con medidas elementales no vamos a poder atajar el consumo de tóxicos con fines recreativos entre los adolescentes. Pero mucho menos si lo ignoramos y no hacemos nada.

 

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

25 septiembre 2015 at 6:17

Publicado en 1

Tagged with , , ,