Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Posts Tagged ‘Cannabis

Cannabis

leave a comment »

Smoking kitHasta que punto el consumo de cannabis es un problema de Pediatría social está, como tantos otros temas, abierto a debate. No es tanto que haya informaciones contradictorias, sino que , y lamentablemente, mucha argumentación está revestida de patrones ideológicos con soporte científico diverso. El soporte científico es, por definición, contradictorio. De no ser así sería cuestión de fe y eso, no es científico.

De la multitud de substancias cuyo consumo parece ser exclusivamente recreativo y en la sociedad occidental, se acostumbra a adoptar actitudes maniqueístas de: esto es bueno/esto es malo, sin demasiada reflexión y centrándose en legislaciones restrictivas que, originalmente, son de base administrativa. Me explico: unas substancias son legales porque su producción y comercialización están sometidas a impuestos o tasas, y otras no los son por ese mismo motivo. La legalización es puramente recaudatoria y poco tiene que ver con que los efectos de tales substancias sobre la salud.

No es menos cierto que la condición de legal o ilegal de una u otra substancia no modifica los efectos sobre la salud física de los que las consumen, mientras que el tráfico de las substancia ilegalizadas es determinante de conocidísimos efectos negativos sociales, especialmente de violencia delictiva. Desde Al Capone hasta los “cárteles” mexicanos, el tráfico de substancias está en la raíz de tremendos acontecimientos violentos y muertes.

Tampoco cabe en la racionalidad científica la artificiosa condición de “drogas blandas” y “drogas duras” adscrita a la intensidad del fenómeno adictivo, cuya base no es simplemente farmacológica.

Estas reflexiones quedan, por supuesto, abiertas a discusión, pero y en cualquier caso permiten inferir que el problema general de las substancias ilegales es notablemente complejo. Y que su significado en la salud de los niños, preferiblemente de los adolescentes, debe ser objeto de ocupación y desarrollo de criterios sociales y clínicos para los profesionales que se ocupan de los niños.

Hay que informarse, reflexionar y elaborar criterios propios coherentes.

Yendo de lo general a lo más concreto traemos hoy a discusión una publicación reciente de la revista Psychology of Addictive Behaviors sobre el uso crónico de marihuana por parte de adolescentes como factor de riesgo de problemas de salud física y mental de adultos jóvenes.  Se trata de un estudio amplio y bien diseñado que compara diferentes grupos de jóvenes y que viene a demostrar que no se encuentran diferencias significativas en la salud física y mental entre grupos de jóvenes que usan poco a nada marihuana y otros que la consumen crónicamente en diferentes momentos de la adolescencia y primera edad adulta. Al tiempo que demanda precaución en la interpretación de los resultados, la escasa diferencia entre los diferentes grupos, salvados otros condicionantes, cuestiona la idea de una efectos deletéreos del consumo de cannabis entre los jóvenes. Vale la pena repasar los comentarios que al artículo ofrece  en Medscape Megan Brooks (Teen Marijuana Use Not Harmful?)  cuando llama la atención sobre el hecho de que este estudio pone de manifiesto las limitaciones de estudios previos con conclusiones más discutibles.

Por tanto hay que liberarse de prejuicios y mantener una visión muy crítica ante cualquier suposición que no esté suficientemente substanciada si de verdad queremos ayudar a nuestros jóvenes y sus familias.

X. Allué (Editor)

Lecturas adicionales: La construccion social del problema de la droga

Anuncios

Written by pedsocial

20 agosto 2015 at 9:26

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Prohibido fumar… tabaco. ¿Y cannabis?

with 2 comments

La ley que prohibe fumar en lugares públicos se refiere específicamente al tabaco. En una reciente comunicación se señala que el consumo de Cannabis, fumar porros entre los más jóvenes ha descendido en los últimos tiempos, algo ya detectado hace un tiempo.

También es cierto que, en cambio, se ha incrementado el número de adolescentes que ha probado el hachís o la marihuana y quizá a edades más tempranas (13 años), pero el consumo continuado que ya se había registrado con anterioridad, ha descendido de hasta un 20% hace cinco años, a un 13% este otoño pasado.

Hay varias explicaciones aunque la más plausible tiene que ver con las modas. Fumar canutos ya no es “cool” y los “fumetas” parecen unos “colgaos” sin atractivo social.

Uno quisiera pensar que las campañas de publicidad contra las drogas y las constantes admoniciones en los centros educativos han empezado a hacer algún efecto, pero los educadores con los que hemos hablado piensan que, lamentablemente, no es así. La gente joven sigue sus propias dinámicas muy al margen de la sociedad de los adultos.

Habrá que ver qué efecto puede tener la limitación de fumar—tabaco—en el consumo de cannabis. La marihuana se fuma sola, pero el hachís se mezcla con tabaco y hasta es posible que toda la gestualidad de fumar, de echar humo, vaya poco a poco perdiendo vigencia, en la misma línea que ha evolucionado la distribución por sexo de los fumadores: en muchos medios—por ejemplo entre el personal sanitario—son las mujeres las que fuman, habiendo los hombres abandonado el tabaco.

Al margen de todas las consideraciones sociales, lo que resulta evidente es que la inhalación de humo, sea cual sea su origen, daña los pulmones.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

13 enero 2011 at 19:11

Publicado en Sin categoría

Tagged with , , , ,