Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Posts Tagged ‘Drogas

Toxicomanías maternas

leave a comment »

bad habitsEl texto que sigue ya se publicó en otro sitio, hace más de una década, pero conserva su actualidad.

Algunos problemas sociales y mentales de los niños tienen su origen en situaciones sociales de la madre durante la gestación. Las toxicomanías han sido incluidas entra la patología psiquiátrica aunque es posible que existan factores genéticos predisponentes y que, en muchos casos, se trate de comportamientos o conductas sociales normales que sólo sus consecuencias les hacen socialmente inaceptables.

Las toxicomanías pueden tener efectos directos sobre el embrión y el feto, efectos que se manifiestan en el período neonatal y también efectos a largo plazo.

Tabaco. El consumo de tabaco por parte de la mujer embarazada se asocia a bajo peso natal para una edad gestacional dada y a un incremento de la mortalidad perinatal de forma inespecífica. Asimismo se asocia a hipogalactia que conduce al rápido abandono de la lactancia materna. Igualmente parece existir una asociación de la muerte súbita e inesperada del lactante con madres fumadoras. El mecanismo de estas asociaciones no se conoce con exactitud aunque se relaciona con el efecto de la nicotina del tabaco.

En edades posteriores el hábito tabáquico se relaciona con un incremento de la incidencia de problemas respiratorios recurrentes como las infecciones respiratorias, las alergias y el asma infantil. La asociación de estos problemas comunes y el hábito tabáquico también se han relacionado con una mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y cáncer de pulmón en la descendencia al alcanzar la edad adulta.

Los trastornos de comportamiento se producen con mayor frecuencia entre los hijos de fumadoras. Igualmente puede decirse que los hijos de madres fumadoras tienen más probabilidades de iniciarse en el hábito de fumar y a edades más tempranas.

Alcohol. El consumo de alcohol en cantidades elevadas durante la gestación es el factor causal del síndrome de alcohol fetal, una asociación de retraso mental, retraso del crecimiento, anomalías faciales y defectos cardíacos septales, y también con un infrecuente trastorno neurológico denominado desproporción muscular congénita de tipo de fibra (CMFTD) que cursa con hipotonía y retraso del desarrollo motriz.

La relación entre la cantidad de alcohol ingerido y la severidad de los síntomas no es directa y el mecanismo causal puede estar condicionado por el propio alcohol, por alguno de sus metabolitos o por alteraciones en la transferencia placentaria de algunos nutrientes esenciales, entre ellos el zinc.

Los casos en los que la sintomatología no es tan evidente se califican de efecto del alcohol fetal.

En la infancia, el alcoholismo materno es determinante de problemas en la atención al niño, asociándose a accidentes, negligencia y malos tratos, déficit de atención con hiperactividad y otros problemas de conducta.

Los hijos de madres alcohólicas tienen un mayor riesgo de padecer toxicomanías, especialmente alcoholismo en la adolescencia tardía y en la edad adulta.

Otras drogas. Los efectos del consumo de drogas ilegales o de fármacos psicotrópicos durante el embarazo pueden ser diferentes según el tipo de tóxico. Sin embargo, es muy frecuente que el consumo incluya varias substancias y que los efectos farmacológicos específicos queden solapados y sean difíciles de deslindar.

Los opiáceos causan síndrome de abstinencia, bajo peso natal y prematuridad. Su empleo por vía intravenosa se asocia además a enfermedades de transmisión hematógena, significativamente la hepatitis B, la C y las infecciones por VIH.

El síndrome de abstinencia neonatal se presenta en dos tercios de los hijos de madres heroinómanas y comienza en las primeras 24-48 horas con temblores, irritabilidad, hiperactividad, agitación, trastornos del sueño, e incluso convulsiones. En cambio parece ser que el efecto estimulador de la heroína sobre los sistemas enzimáticos disminuye la incidencia de enfermedad de la membrana hialina en los prematuros y de la hiperbilirrubinemia neonatal.

El consumo de cocaína base, generalmente fumada, lo que se conoce como “crack”, produce un devastador cuadro de deterioro neurológico grave y síndrome convulsivo que se va haciendo evidente a medida que los bebés crecen. Afortunadamente su consumo en España es escaso.

La cocaína inhalada se asocia a malformaciones fetales como microcefalia, retraso del crecimiento intrauterino y asfixia neonatal, así como retrasos del desarrollo y mentales que se manifiestan con el crecimiento.

Unas y otras drogas se asocian con una mayor incidencia de problemas de negligencia durante la infancia, con la muerte súbita del lactante y con una incidencia más elevada del inicio precoz del uso de substancia tóxicas en la adolescencia.

Tratamiento.

El tratamiento de las toxicomanías y sus efectos en el niño es complejo. El manejo terapéutico del niño deberá ceñirse a los cuadros específicos que presente y prolongarse con medidas de soporte, educación especial y programas de protección para niños en riesgo que requerirán la oportuna referencia.

Hay que notar que la manifestación de problemas en el niño debidos a una toxicomanía puede ser una oportunidad única para incluir a la madre en un programa de tratamiento y aprovechar las responsabilidades que incluyen la maternidad para obtener el necesario acuerdo con la madre para iniciar una programa efectivo.

No se debe actuar de forma represiva o emitir juicios de valor sobre los hábitos de la madre. Antes bien se debe adoptar una actitud comprensiva a la que no tiene porqué faltar la necesaria firmeza en lo que respecta a la defensa de los intereses y la salud del niño.

Es necesario recabar todos los recursos disponibles en la comunidad en cuanto a asistencia, soporte y control de la toxicomanía de la madre. Los servicios sociales de atención a la infancia deben participar activamente y en los casos que se indique tomar las medidas jurídicas de custodia y protección que puedan precisarse.

Se debe informar debidamente a los padres y a la familia ampliada de los riesgos a medio y largo plazo que la toxicomanía puede representar para el niño y establecer las medidas de guía anticipadora de los problemas que vayan a plantearse a lo largo de la infancia.

X. Allué (Editor)

Anuncios

Written by pedsocial

25 abril 2016 at 7:00

Más sobre drogas y adolescentes. Dinero

leave a comment »

sniffing outLos tóxicos recreativos cuestan dinero. Los adolescentes–la gran mayoría–no lo tienen. La percepción de que necesitan “más” dinero para su vida diaria puede ser una señal de alarma para padres, familia o educadores. Pero eso no va a ser fácilmente perceptible.

Si habláis con cualquier experto, sobre todo de las fuerzas de orden público, os dirán enseguida que en lo que se refiere a tóxicos ilegales, una buena parte de los usuarios que no sean ocasionales, mantiene su hábito con tráfico, con menudeo, creándose una red de clientes. Ahí radica el enorme impacto económico del tráfico de drogas (a mi lo de “estupefacientes” me suena viejuno): funciona como una pirámide de distribución y conexiones en red. Eso ligado al enorme valor añadido creciente con los sucesivos cortes desde el productor original hasta que llega al consumidor final. No puede fallar.

En el ámbito de la adolescencia, en colegios o institutos y los lugares de ocio, el “camello” no va a ser  un personaje siniestro, con tatuajes y “piercings”, mal afeitado, de mirada huidiza y aspecto deplorable. Lo más probable es que sea un “colegui” vestido con ropa de marca y que, como mucho, ha repetido un curso de la ESO. O el tendero de las chuches de la esquina. Los estereotipos no valen. Y la “omertá” de la gente joven que proteje de indagaciones.

Por todo eso, desde las perchas de las consultas de pediatras y médicos, los despachos de trabajadores sociales o desde la aulas hay que espabilar cuando se quiera indagar sobre el consumo. Cuando se tenga una cierta confirmación pueden ser útiles algunos instrumentos de conversación como el conocido con las siglas CROSFT (CRAFTT en inglés)

C – ¿Alguna vez te has subido a un COCHE conducido por alguien (incluyéndote a ti mismo) que iba “colocado o había consumido alcohol o drogas?
R – ¿Alguna vez has utilizado alcohol o drogas para RELAJARTE, sentirte mejor contigo mismo, o encajar mejor con tus amigos?
O – ¿Alguna vez se te OLVIDAN las cosas que hiciste mientras consumías alcohol o drogas?
S – ¿Alguna vez has usado alcohol / drogas mientras te encontrabas  SOLO?
F – ¿En tu FAMILIA o tus amigos siempre te dicen que debes reducir el consumo de alcohol o drogas?
T – ¿Te has metido en PROBLEMAS, en líos, mientras que estaba usando alcohol o drogas?

Una respuesta positiva a alguna de las preguntas merece profundizar en el tema o consultar con un especialista.

Que no, que con medidas elementales no vamos a poder atajar el consumo de tóxicos con fines recreativos entre los adolescentes. Pero mucho menos si lo ignoramos y no hacemos nada.

 

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

25 septiembre 2015 at 6:17

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Tóxicos (drogas) y adolescentes. Unas notas

leave a comment »

Un canuto?El uso de psicofármacos y otras substancias químicas con fines recreativos se suele iniciar en la adolescencia. Está reconocido como un problema de salud y es un componente social del comportamiento con riesgos de que, con el abuso, se asocie a mayores problemas.

Sin embargo no acostumbra a formar parte de la anamnesis en las consultas habituales de Pediatría, a no ser que sea el motivo de la consulta. Esto hace que el conocimiento  del problema permanezca opaco y alejado de los administradores de la asistencia sanitaria: los profesionales sanitarios.

Si todos coincidimos que el uso de tóxicos recreativos está generalizado entre los adolescentes, resulta incongruente que ello no figure en la encuesta sanitaria en todas las visitas de los adolescentes.

Queremos insistir otra vez en la necesidad de incluir siempre cuestiones relativas al consumo de tóxicos en la entrevista de adolescentes.

Algunas (otras) recomendaciones:

  • Hacer de esta parte del interrogatorio una rutina
  • Evitar un tono que incluya reconvención o juicio critico
  • No dar nada por sobreentendido: ni tipo, ni calidad, ni cantidad, ni forma de administración
  • Evitar separar tóxicos legales de los ilegales. La legalidad es un factor social secundario.
  • Facilitar la intimidad proponiendo que los padres no estén presentes en la entrevista
  • Ser absolutamente exquisito con la confidencialidad a menos que existan riesgos evidentes para el entrevistado u otros
  • Obtener datos objetivos sobre dosis y frecuencias
  • Recoger los síntomas reconocidos por el entrevistado relacionados con el consumo
  • Recoger información sobre la visión del propio entrevistado, de la actualidad y de lo que espera del futuro
  • Proponer métodos de ayuda que sean participativos
  • En su caso proponer la referencia a especialistas
  • Ofrecer siempre una opción para repetir el encuentro o la entrevista en otra fecha

El uso de cuestionarios preparados puede tener utilidad en el medio escolar en programas preventivos, pero su empleo tiene notables limitaciones. Nada como una entrevista personal.

Se admiten, como siempre, comentarios y preguntas o consultas.

X. Allué (Editor)

 

 

Written by pedsocial

22 septiembre 2015 at 9:53

Publicado en 1

Tagged with , ,

Exposición a las drogas en los niños

with one comment

portada_130El tema de la exposición de los niños a tóxicos de empleo recreativo, eso que habitualmente se conoce como drogas es siempre preocupante. Mientras que cuando un adulto joven (o no tan joven) se aproxima al sistema sanitario suele ser habitual que el uso o exposición a las drogas forme parte de la evaluación, de la encuenta de la anamnesis o, si así se propone, de las pruebas analiticas diagnósticas oportunas. Sin embargo, las únicas actividades que se encuentran sometidas a un control sobre el uso o la exposición de substancias que alteran el funcionamiento del organismo y que, además ese uso o exposición sea voluntario, son el deporte profesional y la conducción de vehículos a motor. O sea, el “dopping” o conducir bajo el efecto del alcohol o drogas.

Nadie se preocupa si un magistrado, un cirujano, un clérigo, un maestro, un agente de la autoridad, un banquero, un ministro o el mismo rey, ejerce su ministerio bajo la influencia de substancias psicoactivas. O por lo menos, nadie se plantea algún método de control. Y no digamos simplemente a alguien que vaya por la calle sin más.

Y aún muchísimo menos si un niño va por el mundo bajo los efectos de la exposición a substancias de las que catalogamos de “dopantes” o “drogas”.

No se trata de que extendamos las sospechas a todo el mundo, pero como en el caso de los niños, la exposición a substancias psicoactivas nunca es por voluntad propia y todos estamos de acuerdo que es algo indeseable para un menor, tanto en la Atención Primaria como en los Servicios de Urgencias deberíamos incrementar nuestro grado de atención PORQUE TENEMOS UN PROBLEMA!!

Oscar Garcia-Algar y Antonio Mur publican en el último número de Anales de Pediatria una revisión sobre el tema que merece consideración. Nos recuerdan otro trabajo suyo en el que detectaron datos de exposición a la cocaina en un niño de cada cuatro de los que veían en Urgencias. En este blog también hemos propuesto la necesidad de métodos de cribado en las consultas (https://pedsocial.wordpress.com/2009/05/24/uso-de-drogas-en-la-evaluacion-del-nino-sano/)

El artículo mencionado propone dos escenarios:

La detección de una exposición insospechada a sustancias de abuso tiene 2 escenarios:

1. El cribado neonatal universal (que tiene limitaciones coyunturales económicas y analíticas) o solo a recién nacidos con factores epidemiológicos y sociosanitarios de riesgo (en orina y meconio) y el estudio en embarazadas (en pelo y orina maternos).

2. El estudio en urgencias antes casos de sospecha por la clínica, por el entorno o en caso de una intoxicación aguda para descartar exposición crónica (en orina y pelo del niño y en pelo de los adultos y niños que comparten el mismo entorno doméstico).

Para vuestra consideración.

 

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

1 agosto 2013 at 6:35