Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Posts Tagged ‘homeopatía

Homeopatía

with 3 comments

Echar agua al marLa homeopatía no tiene más efectos que los placebos. Cobrar dinero por placebos ( y / o la psicoterapia de apoyo que les pueda acompañar ) sin informar a los pacientes que no hay ninguna prueba científica que demuestre que sirva para nada, no es ético . Y muy cercano al delito de estafa. Que haga muchos años que se utilice no supera la Taumaturgia , aun mucho más antigua …

La decisión de la Universidad de Barcelona de suprimir el Master de Medicina Homeopática que venía impartiendo y cuya matrícula costaba casi 7.000 euros, ha generado una notable polémica en los medios de comunicación, especialmente por los componentes emocionales que los practicantes de la homeopatía introducen en su disciplina.

Desde aquí podemos constatar que la homeopatía no parece ocupar un lugar relevante en el tratamiento de los problemas que incluimos en la Pediatría social, aunque es cierto que los homeópatas se han aventurado en ofrecer remedios de su peculiar farmacopea para el tratamiento del TDA-H o incluso los TEA.

Sin rodeos ni tapujos: la medicina homeopática no sirve para nada a los pacientes. Otra cosa es que les sirva a los que la practican. Item más: cuando sea tratar de niños, por favor, abstenerse. Merecen más respeto.

Con esto nos alineamos con la Universidad de Barcelona, mi alma mater, y con National Health and Medical Research Council australiano, el National Health and Medical Research Council británico, y la Federal Health Office suiza, que han concluido cada uno de ellos que la homeopatía es inefectiva y recomendado a sus gobiernos que no ofrezcan fondos ni inversiones para esa práctica.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

7 marzo 2016 at 20:39

Publicado en 1

Tagged with , ,

#Nosinevidencia

with one comment

A la vista de la decisiones del ministerio de salud del gobierno de España (ministerio redundante y sin competencias que se empeña en legislar contra la salud y contra la gente), desde este blog nos adherimos al

MANIFIESTO

La evidencia científica es uno de los pilares sobre los que se asienta la medicina moderna. Esto no siempre ha sido así: durante años, se aplicaron tratamientos médicos sin comprobar previamente su eficacia y seguridad. Algunos fueron efectivos, aunque muchos tuvieron resultados desastrosos.

Sin embargo, en la época en la que más conocimientos científicos se acumulan de la historia de la humanidad, existen todavía pseudo-ciencias que pretenden, sin demostrar ninguna efectividad ni seguridad, pasar por disciplinas cercanas a la medicina y llegar a los pacientes.

Los firmantes de este manifiesto, profesionales sanitarios y de otras ramas de la ciencia, periodistas y otros, somos conscientes de que nuestra responsabilidad, tanto legal como ética, consiste en aportar el mejor tratamiento posible a los pacientes y velar por su salud. Por ello, la aparición en los medios de comunicación de noticias sobre la apertura de un proceso de regulación y aprobación de medicamentos homeopáticos nos preocupa como sanitarios, científicos y ciudadanos, y creemos que debemos actuar al respecto. Las declaraciones de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegurando que “no todos los medicamentos homeopáticos tienen que demostrar su eficacia” y que “la seguridad no se tiene que demostrar con ensayos clínicos específicos” no hacen sino aumentar nuestra preocupación.

Por lo tanto, solicitamos:

  1. Que no se apruebe ningún tratamiento que no haya demostrado, mediante ensayos clínicos reproducibles, unas condiciones de eficacia y seguridad al menos superiores a placebo. La regulación de unos supuestos medicamentos homeopáticos sin indicación terapéutica es una grave contradicción en sí misma y debe ser rechazada. Si no está indicado para nada ¿para qué hay que darlo?.
  2. Que la AEMPS retire de la comercialización aquellos fármacos, de cualquier tipo, que pese a haber sido aprobados, no hayan demostrado una eficacia mayor que el placebo o que presenten unos efectos adversos desproporcionados.
  3. Que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el resto de autoridades sanitarias persigan a aquellas empresas que atribuyen cualidades curativas o beneficiosas para la salud a sus productos sin haberlo demostrado científicamente.
  4. Que el Consejo General de Colegios de Médicos de España / Organización Médica Colegial, en cumplimiento del artículo 26 del Código de Deontología Médica, desapruebe a los facultativos que prescriban tratamientos sin evidencia científica demostrada.

X. Allué (Editor)

 

Nota: De la homeopatía ya habíamos escrito antes: https://pedsocial.wordpress.com/2013/04/29/el-costo-social-de-las-medicinas-complementarias/  No son gratis

Written by pedsocial

10 diciembre 2013 at 18:41

Publicado en 1

Tagged with , ,

El costo social de las medicinas complementarias

with 4 comments

JasminLas medicinas complementarias, también llamadas alternativas no salen gratis. Bueno, realmente nada en este mundo es gratis. Lo que queremos decir es que no están libres de costes colaterales, aparte del coste pecuniario que puedan representar.

Cuando alguien decide optar por tratamientos antes o por fuera de la que se entiende por Medicina convencional está tomando una serie de decisiones que, además de afectarle directamente y de lo que son muy dueños, plantea repercusiones más allá del propio usuario. Como quiera que los tratamientos alternativos y complementarios no suelen tener cobertura por los sistema de asistencia o seguro social (con la excepción de Francia, según sabemos) se genera una carga económica adicional al tratamiento de cualquier alteración de la salud.

No se puede pretender que la medicina convencional, biomédica, tenga todas las respuestas y este libre de efectos negativos, muchos conocidos y otros aún ocultos, Pero basada en un principio de eficacia, ha conseguido un considerable grado de aceptación por esa misma eficacia sobre todo en los últimos 50 años. La asignación de recursos a otras opciones de eficacia no siempre evidenciable, distrae esos recursos siempre escasos, sobre todo en el nivel individual, al tiempo que detrae confianzas tanto de los usuarios como de terceros que observan.

Se puede incluir también que, y en general, la información que acompaña la práctica y la prescripción de tratamientos alternativos resulta escasa cuando no incompleta y, a menudo, desviada de realidades comprobables.

También existe el riesgo que quienes utilizan medicinas alternativas se autoexcluyen a menudo del recurso a la medicina convencional, con lo que se retrasan o ni siquiera se accede a remedios de eficacia como pueden ser intervenciones quirúrgicas, muchas de las cuales, no simplemente no tienen alternativa. El ejemplo más elemental es la apendicitis aguda, uno de los procesos con tratamiento quirúrgico menos discutible. O las fracturas óseas, las interrupciones del embarazo o las hemorragias evidentes.

En el anecdotario reciente se incluye la asistencia a un servicio de Urgencias, llegando en una UCI móvil de una niña que había ingerido unas pastillas de un tratamiento homeopático tan inocuas como ineficaces, cuya dosis tóxica hubiese precisado la ingesta de 1 millón de pastillas. Quien prescribió el tratamiento debería haber sido más insistente en su inocuidad y con ello evitar el empleo de un transporte extraordinario y el gasto consecutivo. Pero el error está en que si se insiste en la eficacia de un tratamiento homeopático, lo lógico es que los padres interpreten que cualquier exceso pueda tener efectos indeseables. Tal es la incongruencia de la homeopatía.

El anecdotario no hace más que señalar situaciones y sólo puede interpretarse en ese sentido. Lo que queremos enfatizar es que los efectos sociales de la medicina alternativa se extiende más allá de sus usuarios y que deben tenerse en cuenta.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

29 abril 2013 at 22:37