Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Posts Tagged ‘homosexualidad

Seis de 600

leave a comment »

imgresSeis entradas que igual no has tenido oportunidad de leer, de las 6oo publicadas en este blog:

La conciencia de la perdida 

Pedofilia institucionalizada

Lactancia materna. El texto de la OMS

La sostenibilidad de la asistencia sanitaria

La homosexualidad no es una enfermedad

Familias monoparentales/hogares monoparentales

 

X. Allué (Editor)

Anuncios

Written by pedsocial

17 agosto 2015 at 10:20

Abrir armarios en la escuela

leave a comment »

Oculto, como tantos otros, el problema del acoso homofóbico en el ámbito escolar, conviene recordarlo en este comienzo del curso académico. No es distinto del acoso escolar en general en su ejercicio pues se encuentra en todos los ámbitos escolares: publicos, privados y “mediopensionistas”, en todas las latitudes “culturales” del país (y en las geopolíticas) e, incluso en todos los niveles escolares que no excluyen el de la Enseñanza Superior Universitaria.

Sus efectos pueden ser devastadores para las víctimas pero, sobre todo entre los más jóvenes, también para los acosadores.

Como ya hemos dicho en otras ocasiones:

                                La homosexualidad no es un problema, es un comportamiento

                               La homofobia es un comportamiento… que debemos evitar que se convierta en un problema

El estudio (.pdf) que presenta la FELGTB sobre el acoso homofóbico y el suicidio marece revisión.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

20 septiembre 2012 at 8:36

Y eso ¿sólo pasaba alli? Castración de menores

with 2 comments

Este fin de semana EL PAIS publica una noticia desde Holanda sobre la castración de menores en el contexto de una supuesta prevención de la homosexualidad (?) en centros escolares o de acogida de la Iglesia Católica.

Siempre nos ha resultado difícil comprender el carácter obsesivo de las jerarquias eclesiásticas católicas con la sexualidad. Una institución que, supuestamente tiene su origen y principal objeto en lo trascendental, divino y superior, dedica notabilísimos esfuerzos en ámbitos de la sexualidad y, a veces únicamente de la genitalidad, de la vida humana. No alcanzamos a saber si se trata de una simple herencia tridentina o anterior, si se enraíza en el compromiso—obviamente social, que no teológico—del celibato o en la exclusión de las mujeres del sacerdocio. Esa ocupación en asuntos de cintura para abajo, en lugar de ocuparse de los del cerebro para “arriba” no aparece reflejada ni en los Evangelios, ni el los escritos de los Padres de la Iglesia.

A ello se suma, y muy desgraciadamente, la inclusión de los menores como objeto de tales obsesiones. El natural ejercicio del magisterio de la Iglesia que lleva a ocuparse profesionalmente de la educación de forma extensa desde multiples y prestigosas instituciones de enseñanza, se ve entreverado de experiencias de pederastia extendida. Lo de “dejar que los niños se acerquen a mi” quería decir otra cosa, obviamente mal interpretada en una miríada de desgraciadas circunstancias. Y todo esto vergonzantemente soslayado hasta hace poco por las altas instancias de la jerarquía vaticana.

Desde la inexcusable defensa de los derechos de los niños sólo podemos pedirle a esa institución y modestamente que, como se dice en catalán: que se lo hagan mirar. Si no son capaces de explicárselo a ellos mismos y a los demás, que recurran a ayuda experta.

X. Allué (Editor)

Enhanced by Zemanta

Written by pedsocial

19 marzo 2012 at 8:12

La homosexualidad no es una enfermedad…

with one comment

…como no lo es el color negro de la piel de los africanos ni el misticismo de los lamas del Tibet.

Desde este blog nos hemos manifestado en relación al tema de las opciones sexuales con una cierta prudencia y contención. La opciones sexuales en la edad  infantojuvenil lo merecen. En general nos  hemos pronunciado en el sentido de que las opciones sexuales o más concretamente la homosexualidad, no son un problema sino una conducta. En cambio la homofobia sí es un problema, que hay que evitar que se convierta en una conducta.

Por otro lado rechazamos otras circunstancias como la pederastia. Pero no porque sea una enfermedad sino porque es un crimen, que atenta contra los derechos de individuo, en este caso un menor.

Reconocemos que para muchos estas materias producen desazón y, en muchos padres, preocupaciones extraordinarias. Pero sabemos que tales sentimientos tienen generalmente su origen en desconocimientos y, a menudo, simples prejuicios. Y siempre hemos estado dispuestos a responder consultas y ofrecer guia y consejos para las actuaciones en los casos.

Pero nos preocupa mucho que desde púlpitos y cátedras se mantengan actitudes beligerantes ante la diversidad sexual, se pronuncien alegatos apocalípticos o se propalen falacias, patrañas o moralinas abstrusas. Recientemente hemos vuelto a oir a algun personaje atrabiliario como el ínclito ex-catedrático de Psicopatología de la U. Complutense Aquilino Polaino volver a ofrecer concepciones discriminatorias, medias verdades disfrazadas de doctrina y falsedades notables con el apoyo del partido político que acaba de resultar vencedor de la últimas elecciones.

Defender los derechos del menor incluye denunciar las patrañas por muy confesionales que sean y por mucho apoyo político que pudiesen llegar a tener. Sobre todo las que ilegitimamente pretenden un soporte científico que, desde aquí, les negamos rotundamente.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

1 diciembre 2011 at 21:54