Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Posts Tagged ‘Internet

Uso inmoderado de recursos electrónicos

leave a comment »

imagesYa hace tiempo que venimos oyendo que el uso excesivo de Internet, concretamente el uso excesivo de emisión y recepción vídeos, de las redes sociales y de la mensajería instantánea, puede asociarse a graves problemas de salud mental, especialmente en las personas más jóvenes. Al mismo tiempo, y junto a una larga colección de anecdotario más o menos truculento, lo vemos referido a la televisión, los videojuegos y al uso de ordenadores en general. Hace un tiempo, en mayo de 2011  (TV y los niños) ya hablamos algo de esto.

Echamos en falta, sin embargo, evidencia objetiva que confirme esa relación y, sobre todo, la que especifique en lo que respecta a la salud mental si el empleo obsesivo de recursos electrónicos es el huevo o la gallina. La causa o el efecto de comportamientos, al menos, peculiares.

Cualquier psiquiatra que se precie debe haber, no ya leído, sino estudiado con profundidad la más grande obra de la literatura en español: “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, de Miguel de Cervantes. No hace falta alargarse mucho en el texto para encontrar el párrafo: “…y así, del poco dormir y del mucho leer, se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio.” Para cuando se publicó El Quijote, hacía ciento cincuenta años de la invención de la imprenta, invento al que se atribuyeron toda clase de perjucios y maldades, que en la lectura de los legos estuvo origen del cisma de Occidente, un diseño del maligno para torcer voluntades y corromper almas, promover herejías y descreimientos o acabar volviendo loco a cualquier hidalgo castellano. Cervantes(1) ya daba por superada esa etapa de crítica desaforada a la difusión de conocimiento mediante el recurso de la imprenta. Pero hay quien todavía no lo ha superado. De la imprenta han volcado sus prejuicios y culpabilidades a la Internet. Y por extensión a los otros dispositivos que almacenan o difunden información escrita o en imágenes…y todo ello sin censura!!!

Van a hacer falta aún unos años para que encontremos un equilibrio entre la difusión de la informació y su administración. Y para que veamos ceder las críticas poco pensadas a un medio, o unos medios que estan contribuyendo notablemente a mejorar la vida de la gente. Y ello mientras vemos que las instituciones o los gobiernos que pretenden imponer censuras a la Internet, son los más reaccionarios y totalitarios que existen. Y que no lo hacen para proteger a su población de posibles males, sino para protegerse ellos mismos de las naturales críticas que la opresión y la falta de libertades concitan.

En lo que respecta a la salud mental de los más jóvenes, como decimos, todavía nos falta información objetiva. Investigadores del Departmento of Psiquiatria y Neurociencias de la McMaster University, en Hamilton, Canada, han publicado recientemente un estudio centrado en las preguntas de si, en primer lugar, estamos subestimando groseramente la prevalencia de la adicción a Internet. Y, en segundo lugar, si estas cuestiones de salud mental pueden ser una causa o la consecuencia de una dependencia excesiva en Internet. Tampoco han encontrado las respuestas precisas, pero si abren el camino para que intentemos entender por donde se nos pueden escapar niños o jóvenes susceptibles de recibir atención por este tipo de problemas.

Como siempre y en cada caso, un profundo estudio de los antecedentes y una precisión en el diagnóstico nos ayudarán. Y en todo caso debemos desproveernos de prejuicios que puedan distraer la atención en cada situación específica. Personalmente no creo que la Internet pueda volver a nadie loco, más allá de lo que pudieran hacer los libros de caballerías–por cierto, una literatura bastante cutre–las novelas del Oeste o los videos de Youtube.

X. Allué (Editor)

(1) ¿Se me permite polemizar sobre si Cervantes se llamaba Miquel Sirvent y era un judío valenciano que escribía en catalán y luego traducía? ¿Y que Quijote es la castellanización de “cuixot”, la pieza de armadura que cubre el muslo (cuixa) de los guerreros armados?…es broma.
Anuncios

Written by pedsocial

23 septiembre 2016 at 12:28

Orientaciones jurídicas del buen uso de las TIC por parte de los menores

leave a comment »

Kids and TICsJoseMaría Sanchez Bursón nos tenía “abandonados” un poco de tiempo en su blog
La infancia y la Sociedad del Conocimiento
http://infanciasociedadconocimiento.blogspot.com.es/

Retorna ahora con compromiso de continuidad. La excelente aportación que reproducimos aquí son las recomendaciones que se incluyeron en su aportación al reciente curso Educar en las TIC , por su interés

1.- Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a hacer uso de Internet, el móvil y el resto de las TIC. Y la primera obligación de los padres, tutores y educadores será que ningún niño quede excluido de la Sociedad de la Información y el acceso a las TIC.

2.- Los niños y niñas tiene derecho a ser acompañados en su proceso de iniciación en Internet y las TIC, siendo sus padres, tutores y educadores los responsables de orientarlos, educarlos y acordar con ellos un uso responsables de Internet y las TIC.

3.- La función primordial de los padres, tutores y educadores será fomentar su uso y prevenirlos de los riesgos que pueda asumir en la utilización de Internet y las TIC.

4.- Para determinar el ámbito jurídico de las responsabilidades de los menores ante las TIC, es razonable definir dos tipos de perfiles diferenciados:

a) Los niños de 6 hasta 12 años que se inician en Internet,
b) Los adolescentes de 12 hasta 18 años que utilizan intensamente las TIC.

No obstante, esta diferenciación habrá que ajustarla en concreto al nivel madurativo de cada niño y según las circunstancias.

5.- Para prevenir de los riesgos que puedan asumir en su experiencia en internet y las TIC por parte de los menores de 12 años, es razonable sujetar los dispositivos a un sistema de filtrado que bloqueen, zonifiquen o discriminen contenidos inapropiados.

6.- Las medidas de prevención y seguridad en el uso de Internet y las TIC con los adolescentes mayores de 12 años se deberán de acordar con ellos, definiendo un sistema de responsabilidad en el uso de las tecnologías. El modelo francés de Carta de compromiso de uso de los menores en internet es útil para determinar un sistema de responsabilidad que administre los derechos y las obligaciones

7.- Frente a los comportamientos inapropiados e ilícitos generados por los propios menores, se deberá hacer comprender que todos, también los niños, somos responsables de nuestros actos, si bien, sólo se les aplicará la Ley de Responsabilidad Penal para exigir la responsabilidad de las personas mayores de catorce años y menores de dieciocho por la comisión de hechos tipificados como delitos o faltas en el Código Penal o las leyes penales especiales. Cuando el autor de los hechos mencionados en los artículos anteriores sea menor de catorce años se le aplicará lo dispuesto en las normas sobre protección de menores previstas en el Código Civil y demás disposiciones vigentes.

8.- Las conductas inapropiadas de los menores en el uso de las TIC deberán ser corregidas educativamente. La suspensión del servicio o retirada del terminal es una medida adecuada para sancionar las conductas impropias de rango menor. Sin embargo, las conductas atentatorias de los derechos de otras personas, intimidatorias, ilícitas o las relacionadas como impropias en la norma podrán ser susceptibles de ser sancionadas judicialmente, dependiendo de la gravedad de los hechos y el propio proceso educativo del menor.

9.- Los padres y tutores son responsables de los actos antijurídicos de sus hijos, y responden civilmente de las conductas inadecuadas frente a terceros.

10.- Las normas de protección de datos prohíbe que un niño menor de 14 años pueda tener perfil en ninguna red social, excepto las estrictamente infantiles.

11.- De acuerdo con el reglamento de desarrollo de la L.O. de Protección de Datos en España:

· Los menores de 14 años no pueden en ningún caso dar un consentimiento válido, de modo que el tratamiento de sus datos personales siempre deberá ser consentido por sus padres o tutores. A los menores de 14 años solo se les podrá pedir los datos de contactos de los padres o tutores con la finalidad de
pedirles su autorización para el tratamiento.

· Se podrán tratar los datos de mayores de 14 años con su consentimiento, excepto en los casos en que la ley exija para su prestación la asistencia de sus padres o tutores (como en este caso no hay ley que regule el acceso a páginas Web, entenderemos que será válido).

· Cuando el tratamiento se refiera a menores de edad, la información dirigida a ellos deberá expresarse en un lenguaje que sea fácilmente comprensible por aquéllos e indicar expresamente cuándo pueden dar su consentimiento y cuando no.

· Corresponde al responsable del fichero o tratamiento articular los procedimientos que garanticen que se ha comprobado de modo efectivo la edad del menor y la autenticidad del consentimiento prestado por los padres o tutores, en su caso.

12.- En ningún caso podrán recabarse de los menores datos que permitan obtener información sobre los demás miembros del grupo familiar, o sobre las características del mismo, como los datos relativos a la actividad profesional de los progenitores, información económica, datos sociológicos o cualesquiera otros, sin el consentimiento de los titulares de tales datos. No obstante, podrán recabarse los datos de identidad y
dirección del padre, madre o tutor con la única finalidad de recabar la autorización prevista en el apartado anterior.

13.- Los padres, madres y tutores tienen la obligación legal de velar la intimidad y la imagen del menor. Esta obligación viene recogida en la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, sobre Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen. Dejarlos a su libre albedrío supone abandonar esta obligación. Y la reglamentación de protección de datos de carácter personal en España no permite recabar datos de menores de 14 años sin el consentimiento de los padres o tutores.

(Por el copia y pega, X. Allué, editor)

Written by pedsocial

13 marzo 2014 at 9:23

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Tecnología, aprendizaje y los niños

leave a comment »

techLes hemos visto pasando la mano por un televisor y sorprenderse de que la imagen no les siga. O viendo fotos en un monitor y preguntar ¿porque no hablan? porque no se mueven…Por aquí cerca tengo a una de dos años para la que la pantalla del ordenador de mesa es una tele, pero que distingue el Ipad (¿tu no tienes “ay-pat“?) del portátil de su madre que es un “compiuter” porque sus primos lo llaman así. Juegan con una pieza de construcción rectangular como si fuera un teléfono móvil, echándole imaginación infantil, pero no les interesa un móvil antiguo “porque no va“. Han derribado millones de naves espaciales en la Ninendo o se han adentrado en las mazmorras más increíbles con la X-box. Han aprendido a bailar salsa con la Wii y ven los “bollycaos” salir de una máquina si metes una moneda.

Son nativos digitales. No conocen otro mundo sin tecnología y va a ser muy difícil que atiendan a un profe tratando de ilustrar algo en una pizarra con una tiza.

Pero, ¡Alto!, ¡Un momento! ¿Quiere esto decir que las escuelas sin conexión a la Internet están condenadas a desaparecer?

Bueno, pues no. Por descontado. Pero habrá que hacer todos los esfuerzos para que los sistemas educativos estén tecnológicamente dotados de manera que se mantengan parejos con lo que sea la sociedad, de lo que pase en la calle o en las casas. Y que tales dotaciones sean uniformes en todo el sistema educativo y no limitadas a algunas escuelas de élite.

Pertenezco a una generación que por razones múltiples no sacó todo el provecho posible a los progresos tecnológicos de la época. La primera mitad del siglo XX conoció el desarrollo y expansión del automóvil, del teléfono, de la radio y del cine. La Segunda Guerra Mundial vio el desarrollo de esos inventos y su aplicación bélica. Sin embargo, en todo mi período escolar, inmediatamente después, no vimos que esas tecnologías llegasen a aplicarse ni someramente en la enseñanza. Los coches, el teléfono, la radio y el cine eras “cosas” de fuera de la escuela. Nunca nos enseñaron a conducir o a utilizar el teléfono con eficacia. La radio era para la propaganda o el fútbol y el cine un entretenimiento mayormente ocioso que te quitaba tiempo e interés para la lectura. Los enseñantes de la época ni pensaron en el valor pedagógico de tales inventos ni nos enseñaron a utilizarlos. Otra cosa hubiese sido si hubiésemos aprendido a conducir todos por igual en el cole. Seguro que ciertas disciplinas y condicionamientos hubiesen evitado miles de accidentes. Y seguro también que la producción radiofónica y cinematográfica si se hubiese enseñado en la escuela habría sido muchísimo más amplia y creativa. Los conocimientos adquiridos utilizando programas de radio o films y documentales comentados también hubiesen sido otros y mejores. Las tecnologías existían, pero no encontraron un lugar en la escuela.

En algún otro sitio decíamos que, al menos hasta hace poco,  las cinco cosas que más falta hacen para la vida moderna: informática, inglés, conducir, comer y follar, resulta que no se enseñan en la escuela formal y hay que aprenderlo por ahí. Algún remedio se le puede estar poniendo al inglés, pero lo demás sigue igual.

Entendámonos: no se trata ahora de “enchufar” a los escolares a una tele con un programa del National Geographic. Ni cambiar los libros por la Wikipedia o la gimnasia o el deporte por la Wii.

Se trata de obtener valor pedagógico de todos y cada unos de los avances tecnológicos. En el cole hay que aprender a leer y a escribir. Pero eso incluye también aprender “texting” en el móvil sin faltas de ortografía. ¿O no? Y ¿no se puede aprender a filmar un “supercorto” con el vídeo que sea algo más que la borrachera del botellón del otro viernes o las tonterías delante de la webcam en el dormitorio?

Toca a los educadores hacerse con las riendas del conocimiento. A los padres exigirlo y colaborar. Y a los demás nos toca evaluar la eficacia y los efectos en la salud y el desarrollo de los niños.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

10 febrero 2014 at 6:00

Publicado en 1

Tagged with , , , ,

Internet y la medicina

with 2 comments

Doctor_HibbertEn otro blog que publico, personal y trilingüe, hace unas semanas recordaba los apuros de un personaje de la película “Amor y otras drogas” un médico de medicina general que interpreta el estupendo actor Hank Azaría, famoso por prestar su voz en “Los Simpson” y “Los pitufos”. Se queja de su trabajo y de la desconfianza de algunos pacientes que discuten un diagnóstico o un tratamiento porque lo han leido en la Internet.

Continuo oyendo y leyendo a colegas médicos y, también a periodistas, comunicadores y tertulianos caer en el lugar común de que la gente consulta excesiva e indebidamente los problemas de salud en la Internet.

No se si lo que les preocupa es que la gente adquiera la información por su cuenta o que, simplemente, Internet les preocupa por poco controlada.

Vamos por partes.

La Internet está ahí y no va a marcharse

La Internet somos todos (o casi todos)

La Internet puede controlarse igual que al campo se le pueden poner puertas

La Internet ha cambiado el mundo, pero indudablemente para mejor

Podríamos seguir enunciando las maravillas de la comunicación pero, para lo que aquí se trata. que padres y familias dispongan de fuentes de información y que las gestionen a su gusto y conveniencia, a lo que invita es a participar con lo que siempre hemos hecho los médicos: conducir el conocimiento.

A estas alturas ya conocemos el alcance de lo que se ha llamado “prescripción facultativa”. El médico puede decidir y ordenar lo que quiera, que luego la gente hara uso de ello a su voluntad. La información no pone en riesgo la asistencia. Más bien al contrario y, en todo caso, no nos vamos a quejar de que la gente tenga conocimientos y a la vez de que no tiene educación sanitaria.

En lo que respecta a la Internet, los médicos lo que tenemos que hacer es ofrecer juicios críticos y seleccionar las fuentes de información para nuestros pacientes en su beneficio. Si creemos que sabemos más que ellos, tenemos el deber de  utilizar ese conocimiento en su beneficio.

El profesional que se jacte de que no utiliza la Internet en su práctica profesional es un imbécil.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

26 septiembre 2013 at 12:09

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Educación para la salud

with 2 comments

imagesUna tarde de domingo de este verano se emitió una entrevista, junto a otros dos compañeros–en este caso, compañeras–desde una emisora catalana http://www.catradio.cat/audio/751821/Qu%C3%A8-shan-de-dir-tres-generacions-de-pediatres. Tres pediatras de diferentes edades; una residente, una jefe de servicio y este editor, hablando de la profesión.

Me llamó la atención que la propia entrevistadora sacó a relucir el problema que plantea la falta de educación sanitaria de la población y lo rápidamente que concurrieron en ello mis dos compañeras.

Que los padres no tienen educación sanitaria y eso pone en riesgo la salud de sus hijos y dificulta la tarea de los médicos.

Pues nada más lejos de la realidad. Es uno de esos mitos, o leyenda urbana o deformación socio-cultural en el que muchos profesionales, enfrentados a diario con las dificultades de la práctica asistencial, caen con facilidad y que sirve de comodín para muchas cosas.

Veamos; la gente, los padres, los pacientes en general, tienen los conocimientos que tienen. Y esos conocimientos son los que les hemos trasmitido los médicos, los entendidos. O los que hayan adquirido a través de los medios habituales a través de los que se adquiren los conocimientos. Es decir:

Lo que aprendes en casa, de tus padres y familiares

Lo que te enseñan en la escuela

Lo que aprendes en la “calle”

Lo que aprendes a través de los medios de comunicación de masas (radio, TV, Internet…)

Lo que aprendes en tus experiencias sanitarias yendo al médico o escuchando en la sala de espera,o preguntando al boticario del barrio

Todo junto puede o no estar adecuadamente estructurado y, rara vez, actualizado. Pero eso es lo que hay. La gente sabe de la salud, propia o ajena, lo que sabe del reglamento de tráfico, de las opciones políticas o del funcionamiento de la banca. No podemos pretender que nuestros pacientes sean expertos ni que hayan accedido a estudios superiores de biomedicina antes de venir a la consulta.
Es más, resentimos si un paciente nos anuncia que ha leido algo en la Internet y procedemos a deslegitimarlo inmediatamente.

En suma, que parece que no nos gustan ni los pacientes ignorantes ni los “enteraos”. A ver si es que no os gustan los pacientes

Los conocimientos de los pacientes, es decir, de la población en general son los que propociona nuestra cultura. Y eso más vale que lo tengamos en cuenta y que nuestros esfuerzos se encaminen a adaptarnos a ello y no exigir quimeras de que la gente se adapte a nosotros los profesionales.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

24 septiembre 2013 at 6:55

Publicado en 1

Tagged with , ,

Libros, pedagogía y el acceso al conocimiento

leave a comment »

LibrosDesde este blog acostumbramos a tratar de muchos temas aunque reconociendo que nuestros conocimientos sobre ellos puede ser superficial, por no decir muy escaso. Pero siempre los ofrecemos para discusión, esperando con ello aprender algo.

En este comienzo de curso académico nos llegan noticias de sistemas educativos innovadores que, a todos los efectos, prescinden de los libros. Tendencias pedagógicas más recientes propugnan una enseñanza en las que textos escritos y editados ocupan un lugar secundario o nulo (No books, no problem) en algunos ámbitos de la enseñanza. Al fin y al cabo en el período que se conoce como “Preescolar”, antes de adquirir de lectoescritura es evidente que los niños aprenden de todo si leer nada porque aún no saben.

También sucede que el empleo de libros (otra vez: textos escritos y editados) se va viendo substituido por textos diversos incorporados al programa de estudios a medida que avanza el curso y se tratan temas diversos. Y también que el acceso a la Internet permite el recurso a una diversidad de fuentes.

Nuestra sociedad bebe de tres culturas milenarias que usan como referencia EL LIBRO, como fuente de conocimiento y de dearrollo del pensamiento: La Biblia, la Torah y el Corán. Judaismo, Cristianismo e Islam sacralizan el libro. Y desde 1440, el desarrollo de la imprenta ha convertido el soporte de textos en papel encuadernado en el principal sistema de conservación y difusión del conocimiento. El cambio de soporte no es lo crucial. Un libro es un libro encuadernado en papel “biblia”, ese papel más finito que permite hacer manejables textos de gran magnitud. Y también en soporte en papeles sueltos o fotocopias. Lo mismo que en soporte digital para leerlo en un ordenador portátil o una “tablet”.

Entre una novela y una película de cine la diferencia es que se enriquece con imágenes un relato. Pero no deja de ser “un libro“. Y algo así es lo que sucede con un documental de historia natural y una texto ilustrado de zoología. En todos ellos la percepción es pasiva: el texto o la película se “dan” y el que aprende lo recibe. Entre un vídeo de TED esa excelente colección de aportaciones al conocimiento, y una clase magistral, la diferencia sólo está en la calidad del conferenciante y la posibilidad de que puede llegar a todo el mundo.

Realmente el gran cambio está en el acceso a la Internet, que permite ampliar la fuentes de información y emplear las redes sociales para hacer la difusión del conocimiento interactiva; un camino de ida y vuelta e interconexión.

La educación del futuro (del presente, ya) no va a ser prescindir del LIBRO, sino incorporar todos los libros y compartir todo el conocimiento.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

12 septiembre 2013 at 6:05

Publicado en 1

Tagged with , , , ,

La escalera de la comunicación

with 2 comments

Hace unos días y antes del 1er encuentro PediaTIC publicamos una entrada en este blog explicado el progreso de la comunicación con una escala de cuatro peldaños  (clic en la imagen a la izquierda).

Reflexionando sobre el tema y con las críticas de algunos amigos me han salido dos peldaños más: uno por abajo, pues los paleoantropólogos parece que pueden datar la fonación, la capacidad de emitir sonidos similares a la voz en 500.000 años. Y el otro por arriba, de hace cinco años, si queremos entender las redes sociales como otro salto en el nivel de las comunicaciones. Ahí quedará abierto a discusión si las redes sociales son tan trascendentes como el uso de la Internet o el invento y desarrollo de la imprenta, o son sólo un desarrollo metodológico que se sustenta en la Internet, quizá como la prensa escrita se apoyó en la imprenta años después de que estuviese disponible. Eso lo dejamos a los expertos.

Pero si quisiéramos señalar que el encuentro PediaTIC a nuestro entender marca un antes y un después de las interrelaciones de padres, educadores y pediatras.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

29 octubre 2012 at 5:05

Publicado en 1

Tagged with , , ,