Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Posts Tagged ‘maltrato infantil

Los malos tratos conducen a la pobreza en la vida adulta

leave a comment »

imgresEsa es la afirmación que se deduce del artículo de Snehal M. Pinto Pereira, PhD, Leah Li, PhD, Chris Power, PhD del Great Ormond Street Institute for Child Health de Londres (http://pediatrics.aappublications.org/content/pediatrics/early/2016/12/15/peds.2016-1595.full.pdf) que publico la revista de la American Academy of Pediatrics el lunes pasado online, y que saldrá en el número de enero próximo.

Los autores examinaron el estado socioeconómico de los adultos de 8.076 personas nacidas en 1958, para ver cómo se comportaron como adultos, observando marcadores como las bajas por enfermedad de larga duración, desempleo e inseguridad financiera. De sus hallazgos se deduce que el maltrato infantil se asocia con malos resultados socioeconómicos en la mitad de la edad adulta, con un riesgo mayor para aquellos que experimentaron múltiples tipos de maltrato. Esto sugiere que el impacto del maltrato infantil persiste durante décadas y es un determinante negativo en la vida de las víctimas.

No creo que sorprenda a nadie, pero es una buena cosa que quede cientificamente demostrado. Con esta evidencia en la mano se puede instar a la justicia que sea más rigurosa con los maltratadores. Y a los responsables de la atención social a las víctimas de malos tratos a mantener su vigilancia y apoyo extendido a la vida adulta.

Los malos tratos no son sólo un episodio. Hacen daño a corto, medio y largo plazo. Y hasta, como hemos sugerido, pueden incorporarse como genes negativos en la dotación epigenética de las víctimas y, con ello, trasmitirse a las siguientes generaciones.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

22 diciembre 2016 at 7:04

Publicado en 1

Tagged with , ,

El escorbuto, una patología social

leave a comment »

imagesEl escorbuto atrae memorias de navegantes perdidos en los mares del sur, pero hasta no hace mucho era un diagnóstico a plantearse en lactantes y niños pequeños con síntomas sugerentes. Quien esto escribe tuvo la lamentable oportunidad de todavía ver casos de escorbuto en los años 60 del siglo pasado en Barcelona: puro escorbuto carencial asociado a prácticas nutricionales erróneas por desconocimiento e incultura.

En otro tiempo, el escorbuto se nos ha planteado como diagnóstico diferencial ante hematomas subperiósticos en casos de maltrato físico infantil y, al menos en una ocasión, haber testificado ante un tribunal en un juicio en relación a ello.

Que en el país de las naranjas, en Valencia, se de un caso de escorbuto a estas alturas de la historia no deja de ser llamativo. En el número de febrero de la revista de la American Academy of Pediatrics se recoge un artículo de Isidro Vitoria y cols.: “Improper Use of a Plant-Based Vitamin C–Deficient Beverage Causes Scurvy in an Infant” http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2016/01/15/peds.2015-2781 En este caso no se trata de una carencia fruto de la ignorancia o, como antaño de la pobreza, sino de una prescripción errónea mantenida con una cierta contumacia por parte de la familia. El uso de una leche de almendras aparece en la raíz de la carencia, que el País Valenciano también es el país de las almendras, como nos recuerdan los turrones cada Navidad.

La utilización de sucedáneos de la leche de vaca, o quizá digamos, substitutos, ha tenido un amplio desarrollo entre las sociedades occidentales y, también, en este país en los últimos años. La existencia de conocidas intolerancias a algunos componentes de la leche, como la lactosa o las proteínas, ha popularizado las bebidas a base de soja, avena y, también almendra. Esta última muy popular en forma condensada, que se fabrica en Tarragona desde los años 30 del siglo pasado(http://www.almendrina.com/castellano/index.htm) tiene múltiples usos. Los movimientos ecologistas han cabalgado sobre las intolerancias a la leche de vaca, ofreciendo el adjetivo de “natural”, “vegetal” y “ecológico” a todos esos productos. Ese “eco-prestigio” debe estar en el origen de que la familia del caso mencionado mantuviesen la dieta tanto tiempo como para que el síndrome carencial se instaurase. La idea predominante es que las leches vegetales son “mas sanas” y los probióticos la llave a la fuente de la eterna juventud.

Todo ello, pues, componentes socio-culturales de la dieta y los comportamientos nutricionales de la sociedad actual. Que el diagnóstico diferencial del escorbuto incluya el maltrato físico nos acerca además a considerar que las originalidades dietéticas pueden justificarse en cualquier adulto, pero en los niños pueden muy bien ser una forma de maltrato.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

21 enero 2016 at 6:57

Tipología del maltrato sexual infantil

leave a comment »

5_previnfad_3La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria nos hace saber que se adhiere a la propuesta de clasificación de la “Nueva tipología de Maltrato infantil: Formas de Maltrato Sexual, que propone la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual, reconociendo todos y cada uno de los subtipos.

Para ello, se compromete a:

1) Informar a sus asociados de esta clasificación, a través de su página web y de las sociedades federadas.

2) Incluirla en el documento sobre el Maltrato Infantil del GT PrevInfad (https://www.aepap.org/previnfad/rec_maltrato.htm)

3) Alentar a los asociados a que acrecienten su disposición a prevenir, detectar y notificar los casos que puedan estar relacionados con estas situaciones, y a que colaboren con los organismos competentes en sus respectivas CC AA en la protección de los menores ante todas las formas de maltrato físico, emocional, sexual y negligencias.

El texto de la AESMS amplía y resume los diferentes tipos de maltrato sexual a los menores de una forma exhaustiva, llamado la atención sobre algunos tipos hasta ahora descuidados.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

28 diciembre 2015 at 6:51

Difteria, para cuando el miedo cambie de bando

with 4 comments

Faringe diftéricaCuando se anuncia un caso de difteria en la población de Olot (La Garrotxa, Girona) con grave evolución e ingreso en la UCI del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona, se disparan todas las alarmas. Hacía treinta años que no se producía un caso. Evidentemente se trata de un niño no vacunado.

Para cuando empecé a estudiar Medicina,  la difteria en epidemia me era conocida por la novela de Luisa Forellad “Siempre en capilla”, ganadora del premio Nadal de 1953. Ello incluía la polémica sobre la personalidad de la autora desatada en los círculos culturales de Barcelona en los años 50. Una epidemia de difteria a finales del siglo XIX en un suburbio de Londres y la lucha por conseguir una antitoxina configuraban una situación enormemente dramática.

La vacuna de la difteria era obligatoria en España desde 1943, el año en que yo nací. Obligatoria en el sentido de muchas otras obligaciones en un período histórico no democrático. Mi padre, pediatra, me vacunó cumplidamente a partir del verano de ese año, según pude comprobar en un, largo tiempo extraviado, calendario vacunal. Como al año siguiente me vacunó de viruela. De esto tengo el testimonio de una hermosa cicatriz ovalada todavía visible en mi brazo izquierdo. Tuve esa fortuna.

Personalmente, mi sorpresa es que los médicos que han atendido al niño hayan sido capaces de precisar el diagnóstico. Y con ella mi respeto y consideración a su agudeza diagnóstica y precisión procedimental. Creo que se puede afirmar que la inmensa mayoría de los médicos que actualmente atiende niños en este país nunca vieron un caso de difteria. Mi experiencia personal viene ligada a mi edad. Los primeros casos de difteria que tuve oportunidad de ver eran de cuando la tremenda situación de precariedad social acumulaba un considerable contingente de población en barracas en la periferia de Barcelona en los años 60 del siglo pasado. Esta población, en su mayoría procedente de zonas rurales del sur de España, tenía un estado vacunal deplorable, entre otras tremendas deficiencias sanitarias.

Los casos de difteria que vi, en el servicio de Urgencias de Pediatría del Hospital Clínico de Barcelona tuvieron una evolución variable. Recuerdo distintivamente al Dr. Gregorio Peguero llevando a cabo una traqueotomía en la sala de curas del servicio, con un notable dramatismo añadido. La traqueotomía formaba parte de los recursos terapéuticos en los casos de oclusión de la vía aérea a que conduce la infección diftérica. Me llevó un tiempo comprobar que, con una mínima habilidad, una intubación endotraqueal por la boca puede solventar el problema sin echar mano del bisturí.

Las características clínicas de la difteria están ampliamente descritas en la literatura científica y académica. Pero hace falta pensar en ella, especialmente en ausencia de una situación epidémica. El diagnóstico lo confirma un cultivo faríngeo. Hay que recordar que la faringe alberga una multitud de microrganismos que deben considerarse flora saprofita, inocua. De hecho los únicos agentes bacterianos causantes de faringitis serían, además del ubicuo Estreptococo β hemolitico tipo A, el S. viridans y el Corynebacterium difteriae, las pasteurellas (pestis y turalensis), y el gonococo. El Mycoplasma y la Bordetella pertussis son también patógenos en la garganta pero no causan faringitis.

La evolución sin tratamiento lleva a un progreso de la infección incluso más allá del istmo de las fauces con la formación de membranas purulentas que ocluyen la vía aérea. Además la miocarditis tóxica acompaña a la mayoría de los casos fatales, que no son pocos. Cuando la caída de la Unión soviética y el desmembramiento de la URSS y el desorden subsiguiente, produjo un desabastecimiento de vacunas, se desencadenó una epidemia de difteria que causó 150.000 víctimas y más de 4000 muertes.

Para tratar el caso diagnosticado en Cataluña ha hecho falta recurrir a los stocks de antitoxina diftérica disponibles en la Federación Rusa, ya que en el entorno de la Unión Europea eran inexistentes.

Quizá es hora que el miedo cambie de bando. Se da por entendido que el empleo de las vacunas en general es fruto del miedo a padecer las enfermedades prevenibles. Prevención y prevenir son conceptos que incluyen actitudes, de una forma u otra, temerosas. Pero hace siglos del “más vale prevenir que curar”. Y además de valer más, es más barato. La distancia entre el coste de la vacuna, de unos pocos céntimos y los 585 euros de cada día de hospitalización, calculando por lo bajo, en una UCI pediátrica, es considerable. Quizá también sea hora de anunciar a los antivacunas que sus decisiones son muy caras y que debería ellos afrontar su coste.

Pero es que, además, hoy es el Día Mundial de los niños víctimas de agresión, 4 de junio. Y a mi mi me falta muy poco para considerar que privar a un niño de protección, de una protección eficaz como son las vacunas, es una agresión sin paliativos a sus derechos a la integridad física y a la supervivencia. No vacunar a un niño no es tratarlo bien, como a todos los demás. Es tratarlo mal: una forma de maltrato. Y eso es un delito de omisión de asistencia a un menor, perseguible de oficio.

A mi los padres antivacunas me merecen escaso respeto. Sus argumentos son erróneos y falaces, su composición social de entre las clases más privilegiadas en educación y medios económicos, sus posturas próximas al pijerío insolidario, sus principios socio-religiosos en el borde del sectarismo. Unos incoherentes que se abrochan el cinturón de seguridad de sus automóviles e instalan programas antivirus en sus ordenadores personales, pero privan a sus hijos del derecho a protegerse de males indeseables. Me va a costar muy poco al próximo padre que se manifieste antivacunas y su hijo enferme de algo evitable, llevarlo ante el juez.

X. Allué (editor)

Written by pedsocial

4 junio 2015 at 9:45

Estupidez parental

with 3 comments

Not her cup of teaPadres estúpidos sería un mejor titular, pero he preferido dejarlo como genérico. Y todo sea sin ánimo de ofender, aunque si quiero recordar el refranero: “El que se pica, ajos come“.

La cuestión no es que haya padres estúpidos, ni que se vuelvan estúpidos por la paternidad. Es que, como dice la Biblia, el número de los estúpidos es como el de las arenas del desierto. Hay muchos. Y no existe una forma legal de impedir que tengan hijos.

Como a cualquier otro profesional me ha tocado lidiar con la proporción de estúpidos correspondiente a mi ocupación, para mi desesperación y para la desgracia de los niños. Me los he topado de ambos sexos y del otro, de todas las edades: primerizos y veteranos, que ya es dolor. Incluso transgeneracionales cuando abuelos acompañan a la familia a la consulta, con la tremenda carga hereditaria que todo eso representa.

Debo aclarar que he tratado a todo el mundo con la mayor consideración y la mejor educación posible, me he comido mi indignación y sólo en muy escasas y extraordinarias ocasiones he actuado punitivamente contra la estupidez. Sólo cuando la salud, la integridad y posiblemente la vida del niño estaba en peligro. Por acción punitiva debe entenderse poner el caso en conocimiento del juzgado correspondiente o de los servicios sociales de protección a la infancia. Siempre me he resistido a darle un mamporro al estúpido o estúpida por más que se lo mereciese.

También debo aclarar que mi criterio de selección de estúpidos se centra en eso que se conoce como sentido común, a pesar de ser el sentido común, como dice el antropólogo Clifford Geertz, una construcción cultural. Digamos que el mío se enraíza en lo que así se entiende en las sociedades occidentales urbanas en relación con la crianza y atención de los niños. No siempre es fácil y no tengo la seguridad que fuera siempre justo. La definición que aporto de estupidez no se refiere a limitaciones básicas intelectuales como la oligofrenia o el retraso mental. Entiendo la estupidez parental como aquellos aspectos de comportamiento, de la conducta, de ausencia de criterio, coherencia, consistencia y elemental prudencia. De alejamiento de la realidad, egoísmo insustancial (e insustanciable), insensatez, tendencia a los errores repetidos y contumacia en ellos.

El anecdotario podría ser ilustrativo, pero no me atrevo a aportarlo pues, al ser diverso, podría dar lugar a interpretaciones múltiples por no haber expuesto los detalles con suficiente claridad por mi parte. Bueno, uno sólo:

Un preescolar de 18-20 meses es ingresado por unas quemaduras leves, al parecer accidentales. Al revisar la historia resulta ser el tercer ingreso por problemas traumáticos a esa corta edad. Cuando me dirijo a ver al niño me encuentro al padre en la sala de juegos de la planta jugando con el niño con un mechero de gas, encendiéndolo con la llama al máximo. Tras reprenderlo mínimamente, inquiero por el origen de las quemaduras motivo del ingreso y el personaje me explica que al niño lo ha quemado la madre que fuma mucho y que justo en ese momento ha salido a fumar al pasillo. Entra la dama, una “barbie” con todas la pinturas de guerra, quien al hacerle notar los riesgos repetidos responde que el niño es suyo y que ellos hacen lo que quieren con él.
Al juez. Les retiran la patria potestad y se inicia un procedimiento judicial.
A la mañana siguiente me anuncian la presencia de un señor (un señor muy señor, dice la administrativa) que quiere verme. Este tercer personaje, un prestigioso abogado local, elegantemente vestido con un terno de raya diplomática y portando un carterón, se identifica como el abuelo paterno del niño y en la misma frase incluye ese consabido “…y usted no sabe con quien está hablando…

 

Supongo que a esta altura del relato alguno puede preguntarse por cual de las ventanas del hospital pensaba tirarlos a los tres. No fue ese el final de la historia y tampoco hace al caso. Sólo señalar que el niño fue debidamente protegido. Pero, y lamentablemente, esos grados de estupidez no tienen remedio.

Conviene mantener la vigilancia y la serenidad en todos los casos. Hay que pensar sobretodo en qué es lo mejor para el niño. En caso de entender que éste precisa protección fuera del ámbito familiar, recoger cuidadosamente todas las pruebas y los testigos que puedan conducir a una solución efectiva del contencioso que indudablemente ocurrirá. Y atrincherarse para la siguiente ronda, que habrá más.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

27 abril 2015 at 6:27

Nueva guía de evaluación de fracturas en los malos tratos

leave a comment »

Femur fractureLas lesiones óseas en las víctimas de malos tratos constituyen parte de las pruebas fehacientes de la existencia de tales malos tratos. En lamentables ocasiones son las únicas que se admiten como evidencia judicial. Forman parte del diagnóstico diferencial con lesiones de otros orígenes.

En general se trata de lesiones repetidas, en estadios de evolución diferentes, con forma de presentación improbable par la edad y la actividad física del niño, con desprendimientos epifisarios o afectación de partes del esqueleto distantes entre si, difícilmente simultáneas.

Aún así, a menudo surgen dudas y los abogados defensores de los presuntos culpables de las lesiones pueden argumentar inconsistencias en los hallazgos forénsicos que dificulten la imputación. Por otro lado la sospecha de posibles malos tratos puede ser una situación extraordinariamente difícil para las familias, generando suspicacias, culpabilizaciones y angustias diversas .

Esta semana la Academia Americana de Pediatria ofrece la primicia online de la actualización de los criterios diagnósticos http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2014/01/22/peds.2013-3793.full.pdf+html

El abstract ( traducido) dice

Las fracturas son las lesiones comunes causadas ​​por el maltrato de menores. Aunque las consecuencias de no diagnosticar una lesión de maltrato en un niño pueden ser graves, diagnosticar incorrectamente el maltrato infantil en un niño cuyas fracturas tienen otra etiología puede ser angustiante para una familia. El objetivo de este informe es revisar los avances recientes en la comprensión de la especificidad de la fractura, el mecanismo de las fracturas, y otras enfermedades médicas que predisponen a las fracturas en los bebés y los niños. Este informe clínico pretende ayudar a los médicos en el desarrollo de un diagnóstico diferencial basado en la evidencia y la realización de la valoración apropiada en la evaluación de un niño con fracturas.

Ref: Evaluating Children With Fractures for Child Physical AbuseEmalee G. Flaherty, Jeannette M. Perez-Rossello, Michael A. Levine, William L. Hennrikus, and the AMERICAN ACADEMY OF PEDIATRICS COMMITTEE ON  CHILD ABUSE AND NEGLECT, Pediatrics; originally published online January 27, 2014;

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

3 febrero 2014 at 6:20

Publicado en 1

Tagged with , ,

Esa cadena de niños muertos en España

with 4 comments

imgresLa Vanguardia, el periódico de mayor tirada de Cataluña y uno de los más difundidos en el país publica un listado de los niños muertos a manos de sus padres o cuidadores en lo que va de año

Esta es una relación de parricidios registrados en España durante este año:
– 19 febrero.- La Audiencia de Segovia condena a una mujer a diez años por homicidio de su hijo recién nacido, abandonado en un pinar próximo a su vivienda en Mudrián (Segovia).

– 20 febrero.- Un padre, con la ayuda de varios familiares, es acusado del crimen de su hija discapacitada en Lanzarote (Canarias).

– 27 febrero.- Ingresa en prisión por homicidio el padre de una niña de ocho meses fallecida en un hospital de Torrecárdenas (Almería) a causa de malos tratos.

– 13 marzo.- Muere un bebé de casi dos meses en un hospital de Oviedo a causa de las lesiones ocasionadas por su madre.

– Este mismo día, una mujer es detenida en Guía de Isora (Tenerife) por matar a puñaladas a su hijo de tres años y a sus suegros.

– 31 marzo.- Un hombre asfixia a su hija de seis años y después se ahorca en Campillos (Málaga) tras haber sido condenado a seis meses de prisión por malos tratos a su ex pareja y madre de la niña.

– 7 abril.- Una mujer, que iba a ser desahuciada, es detenida en Barcelona por administrar sedantes a sus hijos, de 9 y 11 años, y ahogarlos en la bañera.

– 11 abril.- Una joven de 17 años es detenida por la muerte por asfixia de su bebé recién nacido en Cambil (Jaén).

– 12 abril.- Un hombre mata a sus dos hijos, de 14 y 5 años, y a su suegra con un arma de fuego en su casa de Manzanares (Ciudad Real) y luego se suicida.

– 26 abril.- Una mujer ingresa en prisión en Córdoba, acusada de homicidio, tras ahogar a su hijo de 4 años.

– 12 de julio.- Un mujer es acusada de homicidio imprudente supuesta autora de la muerte de su bebé, cuyo cadáver fue hallado en un congelador de una vivienda de Arona (Tenerife).

– 24 agosto.- Hallan el cadáver de un recién nacido en un camión de basura en el vertedero de Arico (Tenerife) que fue presuntamente arrojado por su madre, detenida cinco días después.

– 26 agosto.- Un médico militar de San Fernando (Cádiz) mata a su hija de 12 años en su vivienda en Cádiz y luego se suicida.

– Este mismo día, una mujer es detenida por matar a su bebé, de un mes, en Las Rozas de Madrid.

– 27 agosto.- Hallan el cuerpo semidescompuesto de un recién nacido en el vertedero de San Bartolomé de Meruelo (Cantabria).

– 23 septiembre.- Una mujer y su hijo menor de edad son asesinados en Málaga capital por la pareja de la fallecida.
Leer más: http://www.lavanguardia.com/sucesos/20130927/54388085232/asunta-basterra-ultima-ninos-victimas-padres-2013.html#ixzz2gB5JtqYb

No tenemos palabras.

 

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

28 septiembre 2013 at 10:30