Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Posts Tagged ‘mujeres

La feminización de la pobreza

leave a comment »

imgresNo vamos a pretender que introducimos un tema nuevo. Ya hemos hecho referencia antes (https://pedsocial.wordpress.com/2012/08/02/los-ninos-con-riesgo-ii-los-riesgos-economicos/)

Que la feminización de la pobreza mantenga una rabiosa actualidad no debe ocultar que hace casi cuarenta años que se acuñó el término en el trabajo seminal de Diana Pearce (The Feminization of Poverty: Women, Work, and Welfare The Urban & Social Change Review,  Special Issue on Women and Worlc Volume 11, Numbers 1 and 2 1978, pag. 28-38) en 1978. Pero no fue hasta que la Plataforma de Acción aprobada por la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, identificó la erradicación de la persistente y creciente carga de la pobreza en las mujeres como una de las 12 esferas de especial preocupación que requiere especial atención y acción de la comunidad internacional , los gobiernos y la sociedad civil.

Todas las organizaciones sociales, y especificamente las plataformas feministas, llaman la atención sobre los factores determinantes de esta realidad. Las estadísticas no reflejan adecuadamente la pobreza de las mujeres; el principal problema es la forma de cálculo de la pobreza, que se basa en la renta del hogar. Se mantiene o crece la tradicional brecha de género tanto en términos de desempleo como de pobreza, brecha salarial que entre hombres y mujeres en España ronda el 17%. Las mujeres dedican más tiempo a actividades no remuneradas que los varones, como aquellas que tienen que ver con el cuidado del hogar y de la familia, El tiempo dedicado a labores de cuidado no sólo se observa durante el día, sino también a lo largo del todo ciclo vital. y así sucesivamente.

Los factores de la pobreza no sólo se representan en el entorno laboral: con menos tiempo y, en general, menos formación, el acceso a puestos de trabajo de mejor remuneración queda siempre limitado. La valoración, o como se dice ahora, la puesta en valor, desde el punto de vista macroeconómico de las dedicacions de las mujeres a la vida familiar está ausente, carece de reconocimiento.

Sin pretender profundizar mucho más, desde esta plataforma, en todos los aspectos de la realidad de la feminización de la pobreza, sobre lo que si queremos insistir es que esa parte de la pobreza es la que más incide sobre la pobreza infantil. Y empeorada porque la laboralización intensiva de la mujer sin compensaciones que tengan en cuenta su condición, limita también la dedicación que puedan dar la los hijos. La feminización de la pobreza es paralela a la pobreza infantil.

Desde la Pediatria social animamos a nuestros lectores a profundizar en el conocimiento y análisis en su entorno de la feminización de la pobreza y sus consecuencias en la pobreza infantil. Y que canalicen sus esfuerzos sociales a sensibilizar a quienes tengan posibilidad de contribuir a corregirlo en esta dirección.

X. Allué (editor)

 

Written by pedsocial

29 septiembre 2016 at 6:51

Mujeres, niños y adolescentes: la agenda post-2015

leave a comment »

iERGMujeres, niños y adolescentes: la agenda post-2015

The Lancet (http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(14)61707-4/fulltext) ofrece en este artículo una visión de los compromisos internacionales, tan difíciles de cumplir:
Cuando los representantes de la comunidad mundial de la salud y del gobierno se reunieron en Nueva York esta semana para revisar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y considerados sus sucesores los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), encontraron que hay algunas buenas noticias para compartir y otros no tan buenas. La mortalidad infantil en menores de 5 años de edad en todo el mundo se ha reducido de 12,7 millones en 1990 a 6,3 millones en 2013.  A pesar de que el ritmo actual de disminución no es suficiente para cumplir el ODM 4 (una reducción de la mortalidad de los niños menores de 5 años en dos tercios para el final de 2015), sigue siendo un notable progreso.

UNICEF dio a conocer su informe sobre la marcha la semana pasada el Compromiso con la supervivencia infantil: Una promesa renovada que demanda que la supervivencia del recién nacido permanezca en el centro de la Agenda para Desarrollo Mundial para después de 2015. Se argumenta que la supervivencia del recién nacido necesita un enfoque específico para acelerar aún más el progreso en la mortalidad de menores de 5 años, cuando un 44% de mortalidad de menores de 5 hoy día sucede entre los recién nacidos.

El progreso en relación con la mortalidad materna y la salud reproductiva (ODM 5) es menos alentador. La tasa de mortalidad materna ha disminuido en un 22% entre 1990 y 2013, lo que está muy lejos del objetivo de reducción del 75%. Por otra parte, este promedio esconde aumentos en algunos países. El acceso universal a la salud reproductiva es irregular en el mejor de los casos, con una necesidad insatisfecha de planificación familiar que persiste en la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos, y manteniéndose desigualdades importantes dentro de los países. El 26 de septiembre, Día Mundial de la Anticoncepción, a las mujeres y las niñas en todas partes se les recuerda el lema: “es tu vida; es tu futuro; conoce tus opciones”. Para muchas mujeres o niñas, sin embargo, no es así de simple. Las opciones, o bien no están disponibles o factores culturales, sociales o  mentales hacen la toma de decisiones verdaderas imposible.

Sin embargo, todavía hay algunas buenas noticias. La convergencia de la salud reproductiva, maternal, del recién nacido, del niño y del adolescente, con los defensores de estas zonas seriamente tratando de hablar unos con otros, formar asociaciones, y el respeto y el trabajo con el enfoque y la agenda de cada uno, es un avance bienvenido. Los programas con un amplio apoyo y atención, como el del Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, que toda mujer, cada iniciativa por los niños, el Plan de Acción de cada recién nacido, y la Alianza para la Salud Materna, del Recién Nacido y del Niño, aseguran que las mujeres y los niños permanezcan en el centro de las discusiones sobre la salud mundial.

Mientras, algunas áreas no reciben suficiente atención. Tampoco se cumplen con el silencio ensordecedor o insuficientes urgencias temas como: recién nacidos muertos; abortos inseguros; el matrimonio infantil; la violencia contra las mujeres y las niñas, incluida La Mutilación Genital Femenina, la violación y la violencia en situaciones de conflicto, y la violación y la violencia dentro del matrimonio; y la desigualdad de género perpetuada por las creencias religiosas. Todos estos problemas tienen profundas implicaciones y consecuencias inmediatas para la salud y el bienestar de las mujeres, las adolescentes, y en última instancia a sus hijos. Los debates, las metas y las intervenciones deben incluir estos temas, aunque algunos de ellos resulten incómodos; de lo contrario, el progreso no alcanzará a aquellos que más lo necesitan.

Aunque todavía hay mucho que hacer, ahora es el momento de dar un paso más allá y unirse detrás de los objetivos comunes que eran los ODM. El 21 de septiembre, el Grupo de Revisión de expertos independientes sobre Información y Rendición de Cuentas para la Salud de la mujer y de los niños (IErg), co-presidido por Richard Horton y Joy Phumaphi, publicó su informe anual y tercero de 2014 y ha hecho propuestas para una nueva perspectiva posterior a 2015 . Argumentan que “el cuidado de salud de alta calidad para las mujeres y los niños debe ser un derecho y no un privilegio“, y que dos aspectos descuidados necesitan ponerse a la vanguardia. En primer lugar, el informe propone que el concepto del continuum de atención que ha integrado reproductiva, materna, del recién nacido, el niño y la salud del adolescente necesita ser repensado como un ciclo de vida de bienestar que es de gran importancia para la sostenibilidad y el desarrollo económico. El segundo aspecto descuidado, con la mayor importancia para una estrategia más amplia y más inclusiva es la participación de otros sectores distintos de la salud para abordar los determinantes de la salud que están fuera del sector de la salud, como la educación.

Un nuevo concepto de salud que se aleja de los conceptos de ausencia de enfermedad y la supervivencia hacia el bienestar, la resiliencia y la capacidad podrían ser parte integral de, y unificar los muchos dominios de, los ODS que se proponen actualmente. Sin embargo, IErg advierte que no podemos darnos el lujo de esperar a que los ODS estén completamente desarrollados y acordados, y aboga por una estrategia mundial más inclusiva para la Mujer y la Salud de los Niños ahora. A partir de este programa ahora, con las mujeres, los niños y las niñas adolescentes en el centro del desarrollo sostenible, y las discusiones acerca de las metas, teniendo esto en cuenta, sería un paso verdaderamente notable hacia un futuro sostenible.

 

(Por la traducción: X. Allué)

 

Written by pedsocial

6 octubre 2014 at 6:20

Día Internacional de la Mujer, otra vez

leave a comment »

defaultDe nuevo, y como cada año, el 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. El año 2011 lo titulamos Dia Internacional de la Mujer… Muerta ante la tremenda tragedia de mujeres muertas en general en el mundo. El titular tuvo un cierto éxito por el que recibimos unas dos mil visitas. Pero al citarlo de nuevo en 2012 llegamos a recibir 36.000 visitas en un solo día!!

Queremos creer que, y lamentablemente, parte del interés lo creó la epidemia de asesinatos sexistas que afecta este país y, a la vez, una cierta truculencia que el titular puede provocar en los buscadores.

Sea lo que sea, que desde aquí podamos contribuir un poquito a sensibilizar a todos de la urgente necesidad de trabajar para reducir las lacras que ocasionan una mortalidad femenina inaceptable.

Y ello desde la idea de que la muerte de mujeres produce una de las peores tragedias que puede padecer un niño, como es la orfandad. No más niños sin madre!

X. Allué (Editor)

(PS. Con las salvedades idiomáticas que el empleo del término madre puedan originar en nuestros lectores americanos)

Written by pedsocial

7 marzo 2013 at 12:16

La primera regla

leave a comment »

Golden rule

No me va a tocar a mí pontificar sobre la primera regla, referido a la primera menstruación, por más que haya leído y atendido a docenas de adolescentes en esa circunstancia biológica y también social. No he tenido, ni muy probablemente vaya a tener, una posibilidad de experimentarlo personalmente. No me veo legitimado como tampoco veo a algunos coleguillas varones emperrados en explicar la lactancia materna a las mujeres. En una profesión gradual y mayoritariamente feminizada parece prudente dejar los zapatos a cada zapatera.

La primera regla es la regla de oro. Ese principio ético de todas las religiones y doctrinas que viene a decir que—en positivo—trates a los demás como tu quisieras ser tratado, o que—en negativo—no quieras para los demás lo que no quieras para ti.

Se me quejan unos cuantos enseñantes—el último eufemismo para los maestros—profesionales de la educación, que este elemental principio no parece arraigado entre el alumnado. Cómo alumnos, y no precisamente de los primeros cursos de la educación formal, muestran una ignorancia o un distanciamiento con algo tan básico. Los maestros entienden que esto debería formar parte de un acervo cultural más elemental, en el ámbito de la familia y el entorno próximo. Y no es así.

Que la regla de oro aparezca relatada desde la más remota antigüedad, ya sea las Tablas de Moisés o el papiro de “El campesino elocuente” que data de 1970 años b.C. y de dónde muy bien pudo Moisés tomar la idea, debería ser suficiente para haberla visto permear hasta Sócrates y Platón, Confucio, Jesús de Nazaret, Mahoma o los Cuáqueros de George Fox, y llegar a nuestros escolares por alguna vía más natural.

Las actitudes egoístas, insolidarias, broncas o incluso delictivas predominan sobre algunos principios que deberían ser elementales. Mal lo tenemos si nuestros niños no tienen claro que en este mundo estamos todos juntos y que nos debemos los unos a los otros.

Desde el ámbito clínico, en el que los contactos son fugaces, puede resultar difícil constatar estas deficiencias y, probablemente, aún menos poder ofrecer remedios. Pero si nos hacemos conscientes de su existencia, puede bastar incluir una breve pregunta en el curso de una exploración o evaluación de salud para hacer evidente una falta de sensibilidad hacia los semejantes. Y eso es clínica, porque y al menos para mi, la insolidaridad egoísta entra dentro del ámbito de los defectos de salud mental.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

29 septiembre 2011 at 14:36