Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Posts Tagged ‘oferta y demanda

Demanda reiterada de asistencia – Hiperfrecuentadores

leave a comment »

En las redes sociales de vez en cuando surge el tema de la gente que se pasa la vida yendo al médico y lo que eso distorsiona el sistema asistencial. En las redes sociales se encuentran más quejas que análisis de los problemas y, mucho menos, soluciones. El equilibrio entre la demanda asistencial y la oferta se rige por criterios que en economía adscriben al mercado. Hace años escribimos un libro sobre eso, antes de que existieran las redes sociales y cuando la Internet era un territorio que solo lo ocupábamos unos pocos. O sea que no creemos que nadie de ahora lo haya leído.

Desde la edad que disfrutamos nos es muy fácil constatar que en las salas de espera se congregan muchos ciudadanos coetáneos que, uno piensa, bien podían ocupar su tiempo en otra cosa. Pero ese en un juicio superficial y muy probablemente injusto. Seguro que cada caso tiene su mérito.

La demanda asistencial de los adultos es autónoma. Van al médico cuando les parece. En Pediatría, quien decide demandar asistencia no es el paciente sino sus padres, y esa intermediación incluye que a veces sea porque lo necesita el niño paciente y otras porque son los padres los que la necesitan.

Los sistemas informáticos de los centros asistenciales, ambulatorios, Urgencias o consultas, permiten detectar fácil y objetivamente los hiperfrecuentadores. La mera opinión de los profesionales no vale ni basta porque hay gente que por su actitud, su atuendo o su comportamiento siempre nos parece que “los tenemos demasiado vistos”. Pero los sistemas informáticos se tienen que revisar periódicamente. Y cuando se detecta un hiperfrecuentador lo correcto es investigar la causa.

Desde aquí podemos afirmar categóricamente que detrás de cada hiperfrecuentador hay un problema social. Incluso cuando se trata de pacientes pediátricos crónicos con patologías complejas. En esos casos porque quizá no se han arbitrado pautas de seguimiento lo suficientemente eficaces. En otros igual se oculta una distocia familiar o una enfermedad mental materna. Un poco más lejos queda el síndrome de Munchausen por delegación, que es una forma de malos tratos.

El hiperfrecuentador requiere asistencia. Muy probablemente social.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

12 noviembre 2019 at 20:09

A vueltas con las Urgencias Pediátricas

with 9 comments

9k=Este martes pasado, nuestros esforzados colegas del blog Pediatría Basada en Pruebas, en vez ( o además) de irse de verbena,  publican la noticia comentada de que el Grupo de Trabajo de Educación para la Salud de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ha creado un Programa de Educación Para la Salud sobre el Uso Racional de las Urgencias Pediátricas. Se trata de un Programa educativo que consta de seis sesiones y está diseñado para ser implementado en los Centros de Atención Primaria.

Mi enhorabuena por el esfuerzo y la dedicación. Todos los esfuerzos que se hagan para educar a la población, las familias y los niños deben ser aplaudidos.
Pero me temo que, una vez más, yerra el tiro y me permito augurar escasos resultados. Llevó más de veinte años diciéndolo y hasta escribí un librito sobre eso (ALLUE X, Urgencias. Abierto de 0 a 24 horas. Factores socioculturales de la demanda de urgencias pediátricas. Mira Editores, Zaragoza, 1999. ISBN 84-89859-55-8)
En vez de reprimir la demanda, que parece en la línea de los “recortes” de estos gobiernos a los que les sobran los enfermos, lo prudente es adecuar la oferta. A Urgencias acude todo aquel que no quiere esperar. Da igual que sea algo grave o una simpleza. En mi anecdotario, de miles de situaciones, se incluye el de la madre que trajo el niño “porque le parecía que por la tarde iba a tener fiebre“. Y eso más que sea mejor prevenir que curar es prevenir antes de ni se sueñe en enfermar…

Pues se trata de abrirles una puerta de asistencia primaria espontánea, con recursos asistenciales elementales pero eficaces. “Fast-tracking” era el término. Un adecuado sistema de triaje y una asignación prudente de personal con alto grado de dedicación que estén dispuestos a entender que la demanda tiene una origen y significado social y no necesariamente biológico. Así se mejorará la asistencia, se evitaran frustraciones a los profesionales y hasta es posible que se ahorre dinero.

Ya lo hemos explicado más veces. No es un problema nuevo. Hace 166 años los médicos ya se quejaban de los “abusos” de los pacientes.  (HODGSON J, The genteel outpatient abuse at the public charities. Lancet  1849, ii, 705)
Lo demás es ponerle puertas al campo. Y favorecer la autoatención, no siempre aconsejable.
No os fiéis de los gobiernos: lo que quieren es que los pacientes desaparezcan, que se queden en su casa y no den la lata ni gasten. A ver si esto de la sanidad se acaba (sic!). Y usar el dinero de la sanidad para otras cosas.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

25 junio 2015 at 6:11