Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Posts Tagged ‘Pakistan

Antivacunas asesinos – los problemas sociopolíticos de los fundamentalismos.

with 14 comments

2013-05-28T105536Z_1_CBRE94R0UCS00_RTROPTP_2_PAKISTAN-POLIOEl verano pasado nos hacíamos eco de los esfuerzos de la fundación de Bill y Melinda Gates en la lucha contra la poliomielitis epidémica. No nos podíamos imaginar que un par de meses después unos fanáticos impresentables declaraban la guerra a las vacunaciones antipolio en Pakistan.

Lamentablemente estos hechos se continúan produciendo de manera que las autoridades sanitarias ha interrumpido la campaña de vacunación al producirse otro ataque a un equipo sanitario en Peshawar.

Desde hace tiempo, en otros foros y, también desde este blog, nos hemos ocupado de las diferencias culturales y la necesidad de su consideración en el ámbito de la salud y la asistencia sanitaria. Y, con ello, del respeto que merecen todas las culturas y todas las creencias, políticas y religiosas. Pero ese respeto se detiene ante los fanatismos. Y fanatismos son las actitudes y los actos de quienes basándose en sus creencias religiosas ejercen la violencia sobre los demás. En algún punto hay que poner el límite. Los derechos humanos son valores universales y desde ellos no se puede tolerar que por creencias, tradiciones o costumbres se atente contra la vida o la integridad física de los demás, especialmente de los niños.

Resulta más desesperante que precisamente se den estas incidencias de fanatismo entre miembros de sectas de las religiones mayoritarias del libro: judaísmo, cristianismo e islamismo, donde existe el referente escrito y consultable: la Torah, la Biblia y el Coran. Interpretaciones torcidas (se dicen torticeras, creo) llevan a los integristas a encontrar justificación a lo que no pasa de ser superstición (de super sticio, por encima) a mutilar prepucios, abladir clítoris, asesinar adolescentes, o atacar a profesionales de la salud ya sean en clinicas dedicadas a la prática de la interrupción del embarazo (IVE) o a la administración de vacunas antipolio.

De los desastres humanos somos algo responsables todos. Pero de los que se enraízan en las creencias tienen especial responsabilidad los administradores de las mismas: los clérigos, los hombres de religión.

Y también los políticos. Acaba de llegar a nuestras manos el libro “El drama de la polio, un problema social y familiar en la España franquista” coordinado por Mª Isabel Porras, Mariano Ayarzagüena, J. de las Heras y M.J Báguena (ISBN 978-86-8319-797-4)  que en 12 capitulos recoge la perspectiva histórica que su titulo anuncia.  Agustín Tarrés y yo hemos sometido para publicación una aportación histórica sobre una epidemia de polio con una tremenda tasa de mortalidad en 1969 que fue negada por el gobierno a instancias del entonces ministro de turismo, Manuel Fraga. No hay inocentes.

Los millones de Bill y Melinda Gates podrán poner todas las dosis de vacunas posibles, pero no conseguirán cambiar mentalidades obtusas, equivocadas y perversas. Al próximo majadero antivacunas que me tropiece le voy a invitar a pasarse un verano en Peshawar.

X. Allué (Editor)

(Foto: Mohammad Sajjad/Associated Press. Familiares de un trabajador sanitario asesinado lamentando su muerte, tomada del NYT)

Anuncios

Written by pedsocial

29 mayo 2013 at 5:26

Explosiones – niños víctimas

leave a comment »

Boston bombingsEsta semana en los Estados Unidos diferentes explosiones han causado la muerte de varios niños. Al suceder en el país más poderoso del mundo las noticias han ocupado las cabeceras de los medios y las agencias de comunicación de todo el mundo. Nada les resta trascendencia porque los muertos son iguales en todas partes. Que sucedan en ámbitos donde las explosiones no son esperables las hace singulares.

En Boston ha sido un atentado terrorista aún no reivindicado. Aunque haya costado un tiempo reconocerlo, es evidente que dos bombas en medio de un evento deportivo como la Maraton de Boston sólo puede responder a un intento de aterrorizar a la población. En West, una pequeña población cerca de Waco, en el estado de Texas, la explosión en una fábrica de fertilizantes después de un incendio pudo ser un accidente aunque las autoridades no descartan una acción criminal. Ambos acontecimientos se han relacionado con los aniversarios de eventos violentos protagonizados por personas vinculadas a grupos o sectas supremacistas antigobierno, de las que en los EEUU existe un lamentablemente amplia variedad. Waco y Oklahoma City fueron testigos de acciones violentas con múltiples víctimas, muchas de ellas infantiles en 1993 y 1995 por estas fechas.

De las tres víctimas mortales de Boston, una ha sido un niño de 8 años. Las de West-Waco aún no han sido contabilizadas pero han afectado viviendas en las que a buen seguro había niños. La cuota infantil de las tragedias o los crímenes es una constante.

Tengan la trascendencia mediática que tengan, las víctimas infantiles se suman a las que tienen lugar en Siria, en una guerra atroz de la que no se vislumbra final, en Afganistán en las que viene a ser la 5ª guerra afgana, una concatenación de conflictos de más de 150 años de duración, en Pakistán donde esa misma guerra se ha extendido con acciones de escasa discriminación protagonizadas por aviones no tripulados (drones) que bombardean a supuestos talibanes y acaban matando niños. O en Gaza, Yemen, Somalia, Congo donde niños mueren a diario.

Desde aquí poco podemos hacer para evitar tanta muerte, como no sea recordarlo con insistencia. Los pediatras sociales, que defendemos los derechos de los niños, nos posicionamos en la defensa del más elemental de los derechos de los niños como es el derecho a la propia vida.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

18 abril 2013 at 9:43