Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Posts Tagged ‘Suicidio infantojuvenil

Causas de muerte entre los adolescentes con historia de lesiones

leave a comment »

El suicidio infanto-juvenil es una tragedia sin remedio. A pesar del compromiso no explicito de contener las noticias de suicidios, desde las estadísticas de los servicios asistenciales la incidencia va en aumento. No estamos seguros si la publicación de los suicidios tiene esos efectos de contagio o imitación. Sí parece que lo tienen los suicidios de celebridades aunque, recientemente y envueltos en esas razones de discreción, los fallecimientos de celebridades de forma súbita e inesperada, cuando suceden, se suele ocultar la causa y se hacen referencias más o menos oblicuas a la existencia de antecedentes de depresión u otros problemas de salud mental. La pléyade de causas sociales previas a los suicidios admiten otras tantas suposiciones.

En los servicios de Urgencias tenemos mejor conocimiento de los intentos de suicidio que de los suicidios consumados y esa información se comparte en publicaciones y actas de congresos. Aquí mismo hemos tratado el tema en varias ocasiones.

La revista LANCET publica un amplio estudio sobre las causas de muerte entre adolescentes que habían ingresado anteriormente por autolesiones, por consumo de alcohol o drogas o por violencia, entendidas como relacionadas con la adversidad. La base de datos incluye más de un millón de adolescentes del Reino Unido y analiza las diferentes situaciones. Una conclusión es que “los riesgos de suicidio aumentaron significativamente después de todos los tipos de lesiones relacionadas con la adversidad, excepto para las niñas que tuvieron lesiones debidas a violencia“. Los riesgos de muerte relacionada con las drogas o relacionados con el alcohol aumentaron en una magnitud similar. La práctica actual de vigilar y con ello intentar reducir los riesgos de suicidio después de casos de autolesiones, debe extenderse también a lesiones ocurridas en relación con drogas o alcohol y las relacionadas con violencia en la adolescencia. La prevención debe abordar los riesgos sustanciales de muerte relacionada con las drogas o el alcohol, junto con los riesgos de suicidio.

Cualquier aproximación a algo que carece de tratamiento como es el suicidio, pero que puede ser susceptible de prevención, tiene interés para los que se ocupan de la atención a niños y adolescentes.

X. Allué (Editor)

Anuncios

Written by pedsocial

22 marzo 2019 at 11:21

Riesgo de suicidio infantojuvenil

leave a comment »

El suicidio infanto-juvenil, el que sucede antes de los 18 años es una espantosa tragedia que no tiene tratamiento. Sólo tiene prevención.

Las tasas de suicidio entre niños y jóvenes parece que están creciendo en todo el mundo. Queremos creer que, muy probablemente, porque han mejorado los métodos de registro e información. Según los paises las tasas anuales son difíciles de encontrar y la fiabilidad es baja, en parte porque hay suicidios que no se identifican como tales, como pueden ser los que asemejan accidentes, o bien porque familias y autoridades no llegan a reconocerlo o, simplemente los ocultan. Los medios de comunicación suelen evitar comentarlos por un acuerdo tácito para evitar un efecto de imitación.

Sabemos que los suicidios, en general, son un problema endémico, contagioso, epidémico, hereditario e irremediable. Los suicidios de personas famosas suelen generar una ola de imitadores. también sabemos que las edades de riesgo coinciden con la de adultos jóvenes, de 18 a 29 años y en los mayores de 70. Existen notables variaciones geográficas. Por ejemplo en México se registran hasta tres veces más en Chihuahua que en Guerrero. En España más en las ciudades que en el ámbito rural.

Entre las causas del suicidio las hay internas y las hay externas, estas últimas pueden configurar el delito de la inducción al suicidio, que suele ser por lo que en todo suicidio se abre una investigación judicial para descartarlo. Entre los niños y jóvenes juegan un papel importante los estados depresivos, la baja autoestima y otros trastornos mentales, pero también pueden ser en respuesta a violencia doméstica, abusos sexuales o el acoso escolar.

Los suicidios, como decimos, sólo admiten estudio e interpretación. Son los intentos de suicidio los que llaman a la actuación de pediatras, psiquiatras infantiles y demás profesionales que se ocupan de la salud y el bienestar de los niños. Un niño o niña que haya intentado quitarse la vida una vez es más probable que lo intente de nuevo.

En principio todos los intentos de suicidio deben ser referidos a un especialista en salud mental. Los facultativos de Atención Primaria pueden actuar en cuanto a profesionales de confianza del paciente en la valoración inicial. Es importante reservar la entrevista a un espacio tranquilo, con privacidad y sin interrupciones. Las preguntas deben dirigirse en primer lugar al episodio actual preguntando simplemente que ha sucedido, el método empleado, que intención tenía el paciente y sobre la presencia de testigos, intencionada o no. Puede inquirirse sobre la voluntad de hacerse daño a si mismo, la ideación de la muerte y hasta que punto el paciente es consciente de su irreversibilidad. Por ejemplo también puede preguntarse si se han planteado lo que sucedería después como actuaciones funerarias, duelo y funeral para comprobar si la ideación de la muerte tiene una representación social o bien, al contrario, únicamente es una de terminación o ausencia, ya que el concepto de muerte tiene representaciones diversas. Seguidamente se puede indagar la motivación; la inmediata si existe y las remotas que puedan encontrarse en los antecedentes. Cabe repasar la situación familiar, la social y la escolar/laboral, y la existencia de problemas o factores estresantes elucidables. Si la situación lo permite y teniendo en cuenta la privacidad y la confidencialidad, puede entrevistarse a miembros de la familia que puedan contribuir con informaciones relevantes.

Objetivo de la actuación profesional.

El objetivo del tratamiento del intento de suicidio es la corrección de las alteraciones de la salud mental presentes, fundamentalmente si existe un cuadro de depresión subyacente y, si acaso, la modificación de los factores estresantes o condicionantes familiares, sociales o laborales que puedan existir.

En general la hospitalización inicial es recomendable, al menos hasta que se entienda que el riesgo de reincidencia puede controlarse.

Nada fácil.

X. Allué (Editor)

 

 

 

 

Written by pedsocial

12 noviembre 2018 at 8:14