Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Posts Tagged ‘Tabaco

Tabaco y niños

leave a comment »

OMS-tabacoFumar es un placer…dice la copla. Genial y sensual, añade. Pero eso era un cuplé de hace 100 años!!!, que luego resucitaron en los años 60 del siglo pasado con Sara Montiel. Antiguallas. Hace más de cincuenta años que se conocen científicamente los efectos nocivos del consumo de cigarrillos, especialmente como causa de Enfermedad Pulmonar Crónica, la enfermedad coronaria y diversos procesos neoplásicos como el carcinoma bronquial, el cáncer de vejiga en hombre y el de ovario en las mujeres, hasta convertirse en una de las más importantes causas de mortalidad en el mundo.

El principal argumento contra el tabaco y su uso social es que es algo pasado de moda. Y desde aquí no vamos a dejar de insistir.

El argumentario contra el uso de tabaco entre los más jóvenes parece tan redundante que resulta casi antiguo.

De hecho, desde siempre, se ha impedido fumar a los niños. El tabaco es una cosa de mayores. Pero el efecto paradógicamente inverso es que fumar un cigarrillo de tabaco continúa teniendo un si-es-no-es de rito de paso a la edad adulta. La inmensa mayoría de los usuarios de tabaco accedieron al primer cigarrillo como un gesto, más o menos clandestino, que les “hacía mayores”.

Mientras y a pesar de todo, el consumo de tabaco apenas se ha reducido globalmente, aunque el perfil del fumador ha cambiado, con una inversión de la relación hombre/mujer y un desplazamiento de los lugares públicos aotros más privados.

Lo que sigue son las recomendaciones a los padres de la American Cancer Society más comunes en relación con el consumo de tabaco entre los menores:

– Recordar que a pesar del impacto de las películas , la música, el Internet , y los compañeros , los padres pueden ser la mayor influencia en la vida de sus hijos .

– Se debe hablar con los hijos sobre los riesgos del consumo de tabaco – los estudios han demostrado que esto funciona ! Si los seres queridos sufren con o murieron de enfermedades relacionadas con el tabaco , advierta a sus chicos.

– Hágales saber que, por ejemplo, que el consumo de tabaco afecta al corazón, daña los pulmones, y puede causar una gran cantidad de otros problemas, incluyendo cáncer.

– También mencionar lo que puede hacer a la manera en que una persona se ve y huele : el fumar hace que el pelo y la ropa apesta , provoca mal aliento y mancha los dientes y las uñas. Causa la pérdida de dientes, y la pérdida ósea en la mandíbula.

– Los hijos de padres fumadores tienen muchas más probabilidades de fumar. Pero incluso si se usa tabaco , aún se puede marcar una diferencia. El mejor paso, por supuesto, es dejar de fumar. Mientras tanto, no consuma tabaco cerca de sus hijos, no se lo ofrezca, y no lo deje donde puedan tomarlo fácilmente.

– Empiece a hablar sobre el consumo de tabaco cuando sus hijos tengan 5 o 6 años de edad y continúe a lo largo de sus años de escuela. Muchos niños comienzan a consumir tabaco a los 11 años. Y muchos son adictos a los 14 años.

– Entérese si los amigos de sus hijos consumen tabaco. Hable acerca de las maneras de decir “NO” al tabaco. Hable con sus hijos sobre la falsa presentación brillante del tabaco en los medios de comunicación , como los anuncios , películas y revistas… ahora en Holywood sólo fuman “los malos” ¿no?

El consumo de tabaco es un problema social y sus consecuencias son biológicas. El remedio tiene que ser social.

 

X. Allué (Editor)

 

Anuncios

Written by pedsocial

22 mayo 2014 at 8:10

Exposición a las drogas en los niños

with one comment

portada_130El tema de la exposición de los niños a tóxicos de empleo recreativo, eso que habitualmente se conoce como drogas es siempre preocupante. Mientras que cuando un adulto joven (o no tan joven) se aproxima al sistema sanitario suele ser habitual que el uso o exposición a las drogas forme parte de la evaluación, de la encuenta de la anamnesis o, si así se propone, de las pruebas analiticas diagnósticas oportunas. Sin embargo, las únicas actividades que se encuentran sometidas a un control sobre el uso o la exposición de substancias que alteran el funcionamiento del organismo y que, además ese uso o exposición sea voluntario, son el deporte profesional y la conducción de vehículos a motor. O sea, el “dopping” o conducir bajo el efecto del alcohol o drogas.

Nadie se preocupa si un magistrado, un cirujano, un clérigo, un maestro, un agente de la autoridad, un banquero, un ministro o el mismo rey, ejerce su ministerio bajo la influencia de substancias psicoactivas. O por lo menos, nadie se plantea algún método de control. Y no digamos simplemente a alguien que vaya por la calle sin más.

Y aún muchísimo menos si un niño va por el mundo bajo los efectos de la exposición a substancias de las que catalogamos de “dopantes” o “drogas”.

No se trata de que extendamos las sospechas a todo el mundo, pero como en el caso de los niños, la exposición a substancias psicoactivas nunca es por voluntad propia y todos estamos de acuerdo que es algo indeseable para un menor, tanto en la Atención Primaria como en los Servicios de Urgencias deberíamos incrementar nuestro grado de atención PORQUE TENEMOS UN PROBLEMA!!

Oscar Garcia-Algar y Antonio Mur publican en el último número de Anales de Pediatria una revisión sobre el tema que merece consideración. Nos recuerdan otro trabajo suyo en el que detectaron datos de exposición a la cocaina en un niño de cada cuatro de los que veían en Urgencias. En este blog también hemos propuesto la necesidad de métodos de cribado en las consultas (https://pedsocial.wordpress.com/2009/05/24/uso-de-drogas-en-la-evaluacion-del-nino-sano/)

El artículo mencionado propone dos escenarios:

La detección de una exposición insospechada a sustancias de abuso tiene 2 escenarios:

1. El cribado neonatal universal (que tiene limitaciones coyunturales económicas y analíticas) o solo a recién nacidos con factores epidemiológicos y sociosanitarios de riesgo (en orina y meconio) y el estudio en embarazadas (en pelo y orina maternos).

2. El estudio en urgencias antes casos de sospecha por la clínica, por el entorno o en caso de una intoxicación aguda para descartar exposición crónica (en orina y pelo del niño y en pelo de los adultos y niños que comparten el mismo entorno doméstico).

Para vuestra consideración.

 

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

1 agosto 2013 at 6:35