Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Posts Tagged ‘tráfico

“Zona escolar”

leave a comment »

Speed limitUna revisión en el entorno próximo de las causas de mortalidad infantil en este ya adentrado siglo XXI destacan de nuevo los accidentes de tránsito y, entre ellos, los atropellamientos. La colisión de un vehículo a motor manejado por un conductor con, o contra, el delicado cuerpo de un niño suele tener consecuencias catastróficas. Siempre para el niño. Al cambio, pocas veces llegan noticias sobre las consecuencias legales sobre el conductor. La notoria movilidad e impredictibilidad de los niños favorece la calificación de “accidente” a esos acontecimientos. Como los conductores suelen estar protegidos por compañías aseguradoras, el tratamiento del accidente acaba con una valoración actuarial y la consiguiente indemnización económica. Me dicen la gente de las aseguradoras que un niño muerto suele salir por 80.000€. 100.000 si median algunas circunstancias.

Volved a leerlo: a 100.000€ el niño.

No tengo estómago para comentarlo. Hace un tiempo ya publicamos una entrada sobre “Porqué los niños no pueden ir al cole andando“. Era el dia después de los Reyes de 2015 y se ofrecían unas claves sociales de que ir al cole en este país sea un riesgo para la salud y la supervivencia infantil. No ha cambiado nada.

X. Allué (Editor)

 

Anuncios

Written by pedsocial

24 octubre 2017 at 7:51

Publicado en 1

Tagged with , ,

Porqué los niños no pueden ir al cole andando

with 2 comments

imgresPodría ser una pregunta, pero va a ser una explicación. Una buena parte de los escolares en las zonas urbanas no van a la escuela andando. Sobre todo antes de la ESO, los 12-13 años. Unos utilizan transporte escolar, especialmente los que acuden a colegios concertados porque la distancia puede ser considerable y muchos colegios se han ido desplazando hacia la periferia. La especulación del suelo por un lado y el deseo de una mejora de las instalaciones junto a la ampliación de las áreas deportivas, ha llevado a muchos colegios clásicamente en el centro de las ciudades, hacia el extraradio. Otros son acercados a sus escuelas en el automóvil familiar, generalmente por la madre. La acumulación de vehículos en un tramo más bien breve de los horarios de entrada y salida de los colegios suele producir dificultades a la circulación rodada, asociados al estacionamiento irregular o ilegal de los vehículos. La presencia de agentes de tráfico o voluntarios que regulen los pasos de peatones es ocasional y respetada de forma irregular. En circunstancias de tiempo inclemente, lluvia o frío intenso, las dificultades se multiplican.

Y otras causas. En mi anecdotario particular figura la pequeña historia de la familia que acude a la consulta por un problema de sobrepeso de una niña de siete años. En la entrevista siempre incluyo la pregunta de cómo se desplaza hasta la escuela. Cuando confronto la dirección de la vivienda familiar y la del colegio constato que de una puerta a la otra apenas hay que cruzar una calle y caminar 70-80 metros. Me informan que la llevan en coche!!! Para ello han de dar una vuelta a dos manzanas por ser calles de dirección única. La justificación: “Es que la niña quiere, porque todas sus amiguitas van en coche”, acompañada de una pícara sonrisa de la susodicha. Poco remedio podía ofrecer al sobrepeso. Y dejo los juicios valorativos a los lectores.

Se suma a las numerosísimas mamás petardas, a bordo de un 4×4 enorme cuya única justificación es poder subirse a los bordillos o a los parterres, para ir a buscar a su correspondiente retoño a la puerta del cole.

El comportamiento de los conductores alrededor de las zonas escolares suele ser el de ignorar por completo esa señal característica de un triángulo con la imagen de dos niños corriendo. Y el respeto por el acceso a los autobuses escolares detenidos suele ser igualmente escaso, a menudo acompañada por un concierto de bocinas impacientes.

En otros países una infracción de tráfico en una zona escolar suele estar penada con los máximos castigos. Y, en Suiza, los niños de más de 6 años deben acudir a la escuela OBLIGATORIAMENTE andando. Un conductor que atropelle a un escolar es reo del peor de los crímenes, penado con cualquier cosa justo menos de ser fusilado al amanecer… Como llevan mucho tiempo haciéndolo los incidentes son prácticamente inexistentes.

Esa falta de respeto por los menores en éste país es la causa de que no puedan ir los niños solos al cole caminando. Las consecuencias van desde la perpetuación de las actitudes dudosamente cívicas hasta la obesidad infantil a que conduce el sedentarismo.

Podríamos proponernos, para este año que va a comenzar, un campañita para civilizar un poco este pedazo de mundo más próximo, tan silvestre, agropecuario y majadero, que habitamos.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

7 enero 2015 at 7:00