Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Posts Tagged ‘Yatrogenia

Yatrogenia, el lado obscuro de la patología

leave a comment »

man carrying backpack

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Una convocatoria reciente para un encuentro entre profesionales nos ha aportado parte de las siguientes ideas. Este texto se basa en un intento de colocar los efectos indeseables de las actuaciones médicas en una perspectiva crítica.

La yatrogenia clínica fue definida por Ivan Illich (1976) como daños o lesiones “causadas a pacientes por tratamientos ineficaces, inseguros y erróneos”. Otros estudiosos del ámbito social han revisado cómo los daños y la precariedad, como secuelas de la violencia estructural, social y política, se pueden adscribir a la medicina, distorsionar la realidad de los tratamientos y dar lugar a resultados indeseables: “malos resultados”

Más allá de ver el daño y las lesiones como algo incidental a las técnicas o procedimientos médicos, algunos estudios muestran cómo muchos de los tratamientos y curas de biomedicina actúan, al alterar el cuerpo de una persona, el sentido de sí mismo, así como las relaciones familiares o su entorno social.

Así, la yatrogenia puede manifestarse como como consecuencia de un tratamiento excesivo o de intervenciones clínicamente injustificadas. Como actos deliberados y no incidentales o accidentales de mala conducta profesional o también por la falta de atención y negligencia.

Otros factores tales como lógicas biopolíticas discriminatorias y excluyentes, como el racismo, el sexismo, homofobia, edadismo o xenofobia, contribuyen a construir daños colaterales en la aplicación o no aplicación de la asistencia.

Entendemos la medicina como un bien moral inequívoco, los proveedores de asistencia médica como actores moralmente consistentes y los agentes del sistema de salud como benéficos, desprovistos de sesgos subjetivos o políticos, y mucho menos capaces de mala voluntad o mala conducta. Sin embargo la yatrogenia produce diversos efectos secundarios y remodela las futuras trayectorias de los cuidados.

La prudencia nos aconseja considerar la medicina en función de sus circunstancias. Tenemos la obligación de examinar más de cerca la medicina como potencialmente dañina, y al revisar los protocolos clínicos y las operaciones como procesos sociales y culturales, intentar tener en cuenta los efectos ocultos u oscuros inherentes al tratamiento y los cuidados.

Conviene además que las incidencias indeseables queden reflejadas en los registros al objeto de proteger los derechos de los pacientes, su salud y, a la vez, hacernos conscientes de lo que puede ocurrir y mejorar nuestro conocimiento.

Tema para la reflexión.

X. Allué (Editor)

 

Anuncios

Written by pedsocial

13 marzo 2019 at 20:32

Publicado en 1

Tagged with , ,

Primum non nocere – Seguridad del Paciente Pediátrico

leave a comment »

Churchill says

Los hospitales son sitios peligrosos. La asistencia hospitalaria de los niños no está exenta de riesgos ligados a la propia asistencia. Reducir esos riesgos es una responsabilidad de todos. Como dice el adagio latino, lo primero es no hacer daño: Primun non nocere. A pesar de las mejores intenciones, aunque sea lo primero, en el curso de una hospitalización se pueden presentar problemas secundarios, segundos, debidos a la propia asistencia hospitalaria.

La Red de Hospitales de Niños con Soluciones para la Seguridad del Paciente es un esfuerzo sin precedentes de colaboración entre los hospitales infantiles norteamericanos que trabajan para transformar la seguridad del paciente pediátrico en busca de una misión urgente: eliminar daños graves en todos los hospitales de todos los niños. La Red tiene evidencia convincente de que muestra que si los métodos de Prevención  se implementan de forma fiable, se reducen notablemente los daños. El empleo de conceptos de alta fiabilidad y métodos de las ciencias de mejora de calidad, el esfuerzo se centra en reducir los daños mediante la prevención de reingresos, episodios graves por falta de seguridad, y los diez problemas adquiridos en el hospital (Hospital Acquired Conditions) que se exponen a continuación:

  1. Reacciones adversas a medicamentos
  2. Infecciones del tracto urinario asociadas a catéter vesical (infección urinaria)
  3. Infecciones del torrente sanguíneo asociadas a catéteres de vías centrales (bacteriemia)
  4. Las lesiones por caídas o por la inmovilización
  5. Acontecimientos adversos obstétricos
  6. Infiltración periférica intravenosa y extravasaciones
  7. Las úlceras de decúbito o por presión
  8. Infecciones de la herida quirúrgica
  9. Neumonía asociada al uso de respiradores
  10. Tromboembolismo venoso

Todo eso suena a materia muy “de hospitales”, de algún modo alejado de la Pediatria social. Pero entendemos que se trata de un esfuerzo conjunto que incluye también a las familias. Así, la Red ilustra a los familiares a participar en la prevención de posibles problemas que se originan desde la asistencia sanitaria:

Recomendaciones para los pacientes y las familias

Los pacientes y sus familias, deben involucrarse para asegurar que todos los pacientes a nuestro cuidado se mantienen a salvo de daños graves. Queremos que se les cure, no que se les haga daño.

Una familia informada puede ayudar a reducir el riesgo de daños evitables, tales como infecciones y errores de medicación, mientras se está en el hospital. La familia es una parte fundamental del equipo de cuidados. La voluntad es que se apuren a realizar las siguientes acciones cuando visiten nuestros hospitales para ayudar a mantener seguro a su hijo.

Sea defensor de su hijo.
Siempre haga preguntas. Plantee inquietudes. Hable claro y exprésese con naturalidad.
Lávese las manos y las de su hijo, y asegúrese de que sus cuidadores se laven las manos también.
Mantenga la piel alrededor del apósito de un catéter intravenoso o una herida, limpia y seca. Informe a su médico si no lo está.
Conozca los medicamentos que recibe su hijo, y asegúrese de que sus cuidadores comprueban que el medicamento es para su hijo.
Esten preparados para cuando se vayan a casa conociendo los medicamentos, los tratamientos de su hijo, y las visitas de seguimiento. Llamar de nuevo a hacer preguntas en caso de dudas.

Gracias por colaborar con nosotros para mantener a todos los niños de seguros nuestros hospitales.

Como dice la cita de Winston Churchill que aparece en la imagen adjunta, es el esfuerzo continuado, no la inteligencia ni nuestra fuerza, la llave para desencadenar todo nuestro potencial.

(Por la traducción: X. Allué, Editor)

 

 

Written by pedsocial

16 junio 2016 at 6:34

El ABC de las Hepatitis

leave a comment »

Contra la hepatitis CEn alguna otra entrada de este blog ya hemos indicado que las enfermedades transmisibles son, necesariamente, enfermedades sociales. Un náufrago en una isla solitaria difícilmente adquirirá una enfermedad contagiosa.

Se está atravesando un periodo de notoriedad para una de las formas de infecciones virales del hígado, la hepatits C, básicamente por los problemas entorno a los nuevos recursos terapéuticos para esa enfermedad (Iba a decir “contra” esa enfermedad, en la linea más o menos bélica que siempre ha tenido la Infectología, originariamente fundada por militares.

Como sabéis, de las mejor conocidas formas de infección viral, la producida por el virus A se trasmite principalmente por ingestión de agua o alimentos contaminados. La hepatitis B por contacto con flúidos corporales como transfusiones, por compartir agujas hipodérmicas o por transmisión sexual. La hepatitis C se transmite casi exclusivamente por contacto con sangre o hemoderivados. Es posible que antes de que se introdujeran practicas hemoterapéuticas, hace 150 años, la hepatitis C fuese casi inexistente. Los pacientes de más de 70 años adquirieron la hepatitis C por inyecciones intramusculares de sangre, práctica de dudosa utilidad en el tratamiento de la anemia, la inapetencia o el escaso desarrollo de niños (especialmente niñas) en la primera mitad del siglo XX. Los más por contaminación transfusional en el curso de intervenciones quirúrgicas. Actualmente la vía materno-fetal sería la que más puede afectar a los niños, mientras que las otras: tatuajes, agujas compartidas, etc., son más propias de los adultos.

Alrededor de la hepatitis C existe un sentimiento, más o menos explicitado, de yatrogenia. Y tal incluye igual a los pacientes, que pueden sentirse maltratados por el sistema asistencial, como de cierta culpabilidad corporativa entre los sanitarios.

Pero el problema social de la hepatitis C es el precio de su tratamiento. Hasta ahora el tratamiento recomendado de Peginterferon-alfa (PEG-IFN) y ribavirina (RBV), aunque dispendioso, estaba subvencionado en el sistema de la Seguridad Social. Aún así, solo la mitad de los infectados se beneficiaban del tratamiento. Con la aparición de nuevos antivirales las perspectivas mejoran notablemente, especialmente de las infecciones con el genotipo I del virus. Pero los nuevos antivirales, simeprevir y sofosbuvir, tienen una precio de venta del tratamiento completo de miles de euros. las reticencias del ministerio de Sanidad de autorizar la cobertura de estos fármacos ha generado un conflicto considerable.

El oscuro secreto detrás de los precios de los antivirales ha sido fácilmente revelado: Los ingresos de los laboratorios fabricantes dependen del número de prescripciones multiplicado por el precio al por mayor del fármaco. (http://www.fool.com/investing/general/2015/01/10/the-dark-secret-in-the-abbvie-gilead-sciences-hepa.aspx ) Y ahí está el punto de la negociación.

Pero los gobiernos y sus sistemas de protección a la salud, si de verdad quieren hacer cuentas, deberían incluir los costes reales de la cronicidad, los de los tratamientos de rescate como el transplante hepático para los que desarrollan cirrosis o carcinomas hepáticos y sumar el coste del sufrimiento, aunque sólo fuera en horas de trabajo perdidas. No parece que con la incorporación de economistas, técnicos en empresa y gestores al sistema sanitario se haya conseguido que valoren adecuadamente una contabilidad analítica verdadera. Probablemente porque en las escuelas donde se forman continúan primando la privatización de los beneficios y la socialización de las pérdidas como paradigma del capitalismo puro y duro.

Entonces es cuando la gente lleva sus reivindicaciones a la calle

(http://politica.elpais.com/politica/2015/01/10/actualidad/1420883112_303977.html).

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

11 enero 2015 at 10:50

Publicado en 1

Tagged with , , , , ,