Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Alcohol y menores

with one comment

celebration-toast-with-champagneUna recomendación de los colegas de Pediatría basada en pruebas para poner en marcha una campaña contra el alcohol en la edad pediátrica, me ha recordado una publicación antigua (“Alcohol i Infants”. Pediatria Catalana, 1998, 58:111) y otra algo más reciente en este mismo blog en 2010 sobre la iniciación en el consumo de alcohol. El texto reproducido dice:

Las celebraciones del final del año y comienzo del nuevo acostumbran a estar mojadas en alcohol en nuestro entorno. Varios milenios de uso y disfrute de los efectos salutíferos del compuesto químico CH3-CH2OH y sus derivados no van a cambiar por unas cuantas recomendaciones de las autoridades. En mi entorno más próximo, vivo rodeado de las formas más selectas de vinos y cavas, además de una industria que se precia de trabajar para la excelencia, propicia el deleite y la satisfacción ligada a unas bebidas que se dan en llamar espirituosas por lo que de evaporizable tiene su base alcohólica y, también, por sus peculiares y espirituales efectos sobre el sistema nervioso central.

En esta realidad resulta extremadamente difícil que los jóvenes y los niños, con un criterio todavía en ciernes, entiendan que el placer está en la moderación y el gusto está en saborear un elemento y no tanto en sus efectos inicialmente euforizantes y desinhibidores.

La inmensa mayoría de nuestros niños tienen el primer contacto, se toman la primera copa, en el entorno familiar y, generalmente, en los ambientes festivos. Imitan a los adultos a los que ven gozando de unos bienes con amplio reconocimiento.

Propalar los peligros del alcohol tiene entonces escasa acogida. De las prohibiciones generalizadas ya vimos la desastrosa experiencia de los Estados Unidos y la ley seca en el primer tercio del siglo pasado.

Pero las intoxicaciones alcoholicas infantojuveniles representan un peligro real y los esfuerzos para reducirlas requiere la participación de todos: familias, enseñantes y sanitarios.

Lo difícil es enseñarles a los críos la distancia que media entre el botellón y el Moët Chandon o entre un carajillo de Magno y una copa de Vega Sicilia. Encontrar el punto justo entre el disfrute y la toxicidad es un esfuerzo, sobre todo, cultural. Por eso habríamos de brindar.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

14 diciembre 2015 a 12:24

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] de que la gente joven lo va a seguir haciendo igual, no es de recibo. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones. Una vez más, […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: