Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

Archive for the ‘1’ Category

Los trastornos de la comunicación

leave a comment »

En el mundo de la Pediatría social, la comunicación entre personas es un importantísimo factor al considerar la normalidad y el desarrollo infantil adecuado. De los diferentes problemas que pueden plantearse en la atención pediátrica el tema del lenguaje y sus trastornos reviste especiales dificultades. La percepción de su existencia puede retrasarse o incluso pasar inadvertida durante años y, muy probablemente, son los retos de la escolarización y, por tanto, de la socialización del niño fuera del ámbito familiar los que ayudan a ponerlos de manifiesto.

En un intercambio de pareceres en una red social (Twitter) con un prestigioso profesional aparecía esta afiirmación: “Sólo hay 5 inventos humanos que han tomado una topografía cerebral: lenguaje, lectura, escritura, cálculo, orientación derecha-izquierda. El primero es el único que viene de manera innata y el único, por tanto, “patologizable” en el desarrollo…”

A eso respondía yo: “Discrepo: el lenguaje articulado no viene de manera innata. Se aprende de quienes te crían. (Trazán sólo emitiria ladridos de mono. Nada de “Yo Trazán, tu Chita” y hablar en infinitivos) TODO es patologizable” 

El DSM-V Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales incluye como TRASTORNOS DE LA COMUNICACIÓN (58) F80, unos cuantos diagnósticos: 1 Trastorno del lenguaje expresivo (58) F80.2 Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo (61) F80.0 Trastorno fonológico (64) F98.5 Tartamudeo (66) F80.9 Trastorno de la comunicación no especificado (69)

Conviene repasar las definiciones, las características y las consideraciones que se ofrecen en el DSM-V para diferenciarlos de otros trastornos como los del Espectro Autista o los retrasos mentales de otra índole. Y en caso de dudas propiciar una consulta temprana con los especialistas, esencialmente neuropediatras y psiquiatras infantiles. Todo ello después de descartar las causas clínicas como la hipoacusia y otras.

La única discrepancia es la anotación referida a la situación de estos trastorno asociada al bilingüismo que se menciona en un par de ocasiones en texto del DSM-V. Hay que recordar que el texto de la American Academy of Psychiatry se origina y redacta en los Estados Unidos de América donde todavía se entiende que el bilingüismo no es una ventaja, un don, sino una complicación. Es curioso que un país que se ha creado con las aportaciones de cientos de millones de emigrantes retenga el monolingüismo en inglés y menosprecie cualquier otro idioma. Sólo en los últimos años, el enorme influjo de la inmigración hispanoamericana parece estar abriendo camino a un eventual bilingüismo.

A nuestro entender el bilingüismo no es un problema añadido al aprendizaje. Después de haber trabajado en cinco países distintos y todos ellos, como la gran mayoria de los países del mundo con más de una lengua oficial, no puedo recordar ni un solo caso en el que el biingüismo haya sido un factor que complique los trastornos de la comunicación o que haya determinado un retraso académico significativo. Y eso tal y como hemos comentado varias veces en este blog. El estado español, con cuatro (o cinco si se cuenta el aranés) lenguas cooficiales es un buen banco de pruebas.

X. Allué (Editor)

(NOTA: como curiosidad parte de mi experiencia con más de una lengua oficial se incluye una larga estancia en el estado de Oklahoma, en el sudoeste americano, donde las lenguas oficiales son el inglés, por descontado, y el cherokee, que se habla en la mitad este del estado, donde letreros y señales de tráfico están escritas en ese idioma nativo americano,)

 

Anuncios

Written by pedsocial

19 noviembre 2018 at 20:57

Publicado en 1

Tagged with , ,

Global Burden of Disease

leave a comment »

The Global Burden of Disease Study (GBD) is the most comprehensive worldwide observational epidemiological study to date. It describes mortality and morbidity from major diseases, injuries and risk factors to health at global, national and regional levels. Examining trends from 1990 to the present and making comparisons across populations enables understanding of the changing health challenges facing people across the world in the 21st century.

If you are sensible to worldwide issues, make sure you review the series published by The Lancet (the latest GDB). The Editorial says:

Since The Lancet published the first Global Burden of Disease Study (GBD) over 10 years ago, every new iteration has brought improvements in data quality and quantity. With the sharpening of these estimates came a reassuring message: year on year, they portrayed an ever-healthier world. Careful reading of the results of GBD 2017 shatter this comforting trend of gradual improvement and instead show plateauing mortality rates on a background of faltering and uneven progress, era-defining epidemics, and dramatic health worker shortages. Instead of the progress updates we have become accustomed to, GBD 2017 comes as an urgent warning signal from a fragile and fragmented world…

There is a whole big world out there but, indeed, a fragile world. And much to do.

X. Allué (Editor)

 

(The image is the GBD logo by Lancet)

Written by pedsocial

15 noviembre 2018 at 7:52

Publicado en 1

Tagged with ,

Riesgo de suicidio infantojuvenil

leave a comment »

El suicidio infanto-juvenil, el que sucede antes de los 18 años es una espantosa tragedia que no tiene tratamiento. Sólo tiene prevención.

Las tasas de suicidio entre niños y jóvenes parece que están creciendo en todo el mundo. Queremos creer que, muy probablemente, porque han mejorado los métodos de registro e información. Según los paises las tasas anuales son difíciles de encontrar y la fiabilidad es baja, en parte porque hay suicidios que no se identifican como tales, como pueden ser los que asemejan accidentes, o bien porque familias y autoridades no llegan a reconocerlo o, simplemente los ocultan. Los medios de comunicación suelen evitar comentarlos por un acuerdo tácito para evitar un efecto de imitación.

Sabemos que los suicidios, en general, son un problema endémico, contagioso, epidémico, hereditario e irremediable. Los suicidios de personas famosas suelen generar una ola de imitadores. también sabemos que las edades de riesgo coinciden con la de adultos jóvenes, de 18 a 29 años y en los mayores de 70. Existen notables variaciones geográficas. Por ejemplo en México se registran hasta tres veces más en Chihuahua que en Guerrero. En España más en las ciudades que en el ámbito rural.

Entre las causas del suicidio las hay internas y las hay externas, estas últimas pueden configurar el delito de la inducción al suicidio, que suele ser por lo que en todo suicidio se abre una investigación judicial para descartarlo. Entre los niños y jóvenes juegan un papel importante los estados depresivos, la baja autoestima y otros trastornos mentales, pero también pueden ser en respuesta a violencia doméstica, abusos sexuales o el acoso escolar.

Los suicidios, como decimos, sólo admiten estudio e interpretación. Son los intentos de suicidio los que llaman a la actuación de pediatras, psiquiatras infantiles y demás profesionales que se ocupan de la salud y el bienestar de los niños. Un niño o niña que haya intentado quitarse la vida una vez es más probable que lo intente de nuevo.

En principio todos los intentos de suicidio deben ser referidos a un especialista en salud mental. Los facultativos de Atención Primaria pueden actuar en cuanto a profesionales de confianza del paciente en la valoración inicial. Es importante reservar la entrevista a un espacio tranquilo, con privacidad y sin interrupciones. Las preguntas deben dirigirse en primer lugar al episodio actual preguntando simplemente que ha sucedido, el método empleado, que intención tenía el paciente y sobre la presencia de testigos, intencionada o no. Puede inquirirse sobre la voluntad de hacerse daño a si mismo, la ideación de la muerte y hasta que punto el paciente es consciente de su irreversibilidad. Por ejemplo también puede preguntarse si se han planteado lo que sucedería después como actuaciones funerarias, duelo y funeral para comprobar si la ideación de la muerte tiene una representación social o bien, al contrario, únicamente es una de terminación o ausencia, ya que el concepto de muerte tiene representaciones diversas. Seguidamente se puede indagar la motivación; la inmediata si existe y las remotas que puedan encontrarse en los antecedentes. Cabe repasar la situación familiar, la social y la escolar/laboral, y la existencia de problemas o factores estresantes elucidables. Si la situación lo permite y teniendo en cuenta la privacidad y la confidencialidad, puede entrevistarse a miembros de la familia que puedan contribuir con informaciones relevantes.

Objetivo de la actuación profesional.

El objetivo del tratamiento del intento de suicidio es la corrección de las alteraciones de la salud mental presentes, fundamentalmente si existe un cuadro de depresión subyacente y, si acaso, la modificación de los factores estresantes o condicionantes familiares, sociales o laborales que puedan existir.

En general la hospitalización inicial es recomendable, al menos hasta que se entienda que el riesgo de reincidencia puede controlarse.

Nada fácil.

X. Allué (Editor)

 

 

 

 

Written by pedsocial

12 noviembre 2018 at 8:14

9-N Día Mundial de los huérfanos

leave a comment »

También el de NªSª de la Almudena, fiesta en Madrid, con una catedral algo huérfana de sentido últimamente. Hace un tiempo publicamos una entrada sobre el Dia Mundial de los Huérfanos que no me veo con ánimo de superarlo, o sea que lo republico:

https://pedsocial.wordpress.com/2015/11/09/9-de-noviembre-dia-mundial-de-los-huerfanos/

Demasiados huérfanos…

X. Allué (Editor)

 

 

Written by pedsocial

9 noviembre 2018 at 8:59

Transiciones

leave a comment »

Que la vida sea un proceso evolutivo para los seres vivos , concretamente, para los humanos, es un determinante de que el estado de salud también evolucione con la edad. Los pediatras somos especialmente sensibles a considerar el parámetro edad en nuestra evaluación de la salud de los niños por lo notables que son los cambios que se producen en la biología durante el período infantil. A la hora de planificar la mejor atención a la salud, lo ideal es que, en cada edad, la gente reciba la atención médica, sanitaria y social apropiada para su grupo concreto.

Algunos momentos son críticos por asignarse los cuidados y la atención a profsionales distintos a partir de ellos. Tal es la transición de la infancia-adolescencia a la vida adulta. Lo que pueda parecer un simple cambio administrativo o, si se quiere, profesional, tiene una especial trascendencia cuando se trate de individuos que han precisado atención médica específica por problemas que van a seguir presentes, como ocurre en enfermedads crónicas infantiles.

Muchos servicios pediátricos retienen adultos jóvenes con patología crónica seria bajo su tutela varios años después. Tal sucede con afectos de Diabetes juvenil, Fibrosis quística, Asma, Cardiopatías congénitas, operadas o no, encefalopatías diversas y otras más. No es raro ver ingresados en servicios pediátricos adultos jóvenes con esas dolencias.

De lo que se trata es procurar que esa transición sea lo más eficaz y ordenada posible Y para ello es preciso planificarla adecuadamente. Tal proceso incluye garantizar que los servicios de atención médica de mayor calidad y los más adecuados, estén disponibles de manera ininterrumpida a medida que el paciente pasa de la adolescencia a la edad adulta. Una transición oportuna del cuidado de la salud orientado a niños a adultos debe ser específica para cada individuo comprendido entre las edades de 18 y 21 años. Una buena coordinación de las responsabilidades del paciente, las de la familia y la del sistema asistencial, debe permitir a los jóvenes optimizar su capacidad para asumir los roles y las actividades de adultos.

Publicado hace unos años por la Amercian Academy of Pediatrics, el informe Supporting the Health Care Transition from Adolescence to Adulthood in the Medical Home representa la opinión de expertos y el consenso sobre la implementación de la transición basada en la práctica para todos los jóvenes a partir de la adolescencia temprana. Proporciona una estructura para la capacitación y la educación continua para comprender mejor la naturaleza de la transición de los adolescentes y la mejor manera de apoyarla. Se anima a los médicos de atención primaria, enfermeros/as y otros profesionales y personal aliado, así como a los médicos de las especialidades concretas, a que adopten estos materiales y hagan que este proceso sea específico para los entornos y poblaciones atendidas.

Esta semana, la revista Pediatrics publica una revisión y actualización disponible en  2018 Nov;142(5). pii: e20182587. doi: 10.1542/peds.2018-2587. Epub 2018 Oct 22.

Para ser tenido muy en cuenta.

X. Allué (Editor)

(Imagen de Consultant360)

Written by pedsocial

5 noviembre 2018 at 20:28

Sarampión, otra vez

leave a comment »

Parece que no vamos a poder dejar de hablar de una infección por virus que viene creando graves problemas a la humanidad desde el inicio de los tiempos. O al menos así lo suponemos, porque no hay buenos registros de la enfermedad en el pasado antiguo. Casi todas las referencias históricas a esta enfermedad exantemática se remontan al médico persa Rhazés (Abu Bakr Muhammad ibn Zakariyya al-Razi; ar-Rayy, c. 865 – Bagdad?, c. 923). Con ello se dio en interpretar que es posible que una zoonosis viral del ganado ovino, mutase a la froma humana del virus y diera lugar a los primeros casos observados por Rhazés, que los describió disntinguiéndolo de otra enfermedad exantematica epidémica y también mortal como era la viruela. Si contamos desde entonces, el sarampión ha causado varios cientos de millones de víctimas mortales en todo el mundo. Cuando alrededor de la fecha del 12 de octubre, que conmemora el primer viaje de Cristobal Colón hasta el continente americano, se hicieron menciones críticas al genocidio de los originarios pobladores de las Américas. Sin restar un ápice al fenómeno histórico y las consecuencias que tuvo el encuentro de dos culturas en diferentes niveles de desarrollo, se puede resaltar que una buena parte del daño a la población autóctona se relacionó directamente con la transmisión de enfermedades contagiosas a quienes no tenian inmunidad específica por no haber sido nunca expuestos a ellas. La Enciclopedia de las pestes de JP Byrne señala que en 1529, un brote de sarampión en Cuba mató a dos tercios de los nativos que previamente habían sobrevivido a la viruela. Dos años más tarde, el sarampión fue responsable de la muerte de la mitad de la población de Honduras, y había devastado a México, América Central y la civilización inca. Fenómenos similares de mortalidad extrema por sarampión han sucedido en Groenlandia, la India y algunas islas polinesias.

Con el desarrollo de la vacuna, a estas alturas el sarampión bien podía haberse erradicado porque, al igual que la viruela, sólo existe el reservorio humano del virus. Hace poco tiempo, desde aquí anunciábamos que eso podía estar al alcance de nuestra sociedad (https://wordpress.com/post/pedsocial.wordpress.com/4903) cuando parecía extinguido el sarampión en todas las Américas.

Lamentablemente, políticas vacunales erráticas y la estúpida e incompresible reticencia de algunos a vacunar a sus hijos donde la vacuna está disponible y gratis, ha dado lugar a la reaparición de casos de sarampión en Europa. Este año se han registrado más de 40.000 casos y un número de fallecidos que supera la cuatro docenas. A las mencionadas causas de ausencia de vacunación se añaden la falta de disponibilidad de las vacunas en algunos países envueltos en conflictos bélicos, como Ukraina.

Quienes, por edad, hemos tenido la dolorosa experiencia de ver niños morir a causa de sarampión, no podemos dejar de recordar que la reaparición de la enfermedad no es algo perdonable ni admite excusas de ningún tipo. Y que la responsabilidad de evitarlo nos incluye a todos.

X. Allué (Editor)

(La imagen que ilustra este post está tomada de SlideTeam Inc.)

 

Written by pedsocial

29 octubre 2018 at 19:46

Publicado en 1

Tagged with , ,

La gripe del año 18

leave a comment »

Hoy empieza la campaña de vacunación contra la gripe de este año. La vacuna debe contener las cepas 

  • A/Michigan/45/2015 (H1N1)pdm09-like virus
  • A/Singapore/INFIMH-16-0019/2016 A(H3N2)-like virus (updated)
  • B/Colorado/06/2017-like (Victoria lineage) virus (updated)

Hace cien años, a estas alturas del 1918, la gran epidemia de gripe que asoló una buena parte del mundo desde la primavera de 1917, empezaba a remitir.

Los tratados clásicos de Pediatría social, eso que en los países anglosajones se conoce como “Community Medicine“, solían empezar con unos capítulos de epidemiología. Casi todos incluían un gráfico sobre mortalidad infantil, mostrando el considerable descenso de la mortalidad infantil a lo largo del siglo XX y, seguidamente, la relación sobre todo con el progreso social y cultural de las poblaciones. Lo que veis aquí al lado es un ejemplo que muestra el descenso durante la primera mitad del siglo pasado pero, rodeados en rojo, dos hitos, dos puntas significativas: una alrededor de los años 17-18 y el otro a los 36- 41. La segunda corresponde a la terrible Guerra civil española. La primera sin embargo, corresponde a la gripe del año 18.

Cada invierno la aparición del fenómeno epidémico de las infecciones por el virus de la gripe en sus diferentes cepas ( “Influenza virus” tipo A, el más común) genera dificultades que se generalizan en todos los ámbitos sociales: enfermedad, pérdida de horas de trabajo, pérdida de horas de escuela, carencias de recursos humanos, colas en los centros sanitarios, sobrecarga de los hospitales y, incluso, muertes, directas o indirectas. Ya hemos explicado que las epidemias son una forma social de enfermar.

Perdiéndose en la memoria de la gente por el paso del tiempo, queda el recuerdo de la gripe del año 18. Entre la primavera de 1917 y el verano de 1918, en el mundo se produjo una tremenda epidemia que causó más de 60 millones de víctimas mortales. Parece muy fácil de decir en una frase: 60 millones de muertos. Muchísimos más que los que causó la terrible Guerra Mundial, en aquellos momentos estaba llegando a sus episodios finales. Los historiadores bélicos dicen que la gripe y la afectación de los soldados combatientes fue un factor decisivo para alcanzar el armisticio. Han pasado 100 años y ningún otro fenómeno ha causado tanta mortandad en tan breve periodo, si bien si se suman todos los episodios bélicos que históricamente se cuentan como parte de la no menos terrible II Guerra Mundial serían más, pero en este caso más alargados en el tiempo y el espacio.

Apenas deben quedar algunos supervivientes, centenarios o no tan mayores, que recuerden de algún familiar muerto en aquella terrible epidemia. Hace unos años, en 2009 hubo una gran alarma mundial por el miedo a que una nueva epidemia mundial tuviese las mismas consecuencias. El virus que causa la gripe varía de año en año. Los virus de la gripe se clasifican según que lleven unas enzimas concretos: la hemaglutinina y la neurominidasa, reducidos en la nomenclatura a las iniciales H y N, y de un tipo específico que recibe un número: 1, 2, 3, etc . La gripe del 18 la produjo el virus de la gripe H1N1. La que se detectó en 2009 también era el H1N1, razones biológicas como para temer que podía tratarse del mismo. La epidemia se originó en México y se extendió pronto en Estados Unidos. Esto y la reacción un poco histérica de la directora general de la OMS, Margaret Chan, generaron una alarma mundial considerable. La carencia al comienzo de una vacuna eficaz en cantidades suficientes y la disponibilidad de unos agentes antivirales como el oseltaminvir (Tamiflu) y zanamivir (Relenza) motivaron que se levantaran sospechas de que la alarma se había creado artificialmente para beneficiar la industria químico-farmacéutica.

Estos incidentes en parte, la gripe nos visita cada año y hace 100 años que los científicos luchan por encontrar soluciones enfocadas a una fenómeno que tiene considerables costes en vidas humanas y también sociales, económicos e incluso políticos. Una buena parte de la historia de la investigación de la gripe y su causa fue relatada en el “best seller” escrito por la periodista especializada en temas de salud del New York Times Gina Colatta, titulado “Flu“. “Flu” es el nombre coloquial de la gripe en inglés. Deriva de que los síntomas de fiebre, mucosidad, tos, malestar general, etc. de la gripe se consideraban relacionados con el mal tiempo invernal y decían que “estaba bajo la influencia” del tiempo. Este nombre se asignó a un microbio, el Hemophilus influenzae, al que se hizo responsable la gripe hace cien años y que entonces ya era identificable. Después se vio que sólo era un agente complicante. El virus de la gripe de 1918 no se pudo identificar en aquel entonces. El libro de Gina Colatta cuenta la fascinante historia de la investigación que llevó a la identificación y aislamiento del virus tres cuartos de siglo después, cuando se encontró en los cadáveres de víctimas de la gripe enterrados en el hielo en el Ártico que habían permanecido congelados.

Quien quiera adentrarse en las complejidades de los avances de la ciencia, tiene en la gripe un amplísimo campo de estudio, alargado 100 años y que mantiene toda, aunque estacional, actualidad.

El resto, más preocupados por el día a día, tenemos que activar las medidas preventivas elementales, evitar el contagio que es principalmente por contacto con las manos, con lavados frecuentes, usar pañuelos desechables, rehuir de las aglomeraciones en espacios cerrados, cubrirse la cara cuando tosemos con el codo en vez de la mano o el puño, y, si enfermamos, utilizar medidas generales como la hidratación, los analgésicos-antitérmicos y el reposo. Los grupos que así lo tienen recomendado: personas mayores, chiquillos, grupos de riesgo como sanitarios y servidores públicos, deben vacunarse con la vacuna recomendada por cada año, aunque, la eficacia es variable y, este año, no lo es tanto. Con un poco de suerte no volveremos a vivir una pandemia como la de hace cien años, el terrible año 1918.

Vacunaos. Consultad vuestra autoridad sanitaria local.

 

X. Allué (Editor)

Republicando: una buena parte de este texto ha sido ya publicado, en catalán, en enero de este año.

Written by pedsocial

22 octubre 2018 at 7:21