Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Posts Tagged ‘Abusos sexuales

Spotlight

leave a comment »

Spotlight_(film)_posterHablar de los Oscars y la mejor película para este año (2015) puede parecer ajeno a la Pediatría social. Pero este año, el premio ha recaído sobre una película que trata el tema de los abusos sexuales a niños por parte de clérigos de la diócesis de Boston, EEUU y su denuncia desde un periódico local.

Spotlight , escrita y dirigida por Tom McCarthy incluye en su trama las vicisitudes sobre este tema, la ocultación por parte de la jerarquía eclesiástica y, también, la inhibición desde el propio medio ante unas denuncias ocho años antes.

Cuando estas materias llegan a Hollywood alcanzan una difusión universal. Y, lamentablemente, vemos como hemos recordado en otras entradas de este blog, que el problema de los abusos sexuales de los niños en escuelas confesionales mantiene su actualidad. Queda mucho por hacer.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

1 marzo 2016 at 11:57

Publicado en 1

Tagged with , , ,

Qué pueden hacer los profesionales dedicados a los niños frente a la pederastia

with one comment

imagesDe nuevo la pederastia recobra actualidad ante la denuncia de casos detectados en un colegio confesional de Barcelona. A los hechos se añade la comprobada ocultación de los mismos por parte de la organización propietaria del colegio, la inoperancia del ministerio fiscal  para proseguir una investigación y la displicencia de la judicatura al archivar los casos.

Un periódico resume como errores la sarta de despropósitos que han acompañado los hechos y que impidieron que fuesen denunciados. Y con ello el “fallo” de los protocolos existentes.

Desde este blog hace tiempo que nos referimos a la responsabilidad que tenemos todos ante los abusos sexuales contra los menores.

https://pedsocial.wordpress.com/2009/10/10/matrimonios-infantiles/

https://pedsocial.wordpress.com/2010/04/10/curas-pederastas-el-vaticano-y-los-ninos/

https://pedsocial.wordpress.com/2012/03/01/abusos-infantiles-y-distancias-culturales-bacha-bazi-una-forma-de-pederastia/

https://pedsocial.wordpress.com/2014/03/27/pedofilia-institucionalizada/

https://pedsocial.wordpress.com/2012/03/19/y-esto-solo-pasaba-en-los-paises-bajos-castracion-de-menores/

https://pedsocial.wordpress.com/2014/02/06/la-organizacion-de-las-naciones-unidas-urge-al-vaticano-acciones-sobre-los-abusos-sexuales-de-los-curas/

y de forma concreta a los abusos que han tenido lugar en el ámbito escolar en instituciones confesionales. La singularidad de este tipo de abusos asociada a clérigos católicos, que fue inicialmente detectada en los Estados Unidos, resulta esperable que se pudiese reproducir en otros países como Irlanda o España de larga tradición de colegios católicos.

También resulta comprensible que las asociaciones de padres de alumnos hayan expresado su preocupación porque estos casos graviten sobre los colegios y estigmaticen la enseñanza de esas instituciones. Pero, ¿realmente son casos aislados?

La comprobación de prácticas ocultatorias por parte de los colegios, a las que se suman las inoperancias judiciales hacen temer que se estén omitiendo numerosas instancias que, por la naturaleza de los hechos, han impedido a las víctimas denunciarlas.

Precisamente la naturaleza vergonzante de las agresiones sexuales en el ámbito escolar es la que nos obliga a todos a mantener una vigilancia extrema ante cualquier indicio o sospecha.

Los actos sexuales con menores son abusos. Los abusos sexuales son un delito. Quien los comete es reo de derecho común y como tal debe ser tratado. De hecho es un delito que puede perseguirse de oficio, como el terrorismo y otros delitos contra las personas, sin que tenga que mediar denuncia por parte de las víctimas. Y que como en cualquier caso de víctimas menores se debe hacer todo lo posible para evitar la victimización secundaria que supone tener que repetir declaraciones en ocasiones procesales múltiples.

Uno esperaría que el encubrimiento de los abusos sexuales tuviese el mismo tratamiento que la apología o la colaboración con el terrorismo “político”, porque poco hay más terrorífico que verse expuesto a la intromisión en la intimidad por abusos sexuales y las consecuencias sociales y psicológicas que pueden acompañar toda la vida de las víctimas.

Los profesionales que nos dedicamos a los niños, con el compromiso añadido de defender sus derechos, debemos ser activos en estas materias, asistir a las posibles víctimas, indagar los posible indicios, denunciar los conocidos y, en todo caso, exigir por todos los medios que las autoridades administrativas y judiciales la más exquisita diligencia cuando traten estas denuncias. Y, en el caso que las actuaciones caigan cortas de la realidad, perseguir también a los responsables, sean administraciones incompetentes, fiscales ignaros o jueces venales.

Los niños tiene esos derechos a ser protegidos.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

15 febrero 2016 at 20:13

La Organización de las Naciones Unidas urge al Vaticano acciones sobre los abusos sexuales de los curas

with one comment

imgresEl título de esta entrada de blog se alarga para precisar la noticia. El tema ya lo hemos tratado aunque con un titular oblicuo, pero con un texto preciso, atreviéndonos incluso a ofrecer ayuda profesional para la que nos consideramos capacitados. Y otra vez de manera más concreta: Curas pederastas. El Vaticano y los niños.

A riesgo de repetirnos nos referimos esta vez al informe elaborado desde la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, es descargable en .pdf aquí http://goo.gl/9roV3v. En él se insta al estado Vaticano al que se refieren como la Santa Sede, a adoptar medidas efectivas para presentar por escrito información relevante, responder a 13 preguntas concretas, ofrecer qué nuevas leyes o regulaciones han arbitrado recientemente sobre este tema y aportar, si están disponibles, los datos estadísticos relevantes que lo apoyen. El respetuoso lenguaje diplomático no está exento de una notable contundencia.

Y es que el tema lo merece. La Iglesia Católica es una organización multinacional de implantación en prácticamente todos los rincones del mundo. Los casos e incidencia de abusos sexuales con niños como víctimas y perpetrados por clérigos católicos también se han registrado en todos los rincones del mundo. Algo tan extendido es lógico que despierte todas la alarmas de un organismo como las Naciones Unidas, a lo que se añade la escasa respuesta y evasiva actitud de las autoridades religiosas, tanto locales como vaticanas ante semejante monstruosidad que, además, lleva desarrollándose durante mucho tiempo.

Resulta patético que algún representante como el portavoz vaticano, Federico Lombardi, de viaje en Madrid, quiera salir del paso diciendo que muchas de las acusaciones sobre casos de abusos a menores  por parte de miembros de clero responden a posiciones “muy ideológicas”.

Defender los derechos de los niños y denunciar los crímenes que representan los abusos sexuales a los menores desde un posición de superioridad, no es una posición “ideológica”: es un convencimiento y una obligación moral. La extensión, de ámbito realmente mundial, de tales prácticas delictivas y por parte de unos individuos pertenecientes a una confesión concreta y sometidos a una jerarquía organizativa, sí que es posible que tenga raíces ideológicas. Aunque nos parece que lo de “dejad que los niños se acerquen a mi”  (Mateo, 19, 13)  tenía un significado rotundamente distinto.

Los profesionales que se dedican a los cuidados, la educación o la atención a los niños deben estar muy alerta para detectar situaciones tan graves y no dejarse despistar por el supuesto prestigio social o profesional de los clérigos que, como se está viendo, es algo que no les confiere el hábito o la sotana. Y alinearse con las instancias como el Comité de los Derechos del Niño en la inequívoca defensa de tales derechos.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

6 febrero 2014 at 6:20

Y eso ¿sólo pasaba alli? Castración de menores

with 2 comments

Este fin de semana EL PAIS publica una noticia desde Holanda sobre la castración de menores en el contexto de una supuesta prevención de la homosexualidad (?) en centros escolares o de acogida de la Iglesia Católica.

Siempre nos ha resultado difícil comprender el carácter obsesivo de las jerarquias eclesiásticas católicas con la sexualidad. Una institución que, supuestamente tiene su origen y principal objeto en lo trascendental, divino y superior, dedica notabilísimos esfuerzos en ámbitos de la sexualidad y, a veces únicamente de la genitalidad, de la vida humana. No alcanzamos a saber si se trata de una simple herencia tridentina o anterior, si se enraíza en el compromiso—obviamente social, que no teológico—del celibato o en la exclusión de las mujeres del sacerdocio. Esa ocupación en asuntos de cintura para abajo, en lugar de ocuparse de los del cerebro para “arriba” no aparece reflejada ni en los Evangelios, ni el los escritos de los Padres de la Iglesia.

A ello se suma, y muy desgraciadamente, la inclusión de los menores como objeto de tales obsesiones. El natural ejercicio del magisterio de la Iglesia que lleva a ocuparse profesionalmente de la educación de forma extensa desde multiples y prestigosas instituciones de enseñanza, se ve entreverado de experiencias de pederastia extendida. Lo de “dejar que los niños se acerquen a mi” quería decir otra cosa, obviamente mal interpretada en una miríada de desgraciadas circunstancias. Y todo esto vergonzantemente soslayado hasta hace poco por las altas instancias de la jerarquía vaticana.

Desde la inexcusable defensa de los derechos de los niños sólo podemos pedirle a esa institución y modestamente que, como se dice en catalán: que se lo hagan mirar. Si no son capaces de explicárselo a ellos mismos y a los demás, que recurran a ayuda experta.

X. Allué (Editor)

Enhanced by Zemanta

Written by pedsocial

19 marzo 2012 at 8:12

Abusos infantiles y distancias culturales: Bacha bazi, una forma de pederastia

with 5 comments

Mi amigo Francisco Ortiz de Pinedo escribe una carta en el periódico local llamando la atención sobre la práctica conocida como Bacha bazi, traducido como “jugar con niños”, extendida en Afganistán.

En otra entrada de blog llamamos la atención sobre los matrimonios infantiles forzados ocurridos entre ciertas minorías étnicas de nuevos inmigrantes de origen en el Oriente medio.

Parece como si prácticas sociales ancestrales tuviesen su origen y ocurrencia entre culturas que actualmente tenemos demonizadas, como la del Afganistán, tierra de burkhas y guerra, el peor agujero del mundo y donde el esfuerzo bélico de las organizaciones internacionales (OTAN y ONU), supuestamente benéficas, sólo ha hecho empeorar las cosas.

Pero los abusos de menores suceden en todas partes, más o menos encubiertos (En el mismo periódico un par de días después se publicaba la absolución de un hombre de 64 años que había tenido “relaciones sexuales consentidas” con una adolescente de 13 años) o atribuidos a celebridades como el difunto Michael Jackson o los clérigos católicos.

La distancia cultural está sólo en el ojo del observador.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

1 marzo 2012 at 9:48

La detección de los malos tratos en la consulta

with 3 comments

La excelente publicación “Evidencias en Pediatria” explora en un artículo del número de junio de 2010 (twiteado recientemente)la cuestión de si un niño ha sido o no maltratado cuando se le visita en Urgencias.

El artículo escenifica una situación, por lo demás habitual en Urgencias de los hospitales docentes en la que un facultativo en formación se plantea la diferenciación entre unas lesiones que puedan ser accidentales o inferidas.

Cuando se repasa la información publicada encuentran dos revisiones sistemáticas recientes (2010), una en los Países Bajos y otra en el Reino Unido que coinciden en reconocer que no existe una forma simple, un baremo que facilite la distinción entre accidentes y malos tratos.

A uno le viene a la mente la actual profusión de series televisivas procedimentales dedicadas a la policía forense (CSI en sus tres localizaciones, BonesNCIS  etc.) y la brillantez y celeridad con que se resuelven los casos y sus controversias. Obviamente la distancia entre la realidad y la ficción se acrecienta cuando aparecen instrumentos altamente sofisticados que, además, ofrecen resultados en escaso tiempo, más próximos a la fantaciencia (SciFi) que a la dura vida de los investigadores policiales.

Jóvenes profesionales pueden sentirse frustrados ante las habituales avalanchas de pacientes en los Servicios de Urgencias, el polimorfismo y variedad de la patología y la incertidumbre que preside la premura y el ambiente.

En la consulta de Atención Primaria la situación cambia algo, el profesional suele conocer—al menos al cabo de un tiempo—a su clientela y, como en tantas otras cosas, la experiencia, la veteranía es un grado. Sin embargo el compromiso de la incerteza puede a veces jugarnos malas pasadas y añadir dificultades al diagnóstico.

Cuando tengo que ilustrar a los residentes sobre el drama de los malos tratos ofrezco un listado de realidades y recomendaciones que procuro repasar en cada ocasión que el diagnóstico se plantea.

Con eso, me atrevo a ofrecer éste listado. Por ejemplo:

– Como dice la publicación mencionada, no hay una regla simple ni un score diagnóstico de los malos tratos.

– Sólo el 3% de los malos tratos llegan a Urgencias.

– Los malos tratos ocurren en todas las clases sociales y en todas las situaciones familiares.

– La forma más común del maltrato es la negligencia. Los accidentes repetidos son un indicio de negligencia.

– Los niños con dificultades añadidas (retraso mental, hiperactividad, defectos físicos o sensoriales, etc.) son más a menudo víctimas de malos tratos.

– Los bebés de menos de 6 meses no se caen solos.

– Alto grado de sospecha ante cualquier lesión inexplicada.

– La propia explicación y su verosimilitud es esencial en la sospecha

– La suma de los factores sí altera el resultado: una vez, una lesión, un accidente, es una casualidad. Dos veces es una coincidencia. Tres veces… malo, malo.

– Las lesiones—heridas, quemaduras—en lugares poco accesibles como las axilas o la cara interior de los muslos tienen que estar muy bien explicadas para creérselas como accidentales.

– El fondo de ojo dice muchas cosas, incluso antes que una TAC.

– Al forense hay que darle toda la información y, además, nuestra interpretación—con todas las “c”: clara, corta, concisa, concreta y completa.

– La obligación del clínico es saber que ha pasado; no averiguar quien hizo qué a quién.

Pero no se debe olvidar que

– Mejor un culpable libre que un inocente procesado.

Y que, afortunadamente,

– La resiliencia de los niños juega a favor.

X. Allué (Editor)

Enhanced by Zemanta

Written by pedsocial

12 enero 2012 at 8:42

Tras las elecciones del 20-N: Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí

leave a comment »

Cuando, esta mañana, despertemos tras la jornada electoral del 20-N, nos va a suceder lo mismo que al personaje del fabuloso microrelato de Augusto Monterroso: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí“.

Cierto que los dinosaurios resultan últimamamente unos seres divertidos y que encantan a los niños. Probablemente sea porque, sabiendo que existieron, precismente sabemos que ya no están ahí. Pero el nombre de dinosaurio lo acuñó Sir Richard Owen en 1842 y deriva de “deinos”, terribles y “saurus”, lagartos: lagartos terrorificos. Cierto que los diplodocus parecen amables y pastueños, pero el Tiranosaurio y los malvados velocirraptores infunden miedo al más valiente. Los dinosaurios estuvieron un larguísimo tiempo en la tierra y, al parecer hizo falta que un cometa se estampara contra la Tierra a la altura de Yucatan  ( o quizá fue otro en la India ) para que desaparecieran.

Bueno, pues esta mañana, los lagartos terrorificos de la crisis económica, la deuda, el desempleo y, a los efectos de este blog, la vulneración de los derechos de los niños, el hambre, la marginación, los malos tratos y los abusos sexuales, siguen ahí, sentados a la puerta de nuestras primitivas cavernas, acechándonos.

Y va a hacer falta vestirse de San Jorge y empuñar la lanza si queremos vencerlos sin esperar al asteroide extinguidor. Va a continuar haciendo falta información, coherencia, resposabilidad, valentía, solidaridad y accion conjunta de todos los que defiendan los derechos y el sentido común para ello.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

21 noviembre 2011 at 8:55