Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Determinantes sociales – 3

leave a comment »

couch-potato1.2.- Determinantes sociales. Domicilio. Barrio, ubicación y composición del entorno. Características de la vivienda. Acceso a servicios. Situación laboral y recursos económicos. Escolarización: centro, nivel escolar, rendimiento escolar, cumplimiento. Ocio: actividades extraescolares, práctica deportiva, actividad vacacional.

Se puede argumentar que los determinantes sociales de la realidad son materia para recoger, evaluar o incluso actuar por parta de otros profesionales que los sanitarios. Eso es cierto, pero mientras que a las consultas de Pediatría se acude espontáneamente, no es así a las de trabajadores sociales, a las que se refiere a los pacientes cuando se detecta alguna condición que precise atención; y para conocer eso hace falta tener la información, al menos superficial del entorno del niño.

Los detalles sobre el domicilio y el barrio o pueblo suelen estar incluidos en los datos generales de identificación. Conviene por tanto tener un conocimiento previo de las distintas realidades de calles, barrios y urbanizaciones del entorno. Las características de la vivienda ya conviene conocerlas ante consultas en las que los componentes ambientales jueguen algun papel. Por ejemplo ante patología respiratoria de repetición sugestiva de alergias, cuando se debe inquirir sobre la vivienda y concretamente sobre la habitación donde duerma el niño, etc.

El acceso a los servicios es también importante: distancias, comunicación o la misma existencia de tales servicios. No es lo mismo vivir en la misma calle donde está el centro de salud, la farmacia y el supermercado más grande, que vivir en una barriada extrema alejada fisicamente de todo. O vivir en la trama urbana versus habitar un vivienda rural aislada. Las distancias también se alargan según la hora del día o las condiciones meteorológicas, como sabe cualquiera que haya tenido que buscar una farmacia de guardia en medio de una noche de tempestad.

La situación laboral de los padres es un claro determinante social, y no sólo por condicionar los recursos económicos familiares, sinó por tod lo que la carga laboral representa en los dos sentidos: por exceso de trabajo o dedicación, que resta tiempo y espacio a la atención familiar o, al contrario, por el peso que tiene el desempleo en la vida emocional de las personas.

La escolarización de los niños es un derecho universalmente reconocido. Y, además, es obligatoria, por ley y desde hace muchos años. Sentado esto, conocer el tipo de centro, público, concertado o privado, coeducacional o segregado por sexos, confesional o aconfesional (quizá laico no acierta del todo con la realidad), de educación especial o elitista, es conveniente. El nivel en que se encuentre el niño debe compararse con su edad cronológica, afinando en los primeros años según la fecha de nacimientos; es decir: si es de los pequeños o de los mayores de su clase. Y lo mismo con el rendimiento escolar. Valorar el cumplimiento o, al contrario, el absentismo es primordial, al asociarse el absentismo escolar coon multitud de problemas.

La escuela ocupa una buena parte del día de los niños, Quizá incluso demasiado, según opiniones acreditadas. Pero hay que tener un conocimiento de lo que se hace en las horas libres. La profusión de actividades extraescolares debe vigilarse y, a la primera oportunidad, obtener la opinión de los niños con independencia de la de los padres. Ir al cole es obligatorio. Pero hacer tres horas de tennis cada día porque a papa le gustaría que su nena llegue un dia a Wimbledon, puede ser una solemne majadería. Sobre todo si a la niña no le gusta. Y cuidado con los deportes pseudoinfantiles como la gimnasia rítmica, que pone en estrés los cuerpos y las mentes de muchos de sus protagonistas. En el otro extremo están las “patatas de sofá” (en inglés: “couch potatos“) derrumbados ante un televisor con programas idiotizantes durante horas y horas sin fin.

No todo el mundo puede irse de vacaciones cuando concluye el año escolar. De ahí la importancia de fomentar las colonias vacacionales infantiles subvencionadas. Aunque no ocupen todas las largas vacaciones del calendario español, el desplazamiento fuera del hogar familiar y la convivencia con otros niños, por cortas que sean, las estancias fuera de casa son siempre recomendables. Conocerlo es importante.

 

X. Allué (editor)

 

 

Written by pedsocial

17 febrero 2017 at 6:21

Determinantes familiares – 2. Anamnesis

leave a comment »

checklistSeguimos con una discreta ampliación de lo que son los determinates familiares de la realidad de cada niño:

1.1.- Determinantes familiares. Composición familiar. Estructura. Componentes. Historia familiar. Pedigree (Árbol familiar). Edad y sexo de cada miembro. Nivel educacional. Nivel económico. Proyecto familiar y expectativas.

Conocer la estructura de la familia es capital para entender la realidad de cada niño. No se puede dar por supuesto nada porque la composición de las familias ha cambiado enormemente en los últimos 50 años. No es que antes las cosas fueran más simples; más bien es que se mantenían estructuras forzadas por la presión social y en contra de voluntades totalmente legítimas. Los determinantes de los cambios han sido los reconocimientos de derechos, especialmente de las mujeres, que respetaban su independencia, ayudados por dos factores principales: el acceso al mundo laboral-profesional y el control de la natalidad. El primero contribuye a la independencia económica y el segundo a la planificación de la descendencia, responsabilidad biológica de las mujeres. La amplia variedad de modelos: biparentales, monoparentales, de paternidad biológica, adopciones, subrogaciones, homosexuales, etc. se debe conocer sin introducir elementos de juicio crítico. En teoría y en cuanto a derechos, no deben haber diferencias. Aunque, y como decía un torero famoso, con un profundo acento andaluz: “Es igual, pero no es lo mismo“. Especialmente a la hora de evaluar determinantes genéticos de la salud y de la enfermedad, cada vez mejor conocidos y de mayor trascendencia.

Igualmente importante es obtener información sobre el nivel educacional de los progenitores y, en todo caso, para establecer discriminaciones positivas. Sobre todo cuando haya que realizar recomendaciones de una cierta complejidad que requieran algunos conocimientos.

El nivel económico puede ser un dato más frío y sólo de importancia en los niveles más extremos, en los que la precariedad y las penurias tengan relevancia. (En una consulta de Atención Primaria, al prescribir una prueba complementaria, para cuya realización había que acudir al hospital algo distante, la madre anunció que no podría ir hasta pasados unos días porque no tenía dinero para el autobús…)

Algo más complejo y menos común a inquirir es cuál es el proyecto familiar y las expectativas que la familia tenga. Este tipo de encuesta requiere tacto, habilidad, discreción y capacidad de interpretación de la información que se obtenga.

Todo lo dicho puede conseguirse en un breve intercambio conversacional, pero tampoco hace falta hacerlo todo a la vez y todo en la primera visita. La madurez del facultativo o el profesional sanitario, y sus habilidades relacionales lo harán más o menos fácil. En cualquier caso la información siempre es conveniente y su propósito es mejorar el conocimiento del niño y su entorno.

X. Allué (Editor)

 

 

Written by pedsocial

14 febrero 2017 at 6:17

Hans Rösling (1948-2017) – Obituario

leave a comment »

220px-hans_rosling_2012_shankboneEl pasado dia 7 de febrero falleció Hans Rösling, profesor de Salud Internacional del Karolinska Institutet, mundialmente conocido por sus contribuciones al conocimiento de la salud y la enfermedad en el planeta, excelente comunicador y una gran persona. Director de la Fundación Gapminder, desarrolló el sistema Trendalyzer, un software de visualización de información mediante la animación de estadísticas. Sus presentaciones en TED atrajeron el interés de muchos académicos y estudiantes por la claridad de sus exposiciones y, sobre todo, por su compromiso social. Las mejores se pueden volver a ver en The best Hans Rosling talks you’ve ever seen/Playlist/TED.com . El profesor Rösling añadió una nueva dimensión al conocimiento de la salud internacional. Los que nos hemos beneficiado de sus enseñanzas lo recordaremos siempre.

Written by pedsocial

13 febrero 2017 at 5:35

El contexto social y cultural. Determinantes familiares y sociales

leave a comment »

check-listHace unas jornadas, una amable seguidora nos planteaba la pregunta: ¿CÓMO LLEGAR A LOS DETERMINANTES FAMILIARES Y SOCIALES?, en el contexto de cómo intentar conocerlos para la toma de decisiones. Nos comprometimos a tratarlo y vamos a intentarlo, si es posible en las siguientes entradas del blog, un poco en un estilo más pedagógico que otra cosa; es decir, en forma de lecciones. No estamos seguros de que eso tenga o no una acogida favorable, pero ya lo veremos.

A guisa de guión y respetando su terminología:

1.- Determinantes familiares y sociales

1.1.- Determinantes familiares. Composición familiar. Estructura. Componentes. Historia familiar. Pedigree (Árbol familiar). Edad y sexo de cada miembro. Nivel educacional. Nivel económico. Proyecto familiar y expectativas.

1.2.- Determinantes sociales. Domicilio. Barrio, ubicación y composición del entorno. Características de la vivienda. Acceso a servicios. Situación laboral y recursos económicos. Escolarización: centro, nivel escolar, rendimiento escolar, cumplimiento. Ocio: actividades extraescolares, práctica deportiva, actividad vacacional.

2.- Determinantes culturales

2.1.- Situación étnica, procedencia y origen familiar. Idioma familiar. Experiencias sociales. Integración en el entorno. Adscripción religiosa. Herencia social.

 

Para llegar a los determinantes es preciso conocerlos, es decir que la historia clinica social detallada y cuanto más promenorizada sea, mejor nos ayudará a entender la realidad de cada niño y familia atendidos.

En próximas entradas detallaremos la gestión de todas estas materias.

La pregunta de cuándo un Pediatra de Atención Primaria con 35 niños por jornada laboral, a 10 minutos por visita, más lo que haga falta para ordenación de vacunas, etc. va a poder completar una historia clínica social, evidentemente no tiene respuesta ahora. Pero ya nos meteremos con ello. Ánimo.

 

X. Allué (Editor)

 

 

Written by pedsocial

9 febrero 2017 at 6:57

Violencia vicaria

leave a comment »

to-kill-a-childYa lo hemos comentado en otras ocasiones: la violencia machista, la violencia contra las mujeres tiene daños colaterales. Cunado se trata de vilencia doméstica, es decir en el ámbito del hogar familiar, si existen hijos, éstos son tan víctimas como sus madres. Save the Children ha presentado un extenso informe, también citado aquí aformando que en la violencia doméstica no hay una única víctima. En mayo de 2010, hace ya siete años, nos dirigimos por escrito al Juzgado de Violencia Doméstica de nuestra ciudad poniendo de manifiesto que los niños son también víctimas en los casos de violencia doméstica. De hecho nos atrevimos a afirmar que en situaciones de sospecha de violencia, incluso cuando las mujeres víctimas no reconozcan que los son, la autoridad judicial deberia actuar de oficio para la protección de los menores implicados o en riesgo. El mero hecho de que haya peleas y conflicto ya pone a los hijos en situación de víctimas y por ello deben ser protegidos. Tal es una puerta abierta a las actuaciones policiales y judicales que, lamentablemente, se utilizan pocas veces. Y luego pasa lo que pasa.

Esta semana pasada un luctuoso suceso ha elevado el nivel de la perversidad cuando un padre, con el propósito de dañar a su pareja, se ha arrojado por una ventana con su hija de apenas un año, resultado ambos muertos. Que el suceso haya tenido lugar en un centro asistencial añade complicaciones al caso y evidencias de descuidos no facilmente explicables. Y con ello responsabilidades que deberían depurarse.

El caso eleva a 23 las victimas infantiles recientes de la violencia llamada vicaria, como presentan algunas organizaciones feministas. Sin discrepar con el planteamiento, a nuestro entender esa violencia no es ni vicaria ni secundaria: está directamente dirigida con los niños: matar niños es matar niños, cualquiera que sea el móvil inicial, violencia doméstica, femenina, guerra o lo que sea. Quien mata niños no merece perdón. Ni presunciones de inocencia, ni consideración de trastorno mental ni atenuante alguno. Herodes.

 

X. Allué (editor)

 

Written by pedsocial

6 febrero 2017 at 5:54

Lapso

leave a comment »

Vacaciones en enero han motivado la desatención a este blog.

De vuelta.

 

XA

Written by pedsocial

5 febrero 2017 at 19:53

Publicado en 1

Tagged with ,

Fimosis y para fimosis

leave a comment »

isSupongo que no voy a sorprender a nadie afirmando que el órgano sexual masculino humano, el pene, es un órgano social. O sea que además de su función de conducción de las excretas urinarias, su uso más común tiene que ver con las relaciones sociales. También las reproductivas, pero eso es menos común y esporádico, ¿no?.

Para su función se requiere su integridad física y funcional, el correcto equilibrio de sus proporciones con las contracciones de los plexos cavernosos y el flujo sanguíneo dependiente de estímulos neurohormonales, de respuestas activas y pasivas que, además, contribuyen a la progresión de las emociones de sus propietarios y, también de sus parejas. Órgano social por antonomasia.

No debe sorprender entonces que a lo largo de la historia de la humanidad haya despertado el interés de todos, pero especialmente y además, de los que detentan o detentaron algún poder y con ello control social.

Lamentablemente en algún momento algún prócer desgraciado que no sabía bien que hacer con su distracción favorita se vio afectado por un doloroso fenómeno al que hemos dado la denominación de parafimosis. Fimosis, como sabéis, se refiere a la estrechez relativa del orificio exterior del prepucio, la extensión de piel que cubre el extremo del pene, el glande. Los anatomistas lo llamaron glande porque les recordaba la forma de las bellotas, glans, en latín. A los ciudadanos poco rurales les puede suceder que, y al contrario, cuando ven una bellota, les puede parecer que tienen aspecto de pene. Bien deletreado, porque el glande no es “grande”, y en reposo, más bien pequeño, comparativamente. La piel que cubre el glande, el prepucio tiene un orificio de reducido diámetro que, en las edades tempranas de la vida apenas puede permitir deslizar el tal prepucio para hacer emerger el glande, ¿verdad? A eso se dio en llamar fimosis que viene a decir que es estrecho. Si no se dilata con cuidado, en edades posteriores y cuando el órgano alcanza un mayor tamaño, deslizar el prepucio puede ser no sólo dificultoso, sino incluso formar un anillo por el que apenas cabe el glande, fenómeno doloroso y no fácil de revertir: la parafimosis. El mencionado prócer probablemente dio en intentar, literalmente, cortar por lo sano dando con ello origen a la idea de que para fimosis, o para la fimosis, había que tajar y promovió que tal maniobra se extendiese a todos los miembros de los miembros de su comunidad. Y por si había las naturales resistencias, lo convirtió en obligación religiosa. Maldita costumbre de extender a todo el mundo lo que son problemas de uno. El fenómeno se popularizó entre las culturas de lo que luego se ha conocido como Oriente medio hasta convertirse en una cuestión de vida o muerte, porque unas y otras culturas completaban la circuncisión con algunas diferencias. Tal relata primorosamente en una de sus novelas sobre corsarios Arturo Pérez Reverte: cuando se abordaba una nave y los corsarios del rey hacían prisioneros, lo primero era bajarles los calzones. Si estaban enteros, identificados como cristianos podían optar a incorporarse a la fuerza de sus captores. Si estaban bien y completamente circuncidados, se identificaban como adeptos a la fe mosaica y entraban a formar parte de la nómina de los remeros de las galeras. Si la circuncisión era más o menos incompleta, los identificaba como hijos de Alah y, en tal coyuntura, eran invitados a saltar la borda con algunos acerados estímulos de lanzas y espadones, para servir de pasto de los peces, que también son de Dios. Tales prácticas entraron en desuso, pero nadie nos puede asegurar que no se reactiven de nuevo, habida cuenta la desgraciada situación política del arco mediterráneo inferior.

Los recientes movimientos migratorios han devuelto actualidad a las integridades prepuciales y su, literalmente, manejo. Los pediatras sociales deben prestar atención a lo que los prepucios representan para ciertas culturas e intentar conocer las preferencias, para defender que tales prácticas no produzcan daños físicos o de otra índole a los niños. Y para contribuir a racionalizar, si eso es posible, las mentalidades de padres en vías de occidentalización. Con los clérigos más interesados en manosearles el pene a los niños, cualquiera que sea su intención, hay poco que hacer.

X. Allué (Editor)

 

NOTA: de este tema ya hemos hablado antes en https://pedsocial.wordpress.com/2011/07/05/mutilaciones-genitales-y-otras/

Written by pedsocial

24 enero 2017 at 6:59

Publicado en 1

Tagged with , , ,