Pediatria social-Social Pediatrics

Blog de Pediatria Social

TEA: trastorno del espectro autista. Screening

leave a comment »

Haciendo una búsqueda por palabras clave en un fondo bibliográfico, me he topado con la realidad de que la palabra “autismo” solo difiere en una letra de “b-autismo”, en español.

En este blog hemos tratado el tema del autismo en varias ocasiones y, en algunas, precisamente sobre las dificultades que presenta el cuadro clínico por su variabilidad y complejidad, incluso desde la propia definición. Más recientemente, se ha “b-autizado” con la no menos imprecisa denominación de Trastorno del Espectro Autista, TEA para los aficionados a las siglas y los acrónimos.

Para el público en general, la incorporación del vocablo “espectro”, un anglicismo a su vez tomado de la Física de la luz y su descomposición en una miríada de colores, que no solo siete, no resulta del todo acertada. Espectro tiene un significado común fantasmagórico que los anglosajones resuelven parcialmente empleando “spectre” para los fantasmas y “spectrum” para el de los colores del arco iris. La imagen de un ente ominoso abatiéndose sobre el tierno desarrollo psicomotor de un niño o poseyendo su alma seguro que se ha presentado en la imaginación de más de uno.

Casi todas las informaciones reflejan un incremento en las cifras de la incidencia de autismo en los países desarrollados. En el gráfico que mostramos de https://www.focusforhealth.org/autism-rates-across-the-developed-world/ no figuran la cifras para España, pero otras fuentes la elevan a 170 casos por cada 10.000, una tasa de 1 por cada 59. Ello situaría España en el 5º lugar del mundo.

Existen, sin embargo, diversas controversias diagnósticas. La sistemática del diagnóstico es discutible y, especialmente, el diagnóstico precoz, para muchos la clave del éxito en la aproximación terapéutica. El acuerdo sobre métodos de despistaje (screening) para aplicar a toda la población infantil dista de ser unánime (http://www.medscape.com/viewarticle/851077?nlid=88741_455&src=wnl_edit_medn_peds&uac=45839CV&spon=9&impID=843061&faf=1)

Si el Trastorno del espectro autista viene a ser como el epítome de los trastornos de la socialización en la infancia, asociado o no a defectos del neurodesarrollo, la vigilancia y atención a la aparición de síntomas debe ser objeto de preocupación de todos los profesionales implicados en la atención de los niños pequeños.

 

X. Allué (Editor)

 

Anuncios

Written by pedsocial

18 febrero 2019 at 7:34

Publicado en 1

Tagged with , ,

Battered babies – nadons maltractats

leave a comment »

Al nostre entorn, en les setmanes que portem d’any ja s’han enregistrat dos casos de nadons de poques setmanes de vida agredits pels seus pares. Un és mort i l’altre està greu a la UCI del meu hospital. Ambdós casos coincideixen que els pares són parelles molt joves, molt probablement enfrontades a la cura d’un infant no desitjat i pel que no es troben en condicions mentals d’assumir. La concomitància d’antecedents d’abusos i violència anterior, consum de drogues i situació social inestable són tan comuns i habituals que es pot dubtar que siguin determinants.

La Direcció General d’Atenció a la Infància i Adolescència (DGAIA) de la Generalitat de Catalunya comptabilitza més de 9000 nens sota la seva custòdia. Nens que els seus pares no poden, no saben o no es mereixen tenir-los. De ben segur massa nens que desborden els recursos dedicats i als que els hi espera un futur incert.

Els pediatres i altres professionals dedicats a la infància poc poden fer més que detectar els casos, denunciar-los i intentar que se’ls hi posi algun remei. Però no hem de deixar de demanar als poders que tinguin en compte aquesta epidèmia social i la necessitat d’esmerçar tota mena de recursos per la seva contenció. És el futur d’una part de la nova població que està en joc.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

15 febrero 2019 at 18:45

10 años del blog de Pediatria Social

leave a comment »

Este 9 de febrero se cumplían diez años desde la publicación de la primera entrada o post de este blog. Un decenio de dedicación a los temas que afectan a los niños, a su atención, a la Pediatría y, más específicamente la Pediatría social, los aspectos profesionales de esa atención y la defensa integral de los derechos de los niños, de los menores.

Se han publicado 924 entradas o “posts” sobre una variedad de temas (ver la nube en la columna de la derecha) que han recibido casi 600.000 visitas. Algunos temas han movido una expectación notable como “Día internacional de la mujer…muerta” que recibió 36.000 visitas en un día. Unos pocos han despertado controversia y numerosos comentarios, aunque en general y como sucede en muchos blogs, los comentarios son escasos.

La acogida en el ámbito mundial incluye un par de docenas de países, generalmente de habla hispana. Notablemente, aparte de España, México, Colombia y los Estados Unidos, que al fin y al cabo son los países con mayor contingente de población que hablan español. Que este blog se edite desde Cataluña se hace evidente en muchos textos. Tal no ha sido de la satisfacción de la Sociedad Española de Pediatría Social, que en un gesto de censura política decidió suprimir el enlace en su página web. Semejante arbitrariedad motivó nuestro alejamiento definitivo de la sociedad que inicialmente acogía esta iniciativa. Esta situación ejemplifica la actitud de una parte del estado español contra la realidad de Cataluña más allá y por encima de consideraciones profesionales, técnicas, clínicas o incluso intelectuales. Y quizás ayude a los lectores a entender porqué una mayoría de los ciudadanos de Cataluña desean  tener la oportunidad de decidir si deben o no seguir formando parte de un estado que no les trata como iguales.

En respuesta a esa situación, desde el blog se emplean otros idiomas, además del español, en las entradas, esencialmente el catalán y el inglés. La acogida, en forma de visitas al blog, en estos otros idiomas, se mantiene la mismo nivel o incluso superior, lo que nos anima a continuar en esa línea.

La situación de los niños en el mundo a lo largo de estos diez años se ha ido modificando sensiblemente. Especialmente en algo tan fundamental como la supervivencia. Las cifras de mortalidad infantil han ido disminuyendo en todo el mundo, notablemente en los países menos privilegiados. y sobre todo, que la tendencia se ha mantenido lo que nos hace esperar una continuada mejoría.

Lamentablemente muchos parámetros de la salud infantil y del respeto a sus derechos siguen todavía lejos de lo deseable. Así los objetivos de una iniciativa como este blog continúan siendo algo a lo que dedicar esfuerzos y así lo seguiremos haciendo, mientras se pueda.

Nuestro agradecimiento a quienes nos visitan y nos leen es donde descansa el estímulo para continuar la tarea.

 

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

11 febrero 2019 at 11:00

Pederastia y abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica

with 2 comments

Cuando la actualidad sitúa en nuestra proximidad acontecimientos luctuosos no es fácil substraerse de contemplarlos con mayor espíritu crítico y contribuir a su denuncia pública. Esa proximidad también moviliza pues nos acerca a una realidad que ya no es remota y lejana, sino inmediata.

En este blog ya hemos dedicado entradas al tremendo problema de los abusos sexuales de niños por parte de quienes se daría por supuesto que ejercían una función de custodia y educación como es el caso de los clérigos católicos. Y también de la escasa y oblicua respuesta a esa realidad por parte de las autoridades eclesiásticas.

Después de los casos de los colegios de los Hermanos Maristas, estos días han alcanzado los titulares de los noticiarios las denuncias de casos de pederastia en el monasterio benedictino de Montserrat, en alguna parroquia rural de Girona y, más específicamente, en la de un pequeño pueblo muy cercano a la ciudad desde donde escribimos, del que era responsable el cura párroco que ejerció allí durante más de treinta años.

El monasterio de Montserrat es una centenaria institución de enorme prestigio en Catalunya, prestigio no solo religioso sino también político por su carácter simbólico y por ser un núcleo de la defensa de las realidades culturales catalanas, especialmente en los años de plomo de la dictadura. Muchas familias catalanas católicas conservadoras tenían a gala integrar a sus vástagos más pequeños para su educación primaria en el monasterio. Muy significativamente tenía importancia la participación en la “Escolania”, Scola cantorum, coro infantil de gran prestigio. Varios de mis más prestigiosos colegas en mi universidad fueron “escolans” de Montserrat. La denuncia pública, diferida varias décadas, de casos de pederastia atribuidos a un monje encargado de las actividades de excursionismo, ha hecho tambalear los cimientos del monasterio asentado en la montaña sagrada del macizo de Montserrat, de tan peculiar paisaje.

El caso del pueblo cercano contiene la circunstancia que una de las víctimas sea un popularísimo miembro de una banda de rock, quien ya en su día creó una canción cuya letra aludía a la experiencia de la víctima de abusos siendo menor.

Hace ya tiempo que la dureza de las estadísticas ha descartado que los abusos a menores por parte de clérigos católicos se tratase de casos aislados. En los Estados Unidos la extensión y amplitud de la casuística ha conducido a numerosos procesos judiciales y a una extraordinaria cantidad de dineros para compensaciones a las víctimas que ha puesto en jaque la economía de las diócesis americanas.

La entrada de la Wikipedia en inglés sobre Casos de Abuso Sexual en la Iglesia Católica aporta 342 referencias bibliográficas sobre el tema. La versión en español contiene 181 referencias. Sin embargo, llama la atención que en las referencias por países no aparecen ni España ni Mexico, países com amplias mayorías católicas en su población. Ello queda abierto a interpretaciones, pero la más plausible es que se trata de países en los que la influencia de la misma Iglesia católica ha impedido la denuncia de casos.

Si se me permite una referencia personal, en mi ciudad había solamente dos instituciones dedicadas a la enseñanza media: un colegio católico de Hermanos de La Salle y un Instituto estatal. Yo realicé mi bachillerato en el instituto. Los críos de una y otra institución jugábamos juntos en la calle. Entre juegos y chanzas sí puedo recordar lo que corría entre nosotros en relación con los hermanos de la La Salle. Una definición, con la crudeza y el lenguaje soez de la chiquilleria era, a la pregunta de “¿Qué es un hermano?”, la respuesta era: “Un maricón con una bragueta que le llega desde el cuello hasta el suelo” (sic!). Todos sabíamos que algunos hermanos “tocaban” a los niños.

A estas alturas de la historia creemos que, pese a las protestas interesadas de lo contrario, la pederastia en el seno de los miembros del clero católico se relaciona directamente con las restricciones canónicas a una vida sexual común entre los clérigos. El celibato no forma parte de las prescripciones evangélicas y se introduce en la tradición católica cuatrocientos años después de la muerte de Jesucristo. La controversia sobre el celibato de los clérigos forma parte substancial de lo que fue la Reforma protestante y las guerras de religión de la Edad Moderna en Europa. Es muy probable que existan otras motivaciones de carácter psicosocial, pero la resistencia al reconocimiento de lo que es palpablemente un crimen, por parte de las autoridades eclesiásticas, deja a la jerarquía católica en una situación poco defendible.

Como cerrábamos el primer escrito sobre este tema, hace ya nueve años: “A los pediatras sociales nos incumbe la atención no sólo del 4% de los abusados por clérigos, sinó del 100% de los abusados. A los perpetradores de los abusos les corresponde enfrentarse a la justicia ordinaria. A las autoridades vaticanas sólo se me ocurre recomendarles que se lean de nuevo los evangelios.”

X. Allué (Editor)

 

 

Written by pedsocial

4 febrero 2019 at 20:10

Human Rights and Health in 2019

leave a comment »

This the Editorial of The Lancet of January 26, 2019

A pattern of political turmoil, violence, and intolerance in all corners of the world, from Europe to Asia and the USA, is following a rise of populist leaders and authoritarian governments. Human rights are under autocratic threat. Once-influential rights defenders, such as the USA, have faded away, risking a void in the global defence of human rights. This gloomy reality is underscored in Human Rights Watch’s World Report 2019, released Jan 17, which summarises key human rights issues in nearly 100 countries and territories worldwide. This year’s annual report sends a clear message: that human rights violations propagated by autocratic leaders throughout 2018 continue to imperil the health of the world’s most vulnerable populations.

Read more

A grim picture, but notice the final sentence:

global unity is a force that needs to be harnessed to truly shift the power dynamics in 2019 and to make it a year of triumph for both human rights and health. It will be a tough journey.

Alas! there is hope, but the burden is on us.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

31 enero 2019 at 6:09

Publicado en 1

Tagged with , , ,

El rescate de un niño muerto

with one comment

Las desgracias, como acontecimientos, tienen la tendencia a convertirse en sucesos. Y los sucesos, a su vez, en noticias. Años de pasarnos por redacciones de periódicos y emisoras de radio nos han enseñado que hay un espacio para los sucesos: las crónicas de sucesos, en su mayoría de carácter luctuoso. Pero también nos enseñaron que no todos los sucesos son noticia. Y que, en general, los sucesos dejan de ser noticia en cuanto aparecen otro nuevos.

Pero las cadenas de televisión tienen otros principios. A pesar de la enorme ventaja o complemento de las imágenes y, aún más, de las imágenes en movimiento que ofrece la televisión en directo o en diferido, la exposición de las noticias no ha conseguido separarse de la parte de espectáculo que la televisión tiene heredada del cine. Los noticiarios en el cine, que habitualmente aparecían como complemento del espectáculo cinematográfico, perdieron su espacio con la aparición de la televisión. De memoria más o menos infausta por su parcialidad y culto al estado nacional-católico del franquismo estuvieron los Noticiarios y Documentales, el No-Do, que durante décadas parasitó nuestra atención en los tiempos en blanco y negro de la dictadura.

La mezcla de la batalla por la audiencia con la necesidad de cubrir todos los horarios durante las 24 horas del día han conducido al esperpento de convertir en noticia cualquier suceso  y, como su evolución se prolongue en el tiempo por la razón que sea, instalar el suceso como acontecimiento histórico de continuidad, genere o no hechos noticiables. Los canales generalistas privados extienden sus programas de noticias intercalados con paneles de coloquio, transmitiendo la actualidad desde corresponsalías como si de un evento continuo, como un partido de fútbol, se tratara.

Lamentable y vergonzante ha sido el tratamiento concedido al rescate de un niño pequeño precipitado en un pozo de pequeño diámetro abandonado, durante las dos semanas que ha tomado la recuperación del cadáver. Algunas cadenas mantenían una imagen continua en un recuadro incluso cuando era evidente que no había actividad alguna en el lugar, mientas los contertulios pontficaban desde su habitual ignorancia sobre el hecho, sus orígenes y su evolución.

Todo ello coincidía en el tiempo con las lamentablemente tremendas situaciones de los emigrantes africanos ahogándose en las aguas del Mediterráneo, junto con los impedimentos administrativos gubernamentales a autorizar la salida al mar de los barcos de organizaciones dedicadas al rescate de náufragos.

Un niño muerto bajo tierra origina una atención que varias docenas de niños ahogados no tienen porque filmar las olas de mar que los ha engullido tienen poco atractivo. Solo si esas olas empujan un cadáver a la orilla como el de Aylan Kurdi, el niño sirio hallado muerto en una playa del mar Egeo hace dos veranos, alcanzan el espacio de los noticiarios.

En catalán se emplea la frase “…deberíamos hacérnoslo mirar“, mejor o peor traducida de la idea de que ciertas realidades merecerían atención facultativa. Quizás lo que debemos es precisamente no mirar. No regalar nuestra atención a las truculencias del morbo televisivo. A lo mejor conseguimos que, al disminuir las audiencias, los desalmados directivos de las cadenas y los malos periodistas que les obedecen renuncien a su perversidad interesada. Especialmente cuando se trata del dolor y la muerte de niños.

X. Allué (Editor)

 

(Imagen de archivo de la Guardia Civil)

Written by pedsocial

29 enero 2019 at 6:18

Publicado en 1

Tagged with , ,

Lecciones de Anatomía…social: el istmo de las fauces

with one comment

Desde que lo oí por primera vez, lo del istmo de las fauces me resultó como un lugar extraordinario, mítico, y hasta feroz. El istmo de las fauces suena como el paso de Natersa, la puerta de Tanhauser o las del propio infierno: un lugar de fantasía medieval, gótica, terrible, al que atravesar con dificultades. Peor que los estrechos de Scilla y Caribdis…

Pero el istmo de las fauces es un lugar anatómico conformado por los pilares amigdalares, cuando la boca da paso a la faringe: la garganta, el “gargamalló” en catalán. Habitualmente paso franco del aire de la respiración y de los alimentos.

Hace poco se preguntaba “El médico de mi hijo”, Jesús Martínez Alvarez: “¿Por qué les preocupa a los padres tanto la garganta?” y se respondía a si mismo diciendo que  es “porque la garganta la ven”. Cierto. Pero mi respuesta de antropólogo médico ha sido que, probablemente, por un miedo atávico, retenido en la mente colectiva. Miedo al “garrotillo”, miedo a las amigdalitis estreptocócicas, a la angina o las anginas más o menos ominosas.

Como tantos pediatras, durante años los depresores de lengua de madera han figurado como parte de mi equipo standard de exploración. Mi padre, pediatra de la primera mitad del siglo pasado, diseñó e hizo construir un depresor de acero inoxidable provisto de unas abrazaderas que albergaban una linterna y que tenía un mango que permitía manejarlo con una sola mano como si fuera una pistola. Algo parecido a un laringoscopio convencional. Muy útil en sus manos. Ahora se lleva usar la linterna del móvil y un poco de persuasión.

No creo que hay dejado de mirarle la garganta a ninguno de los miles de niños que he explorado en mi largo periplo profesional. Con la experiencia aprendí a dejar esa exploración para el final para evitar llantos y pataleos, habituales en los preescolares cuando alguien quiere meterles algo en la boca y provocarles arcadas. También aprendí que a los niños que han sido atendidos anteriormente por pediatras expertos es mucho más fácil mirarles la garganta dejando que ellos sujeten el “palito” y pidiéndoles que, simplemente, abran la boca y digan “Aaaah!”.

Mi mencionado largo periplo profesional me dio la oportunidad de ver anginas diftéricas, con las ominosas placas casi cerrando el paso del aire, varios cientos de amigdalitis que probaron ser estreptocócicas y muchísimo más, miles, de faringitis con exudados de origen viral. Seguro que la mayoría de la gente ni siquiera ha oído hablar de la difteria, aunque queda un recuerdo de que algo que afecta a la garganta puede ser peligroso en los niños.

Pero el “lore“, el conocimiento popular está, sobre todo, en que cuando en las amígdalas hay placas de exudado, los médicos recetan antibióticos. Y los antibióticos quieren decir eficacia. Una buena parte de la antibioticoterapia innecesaria la han motivado los exudados faríngeos. Y la consecuencia es la creciente resistencia bacteriana a los antibióticos.

En algún punto de mi formación, mi bacteriólogo favorito me convenció de que, en la garganta, en el istmo de las fauces, hay una abundante y rica flora bacteriana, toda ella saprofita y, por tanto, inocua. Las excepciones son el mencionado Estreptococo β-hemolitico Tipo A, el también referido Bacilo Difterico (Corynebacterium diphtheriae)y luego ya los mucho más raros como las antiguas Pasteurelas, de la peste (Yersinia pestis) y la Turalenseis (Francisella tularensis). Y el gonococo (Neisseria gonorrhoeae). Todo lo demás, aunque estén presentes en los cultivos faríngeos (Haemophilus, Pneumococos, etc.) no deben considerarse como responsables de patología faríngea, de anginas.

Como difteria hay poca (no debiera haber ninguna) y la peste también es rara, lo suyo es hacer un strep-test y solo si es positivo pensar en el tratamiento antibiótico.

Socialmente hay que desactivar el istmo de las fauces como el ominoso pasadizo y puerta de las infecciones. Aunque pique la garganta.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

25 enero 2019 at 21:17