Pediatría social

Blog de la Sociedad Española de Pediatría Social

Evitemos el cierre de la Unidad de Pediatría Social del Hospital Niño Jesús

leave a comment »

Cristina y JaimeRecibimos esto de la plataforma Change, una de las más importantes en Internet para la recogida y difusión de apoyos  causas de alta sensiblidad

Hay niños especiales que necesitan médicos especiales. Mi hijo Jaime es uno de ellos.

Por eso, cuando me he enterado de que peligra la Unidad de Pediatría Social del Hospital Niño Jesús en Madrid, el centro de refrencia en España, me he decidido a crear esta petición. Ahora pido tu ayuda y tu firma para salvarla.

La pediatría social es una disciplina pediátrica que no solo se ocupa de la atención sanitaria, sino que también del contexto social que rodea al niño y su dimensión psicológica.

La Unidad de Pediatría Social del Hospital Niño Jesús de Madrid fue pionera en España y hoy es el centro de referencia en Madrid y toda España para chicos que necesitan una “atención médica especial”: chicos con Síndrome de Down como mi hijo, pero también niños o niñas que han sido víctimas de maltrato psicológico o de abuso sexual.

De cumplirse la amenaza de cierre que los profesionales de la Pediatría Social en Madrid temen, niños como mi hijo y otros tantos que lo requieren perderán esa atención médica. Porque los pediatras convencionales, pese a su buena preparación, no disponen del tiempo necesario para ofrecer la atención que estos niños necesitan ni cuentan con la estrecha colaboración diaria de trabajadores sociales.

Tenemos que evitar que, tras más de 20 años de actividad y atención, esta Unidad de Pediatría Social de referencia se cierre por criterios puramente económicos. Vivimos en un momento de problemática social, donde a menudo los que más sufren son los más pequeños y en el que la demanda de atención médica por este tipo de patologías aumenta cada día… ¿Cómo van a cerrar ahora el centro de referncia que atiende estos casos de forma específica?

Ayúdame a evitarlo. Porque igual que hoy mi hijo Jaime, en algún momento el hijo o hija de algún familiar o amigo podría necesitar de estos centros especializados. 

¡Protejamos a quienes más lo necesitan! ¡Salvemos la Unidad de Pediatría Social del Niño Jesús!

Lo firma Cristina Hidalgo, de Pozuelo de Alarcon, España (79.542 firmas alcanzadas!!!)

 

X. Allué (Editor)

(En la foto: Cristina y Jaime)

 

Written by pedsocial

12 septiembre 2014 at 12:03

Publicado en 1

Tagged with , ,

11 de septiembre

leave a comment »

11 sept

Hoy es fiesta en Cataluña. La efemérides conmemora un desastre: la caída de Barcelona ante el ejército borbónico después de 14 meses de sitio. Y las consecuencias que tuvo.

En Chile conmemoran otra tragedia: el asalto al palacio de la Moneda y la muerte de su presidente, Salvador Allende, pediatra de profesión. En los Estados Unidos y, particularmente, en la ciudad de Nueva York recuerdan el tremendo atentado que destruyó las Torres Gemelas del World Trade Center, llevándose la vida de varios miles de personas.

Las conmemoraciones, además de las connotaciones históricas tienen, sobre todo, un carácter político. Muy notable en Cataluña donde hoy tienen lugar demostraciones de la voluntad política de su pueblo, de amplio respaldo y eco sonoro. La Pediatría social suele mostrar una reticencia a incluir la política en su discurso, principalmente por no incurrir en discrepancias que puedan parecer partidistas y, con ello, limitadoras y divisorias. Es algo común en el mundo científico y académico: no mezclar la política con la ciencia.

Pero nosotros ya hemos sostenido en otros foros que renunciar a la política representa también una forma de hacer política. Y en esto no estamos solos. Renunciar a la política viene a ser acceder a un mantenimiento del status quo, a una estabilidad que, de una forma u otra, limita el progreso: estarse quieto significa no avanzar.

El ámbito de la Pediatría social incluye múltiples circunstancias, experiencias, actuaciones y propuestas que requieren una conciencia claramente política. Una infinidad de problemas sociales de los niños se enraízan en situaciones de carácter netamente político, y no querríamos limitarlo a las más dramáticas, como las guerras. Que Von Clausewitz definiera la guerra como “otra forma de hacer política”, presupone que la política puede tener consecuencias similares, con mayor o menor violencia. El hambre, las dificultades en la educación, las migraciones, las deficiencias asistenciales, las epidemias y su control, hasta las mismas vacunas, reconocen un determinante político. Como políticas acaban siendo sus posibles soluciones. Institucionalmente, la Sociedad de Pediatría Social dedica sus mayores y mejores esfuerzos a influenciar los poderes públicos, políticos, en el beneficio de los niños y sus familias, promoviendo políticas que contribuyan a ello.

De ahí que, con los debidos respetos y consideración, como reza una antigua fórmula de cortesía, entendemos que incluir la política en el discurso de la Pediatría social es, simplemente, natural.

Recordar, en las efemérides, eventos históricos que tienen carácter político, también nos parece natural. Y ello sin pretender una aquiescencia de todos. El ataque a las Torres Gemelas no tiene la misma lectura en Kabul o en los suburbios de Baghdad que en Manhattan. Quienes dieron apoyo al asalto del palacio de la Moneda en Santiago y seguidamente a la dictadura de Pinochet, quisieran recordarlo de otra manera. Que los habitantes de viejas naciones como Cataluña o Escocia deseen cambiar la relación que hasta ahora mantienen con los estados que las acogen, va a tener partidarios y opositores. Algo que sólo puede dirimirse consultando libre y democráticamente a la población.

Que los niños y las familias recuerden las efemérides también sirve para que, en el recuerdo, entiendan que conquistar el futuro requiere avanzar. Que de un hito al del año siguiente podamos, puedan, comprobar si se ha progresado, mejorado. Y que hay que seguir esforzándose para el bien de todos.

X. Allué (Editor)

 

Written by pedsocial

11 septiembre 2014 at 1:36

Una evaluación de salud antes de comienzo del curso

with one comment

Board certFue hace ya un montón de años que quien esto escribe se tenía que enfrentar al examen para la titulación de pediatra en los Estados Unidos. Lo que se conoce como el “Board of Pediatrics”. Vivía ya en otro país (Canadá) y tuvo que desplazarse a la capital, Washington, en el Distrito de Columbia para la parte oral y de entrevista del examen. Los ejercicios se hacían en un gran hospital y con diferentes miembros de la plantilla de Pediatría. En uno de los ejercicios, a primera hora de la tarde, después de comer, tocaba en la consulta de un pediatra ya algo mayor y de muy conocido prestigio. Tras una breve conversación “la” pregunta trataba de las revisiones escolares. Interesaba conocer la opinión y conocimientos del candidato sobre la utilidad y práctica de las revisiones médicas en las escuelas.

Ni que decir tiene que la respuesta fue una entusiástica y detallada defensa de lo que representaban las revisiones de los escolares para la salud, el control y diagnóstico de enfermedades y malformaciones, la vigilancia de la integridad neurosensorial y el desarrollo y crecimiento físico y mental. Todo ello con la aportación de ejemplos concretos y referencias. Al concluir el examinador simplemente dio por terminado el ejercicio y con un gesto indicó la puerta de salida sin más comentarios.

A la salida, otro colega que se presentaba a los exámenes inquirió:

–¿Que tal? ¿Te ha preguntado lo de los exámenes escolares?

Algo sorprendido por la pregunta tan directa, preguntó por qué y la respuesta fue:

–Es que el Dr. XXX (por el examinador) acaba de publicar un artículo en PEDIATRICS en el que argumenta que los exámenes escolares, en una sociedad en la que los niños tiene un pediatra de cabecera, son una completa inutilidad y un dispendio de recursos…

Uffff!

Afortunadamente todo esto no influyó en el resultado del examen y con el título del Board en el bolsillo, la anécdota pasó al olvido.

Pero de vuelta a este lado del charco y al cabo de unos años, desde la experiencia de un servicio de Urgencias pediátricas, la realidad comprobable era que, cuando quiera que se llevaban a cabo revisiones escolares en el entorno, el servicio de Urgencias se colapsaba con padres en demanda de la comprobación de si el “soplo” que la habían detectado en el “cole” era algo malo o no. De nada servían las recomendaciones de consultar con el pediatra de cabecera. Ningún padre se iba a ir a la cama y esperar al día siguiente bajo la amenaza ominosa de algo que pueda llevarse la vida de un hijo en un “soplo”…

Poco a poco las revisiones de niños en las escuelas, en las que una cola interminable de escolares eran sometidos una exploración sucinta y desenfocada, han ido despareciendo de los programas de salud preventiva.

Pero ello no debe distraernos de la realidad. La reincorporación a la escuela tras las vacaciones estivales puede ser un buen momento para revisar, desde la consulta de pediatría general, algunos extremos que pueden tener su importancia para la salud del niño y, también la de sus compañeros estudiantes.

Como recordatorio se nos ocurre que vale la pena revisar:

- La aparición de defectos sensoriales, visuales o auditivos, no detectados previamente

- La pediculosis capitis, los puñeteros piojos, tan ubicuos, que la diáspora estival ha alejado

- La infeccion/contaminación por clamydia en mozas que iniciaron su actividad sexual en el verano azul…

- El cumplimiento/certificación de las correspondientes dosis de vacunas para cada grupo de edad

- La integridad mantenida del entorno sociofamiliar (muchos divorcios tienen lugar en verano) o sus cambios

Mientras, las revisiones escolares masivas sólo continúan teniendo sentido en países en vías de desarrollo con niveles de salud deficientes como la India, Africa y el Sudeste asiático.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

8 septiembre 2014 at 6:05

Egoismo infantil

leave a comment »

Pequeño mosntruo egoistaLos niños son ego-ístas. O sea partidarios de su ego, de si mismos. Y cuando apenas crecen, además, son egocentristas.

Y eso es, simplemente natural. A todos los efectos, cuando acabas de llegar al mundo no conoces a nadie. Ni siquiera tienes la conciencia establecida de que haya nadie más en el mundo. Sólo tú. Y tu sólo. Debe ser como si un astronauta cae en un mundo, en un planeta nuevo y desconocido y que no conseguirá entender hasta que lo haya explorado.

En ese principio, la realidad se divide en “yo” y “todo lo demás”. Eventualmente “todo lo demás” se dividirá en lo que es del interés propio, que me aporte algo para provecho propio, o que simplemente pueda ser ignorado. Desde ese pequeño punto de vista es tremendo todo lo que se ignora y no se tiene en cuenta. Por eso el egoísmo tiene ese carácter de mezquino.

Pero hay que tener en cuenta que el único y principal instinto y obligación en ese comienzo de la vida es la propia supervivencia. Con tal principio rector es natural que toda la realidad se quiera poner al servicio del propio yo.

Además, también resulta natural que el niño pequeño se sienta el (o lo) más importante, lo más bonito, lo mejor y lo más guapo. Sólo faltan todas las abuelas y tías diciéndole, aunque aún no lo entienda, qué mono y que rico es y cuánto se parece a … su padre cuando era pequeño, a su abuelo,  a su madre o a quien quiera que ocupe una puesto relevante en la tribu familiar.

Creo que fue Sigmund Freud (y digo creo porque no me he visto con ánimos de confirmar la cita bibliográfica) quien describió esas pulsiones en las primerías de la vida como “narcisismo primario”, a sumar al egoísmo de la supervivencia.

Yo soy.

Ante semejante pequeño monstruo amoral, todo el propósito de la educación se debe dedicar a desmontar la idea, con cuidado de no destruir con ello la autoestima mínima necesaria para afrontar los peligros de éste pícaro mundo, que no son pocos. Debe ser la construcción de la empatía, cuya ausencia convierte a los humanos en sociópatas con escaso remedio.

La disminución de la natalidad, ligada además con la garantía de la supervivencia que la sociedad occidental actualmente ofrece, precisa que se regule con buena conciencia la modulación del egoísmo. No nos lo ponemos fácil, ni se lo ponemos fácil a los niños, cuando convertidos en el rey de la casa, el centro de todos los mimos y las atenciones, debemos establecer límites y generar pequeñas frustraciones para ayudarles a entender la realidad, cruda o no. Fomentar el egocentrismo es contraproducente y dificultará la educación.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

4 septiembre 2014 at 6:00

Caca, pedo, culo, pis…

with one comment

Peluche en el waterLa escatología infantil es un fenómeno de común ocurrencia que puede provocar desde hilaridad hasta rechazo, a veces sin solución de continuidad. Depende de la ocasión, el lugar y el contexto. Pero eso, claro, a los niños les da igual.

Verbalizar deyecciones o áreas de la anatomía habitualmente ocultadas suele provocar entre los más pequeños una curiosa mezcla de vergüenza e hilaridad incontenida.

El descubrimiento de que el cuerpo produce residuos que no tienen recuperación ni utilidad acontece a partir del año de vida, generalmente por inducción de los adultos. La natural exploración que todo genera en los niños, que despierta su interés y curiosidad, es rápidamente coartada por los padres o cuidadores. Con el pis o la caca no se juega.

Sesudos psicopedagogos llevan decenios explicando con mayor o menor fortuna la original descripción de Sigmund Freud de la fase precoz del desarrollo a la que asignó el adjetivo de anal. Las fases de evolución de la libido requieren una cierta credibilidad en la teoría psicoanalítica, comenzando por la propia idea de la libido. No resulta tan fácil conjugar la teoría con la observación científica bien documentada, pero no es menos cierto que “se non è vero è ben trovato“.

Cuánto hay de espontáneo y cuánto de inducido por la educación y la urbanidad no es diferenciable en cada niño concreto pero, en general, la adquisición de hábitos higiénicos, acompañados de la percepción de que las deyecciones pertenecen al ámbito privado, sucede de forma gradual y, quisiéramos creer que, naturalmente.

Las desviaciones o los retrasos, especialmente en el control de esfínteres, promueven inquietud en los padres y deben ser motivo de atención por parte de pediatras y educadores. Pero no antes de transcurrido el tiempo de evolución de los primeros cuatro o cinco años.

El uso jocoso de referencias escatológicas sin embargo, van a seguir produciendo hilaridad y risotadas a cualquier edad de la vida. Los humanos somos así de “naturales”

X. Allué (Editor)

 

 

 

Written by pedsocial

1 septiembre 2014 at 9:05

Los verdaderos peligros para los niños en el primer mundo

leave a comment »

PrevencionUna de esas listas de Internet de Preguntas y Respuestas me sugirió esta entrada sobre los que pueden ser los peligros de los niños occidentales que ponen a los padres de los nervios. La evidencia es que comúnmente los padres se preocupan y sufren por problemas o circunstancias de muy escasa probabilidad estadística y sobre las que, en general, poco pueden hacer por estar fuera de su posible control. Al mismo tiempo y a pesar de los constantes avisos y sesudas advertencias de las autoridades en las diferentes materias de la prevención, prestan caso omiso a indicaciones serias.

Por ejemplo, las familias mantienen una preocupación por que algún extraño pueda raptar a su hijo o hija, en cualquier sitio o por la calle y hacerle daño o incluso causarle la muerte. Se advierte a los niños de que no toquen superficies que puedan estar contaminadas aunque parezcan limpias y contraer alguna infección horrible que acabe con ellos en el hospital. O que, si bien ahora ha cedido la preocupación, un ataque terrorista pueda causar muerte y destrucción en la proximidad. Los viajes en avión motivan precauciones, subscripción de seguros de vida y efusivos abrazos de despedida.

Obviamente la truculencia de algunos medios de comunicación y especialmente las televisiones, contribuyen a fomentar tales creencias. Cierto es que el mundo está lleno de peligros, pero las compañías de seguros y los actuarios que las sirven, llevan decenios calculando la existencia de riesgos reales sobre los que basar sus inversiones más o menos millonarias. Y ello con una rendimientos que ya quisieran otras industrias. La verdad es que, si se tiene en cuenta el valor de la estadística para calcular la probabilidad de los riesgos, lo natural sería preocuparse de los factores de verdadero riesgo que tiene la vida de cada día. Lo más corriente es lo más frecuente.

El sedentarismo, la actividad física reducida, las más de 5 horas que cada niño consume delante de la tele, es la antesala de la obesidad y todas sus complicaciones: diabetes, hipertensión, cardiopatias coronarias, etc. reconocidas como las causas de muerte más comunes. Dos niños de cada tres no realiza el mínimo de actividad física recomendada para seres en crecimiento.

La dieta en exceso de calorías blandas y muy escasa en verduras y frutas, vegetales en general que aportan nutrientes que son esenciales.

Los accidentes de aviación , con todo su dramatismo afectan a un reducidísimo número de víctimas. En cambio los accidentes domésticos son los más frecuentes en la infancia y los de tránsito los que mayor mortalidad causan.

Las enfermedades infecciosas más graves que históricamente han afectado a los niños–sarampión, tosferina, difteria, poliomielitis, tétanos, etc–son las que actualente se previenen y evitan con los programas de vacunación. Y todavía existen imprudentes o desinformados que cuestionan el empleo de las vacunas.

 

Hay que seguir insistiendo en todo ello.

 

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

25 agosto 2014 at 14:52

Más sobre Ebola

leave a comment »

ebola-map-aug14-1200pxEl New England Journal of Medicine ofrece ayer (por el 20 de agosto) una serie de artículos online sobre el brote de infección por el virus Ébola de notable interés : http://www.nejm.org/page/ebola-outbreak

Se insiste en que el principal problema ligado a la epidemia es la pobreza y las precarias condiciones sanitarias de los países afectados, tanto materiales como de recursos humanos, médicos, enfermeras y personal auxiliar, además de agentes de salud y funcionarios de salud pública.

El brote de infección por el virus Ébola, como tantas otras desgracias, es un problema social. El caso índice, de acuerdo con un informe del New York Times se identifica como el de un niño de 2 años. Un comienzo “pediátrico“. Según lo que Denise Grady y Sheri Fink reportan en el número del 9 de agosto pasado, en un poblado en Guéckédou, en el sudeste de Guinea. En una semana murieron su madre, una hermana de 3 años y la abuela. Pero se desconoce cómo adquirieron la infección en primer lugar. La especulación camina hacia un posible contacto con animales, concretamente algún simio portador, probablemente por ingestión de carne, lo que se conoce como “bush meat“, carne de caza “salvaje”. Pero pudo ser otra forma de contacto con fluidos corporales del animal.

Veremos a dónde nos lleva.

X. Allué (Editor)

Written by pedsocial

22 agosto 2014 at 0:17

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 51 seguidores